Tomar posesión de un cargo, ¿con Dios o sin Dios?

La polémica sobre la toma de posesión de Patxi López como lehendakari no ha traspasado el ámbito vasco. Los argumentos esgrimidos por los medios de comunicación y opinadores españoles ha sido clara: López no podía jurar ante Dios ni lo podía hacer humillado.

Vayamos por partes. Desde que el lehendakari Aguirre tomara posesión de su cargo en 1936, todos los presidentes vascos (hasta ahora del PNV) han usado su misma fórmula, hasta la toma de Patxi López que ha cambiado la mención a Dios y ha introducido referencias a la Constitución y al Estatuto:

“Ante Dios humillado; de pie sobre la tierra vasca; con el recuerdo de los antepasados; bajo el árbol de Gernika, juro cumplir fielmente mi mandato.”

Unido a una ceremonia simbólica enraizada en lo vasco, bajo el árbol de Gernika; este ha sido uno de los primeros mensajes de cambio en Euskadi. Sin embargo, del debate echo de menos una cuestión esencial: ¿debe haber presencia o mención alguna a elementos religiosos en la toma de posesión de cargos públicos?

En el Palacio de la Zarzuela y en muchos actos de toma de posesión de cargos en comunidades autónomas y ayuntamientos, el crucifijo es un invitado más a la escena. Los cargos juran o prometen su cargo (según consciencia), ante la Constitución, Estatuto o texto legal al uso… y la presencia de un símbolo religioso, de un modo completamente normalizado. Así lo hemos visto en la Comunidad de Madrid o en Galicia, por ejemplo.

Muchos podrán pensar que el debate sobre la presencia de elementos religiosos responde a una naturaleza coyuntural, pero no es cierto. España no tiene confesión oficial desde 1978, pero sus gentes no siempre han sido católicos practicantes. Ceuta y Melilla, ciudades autónomas, tienen un buen grueso de población musulmana que hoy engrosan los inmigrantes y sus hijos que ya son ciudadanos de pleno derecho. La nuestra es una sociedad plural y la aconfesionalidad del Estado debe primar sobre todas las cosas.

La cuestión, en el fondo, no ha sido religiosa sino nacionalista. El cambio, teñido bajo argumentos como “un laico no puede jurar ante Dios”, tenía más por objetivo desterrar la simbología nacionalista que la divina. Porque ese argumento de laicidad o agnosticismo del tomador del cargo no se ha visto a escala nacional. No hemos visto nunca a ningún jefe del ejecutivo socialista o ministro prometiendo su cargo sin la presencia de la cruz, o al menos manifestando públicamente su deseo de hacerlo.

Más información

Geógrafo Subjetivo

El Mundo

ABC

La Vanguardia

Deia

Gara

Correo

AVUI

Público

César Calderón

El Periódico

Saül Gordillo

Presidente de pluma y BlackBerry

Hoy en La Vanguardia, un repaso a la comunicación de Obama con el ciudadano.

Presidente de pluma y BlackBerry

A medida que los europeos nos acercamos a nuestra particular cita electoral, observamos con más distancia nuestras diferencias con otros procesos electorales. Es bien cierto que las características únicas de la Unión Europea evitan que podamos establecer una comparación entre iguales, pero no deja de sorprenderme el papel que ha jugado internet en una campaña y el que de momento no está jugando en otra.

Barack Obama no sería presidente de Estados Unidos sin internet. Así lo han expresado numerosos expertos en comunicación política, conscientes del impulso movilizador que tuvo la red a favor del inquilino de la Casa Blanca. En Europa, sin embargo, no se está haciendo uso de la red para combatir el fantasma de la abstención que, si no ocurre un milagro, será la vencedora de las elecciones del próximo 7 de junio.

Mientras que en Estados Unidos, los candidatos recaudaron centenares de millones de dólares en la red, Europa se dispone a gastar dos millones y medio de euros en una campaña online que no dará resultados. La campaña llega tarde y parece estar faltada de un carácter estratégico. Sólo araña la superficie, con una presencia meramente testimonial en algunas redes sociales como Facebook o MySpace. Mientras, los partidos europeos afinan a estas alturas sus lanzas en la red en una lucha que no capta demasiado interés.

La red ha dejado de ser un espacio reducido a ser el espacio donde se libran batallas. El ejemplo de Obama es el paradigmático y, de hecho, estoy convencido que ha sido el revulsivo a ciertos cambios que estamos viviendo en Europa; aún insuficientes, pero semillas de un cambio más rápido del que hubiéramos esperado en otras épocas. Sin Obama no estaríamos viendo los avances que estamos viendo en la presencia online de nuestros partidos: el PSOE tiene a estas alturas una red social trabajando para minimizar los efectos de la crisis en las urnas y el PP acaba de presentar su web.

