Muere el inventor del teleprompter

“Tonight, I can report to the American people and to the world, the United States has conducted an operation that killed Osama bin Laden”. El presidente Obama dirigió estas palabras mirando a los ojos de los telespectadores. Y lo hizo gracias a un invento que revolucionó el modo en que las personas que se ponían ante una cámara contaban las cosas a la audiencia. Presentadores, actores, cómicos y políticos dejaron de bajar la mirada cada vez que hablaban. El teleprompter llegó para quedarse.

Hubert Schlafly, el inventor de este aparato, murió hace unas semanas. El periódico El País le dedica un obituario muy interesante que muestra su evolución y su propagación a lo largo de las últimas décadas. El también llamado promter o autocue, lleva más de 60 años luchando por ganarse un lugar como aparato indispensable en la vida de aquellos que deben dirigirse al gran público desde la televisión.

¿Aliado o enemigo?

En Internet pueden encontrarse teleprompters por apenas 400 dólares. En todo caso, es una inversión asumible para aquellos políticos que quieran mejorar el modo en que se dirigen a grandes audiencias. Aunque su uso no está muy generalizado en España, políticos como Esperanza Aguirre, Iñigo Urkullu o José Montilla han usado el espejo mágico para mejorar su comunicación.

En este post reflexionábamos hace unos meses sobre las mejoras que supone el uso de prompters. Especialmente hablábamos de:

  1. Mejorar la naturalidad del orador y evitar distracciones o gestos bruscos al bajar la mirada; mejorando la atención del receptor.
  2. Tener opción a controlar y mejorar el mensaje verbal, ya que la concentración con el texto mejora al no tener que desviar la mirada.
  3. Invertir tiempo y esfuerzos en mejorar aspectos de la comunicación no verbal, ya que no debemos estar tan pendientes de no perder el hilo del texto apuntado en las notas.

Aunque estas ventajas las han puesto sistemáticamente en el Despacho Oval y en los mítines de miles de candidatos en todo el mundo, no siempre es todo de color de rosa. Problemas técnicos, un abuso del prometer o la incapacidad de adaptación de quién lo usa pueden dejar el prompter en un segundo plano.

Nada es igual

Para bien o para mal, nada es igual a los tiempos sin teleprompter. El obituario describe situaciones curiosas durante su expansión, desde los problemas con el aparato durante un discurso del presidente Eisenhower al uso (o abuso, según algunos). Situaciones que muestran el cambio en la forma de comunicar de los políticos y de dirigirse a los ciudadanos.

Spiro Agnew y el poder de la televisión

El debate sobre el poder del medio, el que sea, en la influencia política no es nuevo. Por mucho que a medida que avanza el uso y la influencia de las redes parece que descubramos un nuevo tema de discusión. Para la política, para el poder, esa es una preocupación que se pierde en el tiempo.

Por ello, cuando nos cuestionamos el poder de las redes en las revoluciones de la primavera árabe o su influencia en los diferentes comicios electorales, es interesante recuperar un curioso discurso del que fue vicepresidente de Nixon de 1969 a 1973.

Spiro Theodore Agnew reflexionó en ese discurso de noviembre de 1969 sobre lo ocurrido tras el discurso de Nixon sobre Vietnam. El vicepresidente se cuestiona sobre el poder de los tertulianos, analistas y comentaristas que, tras la aparición presidencial, moldearon la opinión pública con sus comentarios y análisis.

“Every elected leader in the United States depends on these men of the media”

 

“I think it’s obvious from the cameras here that I didn’t come to discuss the ban on cyclamates or DDT. I have a subject which I think if of great importance to the American people. Tonight I want to discuss the importance of the television news medium to the American people. No nation depends more on the intelligent judgment of its citizens. No medium has a more profound influence over public opinion. Nowhere in our system are there fewer checks on vast power. So, nowhere should there be more conscientious responsibility exercised than by the news media. The question is, “Are we demanding enough of our television news presentations?” “And are the men of this medium demanding enough of themselves?”

Monday night a week ago, President Nixon delivered the most important address of his Administration, one of the most important of our decade. His subject was Vietnam. My hope, as his at that time, was to rally the American people to see the conflict through to a lasting and just peace in the Pacific. For 32 minutes, he reasoned with a nation that has suffered almost a third of a million casualties in the longest war in its history.

When the President completed his address — an address, incidentally, that he spent weeks in the preparation of — his words and policies were subjected to instant analysis and querulous criticism. The audience of 70 million Americans gathered to hear the President of the United States was inherited by a small band of network commentators and self-appointed analysts, the majority of whom expressed in one way or another their hostility to what he had to say.

It was obvious that their minds were made up in advance. Those who recall the fumbling and groping that followed President Johnson’s dramatic disclosure of his intention not to seek another term have seen these men in a genuine state of nonpreparedness. This was not it.

One commentator twice contradicted the President’s statement about the exchange of correspondence with Ho Chi Minh. Another challenged the President’s abilities as a politician. A third asserted that the President was following a Pentagon line. Others, by the expressions on their faces, the tone of their questions, and the sarcasm of their responses, made clear their sharp disapproval.

To guarantee in advance that the President’s plea for national unity would be challenged, one network trotted out Averell Harriman for the occasion. Throughout the President’s address, he waited in the wings. When the President concluded, Mr. Harriman recited perfectly. He attacked the Thieu Government as unrepresentative; he criticized the President’s speech for various deficiencies; he twice issued a call to the Senate Foreign Relations Committee to debate Vietnam once again; he stated his belief that the Vietcong or North Vietnamese did not really want military take-over of South Vietnam; and he told a little anecdote about a “very, very responsible” fellow he had met in the North Vietnamese delegation.

