Un 2009 electoral

En este primer post del 2009 abordaremos un tema completamente anual: la definición del calendario electoral del año que acabamos de estrenar. Y es que el viernes pasado, cuando aún teníamos el sabor a uvas en la boca y el recuerdo presente del último atentado de ETA contra las instalaciones de EITB en Bilbao, el lehendakari Ibarretxe anunció la convocatoria de elecciones para el próximo 1 de marzo.

Coincidirán en el tiempo con las elecciones gallegas que el Presidente Touriño había anunciado hace ya algunas semanas, y dibujan marzo como el mes electoral per excelencia en España. Hoy se procede a disolver la cámara vasca y se oficializa más que nunca la precampaña electoral. Ésta ha tenido en Internet un soporte ineludible, como demuestra la frenética actividad del candidato del PSE, Patxi López, y el interés de su homónimo en el PP, Antonio Basagoiti, de darse a conocer en la red. Esta última campaña ha sido ampliamente criticada por la copia de vídeos, diseños y soportes de otros candidatos y elecciones, desde la web de campaña de Mariano Rajoy a vídeos de Bill Richardson, el gobernador de New Mexico que había sido nombrado Secretario de comercio por Barack Obama pero que finalmente ha decidido retirarse del cargo por problemas con su nominación.

Pero volvamos al calendario electoral. Estas dos elecciones tienen una especial importancia para uno de los grandes partidos españoles: el PSOE. Si tradicionalmente las elecciones de segundo orden tienen un gran poder interpretativo de la situación política global, en un contexto de crisis económica como la actual, esta condición será más perceptible. A pesar de la concurrencia de otros elementos definidores del voto y la participación que son circunstanciales al territorio donde se celebran estas elecciones y al respectivos sistemas políticos.
Sin embargo, parece evidente que el ejército de opinadores, estrategas y expertos estarán muy atentos a lo que pase en ambas comunidades. Los contextos no pueden ser más alentadores: en Galicia nos encontramos con la reválida o no del primer gobierno donde el PP de Fraga no tiene responsabilidad y que está formado por la coalición del PSdG y el partido nacionalista BNG. Un bipartito que, a pesar de las tareas pendientes, es innegable que ha impreso una estela de cambio en un territorio conservador, con una población envejecida y con graves problemas estructurales. Saber si los gallegos dan un mayor margen de confianza a la coalición (recordemos que el gobierno se formó por el hecho de que el PP no alcanzaba la mayoría absoluta, a pesar de ganar los comicios en votos y escaños) será una de las claves interpretativas de una de las zonas más fieles a la actual dirección del PP nacional.
Euskadi es otra cosa. Euskadi es Euskadi y punto. Por eso las elecciones del 1 de marzo levantan tanto interés. Con el terrorismo como el invitado que se ha colado en la fiesta-como, por desgracia, ha pasado durante todo el período democrático-el PSE encabezado por Patxi López está situado de manera excepcional para disputarle la presidencia al PNV. Las encuestas marcan esta tendencia y la expectació es creciente: son muchos los elementos que lo hacen, desde el hecho de que el lendakari se presenta después de haber sido derrotado políticamente con dos procesos soberanistas, concurrir separados de Eusko Alkartasuna y con un empate técnico con López en las encuestas.
Lo más interesante de Euskadi son los escenarios que se dibujan con los virtuales resultados. Os recomiendo la lectura de este artículo aparecido ayer en El País. Y es que estas elecciones, más que nunca, serán claves una vez hayan acabado con las negociaciones que se llevarán a cabo. Recordemos que en 1986 el PSE de Patxi Benegas ya dio la lehendakaritza al PNV pese a haber ganado las elecciones. López ha pedido manos libres a Zapatero, para evitar llevar a cabo acciones como la de finales de los 80.
Tendremos un invierno electoralmente interesante, pero la primavera no lo será menos: las elecciones europeas se celebrarán el 7 de junio con muchos interrogantes abiertos. Algunos se disipan, como el anuncio formal que Jaime Mayor Oreja será el cabeza de cartel del PP en estos comicios. Pero quedan abiertas aún muchas candidaturas, como la del PSOE, pero también la de CiU, donde Guardans está pendiente de la decisión del partido de optar de nuevo por él o por López Tena. Si los nacionalistas optan por López Tena, se abraza el espectro más soberanista. Esto es de especial importancia si atendemos a las pocas posibilidades de ERC de situar a su representante en el Parlamento Europeo.
El otro gran interrogante será la participación en unas elecciones ya de por sí poco activas. La crisis económica y la desafección nos podrían conducir a una participación récord en términos mínimos. Elecciones que, más que nunca, tendrán una lectura transportable a la política española. Si el PP las gana, el camino hacia la Moncloa los vecinos de Génova 13 estaría un poco más libre de obstáculos.
De aquí a un año, con estas elecciones ya celebradas y una precampaña en marcha para las elecciones catalanas de 2010, podremos hacer balance de un año que será política y electoralmente activo. ¡Abróchense cinturones!

