Presentación de “Explica’t amb una història. Onze claus per construïr un relat guanyador”

El pasado martes pudimos debatir con Pau Canaleta la importancia del relato en la comunicación política en la presentación de su libro “Explica’t amb una història. Onze claus per construïr un relat guanyador”. Una ocasión de lujo para ver hasta qué punto el relato nos ayuda a comunicar mejor.

Para los que no pudieron asistir, os adjunto en el post el vídeo que ha editado el Centre Cultural Blanquerna de la presentación. También podéis encontrar algunos posts como el de Josep Maria Rochera sobre el evento.

Gracias a todos y a todas por acercaros a Blanquerna y al Centre por su apoyo en la celebración de la presentación.

Las citas de comunicación política de este enero

El año no podía empezar con una nota más marcada en comunicación política. Este mes de enero participo en dos eventos que os cuento en este post.

El próximo 18 de enero Pau Canaleta presenta su libro en Madrid. Será en el Centre Cultural Blanquerna de la calle Alcalá, en pleno centro de Madrid. A escasos metros del Cervantes o del Círculo de Bellas Artes, presentaré la última obra de Pau, una interesante manera de acercarse al storytelling con “Explica’t amb una història. Onze claus per construïr un relat guanyador“. La entrada es libre y tras mi introducción, Canaleta nos dará algunas claves para construir relatos ganadores para políticos y para cualquier persona, empresa o institución que necesite comunicar mejor. Más detalles, en el evento en Facebook.

A finales de mes, Barcelona acoge el primer Congrés de Comunicació Política de Catalunya (CCPC). Será en la Facultad de Comunicación de Blanquerna (Universitat Ramon Llull), y durante dos días pasarán algunos de los mejores profesionales del país. En las dos jornadas veremos aspectos como el candidato, la oratoria, estrategias, lobbies, comunicación política online o la propia figura del consultor. Antoni Gutiérrez-Rubí, Joan Navarro, Toni Aira, Xavier Peytibí, Juan Víctor Izquierdo, Àstrid Alemany, Daniel Ureña, Yago de Marta, Àlex Terés, Saül Gordillo, Yuri Morejon, entre otros, son los ponentes del Congreso.

Moderaré la mesa “Estrategias de campaña” en la que participan Àlex Terés, Àstrid Alemany y Mikel Cabello. El Congreso se celebra los días 27 y 28 de enero y podéis consultar más detalles en su web. Os esperamos.

Libros para decidir el voto

¿Propuestas o características personales? ¿Ideas o capacidades? ¿Partidos o personas? Estas son algunas de las preguntas que muchos se hacen cuando el espectáculo mediático de las campañas electorales hace acto de presencia. Especialmente sobre la relevancia de unos elementos y otros para ayudarnos a decidir el voto.

Aunque el porcentaje de la parte más racional y de la parte más emocional –al fin y al cabo hablamos de eso- no es una fórmula clara, probada y cerrada; se dan tantas situaciones como personas. Para unos, el valor de las ideas y las propuestas es clave para decidir el voto. Para otros, las percepciones que tiene sobre un determinado candidato pueden ser determinantes para dar o no su voto. Un ejemplo algo casero: mi abuela suele asimilar a ciertos líderes políticos con gente a la que conoce por sus gestos. Si el político le recuerda a alguien que no es de su agrado, ese líder ya puede olvidarse de su voto.

Por ese motivo, no es baladí el esfuerzo que han hecho los líderes catalanes para transmitir algo más que sus propuestas. Me centro en el caso del president Montilla y del líder de la oposición, Artur Mas. Centran casi toda la atención mediática. Lo suyo es un cuerpo a cuerpo de propuestas. Eso sí, no pidan al ciudadano medio –bueno, al menos a ese 65% que sabe la fecha de las elecciones. Al resto mejor ni lo intentamos- que les diga más de tres propuestas electorales…

Ante la dificultad de convencer a más gente por los argumentos, las propuestas, los números, los hechos y las estadísticas, llegar al corazón del votante es una vía que no puede (ni debe) olvidarse. Para ello, las características personales del candidato son el modo de hacer ver al votante que la persona que ocupa –o quiere ocupar- el despacho de la Plaça Sant Jaume lo merece.

Los libros que han sido publicados durante los últimos meses son buena muestra de ello. No han sido autobiografías, sino biografías autorizadas, visiones externas sobre la figura de los dos hombres que se baten en duelo dialéctico estos días.

José Montilla recurrió al periodista Gabriel Pernau. «Descobrint Montilla. El somni català del president de la Generalitat» es la obra que recoge la vida del president a través de decenas de entrevistas a personas, del entorno inmediato del president y de otras personas que a lo largo de su vida han tratado con él.