All in all, Mr. Harrison offered a broad range of gratuitous advice challenging and contradicting the policies outlined by the President of the United States. Where the President had issued a call for unity, Mr. Harriman was encouraging the country not to listen to him.

A word about Mr. Harriman. For 10 months he was America’s chief negotiator at the Paris peace talks — a period in which the United States swapped some of the greatest military concessions in the history of warfare for an enemy agreement on the shape of the bargaining table. Like Coleridge’s Ancient Mariner, Mr. Harriman seems to be under some heavy compulsion to justify his failures to anyone who will listen. And the networks have shown themselves willing to give him all the air time he desires.

Now every American has a right to disagree with the President of the United States and to express publicly that disagreement. But the President of the United States has a right to communicate directly with the people who elected him, and the people of this country have the right to make up their own minds and form their own opinions about a Presidential address without having a President’s words and thoughts characterized through the prejudices of hostile critics before they can even be digested.

When Winston Churchill rallied public opinion to stay the course against Hitler’s Germany, he didn’t have to contend with a gaggle of commentators raising doubts about whether he was reading public opinion right, or whether Britain had the stamina to see the war through. When President Kennedy rallied the nation in the Cuban missile crisis, his address to the people was not chewed over by a roundtable of critics who disparaged the course of action he’d asked America to follow.

The purpose of my remarks tonight is to focus your attention on this little group of men who not only enjoy a right of instant rebuttal to every Presidential address, but, more importantly, wield a free hand in selecting, presenting, and interpreting the great issues in our nation. First, let’s define that power.

At least 40 million Americans every night, it’s estimated, watch the network news. Seven million of them view A.B.C., the remainder being divided between N.B.C. and C.B.S. According to Harris polls and other studies, for millions of Americans the networks are the sole source of national and world news. In Will Roger’s observation, what you knew was what you read in the newspaper. Today for growing millions of Americans, it’s what they see and hear on their television sets.

Now how is this network news determined? A small group of men, numbering perhaps no more than a dozen anchormen, commentators, and executive producers, settle upon the 20 minutes or so of film and commentary that’s to reach the public. This selection is made from the 90 to 180 minutes that may be available. Their powers of choice are broad.

They decide what 40 to 50 million Americans will learn of the day’s events in the nation and in the world. We cannot measure this power and influence by the traditional democratic standards, for these men can create national issues overnight. They can make or break by their coverage and commentary a moratorium on the war. They can elevate men from obscurity to national prominence within a week. They can reward some politicians with national exposure and ignore others.

For millions of Americans the network reporter who covers a continuing issue — like the ABM or civil rights — becomes, in effect, the presiding judge in a national trial by jury.

It must be recognized that the networks have made important contributions to the national knowledge — through news, documentaries, and specials. They have often used their power constructively and creatively to awaken the public conscience to critical problems. The networks made hunger and black lung disease national issues overnight. The TV networks have done what no other medium could have done in terms of dramatizing the horrors of war. The networks have tackled our most difficult social problems with a directness and an immediacy that’s the gift of their medium. They focus the nation’s attention on its environmental abuses — on pollution in the Great Lakes and the threatened ecology of the Everglades. But it was also the networks that elevated Stokely Carmichael and George Lincoln Rockwell from obscurity to national prominence.

Nor is their power confined to the substantive. A raised eyebrow, an inflection of the voice, a caustic remark dropped in the middle of a broadcast can raise doubts in a million minds about the veracity of a public official or the wisdom of a Government policy. One Federal Communications Commissioner considers the powers of the networks equal to that of local, state, and Federal Governments all combined. Certainly it represents a concentration of power over American public opinion unknown in history.

Now what do Americans know of the men who wield this power? Of the men who produce and direct the network news, the nation knows practically nothing. Of the commentators, most Americans know little other than that they reflect an urbane and assured presence seemingly well-informed on every important matter. We do know that to a man these commentators and producers live and work in the geographical and intellectual confines of Washington, D.C., or New York City, the latter of which James Reston terms the most unrepresentative community in the entire United States.

Both communities bask in their own provincialism, their own parochialism.

We can deduce that these men read the same newspapers. They draw their political and social views from the same sources. Worse, they talk constantly to one another, thereby providing artificial reinforcement to their shared viewpoints. Do they allow their biases to influence the selection and presentation of the news? David Brinkley states objectivity is impossible to normal human behavior. Rather, he says, we should strive for fairness.

Another anchorman on a network news show contends, and I quote: “You can’t expunge all your private convictions just because you sit in a seat like this and a camera starts to stare at you. I think your program has to reflect what your basic feelings are. I’ll plead guilty to that.”

Less than a week before the 1968 election, this same commentator charged that President Nixon’s campaign commitments were no more durable than campaign balloons. He claimed that, were it not for the fear of hostile reaction, Richard Nixon would be giving into, and I quote him exactly, “his natural instinct to smash the enemy with a club or go after him with a meat axe.”

Had this slander been made by one political candidate about another, it would have been dismissed by most commentators as a partisan attack. But this attack emanated from the privileged sanctuary of a network studio and therefore had the apparent dignity of an objective statement. The American people would rightly not tolerate this concentration of power in Government. Is it not fair and relevant to question its concentration in the hands of a tiny, enclosed fraternity of privileged men elected by no one and enjoying a monopoly sanctioned and licensed by Government?

