El tamaño importa

Parece que el tamaño importa. En las nubes de tags, sin ir más lejos, donde la repetición de un concepto hace crecer su cuerpo. Si una idea tiene más o menos peso según su tamaño, las prioridades del Partido Popular quedan claras: mucho empleo y poca educación.

La realidad es tan compleja que necesitamos representarla para entenderla. Por eso las infografías son tan útiles. Representan temas complejos de manera que podamos entenderlo observando, por ejemplo, un gráfico. La representación nos ayuda a comprender. Y no es un arte fácil. Para muestra, el vídeo de la reciente convención del Partido Popular en Málaga.

En apenas un minuto, 15 personas -5 hombres y 10 mujeres- sostienen 13 mensajes en unas cartulinas. Los 13 mensajes del Partido Popular en esta precampaña. Empleo, pensiones, educación, administración, vivienda, la clase política… los temas se suceden mientras esas 15 personas levantan sus carteles.

Un vídeo de estas características es lo más parecido a una infografía en movimiento. A querer poner carne y hueso a los grupos target a los que se dirige una campaña. Y a querer poner por escrito las propuestas que deben hacer la diferencia con los competidores.

Y ahí es donde volvemos al tamaño. Esa infografía en movimiento no da a todos los mensajes la misma importancia según el tamaño. Si identificamos lo grande como lo más importante, la prioridad del Partido Popular es el empleo -que tiene tres mensajes con carteles muy grandes- y lo menos importante, la educación o que los políticos no engañen, ambos con carteles pequeños. Si el tamaño importa, quedan claros los temas que importan -y los que no- para el Partido Popular.

“Our Nixon”, la película de sus colaboradores

El proceso del caso Watergate no solo se llevó las grabaciones de la Casa Blanca por delante. También supuso la confiscación de horas y horas de grabaciones en vídeo doméstico de los hombres del presidente. Casi 37 años después de la dimisión de Nixon, salen a la luz en forma de película.

Es el proyecto de dos creadores de cine experimental, Penny Lane y Brian Frye, que están a punto de lanzar la película “Our Nixon”, hecha a partir de esas grabaciones de los miembros del equipo presidencial. Una película que, además, busca financiación.

A través de Kickstarter, cualquier usuario con 1.000 dólares en el bolsillo puede convertirse en productor de la película. Aunque los donativos van desde un dólar, con una postal de la película enviada a tu correo, a ese máximo, pasando por donativos de 25, 50 o 500 dólares con varios productos por donativo; desde chapas a copias de la película.

Es, sin duda, una curiosa iniciativa que nos acercará a otra visión más de las bambalinas del poder y de uno de los hombres menos amados de la historia de Estados Unidos. Tenéis más información en The New Yorker y en los Apuntes de Jorge Orlando Mera.

“Alejandro” versión PP

La fricción entre notabilidad y notoriedad se pone de manifiesto con el vídeo que un militante del PP de Tarragona ha dedicado al candidato de la formación a la alcaldía de la ciudad, Alejandro… ¿cómo se apellida? Ah sí, Fernández. Lo que les decía, la lucha entre llegar a mucha gente y llegar bien.

Esa es la cuestión. Un vídeo que seguramente llegue a más gente de la que nunca hubiera imaginado el candidato del PP en la ciudad. Pero no precisamente a sus votantes ni, seguramente, del modo que sirva mejor a sus objetivos. Ser conocido… ¿pero a costa de qué?

Que la versión del famoso hit “Alejandro” de Lady Gaga llegue a los medios y circule por timelines de Twitter y muros de Facebook pone de manifiesto la gran capacidad de propagación de este tipo de contenidos. Difícil concebirlo sin la capacidad que abre el vídeo en Internet para la política. Pero, ¿qué quedará después?

Desatender lo simbólico

No deja de resultar curioso que, cuando aparecen este tipo de materiales de comunicación que no nacen de la estrategia de campaña, se incurra en ciertas incoherencias de fondo. O sea, que una canción con una carga homosexual tan grande como “Alejandro” termine siendo adaptada por el PP, partido que ha recurrido el matrimonio homosexual al Tribunal Constitucional y cuya presidenta en Catalunya afirmaba que un hijo debe tener “un padre y una madre”, no deja de sorprender.

