Convencer participando más de 15 días cada 4 años

La estrategia online debe estar por escrito, con unos objetivos claros: si no, no la cumpliremos. Debemos tener en cuenta qué comunicaremos, cómo y dónde. Con qué medios contamos y de cuanto tiempo disponemos para participar en las conversaciones de la Red.

Podemos participar en numerosos espacios: blogs, microblogging, redes sociales… Vamos a ver cómo han participado los partidos y sus candidatos en estas elecciones europeas. Eso sí, sin ánimo de ser exhaustivo: con más de 2.066 candidatos seguro que me dejo a alguien fuera del radar.

Participar en Redes Sociales

Tanto PSOE como PP disponen ya de páginas públicas en Facebook que funcionan, en cierto modo, como un mashup de los perfiles de varios miembros del partido y además como centro emisor de comunicaciones y mensajes. Las valoraciones desde los partidos son buenas: se ha traspasado la participación por perfiles a aumentarla en estas páginas.

El PP estrenó antes que el PSOE su página, pero la de los socialistas rápidamente superó a los conservadores en número de seguidores. En todo caso, es quizás una de las formas más usadas y más actualizadas para ambos partidos.

Otros partidos como IU, ERC, ICV o CiU no disponen de páginas propias en Facebook. Algunos de sus candidatos, como Junqueras, Badia, Tremosa o Romeva disponen de perfiles. Y otros como Vidal-Quadras o Mayor Oreja, grupos de apoyo.

Podríamos decir que la participación en redes sociales es la niña bonita de los partidos. Tanto es así, que PP y PSOE han creado sus propias redes sociales. La de los populares, desarrollada expresamente para ellos y abierta a la participación de todos, pese a algunos problemas iniciales de seguridad. El PSOE, en cambio, optó por servicios gratuitos de la Red, como Ning, para desarrollar su plataforma de movilización. La de los socialistas limitada a militantes y simpatizantes.

Participar en Microblogging

Durante la campaña electoral (o algunas semanas antes, para ser exactos) asistimos a uno de los crecimientos más importantes registrados del uso de Twitter en nuestro país. A la sombra de ello, muchos políticos y partidos se subieron al carro.

De esta manera, PSOE, PP, Izquierda Unida o CiU han usado sus perfiles de partido para relatar sus actos, enviar mensajes, etc. No obstante, se han podido observar conductas poco respectuosas con la propia participación. La más común ha sido la de no responder a las preguntas que otros usuarios hacían al partido.

Algunos candidatos como Junqueras, Tremosa o Salvador Sedó han abierto cuentas propias en Twitter. En ellos también se da el mismo caso: no responden a los usuarios. Respetar esta regla de conducta es esencial ya que estas herramientas permiten acercarse al ciudadano como otro medio de comunicación no es capaz de hacer.

Caso a parte es la cuenta creada para seguir a Jaime Mayor Oreja, que ha sido ya borrada. Si su uso ya fue controvertido, con twitts en tercera persona y sin interacción con nadie, la decisión de cerrarlo es aún más irrespectuosa: los usuarios deberían poder seguirlo en lo más importante, el ejercicio del cargo por el que ha sido elegido.

Aunque a juzgar por el silencio generalizado de los candidatos con Twitter, observamos como la concepción tacticista del medio es más común de lo esperado. Si ya hay un cementerio de blogs políticos, ya podemos inaugurar el cementerio de las cuentas caídas en desuso.

Podéis repasar algunos errores de los políticos en Twitter en esta entrada de hace unos meses.

Participar en blogs

El fenómeno de participación en blogs experimenta tendencias curiosas. Algunos candidatos han optado por no alimentar un blog, como Tremosa (pero sí algunos de los candidatos de CiU, como muestra esta página, con un ritmo muy desigual de actualizaciones), Mayor Oreja, López Aguilar, Meyer o Badia.

Izaskun Bilbao o Carmen Romero han creado blogs para esta campaña, deberemos ver si los siguen alimentando o pasan al citado cementerio.

El caso de Junqueras y Romeva son especialmente relevantes. Mientras que el republicano escribe regularmente en su blog del diario digital Directe.cat, Romeva mantiene actualizado con asiduidad su blog. En este sentido, el eurodiputado español más trabajador también lo es en la Red, ya que nos explica regularmente qué hace y por qué hace lo que hace en el Parlamento Europeo.

Tomarse en serio la participación es algo esencial para conseguir los objetivos. Hacerlo bien y durante algo más que 15 días cada 4 años.

La presencia online y la política

Ya no vale con estar presentes: es el momento de conversar. Llevamos meses apuntando a esta necesidad, pero parece que desde las cúspides de los partidos no se atiende a esta necesidad. Para luchar contra la desafección, la abstención y el pasotismo, los partidos deben arremangarse y participar.

Cuando hace ya dos años elaboré este estudio, los partidos y los políticos de nuestro país a penas estaban presentes. Estarlo era ya un triunfo, pero hoy además exigimos una participación de acuerdo con lo que esperamos de quien se atreve a dar los pasos en la red.