El uso de internet mostrado por Obama durante sus primeros 100 días en la Casa Blanca también ha sido observado en detenimiento por propios y extraños. Para muchos, integrar las nuevas tecnologías en la gestión pública sigue siendo su asignatura pendiente (y la de tantos líderes), pero no puede negarse su liderazgo en la red, abriendo nuevos espacios a la participación del ciudadano y asegurando una toma de contacto más efectiva.

Esta concepción abierta al ciudadano, poniéndolo en el centro no es exclusivo del mundo online: Obama entiende que en los pequeños detalles existe un enorme poder comunicativo. El presidente de la red lee diariamente diez cartas enviadas por los ciudadanos y responde algunas a mano. El Presidente lo es para todos, para los que usan la pluma y la BlackBerry.

El control del lenguaje, clave en política

Que el uso de los términos correctos es importante para una óptima comunicación, es algo de sentido común. No descubrimos la panacea al ponerlo en el foco. Pero a veces se nos olvida o, en el peor de los casos, no podemos colocar aquellos conceptos clave en la opinión pública.

La guerra de las palabras es una constante entre los departamentos de comunicación de partidos e instituciones y los medios. Lo que cobraba un especial sentido cuando había relativamente pocos medios, pero que hoy muestra una dificultad cada vez mayor.

Esta semana la Comisión Europea a través de su comisaria de Sanidad, Androulla Vassiliou, ponía sobre la mesa la denominación que debería tener la gripe que está asolando al mundo entero. La famosa gripe porcina debe llamarse “nueva gripe”. El motivo es bien conocido: no afectar a un sector económico. Pero la pregunta que debemos hacernos es, ¿habrán conseguido revertir la denominación que se había acuñado?

Si observamos lo que ocurre en la red, el resultado es claro: según Google Trends, en las búsquedas y apariciones en noticias en España el término “gripe porcina” vence de forma aplastante a la “nueva gripe”.

La línea azul es la gripe procina y la roja, la nueva gripe.

Tenemos otros ejemplos: durante la crisis abierta por las filtraciones en relación a los cambios en el ejecutivo, se intentó (sin suerte) plantear la situación como un cambio, una reestructuración o un fortalecimiento del Gobierno para afrontar la crisis. Sin embargo, los medios optaron por llamarlo lo que era, una crisis de Gobierno en sí misma.

Otra reflexión que ilustra la importancia de manejar bien los términos y ser capaces de difundirlos lo veremos cuando nuestra economía de síntomas de recuperación. Y ese día no será cuando los indicadores lo empiecen a mostrar, sino cuándo los medios (tradicionales, online y la propia red con sus blogs, redes sociales…) empiecen a hablar y titular abiertamente con “recuperación económica” en vez de “crisis económica”. Parece lógico, y lo es.

Porque la comunicación tiene ese punto de manejo de percepciones que, fundadas o infundadas, son las que mueven a los individuos a la acción. Ya sea a comprar un producto, a viajar o a votar en un determinado sentido.

El control del lenguaje será una de las claves para la batalla política que se nos plantea. El control de la agenda, como siempre, será importante… pero quién domine el lenguaje tendrá la llave de la victoria. Os dejo este fragmento:

A long time ago in China, a philosopher was asked the first thing he would do if he became ruler. The philosopher thought for a while, and then said: well, if something had to be put first, I would rectify the names for things.

His companion was baffled: what did this have to do with good government? The philosopher lamented his companion’s foolishness, and explained. When the names for things are incorrect, speech does not sound reasonable; when speech does not sound reasonable, things are not done properly; when things are not done properly, the structure of society is harmed; when the structure of society is harmed, punishments do not fit the crimes; and when punishments do not fit the crime, the people don’t know what to do.

“The thing about the gentleman” he warned, “is that he is anyhting but casual where speech is concerned”. The philosopher’s name was Confucius, and he was referring to a phenomenon that is all around us today. He was talking about Unspeak.

Zapatero cambia el ritmo y echa el resto

Pasaban veinte minutos de la una del mediodía cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero se situaba tras el atril instalado en la sala de prensa del palacio de La Moncloa. Traje oscuro, camisa blanca y corbata oscura a rallas. Semblante torcido, aunque hizo el esfuerzo de esbozar sonrisas para rebajar la tensión del momento.

