Entrevista al President del Parlament

«La gente puede entrar hasta las mismas entrañas del Parlamento»

El 17 de diciembre de 2003 Ernest Benach era proclamado presidente del Parlament de Catalunya. Con 43 años, el reusense se convertía en el 12º presidente del Parlamento y tenía por delante una modernización y apertura de la cámara que poco podía imaginar el mismo día que se convertía en la segunda autoridad del país. El pasado 28 de septiembre hablamos de esto y más en su despacho.

Un presidente joven que quizá choca con el carácter de presidentes que le han precedido. No fue un cargo en retirada, y eso se nota. Aunque puntualiza mucho que a muchos parlamentos europeos su caso es el habitual y habla de los pasos para revitalizar la insitución que hizo el presidente Joan Rigol.

Antes de comenzar la entrevista, cuando la cámara aún no graba, el presidente Benach me sorprende con un comentario sobre una nueva aplicación para el iPhone. Él es así: cercano y curioso. A lo largo de su presidencia, todas las veces que hemos coincidido ha sido así. Empezamos la entrevista y hay que hacer balance de estos siete años de mandato.

Un balance en pocas palabras

Benach valora positivamente su presidencia y el trabajo realizado al frente del Parlament en los últimos siete años. Le pido que lo haga en 140 caracteres. «Modernización, apertura, transparencia, internacionalización, y administración más eficaz con el ciudadano.» Sobran 37.

Dos legislaturas son poco. Tres, mucho. Benach comenta que quizá llegar a mandatos de 10 años como máximo sería una medida justa para poder desplegar todas las propuestas. En todo caso, el presidente abandonará, presumiblemente, el cargo en la próxima legislatura. Hasta que esto suceda, seguirá trabajando «la legislatura acaba el día que empieza la siguiente».

En siete años se han conseguido logros importantes, tanto a nivel político como del propio funcionamiento de la casa. Da un paso atrás y se detiene para pensar en los momento más felices, aquellos de los que guardará recuerdo toda la vida. Y entre ellos, destaca uno: la aprobación del texto del Estatuto del 30 de septiembre de 2005. Los que olvidaría, además de los relacionados con la polémica del coche oficial, la reacción a la entrevista del entonces consejero del gobierno de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira con ETA en Perpiñán.

Política 2.0

Recuerdo perfectamente la primera vez que conocí al presidente del Parlamento. Fue en la entrega de los Premis Blocs Catalunya de 2008, donde recibí el galardón. Intercambiamos algunas palabras con quien, entonces, ya era uno de los políticos más activos en la red del país. Recuerdo que me comentó que era un lector asiduo de este blog donde tantas veces hemos reflexionado sobre la política e internet. Esta entrevista no podía dejar de lado este tema.

¿Cómo llega la apertura de una institución como el Parlamento gracias a la red? Benach comenta que es fruto de un proceso… aunque mucha responsabilidad la tiene su carácter inquieto y cotilla. Las ganas de descubrir cosas nuevas y aplicarlas. Un proceso que ha llevado al Parlament a ser una institución casi en tiempo real: los diferentes espacios de la red sirven para dar toda la información de lo que pasa. Desde las comisiones al bruto de las intervenciones. «La gente puede entrar hasta las mismas entrañas del Parlamento».

Un proceso que ya está en marcha para cuando llegue el próximo presidente o presidenta del Parlament. En todo caso, Benach nos habla de los retos a los que han tenido que hacer frente en una «administración analógica, 1.0». Desde el nivel organizativo a las dificultades de hacer ver que la participación era positiva y deseable. «Todavía hay gente que piensa que juegas a marcianitos», comenta Benach.

Está convencido de que se ha hecho, de la irreversibilidad del cambio y de la transparencia con la que se han hecho las cosas. Aunque en un momento dudó. De lo que no duda es que «Internet cambiará la política, como ha cambiado la sociedad y la vida de las personas».

No hay duda, el presidente cree en la red como ya mostró en su primer libro sobre el tema «Política 2.0». Y seguro que lo veremos en los que vendrán…

Candidato 2.0

Benach es el número dos de la lista por Barcelona. Durante unas semanas tendrá que combinar su cargo de presidente del Parlamento con las responsabilidades propias de la campaña. «La campaña es un accidente», comenta el presidente. En todo caso, no duda en que utilizará las herramientas 2.0 para acercarse a los ciudadanos y estar a su disposición. La música y un diario de campaña serán protagonistas durante este periodo.

En todo caso, aprovecho el momento para saber qué piensa él de la disyuntiva seguidores/votos. O de si lo que importa es crear red, comunidad … o sólo buscar los votos. Se muestra más partidario de la primera opción.

Retos

El final de la entrevista nos deja dos reflexiones importantes que hay que atender. El presidente señala que «o nos adaptamos o aquí pasarán cosas». O sea, o la política es capaz de adaptarse al cambio que supone la red, o las consecuencias serán importantes. Pero sobre todo, Benach se queda con la ida que este proceso de hacer de internet una herramienta para la política nos dejará «una democracia con mucha más calidad».