El Gordo de la financiación

Sólo el azar podía dejar que un 22 de diciembre fuese la fecha en que coincidiera en el tiempo informativo el gordo de Navidad y la negociación de la financiación. Y digo que sólo el azar lo podía hacer porque la negociación sobre un tema tan crucial como éste está tomando demasiadas similitudes con un sorteo de lotería.

Estas últimas jornadas nos están dejando grandes conceptos escondidos detrás de las declaraciones cruzadas. Lo que más me gusta, el de la política en tiempo de descuento, sin duda. Por política en tiempo de descuento podríamos entender toda una concepción, no sé si decir estratégica, de la negociación política y sobre todo de la comunicación política. Esta teoría entronca directamente con el cortoplacismo de que hacemos gala demasiado a menudo y el sí porque sí. Y es que tal y como le preguntaban hoy a José Blanco en la rueda de prensa, ¿si Zapatero se reunirá con todos los presidentes autonómicos, llegaremos a tiempo el 31 de diciembre?

La semana pasada me refería a este tema en términos navideños. Supongo que tiene mucho de ilusorio creer que se puede llegar a un acuerdo en 9 días, un acuerdo satisfactorio para todas las partes, se entiende. Pero hoy quizás habría que cambiar el tono por el azar, la suerte y la lotería.

Hoy es el día de la salud. Y el trabajo. En el mundo de la lotería sirve, en el de la política no nos servirá con la salud o el trabajo, de hecho, aquí es donde reside la dificultad del momento político que se está dibujando. Esto no será fácil. Todo el mundo ha puesto las cartas sobre la mesa y dudo que nos podamos confiar  al espíritu navideño …

Hoy también “compito” yo contra el tiempo informativo de la lotería, en sentido figurado, claro. En este link puedes leer y ver la entrevista que me hicieron en La Vanguardia sobre el efecto Obama.

Cuento de Navidad (de financiación, felicitaciones y 65 horas)

El cine y la televisión se han encargado de poner en evidencia que Navidad es una época sumamente propicia para la felicidad, el amor, el perdón y la fraternidad. Una época dada al optimismo y en que todo es posible, donde reina la magia y la ilusión para que todo lo que deseamos se haga realidad.

Una época también para la reflexión sobre la necesidad de ser más bondadosos, más comprensivos y más generosos durante estos días. Curiosa la incidencia de pedirlo durante unas semanas y no durante todo el año, pero vaya, es lo que nos ha tocado vivir.
La negociación de la financiación que, por cierto, fija a unos parámetros de un Estatuto de autonomía que es ley orgánica y que el propio gobierno central se niega a aplicar; me recuerda mucho al sempiterno “Cuento de Navidad” de Dickens, donde el binomio Zapatero -Solbes interpreta a la perfección el papel de Scroogge.
Con otras referencias navideñas, Montilla es más que nunca el protagonista de “¡Qué bello es vivir!” (It’s a wonderful life en inglés para los más puristas), donde él y el PSC se están repensando su relación con el PSOE si no hay un acuerdo sobre financiación antes del 31 de diciembre. De momento, los presupuestos ya pasaron el último trámite parlamentario tras el veto en el Senado protagonizado por la extraña alianza ERC-PP, con el voto afirmativo de los diputados socialistas catalanes.

Claro que no sé yo si en la versión moderna de la película de Capra, Montilla y el PSC entenderán que su posición es tan delicada que pueden estar generando la última de las más grandes desilusiones y esperanzas de todo un país: no tenemos demasiado margen de maniobra más.