The views of the majority of this fraternity do not — and I repeat, not — represent the views of America. That is why such a great gulf existed between how the nation received the President’s address and how the networks reviewed it. Not only did the country receive the President’s speech more warmly than the networks, but so also did the Congress of the United States.

Yesterday, the President was notified that 300 individual Congressmen and 50 Senators of both parties had endorsed his efforts for peace. As with other American institutions, perhaps it is time that the networks were made more responsive to the views of the nation and more responsible to the people they serve.

Now I want to make myself perfectly clear. I’m not asking for Government censorship or any other kind of censorship. I am asking whether a form of censorship already exists when the news that 40 million Americans receive each night is determined by a handful of men responsible only to their corporate employers and is filtered through a handful of commentators who admit to their own set of biases.

The question I’m raising here tonight should have been raised by others long ago. They should have been raised by those Americans who have traditionally considered the preservation of freedom of speech and freedom of the press their special provinces of responsibility. They should have been raised by those Americans who share the view of the late Justice Learned Hand that right conclusions are more likely to be gathered out of a multitude of tongues than through any kind of authoritative selection. Advocates for the networks have claimed a First Amendment right to the same unlimited freedoms held by the great newspapers of America.

But the situations are not identical. Where The New York Times reaches 800,000 people, N.B.C. reaches 20 times that number on its evening news. [The average weekday circulation of the Times in October was 1,012,367; the average Sunday circulation was 1,523,558.] Nor can the tremendous impact of seeing television film and hearing commentary be compared with reading the printed page.

A decade ago, before the network news acquired such dominance over public opinion, Walter Lippman spoke to the issue. He said there’s an essential and radical difference between television and printing. The three or four competing television stations control virtually all that can be received over the air by ordinary television sets. But besides the mass circulation dailies, there are weeklies, monthlies, out-of-town newspapers and books. If a man doesn’t like his newspaper, he can read another from out of town or wait for a weekly news magazine. It’s not ideal, but it’s infinitely better than the situation in television.

There, if a man doesn’t like what the networks are showing, all he can do is turn them off and listen to a phonograph. “Networks,” he stated “which are few in number have a virtual monopoly of a whole media of communications.” The newspaper of mass circulation have no monopoly on the medium of print.

Now a virtual monopoly of a whole medium of communication is not something that democratic people should blindly ignore. And we are not going to cut off our television sets and listen to the phonograph just because the airways belong to the networks. They don’t. They belong to the people. As Justice Byron wrote in his landmark opinion six months ago, “It’s the right of the viewers and listeners, not the right of the broadcasters, which is paramount.”

Now it’s argued that this power presents no danger in the hands of those who have used it responsibly. But as to whether or not the networks have abused the power they enjoy, let us call as our first witness, former Vice President Humphrey and the city of Chicago. According to Theodore White, television’s intercutting of the film from the streets of Chicago with the “current proceedings on the floor of the convention created the most striking and false political picture of 1968 — the nomination of a man for the American Presidency by the brutality and violence of merciless police.”

If we are to believe a recent report of the House of Representative Commerce Committee, then television’s presentation of the violence in the streets worked an injustice on the reputation of the Chicago police. According to the committee findings, one network in particular presented, and I quote, “a one-sided picture which in large measure exonerates the demonstrators and protestors.” Film of provocations of police that was available never saw the light of day, while the film of a police response which the protestors provoked was shown to millions.

Another network showed virtually the same scene of violence from three separate angles without making clear it was the same scene. And, while the full report is reticent in drawing conclusions, it is not a document to inspire confidence in the fairness of the network news. Our knowledge of the impact of network news on the national mind is far from complete, but some early returns are available. Again, we have enough information to raise serious questions about its effect on a democratic society.

Several years ago Fred Friendly, one of the pioneers of network news, wrote that its missing ingredients were conviction, controversy, and a point of view. The networks have compensated with a vengeance.

And in the networks’ endless pursuit of controversy, we should ask: What is the end value — to enlighten or to profit? What is the end result — to inform or to confuse? How does the ongoing exploration for more action, more excitement, more drama serve our national search for internal peace and stability?

Gresham’s Law seems to be operating in the network news. Bad news drives out good news. The irrational is more controversial than the rational. Concurrence can no longer compete with dissent. One minute of Eldrige Cleaver is worth 10 minutes of Roy Wilkins. The labor crisis settled at the negotiating table is nothing compared to the confrontation that results in a strike — or better yet, violence along the picket lines. Normality has become the nemesis of the network news.

Now the upshot of all this controversy is that a narrow and distorted picture of America often emerges from the televised news. A single, dramatic piece of the mosaic becomes in the minds of millions the entire picture. The American who relies upon television for his news might conclude that the majority of American students are embittered radicals; that the majority of black Americans feel no regard for their country; that violence and lawlessness are the rule rather than the exception on the American campus.

We know that none of these conclusions is true.

Perhaps the place to start looking for a credibility gap is not in the offices of the Government in Washington but in the studios of the networks in New York! Television may have destroyed the old stereotypes, but has it not created new ones in their places? What has this “passionate” pursuit of controversy done to the politics of progress through logical compromise essential to the functioning of a democratic society?

The members of Congress or the Senate who follow their principles and philosophy quietly in a spirit of compromise are unknown to many Americans, while the loudest and most extreme dissenters on every issue are known to every man in the street. How many marches and demonstrations would we have if the marchers did not know that the ever-faithful TV cameras would be there to record their antics for the next news show?

