Guía (muy) breve para seguir el caucus de Iowa

El mañana empieza hoy. Por lo menos para los candidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos. Con la celebración del caucus de Iowa, empieza la larga campaña de primarias que dará con el nombre del candidato o candidata que se enfrentará a Barack Obama en las elecciones del próximo noviembre. Pero antes de sentarse a esperar su resultado, ¿qué es eso del caucus? ¿De qué va la elección que tiene lugar hoy en ese estado? Esta guía (muy) breve responde a algunas de las preguntas que te pueden asaltar.

¿Qué es un caucus?

El caucus es una reunión, una asamblea, en la que se eligen los delegados para las convenciones que, a su vez, eligen al candidato o candidata a la presidencia de los Estados Unidos de ambos partidos.

El partido Republicano reunirá mañana a los votantes registrados, que para noviembre tengan 18 años o más, en edificios públicos y hogares. Escucharán discursos y discutirán y votarán a su candidato mediante voto secreto. Por ello, como indica El Mundo, la fidelidad del voto es especialmente importante. Después, se envían los datos de apoyo a los candidatos al partido para convertirlos en delegados. Estos delegados, a su vez, elegirán meses después al candidato o candidata.

¿Por qué es importante el caucus de Iowa?

Al ser el primer caucus y la primera cita del calendario de primarias, toda la atención mediática se vuelca en esta cita. Pero no es únicamente el interés informativo lo que hace del caucus algo especial: supone la primera oportunidad de las diferentes candidaturas para liderar el proceso de primarias. Con la primera victoria y la victoria o un buen resultado en las primarias de New Hampshire que se celebrarán el próximo martes 10 de enero, una campaña puede coger fuerza decisiva para asaltar un buen golpe por la nominación en el llamado “Super Tuesday”.

¿La nominación se decide en el caucus de Iowa?

El peso de lo que deciden los ciudadanos de Iowa es realmente bajo. De hecho, los delegados de este estado no son una importante mayoría en la Convención: solo representan el 1% de los delegados nacionales. Ganar en Iowa no asegura la nominación: George W.H. Bush ganó pero Reagan se llevó la nominación. Y otros, como George W. Bush o Obama, ganaron, ganaron la nominación y ganaron las elecciones.

¿Cuáles son los candidatos del Partido Republicano?

Mañana, siete candidatos competirán por el caucus. Para todos los gustos: desde la candidata del Tea Party, Michele Bachmann al favorito para ganar, Mitt Romney. Aunque ser el candidato “oficial” no es bueno en esta cita.

Estos son los siete candidatos:

¿Quién ganará el caucus de Iowa?

Son tres los candidatos que lideran las encuestas: Ron Paul, Mitt Romney y Rick Santorum. Paul es congresista por Texas, doctor y sirvió en Vietnam. Libertario, ha inspirado al Tea Party. Romney, mormón, fue gobernador de Massachussets y tiene una amplia experiencia como empresario y gestor. Su cambio de opinión en temas espinosos es una de las grandes amenazas a su campaña. Santorum, por su parte, fue senador y es conocido por su polémica opinión sobre los derechos de los homosexuales. Romney lideraría esta terna.

El ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gringrich, el gobernador de Texas Rick Perry y la congresista Michele Bachmann, líder del Tea Party, completan la lista de contendientes, con menos opciones según las encuestas en esta cita.

¿Lo mejor que le podía pasar a Obama?

Publico en La Vanguardia el análisis de la derrota Demócrata:

¿Lo mejor que le podía pasar a Obama?

Si hay algo que me gusta de Estados Unidos es su naturaleza optimista. Una tierra de oportunidad. Es precisamente la fuerza de la oportunidad lo que hace de esta debacle demócrata algo bueno para Obama. Puede serlo. Cierren los ojos y vuelvan a ese otoño de 2008 en que el cambió que defendía el entonces senador de Illinois triunfó a lo ancho del país. Cierren los ojos y pasen lista mentalmente. Piensen en aquellos que, por primera vez en su vida, acudieron a las urnas y dieron su apoyo al hoy presidente. Piensen en esos grupos de población atípicos que formaron esa gran masa de apoyos al cambio. Esa masa no votó en estas elecciones.