Tengo la sensación de que en CiU están esperando que el tió y los reyes magos les traigan una rotura del Gobierno. En la Plaça Sant Jaume (bien, más bien en la sede nacional de ERC) saben que si el 31 de diciembre no hay acuerdo y este tema se prolonga demasiado, será difícil sostener su Gobierno.  Además, el pacto de gobierno empezará a no tener sentido y podría generar un desencanto aún mayor entre el ya crítico electorado de los republicanos.
Serán unas semanas duras que habrá que tomar con toda la calma y la prudencia posible. Y yo añadiría, con el espíritu navideño que las postales de Navidad que estos días se están enviando. Sí, es cierto, este año las administraciones públicas repartirán menos ilusiómn que otros años: la crisis ha obligado a reducir el número total de felicitaciones enviadas y a promover el envío  de versiones digitales.

Las casas reales también han recortado su gasto, como la británica. En España, los nietos de los reyes felicitan las fiestas a todas las personas que recibirán una postal real. Aunque para postal original, mejor la de los diputados socialistas que han hecho de las caricaturas al presidente del Congreso, José Bono, el leitmotiv de este año.
Las fiestas seguirán con Scroogge o sin. Con personajes de Capra o sin. Con la lotería por la televisión o con huelga de RTVE. Con cena de empresa (o de la Asociación de Periodistas Parlamentarios) o sin. Pero esto seguirá adelante. Incluso, con belenes en los juzgados o belenes sin niño Jesús en el centro de la ciudad. Con abetos a pedales o con lámparas de bajo consumo.
Eso sí: el primer regalo nos ha llegado con la votación del miércoles al Parlamento Europeo que cortar las alas a la propuesta de aumentar a 65 las horas laborales semanales en Europa. Un triunfo por derechos sociales.

Silence and respect

La vuelta del viaje de Washington y los últimos acontecimientos en Afganistán me han hecho reflexionar sobre un tema que a menudo nos pasa desapercibido y que tiene un poder de interpretación muy grande: el papel del ejército en nuestra sociedad. ¿Por qué el cementerio de Arlington es la demostración de un pueblo agradecido a un ejército y la muerte de los soldados españoles en Afganistán no provoca la misma sensación entre los españoles?

Una de las razones que puede explicar la diferencia es histórica. El ejército de Estados Unidos es una celula madre del Estado que se creó a partir de la Declaración de Independencia de 1776. Un ejército de milicianos que consiguió derrotar al poderoso ejército colonial dirigido por uno de los padres fundadores de la patria y primer presidente, George Washington, uniendo así para siempre el destino de la patria al destino de su brazo armado. Su comandante en jefe, el Presidente, es elegido por las urnas y pesa sobre él la legitimidad del voto en sus decisiones. De hecho, en pocos países pesa tanto esta cuestión a la hora de decidir el voto.

Si bien hay esta unión desde el inicio de la vida del país, es la participación en las dos Guerras Mundiales y su papel de salvador de la libertad lo que ha dotado al ejército de un relato complementario al fundacional. Durante muchas generaciones, el US Army ha sido un garante de la paz y la libertad para sus aliados, aunque este relato es dañar con la Guerra de Vietnam, continúa su paso hacia la grieta con las intervenciones en América Central y Asia-Afganistán, Irán-a los 80 y, finalmente, la injustificada e injustificable invasión de Irak. Allí se produjo la rotura de este relato en el resto del mundo, pero no a Estados Unidos.

De hecho, el papel de la armada es omnipresente en la vida social del país: si un mal comandante en jefe lleva a nuestros hijos a morir, cuestionaran a quien toma la decisión y en las próximas elecciones no lo votaran. Pero no cuestionaran al ejército. Nunca. Y el respeto por él se ve tomando una copa en Georgetown, donde al entrar al establecimiento serán atendidos antes que cualquier otra persona. O como vió Guillem, un veterano de Irak lo harán pasar a primera clase en un vuelo doméstico. Podríamos seguir ejemplificando este profundo respeto a los que se encargan de la defensa del país.