Las campañas se conciben en su globalidad. Y todo debe responder a algo. ¿Lo hace el “Alejandro” popular? ¿Comunica algo más que pregonar a los cuatro vientos el nombre del candidato?

“Toca PP, confía en Alejandro. Un nuevo alcalde que se preocupa por ti”… Cuando me refería hace unas semanas a lo que Rajoy podía aprender de la cantante no me refería precisamente a eso…

Rajoy marca el paso

Unir imagen, palabra y mensaje en una misma pieza, no es fácil. Aún menos si el protagonista de la pieza no da excesivamente bien en cámara o tiene problemas en el tono del mensaje. Por ello, cuando el resultado es bueno, su efecto se multiplica. Mariano Rajoy protagonizó una de estas piezas en la convención de su partido.

El vídeo de presentación que rompió el hielo para su discurso de clausura es buena muestra de ello. El concepto es sencillo: Rajoy diserta sobre la importancia de caminar, del paso, del camino… Camina en el vídeo y aparece en el escenario caminando. Idea de movimiento, de partido en marcha, de proyecto que se mueve hacia algún sitio.

Quizás por aquello que “el movimiento se demuestra andando”, el equipo de Rajoy ideó el modo de contar en menos de 100 palabras esa idea de estar en marcha. Analicemos el texto que narra Rajoy.

  • Cada día me levanto temprano para caminar. Hacer algo de ejercicio. Es mi momento de reflexión. Rompe con la imagen de Rajoy como un hombre perezoso y viejo. Hace ejercicio, sencillo, habla de los beneficios del deporte para la mente y cita la meditación, la reflexión. Nos movemos, pero con cabeza, parece decir.
  • Vivimos tiempos difíciles y sé cual es mi responsabilidad. Sé donde estamos y sé a donde hemos de llegar. Marca el contexto de crisis y se reivindica como líder. Tiene algo en mente.
  • Tengo claro que el camino es duro, es difícil. Pero no hay camino largo si la meta merece la pena. Reivindica el valor del objetivo y lo hace con realismo.
  • Porque en España, la gente normal puede hacer cosas extraordinarias. Mensaje al español medio, al ciudadano normal que cada día abre su negocio o acude a su puesto de trabajo.
  • Estamos unidos, preparados. Y con mucha ilusión. Mensaje interno, de partido. Lucha contra la imagen de desunión o de oposición perezosa.
  • Sabemos como hacerlo, y somos capaces. Reivindica un proyecto y la capacidad de acción demostrada en un pasado.
  • Voy a reunirme con mi equipo de confianza. Con mi gente. Explicación del porqué de la Convención de Sevilla.
  • Lo sé. En ellos, puedes confiar. Mensaje al elector, si Rajoy confía, el ciudadano puede hacerlo.

El vídeo juega con imágenes muy interesantes. Rápidas, atractivas, reforzando esa idea de movimiento. Juega con un Rajoy de paisano que pasa a vestirse con el mono de trabajo, en este caso el traje de presidente. Pisa fuerte, tanto a primera hora de la mañana como cuando se dirige al atril. Y ahí entra la imagen más interesante y más subliminal: la luz al final del túnel, como ya hizo Convergència i Unió en las pasadas elecciones catalanas. Un túnel que da paso a la entrada de Rajoy en el escenario, uniendo el vídeo con lo que ocurre en el auditorio.

Un gran trabajo del equipo de comunicación de Rajoy. No será el último. Rajoy afirma estar preparado en el vídeo, y a juzgar por el resultado de la Convención, el equipo de comunicación del candidato también lo está.

Arañar votos con un spot electoral

Con el inicio de la campaña electoral en Catalunya, llegan a las televisiones públicas los anuncios electorales de las distintas formaciones políticas. Atrás quedaron los largos anuncios y los bloques con cortinilla que anunciaban el sopor. Era, hace ya unos años, un momento óptimo para acercarse al baño. Ahora, camuflados entre el resto de anuncios de marcas y productos, los partidos tienen el reto de sorprender, convencer y generar confianza. ¿Cómo lo están haciendo los partidos catalanes?