La intención del libro parece clara: demostrar que tras el hombre gris, callado y tímido, se esconde una persona que siente. Pero lo más importante, poner en valor su historia de superación y sacrificio como contraposición a esa idea extendida que el president de la Generalitat no cuenta con preparación suficiente para el cargo.

El lector de la biografía presidencial descubre una cara amable y escondida de Montilla. Su historia emociona. Los atributos de trabajo, esfuerzo y determinación que destila el libro son los mejores argumentos para rebatir una imagen negativa del político catalán más conocido.

Algo parecido le pasa a Artur Mas. Su designación a dedo por parte del president Pujol en 2001 y las caricaturas que aparecieron de él en los medios –en aquel entonces le pintaban como un robot, frío, impersonal, impuesto- no le ayudaron. Tras su primer triunfo electoral y la imposibilidad de crear gobierno, su relación con Zapatero y el papel de Polònia en la formación de la imagen que muchos catalanes tienen de él –vanidoso, frívolo, pijo y preocupado en demasía por su aspecto físico-, Mas se presenta como el líder con grandes cualidades que no acaba de conectar.

Por eso, el libro de Pilar Rahola, titulado “La màscara del rei Artur” humaniza la figura de Artur Mas. De hecho, pretende desmontar diez mitos urbanos sobre el candidato de CiU, desde su condición de pijo a la relación de Mas con Pujol. Rahola se convierte en la sombra de Mas y accede a entrevistar a personas de su entorno para acabar con esas ideas preconcebidas… o demostrarlas.

Rahola no escurre el bulto de los temas relacionados con la corrupción –tampoco lo hace Pernau- y no duda en preguntar por aquello que más duele, como el hecho de ganar dos veces y no gobernar. De hecho, sorprende la franca rabia de la esposa de Mas, Helena Rakosnik, al hablar de este tema.

Si Pernau construye el relato, la historia del sueño catalán del president, Rahola consigue construir la imagen humana de un líder faltado de ello. El lector descubre que Mas separa familia y compañeros de aventura en la conquista a la Generalitat. Que no es un monigote de los Pujol o que durante el cáncer de su esposa, no falló ni a una de las sesiones. Es especialmente interesante el capítulo dedicado a la relación con el presidente Zapatero y lo pactado en Moncloa

Estos dos libros son obras para convencer. Para seducir. Para proyectar una imagen de liderazgo en quién los lee. Descubrir las virtudes de aquellos que deben decidir. Sí, las propuestas son la ruta… pero a todos nos gusta conocer quien está al volante. Lo que piensa y lo que siente. Libros que a más de uno le podrían ayudar a decidir el voto.

#Política2.0

El pasado 8 de abril, el president del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, presentó en Madrid su libro #Política2.0. Como sabéis, tuve el honor de intervenir durante el acto que se celebró en el Centre Cultural Blanquerna en pleno centro de la capital.

A continuación, os dejo con un vídeo del Centre con fragmentos de las intervenciones del president y la mía. Bajo el vídeo, la transcripción de la intervención.

Esto de Internet de vender galletas.

¿Por qué digo esto? Porque me parece que el ejemplo de una niña Scout de Carolina del Norte, en Estados Unidos es perfecto para entender de qué va esto de Internet.

Imaginad ver a una niña de 8 años. Con su piel bien blanca, rubia y con unos grandes ojos brillantes mirando a la cámara doméstica.

Con unos ojos como platos, tan brillantes como sus insignias.

Y con su sonrisa carente de dientes,  nos pide ayuda porque quiere vender más galletas que nadie. Quiere vender 12.000 cajas.

El video se sube a Internet y un año después de esta acción de una niña de 8 años, se venden 700 millones de dólares en galletas de las Girl Scout. ¡Por Internet!

Una niña entendió de qué iba esto de Internet: de poner en contacto a la gente.

Internet, no va de saber demasiado. No se trata de ser un gran gurú.

Lo que importa es entender de qué va esto.

Internet tiene mucho de sentido aventurero. De prueba, de riesgo. De sensación de que todo está por hacer, que todo es posible.

Un espíritu de Scout que el presidente Benach comparte con esta niña. No olvidemos que fue creador de una agrupación de escuchas a finales del 70.

Seguramente esto ha marcado el carácter del presidente y, por qué no, también de este libro. Porque #Política2.0 relata las ganas de conseguir que la política entienda de qué carajos va esto de Internet. Y lo ha conseguido.

#Política2.0 es un buen libro para entender muchas cosas que pasan a nuestro alrededor. Para entender, en esencia, de qué va esto de Internet.

