Discurso: John McCain admite su derrota

Nos sorprendió. El bar de Washington D.C en el que seguíamos la noche electoral enmudeció. De respeto y admiración al senador McCain y, especialmente, por el discurso de concesión que el de Arizona hizo esa noche.

En política hay formas y formas. Y su forma de aceptar la derrota y felicitar al ganador es un ejemplo que muchos deberían seguir.

The Audacity to Win

El director de la campaña presidencial de Barack Obama ha escrito un libro donde cuenta los entresijos de la carrera que llevó al senador de Illinois a la Casa Blanca. “The Audacity to Win” tiene muy buena pinta. Plouffe tiene una buena pluma y apunta a reflexiones muy interesantes sobre cómo debe ser un candidato, la importancia del tiempo, pero sobretodo, la necesidad de dar con una estrategia adecuada. Y la concepción estratégica de la campaña de Obama asusta de lo adecuada que fue.

David Plouffe nos abre la puerta a una de las campañas más épicas de los últimos años. Y, por si fuera poco, no tarda demasiado en desvelar una de las cartas de la campaña: la importancia de Internet. En menos de 20 páginas, su contribución estratégica se desvela y aparece como lo que fue, una vía ganadora. Algo que deberían entender algunos a la otra orilla del charco…

Lo encontraréis en Amazon y en algunas librerías inglesas, como Come In en Barcelona.

Los secretos de la campaña Obama

Algo extraño pasa en este país cuando aterriza un asesor de Obama: capta toda la atención mediática y se le dedican grandes espacios en los medios. Y no es para menos, porque la campaña que hizo al senador de Illinois presidente de los Estados Unidos ha marcado un antes y un después.

Podría decir que no entiendo el alboroto ante todos los asesores del presidente, pero mentiría: es comprensible. Lo es, porque creo que sentimos una sana envidia al ver como una campaña electoral puede pivotar única y exclusivamente en la gente. Porque no estamos acostumbrados a ser la parte central del debate político.

Mientras escuchaba a Harfoush reflexionaba sobre lo que estaba diciendo a quién dirigía su intervención. Nuestro modo de participar en la política no se semeja, ni por asomo, a ese milagro participativo conseguido en la campaña de las presidenciales de 2008. Cada anécdota que explicaba, escondida en los 13 millones de correos enviados desde Obama for America, dibujaba sonrisas y levantaba admiración. A mí me ha hecho viajar a la noche del 4 de noviembre, una noche mágica que intenté relatar en este post. Curiosamente, titulado igual que su libro.

Supongo que entre las personas que llenaban el auditorio del histórico edificio de Telefónica, se mezclaba ese sentimiento de envidia y la pregunta siguiente, ¿cómo podemos hacer algo similar aquí? Y la respuesta de Harfoush es la clave: no debemos tener miedo al medio. Solo son personas hablando con personas.

La campaña de Obama, la online y la offline, nos han enseñado muchas cosas. Quizás ha llegado el momento de no sorprendernos ante la visita de los artesanos de esa campaña y mostrar más interés en qué podemos cambiar de las nuestras. Como pasar del cara a cara Rajoy vs. Zapatero basado en el yo, yo y yo a campañas que hablen de nosotros. Como pasar de una estéril campaña en las europeas a sentir la necesidad de participar en el proceso porque alguien escucha.

Y ese camino deberá tejerse aquí, en la red. Aprendiendo de Harfoush, pero también de las campañas de grassroots, del uso de elementos emocionales y, puestos a pedir, de candidatos que nos hagan partícipes de su reto.

Una campaña en vídeos: la convención republicana

La primera semana de septiembre confirmó lo que todos sabíamos desde hacía meses: que John McCain seria nominado candidato del partido del elefante para defender un tercer mandato a la Casa Blanca. A continuación, encontraréis los discursos de John McCain, la sorpresa Sarah Palin, Cindy McCain, George Bush, Laura Bush, Joe Liebermann y el vídeo introductorio del senador de Arizona.

