Las elecciones catalanas en 5 enlaces (23 de octubre)

El PSC ha presentado polémicos materiales de campaña esta semana. Del más reciente, hablaremos en el siguiente punto. Pero el que quizás ha sorprendido más es el eslogan elegido por los socialistas catalanes para la precampaña: Artur Mas de lo mismo. Un juego de palabras con el nombre del líder de CiU, en castellano y que sigue con la línea marcada en esta campaña: hacer de la lógica de oposición la línea estratégica. Primero fue “el canvi real”, apostando por robar el concepto de cambio a CiU y ahora, el ataque al líder de la oposición… como si estuviera en el Gobierno.

Las novedades de campaña del PSC no se han quedado sólo en el eslogan. Ayer mismo presentaban el primer vídeo de precampaña. Un clip breve y conciso -48 segundos-, en el que se adapta una escena de la famosa película de los Monty Python “La vida de Brian”. En este caso, “La vida de Monti”. Seguro que conocéis la escena, una hilarante discusión del Frente Popular de Judea. En este caso, la discusión sirve para hacer balance positivo de la presidencia de Montilla. Asombroso parecido del actor con Artur Mas. Pero las novedades en vídeos no terminan ahí. Ciutadans presentó su vídeo de precampaña. Entendemos que es aquel vídeo en que, presuntamente, engañaron a los vecinos para que quitaran las senyeres de los balcones. En todo caso, es un vídeo polémico por el uso de un niño desnudo. Recordamos que Ciutadans llevó a la Federación Catalana de Futbol a los tribunales por el uso de niños en un spot a favor de las selecciones catalanas. El spot de Ciutadans, que según el partido está batiendo récords en Internet, sigue sin entender lo que es el relato y la brevedad en comunicación política. Eso sí, muestra que el desnudo sigue en el adn de la formación.

Artur Mas tiene un aliciente más para ser president de la Generalitat: la visita de Scarlett Johansson. Según cuentan los medios, el pasado miércoles coincidieron el líder de CiU y la actriz en la entrega de los premios Botón Mango. Sentados en la misma mesa, Mas se despidió de ella diciendo que si llega a Governor, espera que la actriz le llame. Mas estuvo hábil sobre la cuestión de su atracción y si su mujer estaba celosa: “¿Mi mujer, celosa? ¡Pero si podría ser mi hija! De hecho, tengo una hija de esa edad”.

Los particulares ya podemos comprar bonos de la Generalitat. Una decisión del gobierno catalán que llega a las puertas de la campaña electoral y que ha generado rifirrafes entre los diferentes partidos políticos. Así que la respuesta a si se harán con bonos para ayudar al país, tiene una marcada clave electoral. La mayoría de líderes políticos catalanes afirman estar demasiado hipotecados como para invertir en bonos. Montilla afirmó que compró los bonos cuando Pujol los emitió, aunque no confirma si lo hará ahora. Sólo Saura se muestra partidario de hacerlo “si puedo”.

La precampaña avanza y con ella, lo freak también. Esta semana hemos conocido la existencia de una web que pide el voto por un hámster, ya que “Un hámster sería capaz de hacerlo igual o mejor que los políticos actuales”. Pero ahí no queda la cosa. La CORI, la Coordinadora Reusenca Independent, ha anunciado su intención de llevar a Carmen de Mairena como número dos en su lista. Sería, en caso de poder formar gobierno, consellera en cap y “consellera de follódromos catalanes”. Apaga y vámonos.

El Estado de los catalanes

“¿Dónde estás España, dónde que no te veo?”, se preguntaba Joan Maragall, el poeta, en un lejano 1898. Esta semana, el sucesor en la presidencia de la Generalitat de Catalunya del nieto del poeta, visitó Madrid para dirigirse a una nutrida audiencia de periodistas, opinadores y empresarios de la capital. Con la “austeridad en el uso de la palabra que le caracteriza” como dijo Felipe González en su presentación.

El Fórum Europa fue testigo del discurso que será el dominante en la campaña electoral en ciernes: economía y nación. Crisis y la relación de Catalunya y España. Montilla descubrió las cartas con las que juega desde hace meses y mostró en la otra orilla qué plantea él.