¿Por qué no lo hizo? La crisis, la política realizada por Obama, la comunicación que no ha sido tan efectiva como se esperaba, el tono elitista del presidente, la fuerza del Tea Party, la oposición conservadora que sólo podía crecer en un contexto así, la vuelta a la situación de facto anterior al tsunami demócrata de 2006… motivos que explican tantas realidades como votos presentes. Y ausentes. Porque esa ha sido la clave: la base electoral de Obama no ha repetido. Esencialmente, porque la naturaleza de las elecciones legislativa es muy distinta.

Otros presidentes como Reagan o Clinton en años recientes, pero también otros como Taft hace justo un siglo, vieron su presidencia marcada por los cambios en las cámaras. Algo deseado por los padres fundadores, que diseñaron un complejo sistema de checks & balances. Tanto Reagan como Clinton hicieron frente a la nueva situación con recetas distintas y pudieron ser reelegidos. A pesar de la pérdida de las cámaras. Ahí radica la clave: la receta que pueda tener Obama para sobrellevar un Congreso adverso y encarar su reelección.

Esa receta deberá pasar por la movilización de esa amalgama electoral. Para algunos, algo irrepetible. Una masa poco cohesionada, pero que en 2008 compartía la ilusión por el cambio. ¿Y si esa ilusión se torna en un voto de defensa por la amenaza del cambio que ha supuesto este revés? ¿Y si la victoria republicana es el favor más grande que puedan haberle hecho a su adversario?

Ese electorado tenía en mente un modelo y unos resultados de ese modelo que querían superar. Cambiar. Si la personificación del modelo caduco vuelve a escena, ¿no podría tener Obama la clave para volver a energizarlo en 2012?

Para ello, Obama va a necesitar confianza en su proyecto… y volver a tejer esa enorme red que consiguió en 2008. Aportar elementos para que pueda volver a darse –o ampliarse- ¿Qué pasaría si Palin fuese finalmente candidata del Partido Republicano a las elecciones presidenciales? En realidad, depende de sí mismo para hacerlo y de marcar al nuevo liderazgo republicano que va a ejercer su derecho al beneficio de la duda.

¿Y que pasa si Obama no hace de la necesidad, virtud? El presidente depende de sí mismo y solo él puede interpretar del mejor modo que pueda las cicatrices del resultado. La recuperación de la Cámara de Representantes, en manos demócratas desde 2006, da oxígeno y espacio a los del elefante. Leer bien el resultado y dar con los gestos y las acciones oportunas son el gran test al que se enfrenta Obama antes de las urnas. Y puede fallar.

Esa tierra de oportunidad marca esa bala en la recamara del presidente. Reagan y Clinton la usaron y dieron en la diana. Taft perdió la presidencia y su debacle empezó con esas elecciones de 1910. Cien años más tarde, la situación, la sociedad y la presidencia misma son muy distintas. En política es el único lugar en dónde los muertos vuelven.

Foto del Flickr de la Casa Blanca, Obama truca al nou líder republicà al Congrés per a felicitar-lo per la seva victòria.

Discurso: John McCain admite su derrota

Nos sorprendió. El bar de Washington D.C en el que seguíamos la noche electoral enmudeció. De respeto y admiración al senador McCain y, especialmente, por el discurso de concesión que el de Arizona hizo esa noche.

En política hay formas y formas. Y su forma de aceptar la derrota y felicitar al ganador es un ejemplo que muchos deberían seguir.

Una campaña en vídeos: la convención republicana

La primera semana de septiembre confirmó lo que todos sabíamos desde hacía meses: que John McCain seria nominado candidato del partido del elefante para defender un tercer mandato a la Casa Blanca. A continuación, encontraréis los discursos de John McCain, la sorpresa Sarah Palin, Cindy McCain, George Bush, Laura Bush, Joe Liebermann y el vídeo introductorio del senador de Arizona.

Una campaña en vídeos: primarias Partido Republicano

El Partido Republicano, con unas primarias rápidamente decididas, nos dejaron piezas para el recuerdo. Básicamente, recogemos el vídeo de Mike Huckabee, que se apoya en el mítico actor Chuck Norris, el mensaje del Le Pen americano, Tancredo; la firmeza de Romney y el decisivo vídeo de McCain a favor de los hispanos como nos hizo notar César Martínez en el Seminario de MAS Consulting.