El próximo presidente o presidenta del Parlamento tendrá que hacer frente al perfil que Benach ha conseguido imprimir a la institución. No lo tendrá fácil. Recibirá un parlamento más abierto que nunca, un ejemplo y un orgullo para muchos ciudadanos. Benach hablaba del proceso que nos ha llevado hasta la situación actual. Un proceso que no puede acabar. Un proceso del que es responsable ya quién hay que felicitar. Hablar sobre estos temas al final de la legislatura era necesario y forzoso. Un placer hacerlo con franqueza y transparencia … tal y como se demuestra diariamente en la red.

Edición de vídeo de Pau Martí.

#Política2.0

El pasado 8 de abril, el president del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, presentó en Madrid su libro #Política2.0. Como sabéis, tuve el honor de intervenir durante el acto que se celebró en el Centre Cultural Blanquerna en pleno centro de la capital.

A continuación, os dejo con un vídeo del Centre con fragmentos de las intervenciones del president y la mía. Bajo el vídeo, la transcripción de la intervención.

Esto de Internet de vender galletas.

¿Por qué digo esto? Porque me parece que el ejemplo de una niña Scout de Carolina del Norte, en Estados Unidos es perfecto para entender de qué va esto de Internet.

Imaginad ver a una niña de 8 años. Con su piel bien blanca, rubia y con unos grandes ojos brillantes mirando a la cámara doméstica.

Con unos ojos como platos, tan brillantes como sus insignias.

Y con su sonrisa carente de dientes,  nos pide ayuda porque quiere vender más galletas que nadie. Quiere vender 12.000 cajas.

El video se sube a Internet y un año después de esta acción de una niña de 8 años, se venden 700 millones de dólares en galletas de las Girl Scout. ¡Por Internet!

Una niña entendió de qué iba esto de Internet: de poner en contacto a la gente.

Internet, no va de saber demasiado. No se trata de ser un gran gurú.

Lo que importa es entender de qué va esto.

Internet tiene mucho de sentido aventurero. De prueba, de riesgo. De sensación de que todo está por hacer, que todo es posible.

Un espíritu de Scout que el presidente Benach comparte con esta niña. No olvidemos que fue creador de una agrupación de escuchas a finales del 70.

Seguramente esto ha marcado el carácter del presidente y, por qué no, también de este libro. Porque #Política2.0 relata las ganas de conseguir que la política entienda de qué carajos va esto de Internet. Y lo ha conseguido.

#Política2.0 es un buen libro para entender muchas cosas que pasan a nuestro alrededor. Para entender, en esencia, de qué va esto de Internet.

Y en concreto, una reflexión sobre lo que pasa cuando Internet y política se encuentran por el camino.

El president no duda en definir este cambio como una auténtica revolución. La estamos viviendo.

Hemos cambiado la manera de hacer muchas cosas de nuestra vida diaria. Y dentro de este proceso, también debe empujar la política a un cambio.

No es para menos. La política vive unos momento delicados. Algo no funciona cuando quien debe decidir el futuro de nuestra sociedad se percibe como un problema. Así lo muestra el CIS en barómetros recientes.

Otros datos tampoco son optimistas:

7 de cada 10 catalanes creen que lo que hacen los políticos, lo hacen en beneficio propio.

Casi 8 de cada 10 catalanes piensan que los políticos no tienen en cuenta lo que piensa la gente.

Pero cuando descubrimos lo que realmente hacen y dicen los políticos, todo esto debería cambiar.

Por ello, la #Política2.0 que Benach relata en las páginas de su libro son necesarias para entender lo que podemos hacer para acabar con esta situación.

El libro es también un toque de alerta: la solución a estos problemas no vendrá desde la manera tradicional de hacer las cosas.

La política está en medio de una revolución que no acaba de entender, pero que comenzará a ver la luz gracias a reflexiones como la del president.

Aceptemos esto: esta revolución no pasa en las calles. No hay barricadas. Pero sus efectos se notan día a día. Y eso es apasionante.

Especialmente por los ciudadanos, que estamos descubriendo cómo podemos hacer llegar nuestra opinión a aquellos que nos representan.

Casi 6 de cada 10 catalanes creen que no pueden influir en lo que hacen los políticos. Con Internet lo podemos cambiar.

Tenemos en las redes, en Twitter, en Facebook, en los bloques, en los foros, y en todo lo que vendrá una oportunidad para dignificar nuestra democracia.

Y esto os lo digo convencido, con los ojos brillantes como la niña Scout. Y, de hecho, así nos lo dice el president a lo largo del libro.

Este es un libro valiente, porque apostar por este cambio no siempre es bien recibido. No siempre se entiende. El miedo es el gran enemigo de esta revolución.

Hay políticos que tienen miedo al poder de las redes.