“Los catalanes ya tenemos un Estado”. No se salió del guión. El PSC parece dispuesto a ocupar ese espacio de gente que sintiéndose catalana y española, en proporciones iguales o distintas, no ve en la soberanía la solución a los males del país. Un Estado que, en palabras del presidente, debe seguir reconociendo su pluralidad, algo que ya en 1898 constataba difícil el poeta Maragall al hablar en catalán a una España que no estaba acostumbrada a que lo hicieran en esa lengua.

Montilla tejió su discurso en base a ese concepto, a la necesidad de acoger en su propuesta a esa mayoría de ciudadanos que no son “ni separadores ni separatistas”. Apostó por el diálogo entre las orillas, a reconstruir puentes y construir nuevos en una senda común.

Pero para mi, fue esa frase del estado de los catalanes la que es la base del discurso y del mensaje de los socialistas catalanes en estas elecciones. Una rotunda afirmación acompañada de dos mensajes secundarios: el federalismo del Estado por el que abogan y la crítica a quienes estaban -o están. O no, o no se sabe- en ese grupo, los nacionalistas de CiU. Respecto a ellos, comentó que están en misa y repicando en lo que se refiere a la cuestión nacional.

Y de ahí, a la economía. El president hizo algunas propuestas y sacó pecho de algunos datos. Aunque los más gordos son una pesada losa que no debe ser reivindicada en exceso. Eso será tarea de la oposición. También habló del concierto “que no tiene cabida en la Constitución y en el Estatut” y quiso dar seguridad a quiénes decidan invertir en los bonos de la Generalitat.

¿Será finalmente la cuestión nacional o no será? ¿Será la principal de estas elecciones? Si atendemos a la proporción del discurso de Montilla en Madrid, lo será. Si observamos la polémicas entre partidos, lo será. Ahora bien, ¿será lo que quieran oír los catalanes?

Agua para todos, ¿votos para todos?

El agua en la política española es como el Guadiana: aparece y desaparece. Podríamos tomar esta afirmación como cierta, si no fuera porque incurro en dos errores de bulto. Ni el Guadiana aparece y desaparece –según algunos expertos la parte en que se producen las filtraciones aún no es el Guadiana propiamente dicho-, ni el agua deja de ser un tema con una fuerte implicación política.

Eso es así porque una de los principales cometidos de la política es gestionar los recursos de un territorio. ¿Qué recurso puede haber más importante que el agua? Si en puntos calientes del planeta la gente llega a las armas por este oro líquido, ¿no tendrá sus efectos en la política… en un país que también sufre los efectos de un bien escaso?

Y en esa guerra, política en el caso de España, la comunicación ha jugado un papel importantísimo. Os propongo repasar tres ejemplos recientes que muestran hasta qué punto el agua ha marcado la batuta de la política y la comunicación en España.

El trasvase del Ebro

Cuando en 2001 el Partido Popular promovió el Plan Hidrológico Nacional, que tenía como proyecto principal el trasvase del agua de la desembocadura del Ebro a otras zonas del este peninsular como Castellón, Valencia, Alicante o Murcia; se desató la guerra del agua. El apoyo de CiU en el Congreso a la medida supuso que la zona agredida, el Delta del Ebro, viviera los efectos de un auténtico movimiento Nimby que tuvo mucho que decir.

La oposición al PHN se organizó e hizo ruido. Supo tejer las complicidades con el territorio, las fuerzas de la oposición y con los medios. Tanto, que dieron con la fuerza de un símbolo que aún hoy es referente en las Terres de l’Ebre: la tubería anudada.

El activismo y la comunicación llevada a cabo tuvieron sus efectos en las elecciones catalanas de 2003 y en las generales de 2004, con un ascenso de las fuerzas de izquierda en el territorio. Tanto, que el gobierno socialista de Zapatero dio marcha atrás en el trasvase del Ebro en 2005.

El azul característico del movimiento, el candado y el famoso “no al transvasament”, quedarán como los ejemplos más visibles de los efectos de un Nimby bien organizado.

La guerra del agua

Paralelamente, en Murcia y Valencia, los barones del PP en estos territorios iniciaron una guerra sin cuartel para generar en la opinión pública el apoyo al trasvase que promovía el PHN. Usaron uno de los eslóganes que mejor han funcionado en los últimos años y que es la muestra de cómo el poder del lenguaje es una parte esencial de toda batalla política. ¿Quién puede oponerse a alguien que pide “agua para todos”?