CiU

En un minuto, Artur Mas busca la complicidad que nunca ha tenido de los catalanes. Ha ganado dos veces las elecciones, como él mismo comenta, es respetado, pero no amado. A ello, mucho han contribuido sus caricaturas, su imagen de pijo y de superioridad. Por eso, este anuncio es íntimo y personal. Acerca al candidato a la gente.

Mas seduce. Nos cuenta porque los años en la oposición merecían la pena. Basa su relato personal en la épica del sacrificio. Y llega al punto clave del mensaje: debe ganar porque se lo merece. Ha esperado mucho.

Tras la intimidad, Mas se rodea de gente. Mucha gente. La mayoría que él quiere para su partido. Empiezan los cánticos de “Mas president”. Eleva el tono. Le pone fuerza a su discurso y promete “Una Catalunya millor”.

Senyeres, un piano que sube la intensidad y movimientos cortos y ágiles de la cámara acompañan al candidato.

El segundo vídeo de campaña, más corto (32 segundos) recicla el vídeo de presentación de Cativistes y cambia el discurso. Pide la unidad de los nacionalistas y una gran mayoría. Busca la centralidad de CiU como fuerza vertebradora de ese espacio.

Voz en off, centenares de banderas y ausencia del candidato.

PSC

Lo presentaron hace unas semanas bajo el título de “La vida de Monti”. Ahora, substituyen la carátula y lo centran en el PSC. Adaptación de la mítica escena de la película “La vida de Bryan” donde se reivindica la acción de gobierno del PSC.

El anuncio es corto (32 segundos), divertido, ameno e informativo. Una manera de llegar a muchos ciudadanos a los que no interesa la política. Es, quizás, la apuesta más arriesgada de los grandes partidos: esa mezcla de política, humor y un cine que no es precisamente mainstream puede ser una debilidad en su eficacia. En todo caso, es diferente, innovador y arriesgado, algo que no se lleva demasiado en comunicación política.

La ausencia del candidato es notoria. Ni aparece ni pide el voto. El PSC sigue la estrategia de sorprender y centrar el discurso en logros, antes que personalizar la campaña.

ERC

Esquerra sigue probando con el poder del relato, la emoción y dar el protagonismo de su campaña a la gente. Bajo el mensaje de “Gent Valenta”, los independentistas encarnar su propuesta en la historia de Núria, una catalana a punto de votar. Antes de emitir su voto, la voz en off –femenina- nos cuenta su historia. Una historia normal, como la de tanta gente valiente que cada día trabaja, se esfuerza y asume retos.

Se repasan momentos de cualquier persona: el crecimiento personal y profesional. Se reivindica también, de forma sutil, las grandes obras colectivas de país –Juegos Olímpicos de Barcelona- y la propia democracia, al centrar el spot en una mesa electoral el día de las elecciones.

Imágenes seleccionadas que dan ritmo al anuncio. Un ritmo cambiante, no es empalagoso. Solo al final aparece Joan Puigcercós haciendo una defensa del voto por su partido.

PPC

El spot del PP de Catalunya es el ejemplo paradigmático de política de las emociones. En este caso, del miedo. Tonos oscuros, música lenta, grave. Genera tensión, nervios. La empatía con el protagonista es total: se comparte su rabia.

Los conservadores rescatan otra técnica habitual en los spots electorales: dibujar situaciones hipotéticas. El anuncio muestra el 28 de noviembre de 2011, con Mas como president apoyado en Esquerra. Anuncian la celebración de un referéndum de independencia. Las reflexiones del protagonista sueltan algunos de los argumentos típicos que pueden sentirse en tertulias y espacios de la TDT –la trinchera- como la contraposición de nación a los problemas económicos, etc.

Tras el negro panorama, llega el color y la música optimista y el alegato final de Sánchez-Camacho, de blanco y rodeada de otros candidatos de su partido.

La versión corta del anuncio prescinde de la música y acorta el relato, con menor efecto emocional.