Y podríamos hablar de la conmoción nacional que han generado los muertos en Irak, conmoción que no se nota en España cuando tenemos noticias de los caídos en una misión de paz en Afganistán o cuando luchaban en Irak por una mala decisión de un presidente del ejecutivo que hoy ya no gobierna. Que conste, este post se hace desde la más pura admiración por las personas caídas al ataque, por su labor en Afganistán y desde el más sentido respeto por ellos y sus familias que están rotas por el dolor. Pero en España no existe una forma de reconocer el papel como ocurre en Estados Unidos.

La razón, otra vez la historia: el ejército español es aquel que se levantó en armas contra un régimen democrático como la República, es el causante del enfrentamiento fraticida que supuso la Guerra Civil, fue durante 40 años un régimen fascista y el ejecutor de la política represiva del General Franco. Todo ello queda en el subconsciente de no pocas generaciones y no pocos millones de personas en España.

A pesar de la regeneración del cuerpo, después del intento del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, la institución fue antipática para muy jóvenes que tenían que hacer la mili. Aunque las encuestas de los últimos 15 años han ido mostrando como es una institución más valorada que la propia clase política. Pero en todo caso, el pasado deshonroso del ejército ha ayudado poco a que los ciudadanos valoren el servicio de las misiones que desde hace años se realizan.

Es en esta línea que hay que entender la labor que realiza la ministra Chacón. Es en esta línea que hay que entender el video del 12 de octubre de este año … y es, otra vez, por el pasado que España no tiene un cementerio como Arlington, no procesa el mismo servicio a los que marchan a lugares como Afganistán cuando entran a un bar o no sienten con la misma intensidad emocional de un atentado de ETA que un atentado en un país asiático.

Porque en el fondo, el relato es más importante de lo que parece, y tener una historia que conecta con la emotividad de la sociedad es esencial. El relato americano explica muchas cosas, y lo que tradicionalmente representaba el español también.

El coñazo del desfile

No me cansaré de repetir esto nunca: en comunicación hay que ser creíble. Siempre. Y todo lo que hacemos y decimos debe ir en la misma dirección, ya que si dejamos espacio para la controversia, no tendremos éxito, no podremos ganarnos la confianza de las personas que nos deben votar.

Si a la necesidad de ser creíbles le añadimos el contacto con una de las esencias de la vida política como es la nación/patria, impera más que nunca la necesidad de tener el currículum completamente limpio. Básicamente porque la patria es el intangible más grande jamás fabricado y si un líder apela a ella, la confianza es la base, la esencia.

Ayer Rajoy manchó su currículum. Que conste: es comprensible que una persona crea que assisitir a un acto largo, pesado y monótono en un día de fiesta sea un “coñazo”, pero cuando una persona ostenta un cargo público y pretende ser el jefe del ejecutivo, esta opinión es mejor que no la haga pública.

Rajoy fue víctima del gran mal de los políticos: los micrófonos abiertos, las declaraciones sotto voce dichas para no ser escuchadas y un mundo conectado, con multiplicidad de medios y completamente en tiempo real gracias a internet. Dejaremos para otro día la reflexión en torno a los micrófonos abiertos…

Esta resbalón ha aportado otro color a un día gris y una fiesta nacional española deslucida, tanto por tiempo como por la ausencia del presidente Zapatero a la recepción del Rey al final del desfile y la negativa de la Casa Real a acreditar a los periodistas al acto. Y la ausencia de la mayoría de presidentes de las comunidades autónomas en Madrid.

Porque la fiesta, en general, ha seguido la tónica del resto de años: desfile de los cuerpos militares, homenajes a los caídos en acto de servicio, manifestaciones fascistas en Barcelona y Tarragona, contramanifestaciones independentistas, abucheos a Zapatero

No obstante, el resbalón de Rajoy y el primer 12 de octubre de la Ministra Chacón han sido las notas de novedad de este año. Pero dejadme que vuelva a la credibilidad. Rajoy lleva dos graves en poco más de dos semanas. Primero fue con la factura de la escuela de sus hijos y ahora con esto.

Es grave, porque destroza la imagen basada en los valores que el líder conservador había forjado. Es grave porque rompe un vínculo de confianza con sus electores y posibles electores, al menos en lo referente a la patria.

¿Qué ha pasado entre los dos videos?:
2007

2008

Por mucho que el PP reaccionara con comunicados ayer por la tarde, y que González Pons afirme que bastante ha tenido Rajoy yendo hoy en el desfile, muchos españoles no podrán dejar de creer que alguien miente. Y Blanco, ha apuntado lo que debía decir.