La guerra del agua tuvo su segundo episodio tras la derogación del trasvase del Ebro: Camps y Valcárcel se convirtieron en arietes de la oposición al PSOE y usaron en sus comunidades la cuestión hídrica para aumentar sus bases electorales y hacer oposición a los socialistas en el terreno nacional. A juzgar por los resultados –salpicados a su vez por numerosos casos de corrupción-, funcionó.

La sequía y la gestión política

Ahora que encaramos las semanas finales de la legislatura en Catalunya, a las puertas de unas trascendentales elecciones, el agua no deja de colarse en la campaña. El president Montilla tiene en su discurso una referencia clara a la puesta en marcha de desaladoras, como la de El Prat, que inauguró durante su mandato. El president afirma que el suministro está asegurado en Catalunya gracias a este tipo de políticas.

Sin embargo, pasa de puntillas por uno de los episodios que merecen un estudio profundo a nivel comunicativo. Cuando los catalanes vivían una tremenda sequía, la Generalitat empezó a dar los pasos para comunicar la gravedad de la situación y pedir la colaboración ciudadana. No lo hicieron mal.

Con esa crisis, llegaron las opciones: los trasvases. Ese fue el primer reto, ya que los partidos que se opusieron al trasvase del Ebro, ahora optaban por trasvasar agua del mismo río a Barcelona. Y ahí entró de nuevo el poder de las palabras, pasando de un trasvase a una “captación temporal de agua”.

Con el concepto se desataron los acontecimientos y la descoordinación entre lo que dijo el Gobierno y lo que sentía la gente puso de manifiesto las limitaciones de la situación. Sin ir más lejos, el día que llegaba el primer barco con agua de Tarragona, el consejero de medio ambiente insinuaba que se podrían volver a llenar piscinas. El mismo que llegó a encomendarse a la moreneta para solucionar la sequía.

Quién diga que el agua es irrelevante, miente. Es un issue político de primer orden. No sólo porque a río revuelto ganancias de pescadores -¿votos para todos?-, sino por la importancia estratégica del liquido elemento para la economía y la calidad de vida. No está de más que con estos tres ejemplos reflexionemos sobre ello, especialmente en un día como hoy en que la blogosfera está llamada a pensar en esto. Por ello, este blog se suma a la iniciativa del Blog Action Day que este año Actuable organiza en España.

Foto de Manel Zaera.

Los daños colaterales del desfile

Abucheos, broncas y ausencias. Esas parecen ser las tres tradiciones del desfile militar que se celebra cada 12 de octubre en el Paseo de la Castellana de Madrid. Tres tradiciones políticas que son los daños colaterales de la principal celebración del día nacional: lo que ocurre en las aceras del paseo, allí donde no llega el asfalto ni el paso de los ejércitos, tiene sus efectos políticos.

¡Zapatero dimisión!

Un año más, y ya van seis, el presidente Zapatero ha sido abucheado en el desfile militar del 12 de Octubre. Es ya una tradición más, como la de ver a la cabra o carnero de la Legión desfilando, la llegada de la bandera desde el cielo o ver las nubes madrileñas teñidas de rojo y gualda. Una tradición que se ha impuesto. O como el presidente afirma, “forma parte del guión”.

No le falta razón al presidente: los abucheos son algo por lo que los políticos, de todos los colores políticos, pasan tarde o temprano. A lo largo de la vida política son muchas las situaciones en las que un dirigente se ve rodeado por una tosca banda sonora de desaprobación. Y además, acaba copando los titulares de la prensa.
Una sonora bronca a un dirigente, y más si este es jefe de Estado o de Gobierno, lleva implícita otro sonoro impacto en los medios. Le ha pasado a todo hijo de vecino, bueno, a todo presidente, ministro, consejero, concejal… Y todos se han visto en la tesitura de dar respuesta a esa pitada. Esa segunda oleada es más imprevisible, la primera arrecia; la segunda puede no hacerlo.

El presidente del Gobierno cuenta con dos aspectos a su favor para encarar lo que pueda venir ahora en los medios y la opinión pública tras lo sucedido ayer en la Plaza de Lima. El primero, el descontento del Rey y el Príncipe por lo ocurrido. Lo ocurrido tiene trascendencia política, pero la oposición ser va a ver limitada en su capacidad de explotar el caso por ese disgusto personal del Jefe del Estado.