We’ve heard demands that Senators and Congressmen and judges make known all their financial connections so that the public will know who and what influences their decisions and their votes. Strong arguments can be made for that view. But when a single commentator or producer, night after night, determines for millions of people how much of each side of a great issue they are going to see and hear, should he not first disclose his personal views on the issue as well?

In this search for excitement and controversy, has more than equal time gone to the minority of Americans who specialize in attacking the United States — its institutions and its citizens?

Tonight I’ve raised questions. I’ve made no attempt to suggest the answers. The answers must come from the media men. They are challenged to turn their critical powers on themselves, to direct their energy, their talent, and their conviction toward improving the quality and objectivity of news presentation. They are challenged to structure their own civic ethics to relate to the great responsibilities they hold.

And the people of America are challenged, too — challenged to press for responsible news presentation. The people can let the networks know that they want their news straight and objective. The people can register their complaints on bias through mail to the networks and phone calls to local stations. This is one case where the people must defend themselves, where the citizen, not the Government, must be the reformer; where the consumer can be the most effective crusader.

By way of conclusion, let me say that every elected leader in the United States depends on these men of the media. Whether what I’ve said to you tonight will be heard and seen at all by the nation is not my decision, it’s not your decision, it’s their decision. In tomorrow’s edition of the Des Moines Register, you’ll be able to read a news story detailing what I’ve said tonight. Editorial comment will be reserved for the editorial page, where it belongs. Should not the same wall of separation exist between news and comment on the nation’s networks?

Now, my friends, we’d never trust such power, as I’ve described, over public opinion in the hands of an elected Government. It’s time we questioned it in the hands of a small unelected elite. The great networks have dominated America’s airwaves for decades. The people are entitled a full accounting their stewardship.”

 

Fuente: American Rethoric

Es el prime time, amigo

Por mucho que queramos comparar las realidades políticas a ambas orillas del Atlántico, la realidad es que la propia base de la misma es radicalmente distinta. Cuando en comunicación queremos reflejarnos en aquellos elementos más desarrollados de la política norteamericana topamos con un elemento cultural de primer orden: en Estados Unidos, la política puede ser entretenimiento. Aquí no.

No digo que en un país la política entretenga y en el otro no, lo que ocurre es que los profesionales que se encargan de hacer de puente entre política y ciudadanía entienden que la primera debe entender el lenguaje de la segunda. Y en Estados Unidos, pasa por entender el medio televisivo. Tal y como han entendido también el valor de la Red. Pero vamos a centrarnos en lo primero.

La política norteamericana es una política de prime time. Entiende el valor de hacer llegar directamente los mensajes a los espectadores en el momento en el que se encuentran en casa. El discurso del estado de la Unión que anualmente dirige el presidente norteamericano desde el Congreso es muestra de ello. Como también lo son las convenciones de los dos grandes partidos que se celebran cada cuatro años para nominar a sus candidatos. Por la noche, en directo, en prime time.

Artur Mas, como otros candidatos a presidir un ejecutivo en España, dirigió su discurso de investidura a mediodía. Más o menos la misma hora a la que empiezan los debates sobre el estado de la Nación en el Congreso de los Diputados. El PP y el PSOE han celebrado sus convenciones en fin de semana. Todos estos ejemplos luchan por un prime time muy distinto: el del telediario.

A diferencia de Estados Unidos, nos conformamos con una versión editada, recortada y subrayada de lo más importante. Seguimos prefiriendo el filtro de los medios a ver directamente a nuestros políticos en acción. ¿Sería posible ver a Zapatero dirigiendo su discurso sobre el estado de la nación a las nueve de la noche?

Sin duda, esta concepción diferente de la política, una más apoyada en el espectáculo, el entretenimiento, el ritmo y los planos –sin que ello vaya en detrimento del fondo, del poso-, la otra centrada en mantener la lógica del “siempre se ha hecho así”; es en gran parte responsable del cómo se dirigen a nosotros nuestros políticos.

No es que los políticos españoles no sean grandes oradores. No es que en este país no existan grandes speechwriters… es que la lógica de consumir esa información es distinta. Se buscan grandes autores de frases que martilleen, no de narradores que hilen un gran discurso. Es el prime time, amigo.

Cuando Reagan aconsejó a Belén Esteban

Lo prometido es deuda. Tras el post de política ficción sobre el salto a la política de Belén Esteban viene el análisis. Hoy publico en La Vanguardia este artículo.

Cuando Reagan aconsejó a Belén Esteban

“Debes contar las cosas de manera simple. Que te entiendan.” “¿Y cómo se hace eso?” “Te contaré mi secreto: yo siempre imagino que hablo con mi viejo barbero de Santa Bárbara. Si Jack puede entenderlo, todo el país lo hará.” Si Belén Esteban pidiera consejo a Ronald Reagan para cimentar su hipotética carrera política, este sería el consejo que le daría el viejo presidente. Para ello, el 40º presidente de los Estados Unidos debería estar vivo. Y Belén Esteban debería tener intenciones de cambiar los platós por el Congreso de los Diputados.

Es improbable que sucedan ambas cosas. Pero el “Gran Comunicador” le habría dado un valioso consejo que no le costaría aplicar. La de San Blas sabe contar cosas cómo pocas para que todos la entiendan. Lo hará de forma histriónica. Soez, incluso. Pero todos la entienden. Es efectiva: su comunicación es efectiva. Seguramente esa sea una de las claves de su popularidad.