ICV

Iniciativa juega con las imágenes, que ejemplifican de lo que habla la voz en off, y la música. Una elección musical distinta y hasta cierto punto sorprendente ya que juega con el cerebro del votante. Por un lado, recibe una carga de mensajes negativos… por el otro, una música esperanzadora, alegre.

Al final del spot aparece el candidato Joan Herrera que recuerda que “El futur no està escrit”, cerrando el anuncio y ligando toda la idea del mismo: las utopías pueden ser realidades que cambien la situación negativa del día a día.

Ciutadans-Ciudadanos

Lo presentaron hace semanas. Música pegadiza y bailable. Dibuja varias de las situaciones que el partido critica y lo contrapone con las propuestas/ideas del partido contra ello. A medida que se van presentando, los protagonistas se desnudan.

La idea central es la llamada a “rebelarse” a medida que el anuncio sube de intensidad y cada vez más personas acompañan a Rivera, desnudas, tras el candidato.

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (23 de octubre)

El PSC ha presentado polémicos materiales de campaña esta semana. Del más reciente, hablaremos en el siguiente punto. Pero el que quizás ha sorprendido más es el eslogan elegido por los socialistas catalanes para la precampaña: Artur Mas de lo mismo. Un juego de palabras con el nombre del líder de CiU, en castellano y que sigue con la línea marcada en esta campaña: hacer de la lógica de oposición la línea estratégica. Primero fue “el canvi real”, apostando por robar el concepto de cambio a CiU y ahora, el ataque al líder de la oposición… como si estuviera en el Gobierno.

Las novedades de campaña del PSC no se han quedado sólo en el eslogan. Ayer mismo presentaban el primer vídeo de precampaña. Un clip breve y conciso -48 segundos-, en el que se adapta una escena de la famosa película de los Monty Python “La vida de Brian”. En este caso, “La vida de Monti”. Seguro que conocéis la escena, una hilarante discusión del Frente Popular de Judea. En este caso, la discusión sirve para hacer balance positivo de la presidencia de Montilla. Asombroso parecido del actor con Artur Mas. Pero las novedades en vídeos no terminan ahí. Ciutadans presentó su vídeo de precampaña. Entendemos que es aquel vídeo en que, presuntamente, engañaron a los vecinos para que quitaran las senyeres de los balcones. En todo caso, es un vídeo polémico por el uso de un niño desnudo. Recordamos que Ciutadans llevó a la Federación Catalana de Futbol a los tribunales por el uso de niños en un spot a favor de las selecciones catalanas. El spot de Ciutadans, que según el partido está batiendo récords en Internet, sigue sin entender lo que es el relato y la brevedad en comunicación política. Eso sí, muestra que el desnudo sigue en el adn de la formación.

Artur Mas tiene un aliciente más para ser president de la Generalitat: la visita de Scarlett Johansson. Según cuentan los medios, el pasado miércoles coincidieron el líder de CiU y la actriz en la entrega de los premios Botón Mango. Sentados en la misma mesa, Mas se despidió de ella diciendo que si llega a Governor, espera que la actriz le llame. Mas estuvo hábil sobre la cuestión de su atracción y si su mujer estaba celosa: “¿Mi mujer, celosa? ¡Pero si podría ser mi hija! De hecho, tengo una hija de esa edad”.

Los particulares ya podemos comprar bonos de la Generalitat. Una decisión del gobierno catalán que llega a las puertas de la campaña electoral y que ha generado rifirrafes entre los diferentes partidos políticos. Así que la respuesta a si se harán con bonos para ayudar al país, tiene una marcada clave electoral. La mayoría de líderes políticos catalanes afirman estar demasiado hipotecados como para invertir en bonos. Montilla afirmó que compró los bonos cuando Pujol los emitió, aunque no confirma si lo hará ahora. Sólo Saura se muestra partidario de hacerlo “si puedo”.

La precampaña avanza y con ella, lo freak también. Esta semana hemos conocido la existencia de una web que pide el voto por un hámster, ya que “Un hámster sería capaz de hacerlo igual o mejor que los políticos actuales”. Pero ahí no queda la cosa. La CORI, la Coordinadora Reusenca Independent, ha anunciado su intención de llevar a Carmen de Mairena como número dos en su lista. Sería, en caso de poder formar gobierno, consellera en cap y “consellera de follódromos catalanes”. Apaga y vámonos.