El segundo, la tradición. Las pitadas en el 12 de Octubre son ya habituales. La opinión pública está ya algo anestesiada ante un hecho predecible y habitual. Precisamente la sorpresa es algo necesario en la guerra de guerrillas en la que puede convertirse un acto de oposición y protesta. Lo de ayer era todo menos una sorpresa.

La bronca en la final de la Copa del Rey de 2009, las caceroladas en España por su participación en la guerra de Irak, las protestas en Oviedo contra Aznar… fueron actos que no sólo se colaron en los medios por el hecho de la protesta, sino que tuvieron más efecto por la sorpresa que generaron. Las del 12 de Octubre son de todo menos novedosas.

Aunque el efecto pueda ser limitado, nadie duda del enorme espacio que han conseguido hoy… como en otros años. Son una forma de expresión más y como tal, tiene su peso político.

Conversaciones poco privadas

La espera a la llegada de los Reyes, los corrillos que se forman a su partida o los que acaban creándose en la recepción del Palacio Real son espacios perfectos para generar hechos relevantes para la opinión pública en forma de confesiones, conversaciones pilladas al vuelo o retos poco difíciles para ávidos lectores de labios. Este año los protagonistas han sido el presidente Zapatero y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

El dirigente popular recriminó al jefe del ejecutivo la situación “asfixiante” en financiación local. Adjetivo que ya usó hace unos años Esperanza Aguirre en el desfile, cuando recriminó a Pasqual Maragall, por aquel entonces president de la Generalitat, el “intervencionismo” del Estatut que el Parlament de Catalunya había aprobado días antes, el 30 de septiembre de 2005.

La jornada de ayer también dejó uno de esos momentos de micrófono abierto, cuando la ministra Chacón comentó con los Duques de Palma que el tiempo había respetado la celebración del desfile. Sin más trascendencia. Sí la tendrá la de Gallardón… ¿O es casual que el día en qué más cámaras se fijan en estos detalles sea Gallardón y no Rajoy o Aguirre los que pongan el presidente en entredicho?

Banderas y ausencias

Si las banderas de estados invitados al desfile ya fueron noticia en 2003, cuando un Zapatero líder de la oposición no se levantó al paso del estandarte norteamericano por su rechazo a la guerra de Irak, ayer lo volvieron a ser. Como lo fueron también en 2006, cuando con Zapatero como presidente, la bandera de Estados Unidos volvió a desfilar por la Castellana.

Ayer el protagonista fue el abanderado de Venezuela, cuya indisposición supuso no contar con la bandera de este país entre el resto de estandartes de repúblicas latinoamericanas que celebran este año el bicentenario de su independencia, como México o Colombia. La ausencia de Venezuela, tras la tensión de estas últimas semanas a propósito de la cobertura a terroristas de ETA en el país bolivariano, es un plantón en toda regla de Chávez.

Aunque en cada desfile hay otro tipo de ausencias –y por ende, presencias- que hacen correr ríos de tinta. El president de la Generalitat era un ausente a este tipo de desfiles hasta la llegada a la presidencia de Pasqual Maragall. José Montilla, ahora en el cargo y ex ministro del Gobierno, ha seguido asistiendo -con algunas ausencias durante el mandato- y ayer no fue una excepción. Esta presencia ha disgustado a sus socios de gobierno y ha marcado aún más el perfil españolista que está adoptando el PSC en esta pre campaña, en contraposición a CiU.

El lehendakari vasco también es un habitual ausente. Lo era con el PNV en el gobierno y también lo es con el PSE. Patxi López no asistió en 2009 ni lo hizo ayer… aunque eso no tengo el mismo peso en los medios nacionales que las ausencias de Ibarretxe. Faltaron también los presidentes de Murcia, Andalucía, Baleares, La Rioja y Canarias. Una ausencia y una presencia dicen, políticamente, tanto con un solo gesto…

Tal y como un general suele despedir al Rey, todo transcurrió “sin novedad, Señor”.