Una campaña en vídeos: la Convención Demócrata

La tradición marca que el partido que no está en el poder celebre su convención antes. De esta manera, la última semana de agosto, Denver alojó la fiesta de los demócratas, que nos dejaron un buen puñado de buenos discursos…

Acceptación de Barack Obama

Acceptación de Joe Biden

Discurso del Presidente Clinton

Discurso de Hillary Clinton

Discurso de Michelle Obama

Discurso de Al Gore

La victoria de Obama, a examen

Barack Obama era un joven senador de Illinois que estaba en medio de su primera legislatura en la cámara alta estadounidense. El color de su piel y su nombre delataban que era heredero de una historia diferente. Sus ideas, defendidas con una incisiva retórica, nos mostraban que era un político diferente. Tan diferente que sólo una persona con estos atributos podía cometer la locura de, cuando con poco más de 300 días en el cargo, anunció que era candidato a la presidencia de Estados Unidos.

El resto de la historia ya es suficientemente conocida por todos: el joven senador de Illinois se convirtió en un joven presidente-electo, que ganó unas elecciones con más de 66 millones de votos y 365 votos electorales. Se convirtió en un fenómeno de masas y esperanza de que recorrió el país entero y su onda expansiva remogué la política todo el mundo. Y todo ello lo hizo con la bandera de la esperanza y el cambio.

La pregunta, pues, es obligada. ¿Por qué un personaje político tan alejado de las tradicionales estadísticas, consigue romperlas? ¿Porque Barack Obama llega a la presidencia de los Estados Unidos? ¿Y por qué no lo hace un candidato tan, a priori, perfecto como John McCain? A esta pregunta dio respuesta el seminario celebrado el jueves pasado en Madrid. El VII Seminario de MAS Consulting reunió ICADE personas que trabajaron por el mismo objetivo, pero en bandos diferentes. Asesores de McCain y Obama, como Greg Pinelo, Mike Hudome, César Martínez o Ravi Singh.

La respuesta a la pregunta es tan difícil como saber qué fue primero, si el huevo o la gallina. Pero después del desfile de primeras espadas del mundo de la comunicación política, podemos establecer algunas conclusiones. Bueno, de hecho, me quedo con una sola: el poder de la marca.

Obama supo crear una marca que tenía todos los atributos para vencer, sobre todo porque era una marca que era la solución perfecta a un contexto político y social muy determinado: una administración republicana con los índices de aceptación más bajos nunca vistos, dos guerras en marcha y una crisis económica grave. Ante esto, una marca que es nueva, que promueve el cambio a través de la esperanza, es infalible.

Además, las estadísticas a veces son claras: en los últimos 50 años ningún partido ha estado más de dos mandatos seguidos en el poder. Los republicanos, con la marca presentada, poco podían hacer … aunque menos hubieran hecho con el resto de candidatos que cayeron en las primarias.

La clave ha sido que esta marca Obama ha hecho que un sector tradicionalmente abstencionista, participe. Les ha hablado directamente. Y encima, ha recibido votantes que los republicanos habían expulsado de su área de influencia con un discurso antiinmigració duro, muy duro: el voto hispano.

Esta marca ha usado los medios de comunicación que hoy utiliza la gente: ha hecho de Internet el medio para difundir su marca y conseguir apuntalar dos sectores clave en cualquier campaña norteamericana: el fundraising y la acción de millones de voluntarios. O sea, dinero y gente que movilice a otras personas a votar.

Cuando una marca emociona, los resultados son mejores. Son muchas las empresas que han entendido esta parte (en los próximos días os hablaré del libro “La empresa sensual”), y la marca Obama ha conseguido unos resultados nunca vistos en un joven senador que lucha por la presidencia en su primer periplo en Washington.

A continuación encontrará links a otros artículos y links que hablan del seminario que MAS Consulting organizó con éxito en la participación y en la calidad de sus ponentes. Una visión del seminario que podrá encontrar en estos enlaces:

La Gaceta

El País

PR Noticias

ABC

ADN

2008: la campaña de transición

Si alguien tenía alguna duda sobre la importancia de internet a la hora de diseñar una campaña electoral, que mire el resultado de las elecciones norteamericanas. Si alguien creía que esto de internet era una cosa pasajera, poco útil para plantear campañas en que se pide el voto, que mire quién será el presidente de los Estados Unidos a partir del día 20 de enero. Si alguien creía que en internet sólo hay porno, votantes demasiado jóvenes y que es un riesgo para candidatos y partido, que mire lo que ha pasado en Estados Unidos.