Si Reagan y Esteban se sentaran en una mesa para planear ese salto en la política, quizás podrían partir de un punto común: ambos llegaron a millones de hogares antes que a los escaños y las vetustas moquetas de los centros de poder. Y esa sería una poderosa clave que explica, en caso del primero, la enorme popularidad y cariño que consiguió en vida. Y de la segunda, que a día de hoy se especule con una posibilidad poco plausible.

Es más que conocido el pasado de Ronald Reagan, un presidente que de joven había paseado su voz y su carisma por estudios de radio en Iowa, su porte por los estudios de Hollywood y, ya en su asentada vida de adulto, su oratoria por 38 estados de la Unión gracias a su conversión en estrella televisiva en el programa General Electric Theater. Una época que le llevó a millones de hogares a través de la vieja caja de madera… pero también a visitar 135 plantas de la General Electric y dirigirse a más de 250.000 empleados con 9.000 discursos –escritos de su puño y letra- a lo largo de ocho años. Esos fueron sus primeros pasos en política.

Durante la década de los 50 empezó a comulgar con las ideas del Partido Republicano y se convirtió en una poderosa voz de los conservadores… aunque no ejerciera la política. Pero todo ese bagaje le fue de gran utilidad cuando decidió dar pasos hacia la Casa Blanca; primero como Gobernador de California y años más tarde ya como Presidente.

El “Gran Comunicador” se llevó de esa época las enseñanzas para ganarse ese apodo que tan bien le describía. Alguien que aprendió a vestir con palabras los telex que informaban de resultados de béisbol y que era capaz de dibujar jugadas con su oratoria, entendía mejor que nadie el poder de la comunicación. Del cine y la televisión aprendió el arte de aparecer en millones de hogares. Y su profunda determinación ideológica le llevó a hacer realidad su política.

Si el presidente Reagan se sentara mañana con Belén Esteban una tarde de otoño, clavando la vista en el Pacífico, le confesaría que ese pasado de estrella del cine e icono de la juventud le sirvió de mucho en su carrera política. Seguramente le diría a Belén que lo aprovechara para llegar a millones de personas. Aunque seguramente a media tarde el presidente se daría cuenta de que a la Esteban le falta la profunda determinación que él sí tenía.

Reagan se plantó en la Casa Blanca tras largos años de trabajo, luchas , espera… y un plan. Una visión estratégica que le llevó a presentarse en el momento adecuado y ser el heredero no esperado de Ford. La oposición a Carter… la voz de un conservadurismo forjado a fuego durante las décadas de los 60 y los 70. Esteban de eso no sabe. Ni quiere saberlo. No es su vocación ni su intención.

Belén Esteban no quiere ser política. Reagan quería cambiar el mundo y vencer al comunismo. Ahí sus caminos se separan y nos lleva a la profunda realidad de la política española: no es fácil conseguir representación en nuestro sistema electoral… y no todo se soluciona con salir en la tele. Pero por encima de todo está el sentido común del electorado que, en el fondo, quiere a personas serias en los puestos de mando. La notoriedad no es, per se, la garantía necesaria para una carrera política.

Pese a ello, Cicciolina, Romario o Jesús Gil son excepciones de esos asaltos de los famosos a la política. Haciendo valer, sin duda, su derecho democrático a presentarse y ejercer un cargo público. Ejemplos de que algo se aprende en el mundo de la farándula, los flashes y las cámaras para la vida política.

Belén Esteban no es la Reagan española. Ni quiere serlo. Pero sólo el dato de intención de voto en una encuesta –con todas las salvedades- debería llevarnos a una reflexión conjunta. Si los personajes del mundo del corazón son más deseados que los propios profesionales de la política, ¿qué está haciendo mal la política? ¿Qué soluciones para recobrar la confianza se están llevando a cabo?

La respuesta estará, quizás, en un momento extremadamente complejo. De gran desconfianza. Momentos de crisis económica, de valores… y de fe en lo público y en la capacidad de acción de la política. El arte de la política que hace veinte años unificó Alemania. Que en Brasil ha reducido el número de personas en la pobreza. ¿Conseguiría eso una respetable presentadora de televisión cuyo mérito fue salir de “Ambiciones” con la cabeza bien alta y la ropa en bolsas de basura?

Las mejores series de televisión

El género político no es, sin lugar a dudas, el más recurrido en el mundo de la ficción televisiva. Abogados, asesinos, forenses, médicos, incluso gente perdida en una isla; son los auténticos líderes en los guiones de las series que, ya sean producidas en la meca norteamericana o en suelo europeo, tienen más que fieles seguidores.

Pero sí, la política también genera buenos guiones. La tramitación de una ley puede dar para una trama que quite el sentido. Y unas elecciones pueden dejar a millones de espectadores con el cuerpo en tensión. De hecho, incluso podemos ver con otros ojos la política si lo hacemos a través de las series. Lo que no queda tan claro es si, en este caso, la televisión es lo bastante potente como para cambiar las pautas de los que ven este tipo de series.

Me explico. Soy fruto de la generación “Periodistas”. De los que al ver la serie de Telecino deseaban ser periodistas y la demanda en las facultades subió de forma inesperada. ¿Pasa lo mismo con los que ven series políticas? ¿Llenan las oficinas de los partidos para afiliarse? Creo que no.

En todo caso, para los que quieran ver algo más que policías y médicos en televisión, ¿qué os parece dar un repaso a las cinco mejores series de televisión políticas de todos los tiempos?