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (9 de octubre)

  1. El president Montilla disolvió el Parlament el lunes con la firma del decreto que se publicó en el DOGC el día siguiente. Pero no fue una firma en un despacho y a espaldas del público: por primera vez se convirtió esa firma en un acto público y solemne. El Saló Sant Jordi del Palau de la Generalitat se vistió de gala para un discurso de Montilla en que reivindicó la tarea del gobierno y pidió a todos los consejeros y partidos que lo han apoyado que se sientan orgullosos de los resultados.
  2. Las encuestas siguen siendo favorables a CiU. El Periódico de Catalunya empezó la semana señalando que los nacionalistas están a las puertas de la mayoría absoluta con 63-65 escaños. Mínimo histórico del PSC. Laporta entraría en el hemiciclo y Ciutadans se mantendría.
  3. La Vanguardia analizó las similitudes entre Mas y Obama en este artículo que cuenta con las opiniones de Francesc Marc-Álvaro y de un servidor. Y todo a cuenta de las ya famosas nueve banderas catalanas que acompañan a Mas en sus alocuciones…
  4. Los amigos Xavier Peytibí y Juan-Víctor Izquierdo nos presentan una divertida actividad con la porra de las elecciones del 28 de noviembre que han puesto en marcha en la web de Beers&Politics. Soy muy malo con las porras… nunca gano la porra Barça… pero quizás deba pensar en participar ¿no?
  5. El PP de Catalunya ha puesto en marcha su red de ciberactivistas. “Populares en Red” va a ser la herramienta de los conservadores para movilizar a su electorado. Por cierto, la red de CiU, Cativistes, ha cambiado su look también esta semana.

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (2 de octubre)

Las cosas siguen más o menos tranquilas en el oasis catalán. A 56 días para las elecciones del 28 de noviembre, lo más destacado/curioso/interesante de la semana en estos cinco enlaces:

1. Esquerra presentó esta semana su nuevo vídeo de pre campaña centrado en las personas valientes que forman la sociedad catalana y que aspiran a representar. Un buen vídeo, equilibrio entre lo político y lo emocional. Y lo más importante: reivindicación de lo cotidiano, lo habitual… lo normal. Muy coherente con el giro del propio partido y del independentismo que representan.

2. Rac1, la cadena de radio privada líder en catalán y que lidera las audiencias matutinas, vuelve con su particular seguimiento demoscópico de las elecciones. El Racòmetre, que en 2006 ya se aproximó mucho al resultado final de las elecciones, vuelve a ofrecernos desde hace dos lunes hasta las elecciones el pulso de lo que opinan los catalanes. El segundo muestra lo que nos dicen muchas encuestas: CiU está a las puertas de la mayoría absoluta, el tripartito no suma y ERC se descalabra. Laporta y Ciutadans, presentes en el Parlament.

3. El PSC quiere dos debates cara a cara entre Mas y Montilla. Uno en catalán y otro en castellano. Esa ha sido la polémica más encendida entre socialistas y convergentes esta semana. Los primeros, esperan que la lengua no sea una barrera para la celebración de ese debate. Los segundos, siguen preguntándose porque un debate entre dos candidatos a la presidencia de la Generalitat debe hacerse en castellano y para toda España.

4. Quizás en Iniciativa esperaban que la huelga general del 29 de septiembre fuera una ocasión única para sacar pecho ante su electorado más ideologizado. Quizás lo consiguieron. El problema lo tuvieron con los más moderados: la prensa y la oposición no han dudado en apuntar al hecho que el número dos de la consejería de Interior, que está en manos de los ecosocialistas, estaba manifestándose por la huelga -y de huelga mientras en Barcelona los antisistema destrozaban el centro de la ciudad.

5. Antoni Gutiérrez-Rubí presentaba esta semana un widget con toda la información necesaria para seguir la campaña y entender quién forma, qué hace y como funciona el Parlament de Catalunya. Una gran iniciativa.

YouTube: cinco años de videopolítica

Han pasado sólo cinco años. Sólo cinco. Ese es el tiempo desde el lanzamiento de YouTube hasta el día de hoy en que difícilmente podemos entender Internet sin el mayor archivo de vídeos de la historia. Sin este espacio global de vídeos que ha hecho del nuestro un mundo más pequeño. En YouTube lo han expresado de esta forma con el vídeo conmemorativo:

YouTube ha hecho más pequeño el mundo de la política. Ha aproximado a políticos y ciudadanos, para bien y para mal. En cinco años hemos visto como este espacio podía servir para introducir temas en la agenda política, como en las preguntas que llegaron a los candidatos a las elecciones presidenciales de 2008 en Estados Unidos.