Empiezan a existir voces que afirman que la importancia del medio es comparable a la que tuvo la televisión en las elecciones de 1960, especialmente en el debate entre Nixon y Kennedy de esa elección. Aquí lo hemos defendido ampliamente en el último año de existencia de este blog. Pero ya no es una locura sostener esto, al contrario, esto no ha hecho más que empezar. Internet ha venido para cambiar las campañas electorales. Lo ha hecho para quedarse una temporada, por mucho que algunos políticos y asesores no se lo crean (y no hay que tener 60 años para no creer en ello).

Los números en Estados Unidos son ya una conclusión en sí misma: Obama ha tenido más de 20.000 grupos de apoyo, 2.300.000 voluntarios on-line, miles de blogs, contenido realizado por los usuarios que han enriquecido su campaña … En palabras de uno de los responsables del Partido Republicano, 2008 es la campaña de transición.

Obama ha sido el auténtico vencedor de esta campaña. Se calcula que sólo el 36% de los usuarios votó por McCain, dejando un margen muy grande entre los dos senadores. Si atendemos a la financiación de la campaña, las magnitudes son impresionantes: Obama ha encontrado en la red la manera de financiar una campaña a la que le ha costado muchos ingresos. ¿El secreto? Centrarse en donaciones pequeñas, 10, 20 o 30 dólares de personas que tradicionalmente no han participado en política y lo ha hecho a través del uso de correos electrónicos.

Los números de esta campaña servirán para esta campaña, sólo el futuro nos dirá si elección tras elección se irán batiendo récords como éste. No obstante, hay una cosa que ha cambiado y que atender a esta cuestión será central para el futuro de las campañas: las campañas ya no las dirige el candidato (o el partido, en nuestro caso), a partir de ahora lo hará la gente. Habrá que ver qué efectos tendrá esto sobre la agenda política, y lo más importante, cuál será la reacción de los medios.

Otra cuestión que no tardaremos en resolver será el papel que jugará el capital que Obama ha conseguido durante el mandato. La red creada, el movimiento que ha hecho de Internet su medio de combate… ¿qué hará durante los próximos cuatro años? De momento, las decisiones tomadas nos hacen creer que jugará un papel importante. La web creada por el período de transición es el buque insignia. Change.gov incluye los temas principales, noticias … y un espacio de participación para que todo el mundo explique cómo ha sentido el cambio. Todo un cambio, es evidente. El segundo, a partir de ahora Obama hará un video semanal que se suman al discurso radio de los sábados.

Habrá que estar atentos, porque la ola de cambio se prevé fuerte. Memorable. No hablo de políticas, sino del uso de un medio que más que nunca, es el mensaje.

Más información:

César Calderón

VII Seminario MAS Consulting

El próximo jueves 20 de noviembre la empresa MAS Consulting organiza su VII Seminario, que estará centrado este año en el análisis a la reciente campaña electoral norteamericana. Los cursos que organiza esta firma con presencia en España, México y Estados Unidos, son muy conocidos  por su calidad y la asistencia siempre de primeras espadas del mundo de la comunicación política.

Este año no podía ser menos. A día de hoy podemos leer en el blog de la compañía algunas de las personas que ya han confirmado su asistencia: Javier Izurieta Profesor de la George Washington University y analista de CNN, Greg Pinelo, asesor de campaña de Barack Obama y socio de GMMB , Mike Hudome, responsable de publicidad de la campaña McCain-Palin 08, Ravi Sighn, Presidente de ElectionMall, César Martínez, miembro del equipo de voto hispano de John McCain o Daniel Ureña, Socio-Director de MAS Consulting España

Ayer en el mismo blog se colgaban el nombre de las cinco personas que han recibido una beca para la asistencia al curso. MAS Consulting beca desde hace años a jóvenes para que puedan asistir a los cursos, una iniciativa loable que permite a muchos jóvenes compartir esta experiencia académica que es de las mejores que se pueden tener en nuestro país. Este año MAS Consulting ha otorgado una al autor de este blog, y desde aquí quiero agradecer sinceramente esta oportunidad. Así que la próxima semana ¡nos veremos en Madrid!