1. El Ala Oeste de la Casa Blanca.

Casi no necesita presentación, es un clásico entre la mayoría de lectores y lectoras de este blog y en más de una ocasión ha sido protagonista de algunos posts. Para los que se acercan de nuevo a esto de las series políticas, El Ala Oeste de la Casa Blanca o The West Wing es la mejor serie política de todos los tiempos. Como su nombre indica, la serie se sitúa en la mansión presidencial y muestra los pormenores de una administración demócrata.

El presidente Bartlett (Martin Sheen) dirige el país con su particular modo de ver y hacer. En la serie se observan los entresijos del mayor centro de poder con unos detalles nunca vistos y con una trama más que interesante. Su creador, Aaron Sorkin, recrea como pocos la realidad política americana y llega a hacer de la serie una delicia y una pieza didactica para entender la política del país. No se pierdan a CJ Cregg, la secretaria de prensa del presidente ni a los papeles de Josh Lyman y Leo McGarry.

La serie, que es la mayor ganadora de Emmys de la historia –empatada con Hill Street Blues- tiene siete temporada y puede comprarse entera en un cofre.

2. Sí, señor ministro.

Esta serie es la gran predecesora de El Ala Oeste, aunque no tiene nada que ver. Tal y como comenta Toni Aira en el prólogo del libro homónimo que acaba de traducir al catalán, los ochenta fueron los años de las series británicas y ésta es la muestra que política, ironía y humor son perfectamente compatibles.

Sí, señor ministro nos muestra el día a día del ministro de asuntos administrativos del gobierno de Su Majestad, James Hacker. Una rutina ciertamente especial: debe luchar cada día con Sir Humphrey Appleby, el secretario permanente del Ministerio que hará todo lo posible para que nada cambie. La serie muestra como pocas la tensión entre el poder político y la administración pública. La lucha entre gobernantes y funcionarios. Por algo esta serie protagonizó algunas clases de la carrera…

La serie cuenta con 38 episodios y una secuela televisiva, “Sí, primer ministro”. Puede comprarse en sitios como Fnac y está traducida al castellano, al catalán y al euskara. La serie de la BBC era la favorita de la primera ministra Thatcher. Para completar el pack, el libro homónimo de los creadores de la serie, Jonathan Lynn y Antony Jay es una excelente elección. Ha sido traducido al catalán por Aira y contiene los mejores argumentos de la serie, disponible para quien quiera tener las lecciones de Appleby bien palpables.
3. 24h.

A diferencia de las anteriores la trama no es estrictamente política, pero las aventuras de Jack Bauer, un agente federal de la unidad contraterrorista, tienen mucho que ver con la política americana. De hecho, existe en la serie el rol del presidente del país que, mucho antes del efecto Obama, estaba protagonizado por un actor afroamericano. La propia trama de Bauer en la lucha contra los terroristas se mezcla en demasiadas ocasiones con el juego de poder y con la propia Casa Blanca.

También está disponible en packs.

4. Commander in Chief.

Esta es la historia de una mujer presidente de Estados Unidos y fue el gran fiasco de la cadena ABC para intentar quitarle algo de protagonismo a la presidencia televisiva de Bartlet. Lo más atractivo de la serie es la situación: un presidente republicano que eligió a una mujer independiente como compañera de ticket muere. De repente, una administración republicana se encuentra con una mujer al frente que no comparte al 100% sus visiones.

Aunque la serie peca de lugares comunes y el primer capítulo está bastante mal realizado, muestra situaciones realmente morbosas, como encontrarse con un Primer Caballero que no quiere ser Primera Dama, un Congreso que no tiene un aliado en la Casa Blanca o una presidenta que no tiene partido para presentarse a la reelección. Tema interesante pero mal ejecutado y la calidad interpretativa de algunos actores es bastante dudosa. Como la de los decorados. Por cierto, para los mitómanos de los 90, el actor que daba vida a Zack Morris en “Salvados por la campana” es un apuesto consultor político en la serie.

No puede comprarse en tiendas Ciro comenta que sí puede comprarse en tiendas y también por Internet.

5. Moncloa, ¿Dígame?

La España de la mayoría absoluta de Aznar empezó con una apuesta televisiva que duró dos telediarios. Aunque ahora parezca mentira, Telecinco era en ese momento uno de los azotes al gobierno popular desde programas de éxito como Caiga Quien Caiga o esta serie.

El show, que tuvo sólo 13 capítulos, fue obra de El Terrat y la versión oficial es que cayó de la parrilla por la poca audiencia, aunque era más plausible que lo hiciera por presiones gubernamentales.

Esta fue la primera y única serie política en España y mostraba el día a día del departamento de prensa de Moncloa. Anna Maria Barbany, Manuel Manquiña y Javier Veiga estaban espléndidos interpretando a los protagonistas y dando vida a un guión divertido y esperpéntico.

La serie no puede encontrarse.

¿Pondrías alguna otra serie en el Top5?

El papel de la televisión en la política

La niña de Rajoy, Artur Mas haciendo la gallina, González y Aznar. De los reporteros de CQC a Salvados. El Ala Oeste de la Casa Blanca y la televisión en la cultura política americana. Nixon y Kennedy… la figura del debate. Y en todo ello, el papel de la televisión. Interesante programa de TV3 sobre el papel de la televisión en la política. Os lo recomiendo.

Y tras ver el reportaje… ¿cuál es vuestro programa relacionado con la política favorito?