Dirigentes de hoy que ayer abrieron las puertas de su casa para darse a conocer, como David Cameron, que desde hace sólo unos años, ha establecido contacto con los británicos a través de sus vídeos.

Mas y Rajoy no han dudado en subirse al carro a esa tendencia.

Las cámaras digitales y la posibilidad de acceso a todos nos han convertido en autores en potencia, aunque los creadores sean sólo una parte muy pequeña de todos los usuarios en YouTube. Así, nos llegaron las imágenes de un Aznar enfadado cuando es sorprendido en un avión.

YouTube ha sido el aliado de la viralidad y del fin del control de muchos equipos de comunicación de gafes, como “el coñazo del desfile” de Rajoy o las supuestas copas de más de Sarkozy tras una reunión con una delegación rusa en una cumbre. O el president Montilla firmando un libro de honor con una chuleta. Incluso ha servido para dar a conocer la tarea de los diputados que vienen en pack en una lista y valorar su idoneidad para el cargo, como el caso de la diputada aragonesa más famosa en la Red.

El vídeo del “Yes, we can!” de Obama batió todos los récords y pulverizó el poder de los circuitos comerciales convencionales en televisión. Y la campaña americana fue, en esencia, una campaña de vídeos.

La burla a Mayor Oreja a través de una serie en YouTube fue un éxito, aunque no consiguió batirle en las elecciones europeas del pasado año. Y el efecto del “Confidencial.cat” de CiU en las elecciones de 2006 se amplificó en la Red cuando esto casi iba en pañales.

Gracias a YouTube, los vídeos de los mítines llegan a cualquier usuario. Si el mitin muere, YouTube le da bocanadas de aire.

Cinco años que, en definitiva, han servido para dar más visibilidad a la política, hacerla más próxima y, por qué no, más transparente.

El papel de la televisión en la política

La niña de Rajoy, Artur Mas haciendo la gallina, González y Aznar. De los reporteros de CQC a Salvados. El Ala Oeste de la Casa Blanca y la televisión en la cultura política americana. Nixon y Kennedy… la figura del debate. Y en todo ello, el papel de la televisión. Interesante programa de TV3 sobre el papel de la televisión en la política. Os lo recomiendo.

Y tras ver el reportaje… ¿cuál es vuestro programa relacionado con la política favorito?

No me llames “mal follada” (errores de comunicación)

Aviso a navegantes políticos que se atreven a entrar en la Red. Porque ya sabemos que esto de abrirse un perfil en Facebook o un blog, tiene su punto, pero hay que entender a qué nos exponemos. Con ánimo de recopilar algunos de esos errores empezamos con uno: no borres lo que has dicho. Porque ahí se queda.

Las palabras se las lleva el viento, aunque en Internet eso es más complicado. El contenido permanece y, si un político suele ser esclavo de sus palabras, en la Red esa dependencia a lo dicho es más patente que nunca. Ello debería llevar a cualquier político a tener más responsabilidad sobre lo que dice y hace, porque se someten más que nunca al escrutinio público. Por ello, borrar comentarios emitidos es un error. No ya porque no se evita el objetivo -hacer desaparecer algo dicho-, sino por la idea de fraude que eso lleva implícito. Si nos hemos equivocado con algo, debemos pedir disculpas. Argumentar el por qué de lo dicho o lo hecho.

Que se lo pregunten al consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Güemes, con la polémica encendida en su blog con su Progresí y la recuperación de lo que se publicó a través del caché; o el último ejemplo de un cargo del PSC en el Ajuntament de Barcelona, Miguel Ángel Martín, que borró los insultos que dirigió a la directora de TV3 Mònica Terribas tras la entrevista al president Montilla, comentarios en los que afirmaba que la periodista estaba “mal follada”. Pidió disculpas y explicó por qué borró los comentarios, pero varias webs se han hecho ya con los pantallazos… y ahí se quedarán.

No, las palabras en Internet no se las lleva el viento.

Entrevista al President de la Generalitat

Tras las nevadas, TV3 entrevistó al president de la Generalitat de Catalunya, José Montilla. La entrevista ha sido muy comentada, especialmente por la imagen de fatigado que mostró el president y por el tono de la directora de TV3, la periodista Mònica Terribas, que hizo gala de un estilo poco habitual en las entrevistas de este tipo: no se cortó en hacer preguntas incómodas.