Y en concreto, una reflexión sobre lo que pasa cuando Internet y política se encuentran por el camino.

El president no duda en definir este cambio como una auténtica revolución. La estamos viviendo.

Hemos cambiado la manera de hacer muchas cosas de nuestra vida diaria. Y dentro de este proceso, también debe empujar la política a un cambio.

No es para menos. La política vive unos momento delicados. Algo no funciona cuando quien debe decidir el futuro de nuestra sociedad se percibe como un problema. Así lo muestra el CIS en barómetros recientes.

Otros datos tampoco son optimistas:

7 de cada 10 catalanes creen que lo que hacen los políticos, lo hacen en beneficio propio.

Casi 8 de cada 10 catalanes piensan que los políticos no tienen en cuenta lo que piensa la gente.

Pero cuando descubrimos lo que realmente hacen y dicen los políticos, todo esto debería cambiar.

Por ello, la #Política2.0 que Benach relata en las páginas de su libro son necesarias para entender lo que podemos hacer para acabar con esta situación.

El libro es también un toque de alerta: la solución a estos problemas no vendrá desde la manera tradicional de hacer las cosas.

La política está en medio de una revolución que no acaba de entender, pero que comenzará a ver la luz gracias a reflexiones como la del president.

Aceptemos esto: esta revolución no pasa en las calles. No hay barricadas. Pero sus efectos se notan día a día. Y eso es apasionante.

Especialmente por los ciudadanos, que estamos descubriendo cómo podemos hacer llegar nuestra opinión a aquellos que nos representan.

Casi 6 de cada 10 catalanes creen que no pueden influir en lo que hacen los políticos. Con Internet lo podemos cambiar.

Tenemos en las redes, en Twitter, en Facebook, en los bloques, en los foros, y en todo lo que vendrá una oportunidad para dignificar nuestra democracia.

Y esto os lo digo convencido, con los ojos brillantes como la niña Scout. Y, de hecho, así nos lo dice el president a lo largo del libro.

Este es un libro valiente, porque apostar por este cambio no siempre es bien recibido. No siempre se entiende. El miedo es el gran enemigo de esta revolución.

Hay políticos que tienen miedo al poder de las redes.

Quizá es el mismo miedo que tenía mi padre, un botiguer como tantos hay en nuestro país, cuando se negaba a abrir su tienda en Internet. Hoy ya se ha hecho con una blackberry para no perder de vista ningún pedido.

#Política2.0 debe servir para hacer ver a aquellos que todavía tienen miedo y pesar sobre el uso de Internet en la política, que los beneficios para la sociedad.

Especialmente en un momento como el que vivimos.

En #Política2.0 encontramos muchas pistas sobre cuáles son los beneficios de esta nueva manera de entender y vivir la política.

La política 2.0 acerca a los ciudadanos y a los políticos. Nos pone en contacto.

Hacemos de la conversación el principal valor. Nos aportamos valor. Por ejemplo, el president Benach no ha dudado en dar voz a muchas de las personas con las que conversa en su libro.

Y lo hace con el lenguaje típico de la red. Con las formas propias de la red: el enlace.

Porque esta es la idea que debemos retener de la política 2.0: el contacto.

Nos ponemos en contacto, nos acercamos. Y gracias a ello, los ciudadanos y los políticos conseguimos más información.

Llegamos a saber qué hacen nuestros representantes y por qué lo hacen. El Parlamento, el Congreso de los Diputados, el Senado o nuestro ayuntamiento no nos quedan tan lejos como antes.

Y nuestros representantes saben de nuestras preocupaciones.
De nuestras opiniones.
Pueden hacer pedagogía de aquellos temas, grandes y pequeños, que a veces se escapan de los medios.

Pero es sobre todo la transparencia que este contacto y esta mayor información consiguen la que tenemos que alimentar.

La transparencia es necesaria en un sistema democrático y las herramientas que Internet nos pone al alcance deben cubrir una de las carencias más claras de nuestro sistema.

Nuestros políticos, en definitiva, rinden cuentas de una manera más directa ante los ciudadanos.

Porque son precisamente estos tres puntos los que nos permitirán conseguir de la nuestra, una sociedad más virtuosa y más pendiente de lo que realmente importa.

Creemos que los catalanes no nos interesa la política, pero en realidad, a la mitad de la población sí que nos interesa. La política 2.0 ha de conseguir que la virtud cívica de los ciudadanos, de todos nosotros, se ponga en valor.

El presidente cita a Bruce Springsteen cuando introduce esta nueva manera de hacer y entender la política. Le viene a la mente la canción Livin’ in the future. Y sí, presidente, estamos viviendo en un futuro que muchos creían que no llegaría pero que ya es una realidad.