La política del miedo en 30 segundos

Uno de los estados emocionales que una estrategia política puede generar de forma consciente es el miedo, ya que las reacciones que genera son tremendamente poderosas a la hora de mover al electorado a la acción.

No podemos buscar racionalidad en ello, es una estrategia dirigida a las emociones y como tal, si funciona, no nos permitirá discernir entre la objetividad o no de los datos. Cuando algo se analiza desde la emoción, difícilmente podremos apelar a esa capacidad de raciocinio que, en frío, se tornará una revelación.

La sensación de miedo nos predispone a buscar la solución más contundente a los problemas planteados en pro de nuestro propia supervivencia o de mantener nuestro status quo. Plantear disyuntivas bajo el prisma del miedo nos llevará a tomar decisiones que, en otras situaciones, consideraríamos drásticas.

No hay modo de expresar mejor esa intencionalidad de hacer del miedo una baza política que los spots electorales. Generar una emoción en menos de 30 segundos, como un ataque fulminante a nuestra amígdala que nos pondrá en tensión. Anuncios que harán uso de la música –in crescendo, gritos, alarmas, graves…-, el color –tonos oscuros, poca luz-, el movimiento de la imagen y la metáfora como gran expresión.

Estos son algunos ejemplos de los mejores anuncios de la política del miedo.

Daisy

Un clásico de la campaña electoral de Johnson en 1964. Sólo se emitió una vez, pero las cadenas de noticias se encargaron de repetirlo una y otra vez. En él, una niña inocente deshoja una margarita tras lo cual empieza una cuenta atrás que lleva a una explosión nuclear. La frase final del presidente es demoledora: “These are the stakes! To make a world in which all of God’s children can live, or to go into the dark. We must either love each other, or we must die.” La amenaza nuclear, pero sobretodo la amenaza extremista de un candidato republicano que se enorgullecía de ello… Tras la crisis de los mísiles de Cuba el contexto no estaba para andarse con chiquitas…

The Bear

Los últimos años de la Guerra Fría estuvieron marcados por la llamada “Guerra de las Galaxias”. En ella, el delirio norteamericano de un rearme soviético –completamente infundando para llevar a la URSS a la bancarrota- es el contexto para este anuncio de Reagan. Si hay un oso ahí fuera, ¿es mejor estar preparado para batirlo si ataca, o no? Sencillo, fácilmente comprensible, sin decir ni una palabra sobre política exterior o defensa. Una obra maestra.

Los lobos de Bush

Muy inspirado en el anuncio del oso, el presidente George W. Bush planteó así la cuestión de la seguridad nacional tras Irak y los ataques del 11S. Vivimos en un mundo de lobos y debemos estar preparados.

Las 3 de la mañana

Hillary, pese a no tener experiencia en ningún cargo político, atacó a Obama de este modo durante las primarias. Si suena el teléfono de la Casa Blanca a las 3 de la mañana, ¿quién prefieres que maneje la situación? El uso de una imagen familiar, una cama con niños, es el elemento que decanta la balanza.

El dóberman del PSOE

Aunque es más largo y quizás menos sofisticado que los americanos, es nuestro gran anuncio de la política del miedo. La campaña de las generales de 1996 llevó al PSOE a poner toda la carne en el asador para contrarrestar el desgaste político tras años de crisis económica, paro y corrupción. El mensaje era contraponer la visión de dos Españas, la positiva del PSOE y la negativa del PP. El anuncio causó un revuelo enorme en la España de 1996 y se llegó a acusar al PSOE de usar publicidad subliminal… aunque en realidad de subliminal no tiene nada…

El teleprompter de Esperanza Aguirre

“El teleprompter ha hecho que la televisión gane en precisión, pero que pierda en emoción”

Con estas palabras resumía uno de los grandes cambios en el mundo de la televisión el veterano periodista Joaquín Arozamena. La verdad es que aunque durante mi infancia el espejo mágico se usara muy poco, sólo tengo consciencia de haber visto siempre un informativo con el/la periodista mirándome directamente a mí. Y quizás porque todos estamos ya muy acostumbrados a las rutinas del medio rey, conviene alertar a nuestros líderes políticos de la necesidad de aparecer en ellos como se merece el lugar.

En España no es habitual el uso de teleprompters en actos o discursos y, mucho menos, en sede parlamentaria. Ayer se desató la polémica en Twitter entre varios parlamentarios madrileños y algunos usuarios sobre el uso de esta herramienta de la presidenta madrileña Esperanza Aguirre en su discurso del estado de la región. Pero pese a las críticas, creo que Aguirre ha sido bien aconsejada.

Es evidente que la audiencia de su discurso (un martes a mediodía) está a años luz de un discurso del estado de la Unión en el país del Tío Sam, pero no por ello está menos justificado el uso del prompter para aparecer siempre mirando a cámara y no mirando a los papeles. Algo a lo que el espectador ya no está acostumbrado.

Orlando Jorge Mera reflexionaba hace un año en su blog sobre los recursos que los políticos tienen para dirigirse a una audiencia, ya sea grande o pequeña. Citaba el caso del presidente Reagan, que usaba unas tarjetas con todos los datos de una intervención y le servían para memorizar su discurso. Las llamadas “cue cards” dejaron paso al teleprompter y a su versión más extendida en Estados Unidos, el llamado “presidential glass”.