Hagamos apuestas. ¿Qué dirá mañana Jiménez Losantos?

Camaleonizar

Muchos políticos tiendes a enviar mensajes directos a las clases medias, mostrando su preocupación por la mayoría de problemas de las sociedad. Eso se hace con un doble objetivo:

1. Mostrar proximidad

2. Aportar soluciones a los problemas de la mayoría

Si tenemos en cuenta que nuestra sociedad está formada mayoritariamente por personas de clase media, conquistar ese espacio resulta vital para ganar elecciones.

Pero, que pasa cuando el mensaje parece que lo ponemos con calzador? Que nuestra credibilidad se puede ver afectada. Mirad este vídeo:

¿Cómo puede ser que una persona que cobra 8.000 euros al me esté preocupado por la factura del colegio de sus hijos?

En este sentido, resulta más creíble que el presidente del gobierno no conozca el precio de un café a una que cobra más que cualquier persona de las clases medias no pueda pagar la factura del colegio de sus hijos.

Claro que esta no ha sido el único desliz de los conservadores, ¿recuerdan cuando Aguirre no llegaba a fin de mes? Claro que juzgando los resultados del PP en Madrid, parece que mucho no pesa…

Eso de camaleonizar, decir a la gente lo que espera sentir, puede tener su sentido, pero debemos tenir en cuenta los argumetnos. Porque si con 8.000 euros al meso no puede pagar el colegio de sus hijos ¿cómo lo estarán pasando las famílias normales?

¿Crees a Rajoy cuándo dice esto? ¿Se aproxima a tus preocupaciones?

Una comida con Rajoy…

El ascenso del PP en las encuestas no es sólo gracias al empeoramiento de la situación económica: el partido conservador está comunicando mucho mejor que sus adversarios socialistas.

No han cambiado en el fondo de sus ideas ni sus mensajes, pero están consiguiendo envolverlo de una manera muy diferente. Para empezar, y es evidente que tiene una importancia capital, con las nuevas caras que día a día comen y cenan con millones de españoles. La sombra de un pasado oscuro de Acebes y Zaplana ha dado paso a dos mujeres jóvenes, preparadas y que no responden al perfil típico del PP.

Pero además, Esteban González Pons ha pasado a encargarse de la comunicación y José Luis Ayllón está dejando impronta en su gestión como secretario general del órgano más importante del PP hoy en día: su grupo parlamentario.

En tiempos de crisis, están aprovechando los inmensos errores comunicativos del gobierno en materia económica. De forma llana, sencilla. Con mensajes claros y ejemplos concretos que entiende la madre que trabaja y el agricultor que labra la tierra.

Pero esto no es todo: son conscientes de que deben parecer más próximos a mucha gente que, en un momento determinado, puede dejar de votar al PSOE para votarlos a ellos. El camino hacia al centro o la recuperación del centro perdido.

Esto también nos muestra una cosa bien clara: los estrategas populares se equivocaron al querer poner un tema en la agenda, la economía, cuando la mayoría de la población no lo percibía como problema. Y quemaron muchos cartuchos.

Por lo tanto, saben que hace falta aproximarse a este tema de una manera diferente. Y la han presentado. Piden a la ciudadanía vídeos de no más de un minuto hablando sobre la situación económica. Los 10 mejores vídeos los verá la dirección popular y el ganador comerá con Rajoy. Una manera de aproximarse a la ciudadanía y conseguir un gran eco. Y supongo que debe haber sido un acierto cuando empiezan ya las contracampañas, como muestra César

Es una copia de la campaña de Barack Obama de sortear una cena entre cualquiera de los contribuyentes que habían donado fondos al senador de Illinois. De hecho, la campaña americana ha influenciado mucho a los conservadores, como lo demuestra el uso de canciones por presentar los ponentes en el último congreso del PP de Madrid.

Las mejoras comunicativas no se quedan aquí. Están perfilando mensajes claros y próximos, innovando en ciertas áreas y potenciando un perfil moderado. El objetivo se ve claro: ganar las elecciones europeas del próximo año y empezar así el regreso a la Moncloa. Y es que en este contexto, las elecciones al Parlamento Europeo se leerán en clave más nacional que nunca.