¿Un ejército de emociones?

El reto de la comunicación es hacernos partícipes. Ponernos en el centro del mensaje y permitir que lo hagamos nuestro. Lo interioricemos. En dar respuesta a ello, está el éxito o el fracaso de la apuesta de políticos, partidos, gobiernos… o empresas. ¿Y por qué es tan importante? Porque al fin y al cabo, los que tomamos una decisión, ya sea votar o comprar un champú, somos personas. A las que nos gusta ser el centro de todo.

La complicidad es el modo de hacer real ese objetivo. La comunicación que es cómplice con el receptor, es una comunicación de éxito. Pero… ¿cómo se puede tejer esa red de complicidad con el receptor si éste ya no está en contacto directo con el emisor? Esa es la pregunta que seguramente ha rondado en muchos despachos del Ministerio de Defensa y que tiene su respuesta en las campañas de publicidad que desde hace algunos años presenta el departamento que dirige Carme Chacón.

Aunque las Fuerzas Armadas sean una de las instituciones del Estado que gozan de una mejor valoración, su profesionalización ha dejado un hueco en ese papel socializador del ejército en la vida de los españoles. Pero pese a esa ausencia, las Fuerzas Armadas son valoradas con una de las notas más altas en numerosos estudios, como el “European Mindset” de la Fundación BBVA. De hecho, en esta encuesta, los españoles preguntados puntuaban con un 5,9 su confianza en esa institución. La más valorada lograba un 6 y eran las organizaciones no gubernamentales.

Por ello, las campañas del Ministerio de Defensa tienen el reto de recoger ese respeto y confianza con la necesaria complicidad ausente en el trato habitual con los militares. La muestra es el tono y el resultado de las mismas.

De hecho, si nos centramos en los anuncios realizados en las tres últimas celebraciones del 12 de Octubre, observamos ciertos rasgos que juegan con la emoción y la complicidad:

  • Personalización: cuando en 2008 se optó por dar protagonismo a las familias de los soldados, se pretendía ponernos a todos en el plano de nuestra propia experiencia con la familia. ¿Sufrimos cuando nuestros hijos están fuera de casa? ¿Admiramos a nuestros padres cuando logran éxitos en su trabajo y están lejos de casa? ¿Entendemos esa relación familiar de… personas? Poner nombres, apellidos y mostrar que el Ejército es de carne y huesos es un punto básico para poder buscar generar complicidades y esa proximidad tan deseada.
  • Reconocimiento: pero no sólo personalización hacia una institución tan grande y compleja es la clave; también debe buscar hacernos sentir lo mismo. La lucha por la empatía. Y en ello, el reconocimiento de la tarea de las Fuerzas Armadas, mostrar lo que hacen cuando están ejerciendo sus funciones tiene mucho que decir. Tanto en 2009 como este mismo año las campañas van encaminadas a ello. En la primera, el reconocimiento –o el endorsement, como dirían los norteamericanos- de personajes populares como Ferrán Adrià, Vicente del Bosque o Concha Velasco busca poner al frente de esa tarea de reconocimiento a caras conocidas. En el segundo caso, poner de manifiesto la gratitud, reconocimiento y admiración de aquellos que reciben la ayuda o de los que trabajan codo a codo con las tropas españolas.


  • Resultado: la campaña de este año muestra datos. Lo que se consigue y lo que se hace en las misiones de las Fuerzas Armadas. En el fondo, se nota la necesidad de defender la tarea de las misiones en las que participa España, especialmente tras un año complicado en Afganistán y la retirada de las tropas de Kosovo. Pero, en todo caso, quizás esta sea la parte más racional de las campañas de comunicación y publicidad: datos que muestran el resultado de lo que se planteó. Y también los resultados del mantenimiento de una maquinaria cara en tiempos de crisis. No olvidemos todo lo escrito y comentado sobre el gasto militar en época de recortes y ajustes.