Quizá es el mismo miedo que tenía mi padre, un botiguer como tantos hay en nuestro país, cuando se negaba a abrir su tienda en Internet. Hoy ya se ha hecho con una blackberry para no perder de vista ningún pedido.

#Política2.0 debe servir para hacer ver a aquellos que todavía tienen miedo y pesar sobre el uso de Internet en la política, que los beneficios para la sociedad.

Especialmente en un momento como el que vivimos.

En #Política2.0 encontramos muchas pistas sobre cuáles son los beneficios de esta nueva manera de entender y vivir la política.

La política 2.0 acerca a los ciudadanos y a los políticos. Nos pone en contacto.

Hacemos de la conversación el principal valor. Nos aportamos valor. Por ejemplo, el president Benach no ha dudado en dar voz a muchas de las personas con las que conversa en su libro.

Y lo hace con el lenguaje típico de la red. Con las formas propias de la red: el enlace.

Porque esta es la idea que debemos retener de la política 2.0: el contacto.

Nos ponemos en contacto, nos acercamos. Y gracias a ello, los ciudadanos y los políticos conseguimos más información.

Llegamos a saber qué hacen nuestros representantes y por qué lo hacen. El Parlamento, el Congreso de los Diputados, el Senado o nuestro ayuntamiento no nos quedan tan lejos como antes.

Y nuestros representantes saben de nuestras preocupaciones.
De nuestras opiniones.
Pueden hacer pedagogía de aquellos temas, grandes y pequeños, que a veces se escapan de los medios.

Pero es sobre todo la transparencia que este contacto y esta mayor información consiguen la que tenemos que alimentar.

La transparencia es necesaria en un sistema democrático y las herramientas que Internet nos pone al alcance deben cubrir una de las carencias más claras de nuestro sistema.

Nuestros políticos, en definitiva, rinden cuentas de una manera más directa ante los ciudadanos.

Porque son precisamente estos tres puntos los que nos permitirán conseguir de la nuestra, una sociedad más virtuosa y más pendiente de lo que realmente importa.

Creemos que los catalanes no nos interesa la política, pero en realidad, a la mitad de la población sí que nos interesa. La política 2.0 ha de conseguir que la virtud cívica de los ciudadanos, de todos nosotros, se ponga en valor.

El presidente cita a Bruce Springsteen cuando introduce esta nueva manera de hacer y entender la política. Le viene a la mente la canción Livin’ in the future. Y sí, presidente, estamos viviendo en un futuro que muchos creían que no llegaría pero que ya es una realidad.

Un Rising, para seguir citando al Boss, de la gente que queremos estar más cerca de nuestros representantes y de aquellos representantes que no perdieron de vista su voluntad de servicio.

Este libro marca como pocos un camino que debemos seguir. Y lo hace con un carácter propio porque este libro no viene de la Academia, ni del mundo de la comunicación. Ni del derecho o de la filosofía: es un libro escrito desde la política.

Y escribir estas ideas desde la política tiene riesgos evidentes. Cualquier lector podría preguntar: ¿y qué has hecho tú? ¿Cómo has cambiado eso? La respuesta es evidente, hoy tenemos un Parlamento más abierto que nunca a la ciudadanía.

No soy un scout. Pero puedo imaginar la sensación de que debería tener al presidente a medida que iba haciendo camino en hacer de nuestro, un Parlamento abierto y participativo.

Siempre he tenido curiosidad por saber cómo era aquel primer parlamento, aquellas Corts Catalanes medievales que eran un modelo para las Cortes de Europa. Incluidas las inglesas y las francesas.

Hoy, no necesito viajar con mi imaginación para saber que el Parlament de Catalunya es un modelo.

Hace pocos días en el Parlament se conmemoraba el 30 aniversario de su restauración. Y por primera vez en nuestra historia, los ciudadanos pudimos participar a través de la web del Parlament.

Hoy, gracias a Internet, a las redes, nos podemos sentir la política más nuestra que nunca.

Hoy, el riesgo y la aventura nos han llevado hasta aquí. A presentar un libro que contiene reflexiones necesarias pero, sobre todo una historia de éxito detrás poniendola en práctica.

Gracias, President Benach, por haber liderado este cambio. Un agradecimiento que debe hacerse extensivo a todos los diputados y diputadas que no han tenido miedo y han seguido el mismo carácter emprendedor de su presidente. De hecho, permítanme la licencia deportiva: estos diputados son un poco como Messi, el primer jugador 2.0, que comparte, que aporta. De hecho, muchos contrarios marchan contentos por haber sido marcados por Leo. Como los diputados, que aunque difieran, es de agradecer que puedan debatir y compartir.

Pero no nos detengamos. Garanticemos el acceso de todos a las nuevas tecnologías. Hagamospedagogía ante aquellos que sólo denuncian su mal uso. Luchemos por una red para todos. Luchemos contra el miedo y hagamos vencer la libertad.

Continuemos el camino. Este libro es un faro de este camino. Tengamos el espíritu emprendedor, aventurero y ambicioso para recorrerlo.