Y no era para menos. Al menos tres fuentes distintas habían filtrado a la prensa lo que él venía a explicar: una remodelación profunda de su Gobierno.  Filtraciones que empañaron el que estaba llamado a ser uno de los momentos cumbres del año (su foto con Barack Obama ilustrando una nueva etapa en las relaciones bilaterales) y que ponía al descubierto su golpe de efecto para noquear al PP en plena semana vacacional. De hecho, el presidente quería hacer uso de la técnica ya utilizada para la legalización del PCE, en una Semana Santa del ya lejano 1977.

Como dijo hoy el presidente, los periodistas hicieron su trabajo y descubrieron lo que se cocía en Moncloa. Lo que no dijo es que se ha perdido más que ganado con esta escenificación de una profunda crisis.

1. El curso de los acontecimientos ha evitado recoger la estela de éxito de la participación de España en las cumbres del G-20, OTAN y Alianza de Civilizaciones. La crisis de gobierno ha comido espacio y tiempos a la principal noticia de los últimos meses.

2. Se ha escenificado una crisis y no una oportunidad de mejora. Mantener incógnitas sobre el futuro del país durante 48 horas ha mostrado la cara más oscura de un gobierno con limitaciones para llevar la delantera en el impulso político.

3. Se ha perdido la oportunidad de sorprender, aminorar los efectos de la crisis y convertir la reforma de un gobierno en algo positivo. Los tintes dramáticos de estas horas hubieran sido perfectamente evitables.

Nos encontramos ante una mala gestión de la comunicación. Es un hecho innegable. Una crisis que ha quitado más que dado al balance de activos del gobierno y que muestra la debilidad para controlar lo que dicen sus propios integrantes. O lo que es lo mismo, que pone al fuego amigo en una posición más mortal que el enemigo.

No es mi intención analizar la valía o no de los nuevos ministros y ministras (para ello os recomiendo algunos de los enlaces de este post) pero quiero dejar para la reflexión algunos puntos importantes de los cambios en el Gobierno.

1. Tengo la sensación que el Gobierno ha perdido una oportunidad de oro para mitigar los efectos de la crisis en sus apoyos. No sé si optar por un ministro o ministra de Economía independiente, nuevo, etc. hubiese sido mejor. Me explico: Salgado ha formado parte de todos los ejecutivos de Zapatero y en absoluto puede decirse que sea impulso o un cambio radical. Me pregunto que hubiera pasado si una nueva figura hubiese emergido, y qué hubiese hecho la oposición con los necesarios 100 días de gracia que coincidirían con una vital campaña electoral. Si alguien se aventura a comentarlo, bienvenido será.

2. Catalunya, pese a haber dado 25 decisivos diputados que hicieron a Zapatero Presidente, tiene un poder diluido en este ejecutivo. Chacón sigue en Defensa y Corbacho será el ministro de los 5 millones de parados, mientras Galicia sigue con sus 3 ministros (con una vicepresidenta) y un peso pesado como Chaves va a encargarse de algo llamado Cooperación Territorial, que no dejará de ser Administraciones Públicas.

3. Además, Catalunya no puede recibir con mucha ilusión el cambio: si con la nueva vicepresidenta no se alcanzaron acuerdos sobre competencias que están recogidas en el Estatut (y con quién se deberá atajar ahora la financiación), no hay hechos demasiado objetivos para creer que sí se alcanzaran con Chaves (con un marcado perfil político en la materia). Todo parece indicar que no habrá financiación este año, con lo que el papel de ERC en el tripartito empieza a chirriar. ¿Estará Zapatero desando la ruptura del tripartito y unas elecciones anticipadas que traigan a CiU a la Generalitat y un aliado para aprobar presupuestos en otoño?

4. ¿Y el PSOE? ¿Está echando el resto en una situación desesperada? Las tres figuras claves del Partido están en el Gobierno, con lo que ello supone. Busca reforzarlo, pero el riesgo de una derrota electoral de aquí a 2012 adelanta una futura crisis en el partido que tendrá a sus pesos pesados en responsabilidades gubernamentales.

Zapatero echa el resto para escenificar un cambio de ritmo. Parece ser que este último año ha tenido un gobierno con el paso cambiado y quiere coger carrerilla en vistas a la presidencia europea de 2010. Y para hacer frente a la famosa crisis, claro está. Deberemos esperar, al menos, a esos 100 días para el beneficio de la duda y a unas decisivas elecciones europeas el 7 de junio.