La comunicación debe tener aspectos emocionales. Estas campañas son la prueba: la oportunidad del Ministerio de Defensa de evocar historias llenas de fuerza, color y emoción… historias que pueden convertirse en un nuevo relato mítico para unas Fuerzas Armadas del siglo XXI. ¿Un ejército de emociones?

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (9 de octubre)

  1. El president Montilla disolvió el Parlament el lunes con la firma del decreto que se publicó en el DOGC el día siguiente. Pero no fue una firma en un despacho y a espaldas del público: por primera vez se convirtió esa firma en un acto público y solemne. El Saló Sant Jordi del Palau de la Generalitat se vistió de gala para un discurso de Montilla en que reivindicó la tarea del gobierno y pidió a todos los consejeros y partidos que lo han apoyado que se sientan orgullosos de los resultados.
  2. Las encuestas siguen siendo favorables a CiU. El Periódico de Catalunya empezó la semana señalando que los nacionalistas están a las puertas de la mayoría absoluta con 63-65 escaños. Mínimo histórico del PSC. Laporta entraría en el hemiciclo y Ciutadans se mantendría.
  3. La Vanguardia analizó las similitudes entre Mas y Obama en este artículo que cuenta con las opiniones de Francesc Marc-Álvaro y de un servidor. Y todo a cuenta de las ya famosas nueve banderas catalanas que acompañan a Mas en sus alocuciones…
  4. Los amigos Xavier Peytibí y Juan-Víctor Izquierdo nos presentan una divertida actividad con la porra de las elecciones del 28 de noviembre que han puesto en marcha en la web de Beers&Politics. Soy muy malo con las porras… nunca gano la porra Barça… pero quizás deba pensar en participar ¿no?
  5. El PP de Catalunya ha puesto en marcha su red de ciberactivistas. “Populares en Red” va a ser la herramienta de los conservadores para movilizar a su electorado. Por cierto, la red de CiU, Cativistes, ha cambiado su look también esta semana.

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (2 de octubre)

Las cosas siguen más o menos tranquilas en el oasis catalán. A 56 días para las elecciones del 28 de noviembre, lo más destacado/curioso/interesante de la semana en estos cinco enlaces:

1. Esquerra presentó esta semana su nuevo vídeo de pre campaña centrado en las personas valientes que forman la sociedad catalana y que aspiran a representar. Un buen vídeo, equilibrio entre lo político y lo emocional. Y lo más importante: reivindicación de lo cotidiano, lo habitual… lo normal. Muy coherente con el giro del propio partido y del independentismo que representan.

2. Rac1, la cadena de radio privada líder en catalán y que lidera las audiencias matutinas, vuelve con su particular seguimiento demoscópico de las elecciones. El Racòmetre, que en 2006 ya se aproximó mucho al resultado final de las elecciones, vuelve a ofrecernos desde hace dos lunes hasta las elecciones el pulso de lo que opinan los catalanes. El segundo muestra lo que nos dicen muchas encuestas: CiU está a las puertas de la mayoría absoluta, el tripartito no suma y ERC se descalabra. Laporta y Ciutadans, presentes en el Parlament.

3. El PSC quiere dos debates cara a cara entre Mas y Montilla. Uno en catalán y otro en castellano. Esa ha sido la polémica más encendida entre socialistas y convergentes esta semana. Los primeros, esperan que la lengua no sea una barrera para la celebración de ese debate. Los segundos, siguen preguntándose porque un debate entre dos candidatos a la presidencia de la Generalitat debe hacerse en castellano y para toda España.

4. Quizás en Iniciativa esperaban que la huelga general del 29 de septiembre fuera una ocasión única para sacar pecho ante su electorado más ideologizado. Quizás lo consiguieron. El problema lo tuvieron con los más moderados: la prensa y la oposición no han dudado en apuntar al hecho que el número dos de la consejería de Interior, que está en manos de los ecosocialistas, estaba manifestándose por la huelga -y de huelga mientras en Barcelona los antisistema destrozaban el centro de la ciudad.