Esta campaña no ha sido una excepción: la presencia es ya una realidad pero la participación sigue teniendo limitaciones, siguen existiendo grandes diferencias entre partidos. Las motivaciones no creo que se encuentren en paradigmas del tipo “los partidos de derechas participan menos que los de izquierdas”, ya que en ella la propia personalidad del líder, del equipo o incluso del responsable interno del partido juega un papel más importante.

Los partidos deben diseñar estrategias de presencia online que no sean cortoplacistas y que sean efectivas. El objetivo, claro está, es conseguir apoyos, votos en los comicios. Pero también tiene el doble objetivo de tejer una red de apoyos que pueda incluso superar las fobias y las filias políticas.

Os propongo que analicemos juntos este binomio presencia/participación de nuestros políticos en la Red en una serie de posts que iré publicando en las próximas semanas. Y hoy vamos a empezar con la presencia online.

Empecemos por definir la presencia online. Es evidente que estar presente es existir, tener espacios en la Red. Esos espacios pueden ser propios (activos generados por un candidato o un partido) pero esa presencia también puede ser involuntaria (posts que hablan de ti, noticias, grupos de apoyo o de rechazo en redes sociales, clones en Twitter, etc.).

Es especialmente significativo ver como las estrategias de comunicación online y offline de los partidos no están coordinadas. Por ejemplo, mientras que en el mundo offline los estrategas saben que deben mover a su candidato entre los medios almenos 3 meses antes de la fecha electoral, en Internet no ocurre lo mismo: es habitual ver webs de campaña en marcha menos de un mes antes de las elecciones. O ocasiones en que un candidato está en boga de todos y en Internet no existe.

En este sentido, si uno no está presente en la Red no existe. Y no deja de ser importante este dato, ya que son los jóvenes los que más consultan información sobre política en la Red, según datos del CIS.

¿Significa eso que un partido debe estar presente en todos los soportes, servicios y redes existentes? No tiene por qué: debe estar presente allí dónde su estrategia online lo requiera, en plena concordancia con su estrategia de campaña, de acuerdo a los medios de que disponga y de acuerdo a factores tan importantes como la naturaleza del candidato.

Existe una reflexión de fondo sobre la necesidad de estar en todos los soportes posibles, al menos los más generalizados. La justificación es clara: estar allí donde puede haber algún votante, sea cual sea.

Otros, son partidarios de crear los espacios de participación, por ejemplo, a través de la puesta en marcha de una red social propia, tal y como hizo Obama o PSOE y PP en estas elecciones europeas.

Son reflexiones necesarias que nos deben llevar a diseñar una buena estrategia de presencia en la Red debe ser el primer paso. El siguiente, participar. A mi juicio, una asignatura que algunos aprueban por los pelos y que a otros les queda para septiembre…

Los cinco errores del político en Twitter

Desde el aterrizaje de Oprah a Twitter, este servicio de microblogging no ha hecho nada más que estar en boga de propios y extraños. En las últimas semanas hemos vivido una auténtica explosión en el número de usuarios en Twitter, algo que ha llegado también a la política.

Aunque podrían ser más, a día de hoy empezamos a contar con un nutrido grupo de representantes del pueblo que usan Twitter para comunicarse. Iba a decir para comunicarse con los ciudadanos, pero creo que no todos lo usan con ese fin en mente…

Diputados y diputadas, presidentes de cámaras legislativas, alcaldes y concejales. También instituciones. Todos ellos se van abriendo camino en este servicio. Pero, ¿están usando bien Twitter? ¿Saben por qué y para qué están presentes?

Estos son los cinco errores más cometidos por los políticos que se atreven a entrar en Twitter:

No conversar: el mundo online es muy distinto del offline, es bidireccional. No está bien que si alguien te pregunta algo no respondas. O que todas tus actualizaciones sean mensajes que no tienen el más mínimo interés en conversar.

No seguir a nadie: no pensaba en que siguieras a todos los que te siguen, aunque como figura pública quizás sería conveniente pensarlo. Pero no seguir a nadie es un error que puede afectar gravemente a tu reputación, sobretodo porque muestra que no te interesa lo más mínimo lo que piensen los usuarios. Twitter tiene ventajas, pero hay que mostrar un mínimo compromiso.

Abusar de Twitter: quizás alguien de tu staff actualiza tu Twitter durante una hora determinada del día. Encontrarnos con 6 o 7 actualizaciones seguidas nos muestra que no estás al otro lado… y al final creemos que eres algo así como spam legal.

No ser natural: si pones tu nombre a un perfil, no te maltrates a ti mismo. Nos gusta saber de tu actividad diaria (siempre que sea relevante), pero sobretodo qué piensas y a qué dedicas tu tiempo. Y sobre todo, a no ser que tengas el don de la ubicuidad, no le pidas a un colaborador que twitee por ti si estas en un acto público, medio, etc.

Tratarnos como a un medio: la agenda de los miembros de tu partido es muy interesante, pero generalmente no visito 15 provincias el mismo día. Las notas de prensa tampoco son lo mío, si quieres decirme que tienes un plan contra la crisis, enlázame a ese plan.

Seguramente hay más, así que no dudes a comentarlos.