Creo en las ventajas de esta máquina para ser más efectivos en un discurso y así lo aconsejaría a cualquier político:
1. Permite aparecer más natural en la cámara, sin forzar gestos o movimientos bruscos al levantar la mirada.
2. Entregaremos el mensaje verbal que queríamos enviar, sin fisuras, errores o lapsus.
3. Podremos concentrarnos en mejorar otros aspectos de la comunicación no verbal, como el tono, la voz, el gesto, la sonrisa…

Aunque para atreverse con el teleprompter hay que ensayar antes. Aparecer natural no es fácil y hacer una buena interpretación de un discurso requiere esfuerzo y dedicación. Para ser un Obama, debemos trabajar.

Por cierto, a Obama también se le criticó mucho una cierta adicción al aparato durante su campaña presidencial. Sus adversarios le atacaban señalando que más allá del prometer, no había nada. No sólo se equivocaban, sino que con sus críticas ponían de relieve sus habilidades comunicativas con y sin el espejo.

En realidad creo que el debate de ayer en Twitter es fruto de un gran desconocimiento de las virtudes del teleprompter en política. ¿Es mejor o peor política Aguirre por usarlo? ¿Es mejor o peor político Zapatero por no usarlo? Los dos pueden ser buenos o malos, lo importante es el discurso y las ideas que haya en él. Y si además de ser buenos discursos los puedes interpretar de un modo mejor, todos nos veremos beneficiados por una comunicación más efectiva. Que no se use en España no significa que sea malo, al contrario, me gustaría ver en la política y fuera de ella más uso de una herramienta como esta.

Sobre su precio –entiendo que mucha gente pueda preguntarse si Aguirre lo compró, lo alquiló o lo cogió prestado- haciendo unas consultas en la Red podemos ver webs en que por 3.000 dólares podemos tener uno de los que usa Obama. O alquilar uno por unos 110€ durante un día. Y para los más atrevidos, montarte tu propio prompter con un portátil e Internet para una presentación en la universidad, en el trabajo o, porque no, en política con esta sencilla aplicación.

Debemos perderle el miedo al teleprompter, sin duda, aunque no olvidemos que lo importante es la base, la sustancia. El discurso de Aguirre no fue mejor por esto, pero seguramente se vio mejor gracias a esto.

¿Y qué pasa con los anuncios electorales en TVE?

Dentro de unos meses, la publicidad desaparecerá de Televisión Española. Durante los últimos meses, el debate sobre esta cuestión ha generado infinidad de comentarios: el sector publicitario mira con miedo la decisión por los efectos que pueda tener en su mercado, las cadenas privadas también lo miran con recelo. Y los anunciantes se preguntaban qué pasaría con sus contratos.

Ante esta situación, mis preocupaciones han ido por otra vía. Cuando la medida entre en vigor, ¿qué ocurrirá con los spots electorales? En tiempo de elecciones, ¿los espectadores de TVE sólo verán anuncios de esta clase?

No es una cuestión menor y estoy convencido que cuando se afirma “la obligación de incluir en su programación espacios donde se de cabida a los grupos políticos, sindicales y sociales, retransmisiones de los principales debates parlamentarios, programas infantiles con contenidos y horarios adecuados y debates electorales. También se avanzará en accesibilidad para las personas con discapacidad y en el apoyo y emisión de producción audiovisual europea” la cuestión de las campañas electorales estarán de algún modo contempladas.

En todo caso, no debemos olvidar lo que afirma Putnam: la presencia de anuncios electorales fuera del ciclo informativo (como ocurre en España desde las elecciones generales de 2008) tiene un efecto mucho mayor en el electorado que los propios impactos que se reciben en el mismo ciclo. O lo que es lo mismo, si no se contempla esta figura, o se diluye, ¿qué sentido tendrán los spots electorales? ¿Si dejan de existir como tales, qué harán los partidos para seguir con sus mensajes?

Me da a mí que la respuesta tiene mucho que ver con la Red…

La comunicación no es coerción

Echar una bronca es contraproducente. Ya lo comentaba Borja Vilaseca en un artículo homónimo en El País. El liderazgo actual no puede construirse en base a la bronca, pues mina la credibilidad del que da la reprimenda y, seguramente, no consiga su objetivo. Pero, ¿qué pasa cuando una bronca se emite por televisión?

Quizás esta pregunta rondaba la cabeza del director de comunicación del Ministerio de Trabajo, Manel Fran i Trenchs, antes de dirigirse así a un periodista:

Si echar una bronca es contraproducente, hacerlo ante una cámara, más. Y que el vídeo esté en YouTube, más todavía. Sobre lo que hemos visto podremos discutir muchas cosas: que el periodista no hiciera las preguntas por el cauce pactado (si es que hay tal pacto), que Fran debería haberse callado y elevar la queja al medio que este periodista representa… podríamos seguir, pero de poco nos serviría ahora.

Lo importante es aprender la lección: nunca protagonices una bronca así con una cámara delante. Nunca. No ya por el daño que le vas a hacer a la institución a la que representas, no ya porque dañas la credibilidad de tu ministro, sino por ti.

La norma de oro del Director de Comunicación es el respeto. Hacia tus colaboradores, hacia los medios, hoy en día, hacia los usuarios de Internet… saltársela tiene efectos muy negativos.

Casi siempre el papel de un Director de Comunicación se queda en la sombra. Teje, trabaja, se esfuerza para conseguir los objetivos de comunicación. Que te pillen con algo así no es bueno, porque en realidad deberíamos tener muy interiorizado que la bronca no es buena. Nunca.