5. Antoni Gutiérrez-Rubí presentaba esta semana un widget con toda la información necesaria para seguir la campaña y entender quién forma, qué hace y como funciona el Parlament de Catalunya. Una gran iniciativa.

No me gusta que a los toros te pongas el cinturón

La decisión del Parlament de Catalunya de prohibir las corridas de toros en el territorio catalán ha iniciado un debate con múltiples aristas. Algunos razonamientos, fundados en el interés de promover un sosegado debate. Otras –las más- salpicadas por la demagogia más rancia. Y en medio, algunas ingeniosas estampas que no han pasado desapercibidas. Como el último vídeo de Rajoy. ¿Se pueden mezclar toros y la seguridad vial sin salir corneado?

Resulta curioso. Más allá de los gestos del nacionalismo español que encarna el PP, con el anuncio de llevar al Congreso una resolución para proteger la fiesta nacional, el debate a raíz de la decisión del Parlament ha discurrido en el ámbito del binomio libertad-prohibición. La libertad de elegir ir o no ir a los toros contra la prohibición de la muerte y tortura de un animal para regocijo de los asistentes. Rajoy nos recuerda su postura, sin decir nada, en su vídeo prevacacional: los toros de Osborne que decoran centenares de carreteras en España son el símbolo de esa defensa de la fiesta.

Pero también en el mismo vídeo vemos a Rajoy, que fue ministro del Interior, sin el perceptivo cinturón de seguridad. Muchos nos hemos quedado con eso que el líder de la oposición haga caso omiso de las normas y ponga en riesgo su vida y la de sus acompañantes, pero pocos parecen haber recabado en un debate existente en varios países, especialmente en Estados Unidos. ¿Atenta contra la libertad individual el uso obligatorio del cinturón?

Y ahí es donde llega el detalle sublime de ese vídeo que, seguramente, no tenía intención de llegar a las cotas de popularidad y polémica que ha alcanzado, con disculpas públicas del propio Rajoy por infringir de forma manifiesta. La defensa velada de ese derecho a la libertad en el caso de los toros pero el sometimiento en lo que respecta al cinturón. En un caso la libertad está por encima del espectáculo de la muerte pero en el otro no.

El tema del cinturón de seguridad no es un issue en España como sí lo es en Estados Unidos o Argentina. Ahí existen movimientos que afirman que llevar el cinturón de seguridad atenta contra la libertad del individuo, aunque el riesgo más inminente pueda ser la muerte. De hecho, en 2008 se salvaron 13.000 vidas en la UE gracias a este mecanismo. ¿En qué momento, para las personas, prevalece el derecho a la seguridad a la propia libertad para el PP y no para los animales en la fiesta nacional?

Estas pueden ser algunas de las perversiones en el debate cuando dejamos al azar algunos detalles importantes al elaborar una pieza de comunicación, como esa ausencia del cinturón en Rajoy. Pero no nos alarmemos. El aspirante a suceder a Zapatero en la Moncloa no es el único político español que no usa el cinturón. De hecho, estoy convencido que muchos de los que le han saltado a la yugular tampoco lo usan. En estos vídeos podemos ver a Saura en un spot de campaña de 2003 sin él. Y en este otro corte, a Pujol en su coche oficial también haciendo caso omiso de este elemento de seguridad.

Rajoy ni ganará ni perderá las elecciones por esta anécdota. Tampoco las ganará o las perderá Montilla por llevar a sus hijos a un colegio privado y defender políticamente a la escuela pública. Muchas se han rasgado las vestiduras estos días a cuenta de esto sin ver lo que hacen ello o lo que hacen los suyos. Pero quizás en el fondo lo que más se ha echado de menos es una voz como la de Mas que cree que los políticos deben dar ejemplo, tal y como se desprende del libro de Pilar Rahola. Dar ejemplo.

Quizás Rajoy debería empezar usando el cinturón, sin duda. Pero sería más importante que empezará por dar ejemplo de debates sosegados y fundamentados en el sí de su partido. ¿Por qué debe prevalecer la libertad en ir a ver los toros y no en llevar o no el cinturón sin miedo a ser sancionados? Dar ejemplo, sin duda.