Un Rising, para seguir citando al Boss, de la gente que queremos estar más cerca de nuestros representantes y de aquellos representantes que no perdieron de vista su voluntad de servicio.

Este libro marca como pocos un camino que debemos seguir. Y lo hace con un carácter propio porque este libro no viene de la Academia, ni del mundo de la comunicación. Ni del derecho o de la filosofía: es un libro escrito desde la política.

Y escribir estas ideas desde la política tiene riesgos evidentes. Cualquier lector podría preguntar: ¿y qué has hecho tú? ¿Cómo has cambiado eso? La respuesta es evidente, hoy tenemos un Parlamento más abierto que nunca a la ciudadanía.

No soy un scout. Pero puedo imaginar la sensación de que debería tener al presidente a medida que iba haciendo camino en hacer de nuestro, un Parlamento abierto y participativo.

Siempre he tenido curiosidad por saber cómo era aquel primer parlamento, aquellas Corts Catalanes medievales que eran un modelo para las Cortes de Europa. Incluidas las inglesas y las francesas.

Hoy, no necesito viajar con mi imaginación para saber que el Parlament de Catalunya es un modelo.

Hace pocos días en el Parlament se conmemoraba el 30 aniversario de su restauración. Y por primera vez en nuestra historia, los ciudadanos pudimos participar a través de la web del Parlament.

Hoy, gracias a Internet, a las redes, nos podemos sentir la política más nuestra que nunca.

Hoy, el riesgo y la aventura nos han llevado hasta aquí. A presentar un libro que contiene reflexiones necesarias pero, sobre todo una historia de éxito detrás poniendola en práctica.

Gracias, President Benach, por haber liderado este cambio. Un agradecimiento que debe hacerse extensivo a todos los diputados y diputadas que no han tenido miedo y han seguido el mismo carácter emprendedor de su presidente. De hecho, permítanme la licencia deportiva: estos diputados son un poco como Messi, el primer jugador 2.0, que comparte, que aporta. De hecho, muchos contrarios marchan contentos por haber sido marcados por Leo. Como los diputados, que aunque difieran, es de agradecer que puedan debatir y compartir.

Pero no nos detengamos. Garanticemos el acceso de todos a las nuevas tecnologías. Hagamospedagogía ante aquellos que sólo denuncian su mal uso. Luchemos por una red para todos. Luchemos contra el miedo y hagamos vencer la libertad.

Continuemos el camino. Este libro es un faro de este camino. Tengamos el espíritu emprendedor, aventurero y ambicioso para recorrerlo.

Sant Jordi

Hoy echo de menos más que nunca no estar en Barcelona y no poder disfrutar del espectáculo de las calles que huelen a rosa y que están atestadas de libros … y gente. La Diada de Sant Jordi es especial: los catalanes, tan poco acostumbrados a hacer vida en la calle (no como ocurre en otros lugares, lo hemos de reconocer) hacemos de la vía pública el espacio de relación.

Pero además, esta relación es alrededor de dos figuras de gran belleza: la rosa, simbolizando el amor y la fraternidad, y el libro; máximo exponente de la cultura. Y al final, todo envuelto con una preciosa historia de un caballero, un dragón y una princesa. Eso que hoy llamaríamos relato…

Y hablando de relato: este es nuestro relato ganador. El de una sociedad civil comprometida, que no duda en tomar las calles con el arma más potente -la palabra-, y con las espigas de las rosas como lanza. El día en que el sentimiento universal es la concordia -o el buen rollo, como diríamos hoy-.
Si todos los días fueran Sant Jordi, muchas cosas serían diferentes!

Y ahora, algunas recomendaciones, online y offline, para la Diada de este año:

  1. Para los que miran al futuro, Del 1.0 al 2.0 Claves para entender el nuevo marketing.
  2. Para los que quieren ser líderes mundiales, The Audacity of Hope.
  3. Para los que tienen poco tiempo, pero quieren buena pluma, Seda de Alessandro Baricco.
  4. Para los inconformistas, un clásico como El Principito.
  5. Para los ociosos, Eagle.
  6. Para los que van camino de los 30, Cuatro Amigos.
  7. Para los que quieren saber cómo funcionamos, El Alma está en el cerebro de Eduardo Punset.
  8. Para los que quieren volver a ser pequeños (o porque todos llevamos un grassrootero dentro), El zoo d’en Pitus.
  9. Para los que miran al pasado para plantear el futuro, El Capital.
  10. Y para los que aún miran más atrás, La riqueza de las naciones.

Feliz Diada, Día del Libro… y felicidades a los Jorges, Jordis, Georginas…