Más información

César Calderón

Enrique Dans

Ignacio Escolar

Pablo Urbiola

Pau Canaleta

El País

La Vanguardia

El Mundo

ABC

La Moncloa

Los diez primeros segundos

Primeras impresiones, algo esencial a lo largo de nuestra vida. Los expertos en comunicación lo saben bien. Todos lo sabemos bien (¿quién no ha tenido una primera cita?). Primeras impresiones hoy en La Vanguardia.

Los diez primeros segundos

Nunca tendremos una segunda oportunidad para crear una primera impresión. Y el cabal de información que transmitimos en un primer contacto es inmenso. Son muchos los consejos que encontramos en medios o internet para causar una buena impresión la primera vez que conocemos a alguien, especialmente en el mundo de los negocios y en la búsqueda de empleo -más en liza que nunca con los 3.600.000 parados en España-; pero esto también cuenta en política.

La regla de los 10 primeros segundos puede extrapolarse al mundo de la política. Evidentemente, con todas las salvedades respecto al irremplazable contacto físico, pero también se da. Por eso los equipos de comunicación y telegenia tienen mucho cuidado en presentar a los políticos ante los medios –el intermediario, hasta ahora, en la relación de políticos y ciudadanos- y causar una buena impresión. Aunque esto también vale en las relaciones entre políticos.

¿Qué impresión causó ayer el presidente Zapatero cuando conoció, por fin, a Obama? ¿Estaría nervioso? ¿Hizo amago de comprobar si necesitaba un chicle de menta? ¿Intentó dar brillo a la punta de sus zapatos con la pernera trasera? ¿Cómo logró comunicarse con él si no habla inglés? Muchas preguntas nos asaltan tras el anuncio a bombo y platillo del primer encuentros entre ambos presidentes. Sin duda, la noticia del día; aunque en realidad lo importante es lo que se está discutiendo en Londres. Especialmente tras las esperanzas que media humanidad y parte de la otra ha puesto en este ciclo de reuniones para hacer frente al apocalipsis contemporáneo. Pero la noticia en clave interna es ese breve encuentro.

Aunque ya saben que lo breve, si es bueno, dos veces bueno. Porque con Bush esa brevedad no conllevaba nada bueno per se. Pero en este caso, la brevedad va asociada a una –se espera- larga y fructífera relación. Por el momento, en Moncloa vuelven a tener línea directa y segura con la Casa Blanca; de ahí a compartir mesa donde reposar los pies hay solo un paso. O quizás a compartir la cancha de básquet en la mansión más segura del mundo. Todo se andará.

En todo caso, es una buena noticia que la sintonía entre los dos líderes sea tal. Buena, porque como en tantos ámbitos de la vida, las cosas son más fáciles si no existen barreras entre las personas. Porque ante todo, los líderes políticos son personas que más allá de sus cargos institucionales establecen relaciones personales entre ellos. Y la relación entre Bush y Aznar es el fiel reflejo de ellos.

Esperemos que esa primera impresión, esos diez primeros segundos hayan sido lo suficientemente potentes para recomponer nuestra imagen tras los primeros diez segundos políticos mal consumidos: nuestra retirada de Kosovo. O si andamos hasta el propio origen de la relación, al telegrama enviado por Zapatero en un país en el que ya no existen.

¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Madrid

En ocasiones, las personas que programan los anuncios en medios consiguen su objetivo: captar la atención y poner en marcha lo que estoy haciendo ahora mismo; hablar de ello. A quién decidió el lunes programar el anuncio de una de las compañías de telefonía de este país en la primera pausa de “Tengo una pregunta para usted” se le debe reconocer el mérito.

Ese anuncio ponía de manifiesto como algo tan offline como el teléfono podía poner en marcha a un auténtico movimiento. Más o menos como lo que consiguen los grassroots en campaña electoral. Y es que más allá de la búsqueda de nuevas aplicaciones a diversos ámbitos de la vida cotidiana y política, aún son muchos los elementos offline que gozan de buena salud.

Y la invención de Graham Bell es una de ellas. Quizás por este motivo Barack Obama enviará a técnicos especializados para reactivar la línea de seguridad que existía entre la Casa Blanca y la Moncloa durante las presidencias de Bush y Aznar. Esta línea, que encripta los mensajes, permite una comunicación más fluida entre los dos líderes.

El teléfono muestra, pues, que las relaciones entre España y Estados Unidos van más en serio de lo que imaginábamos, pese a rencillas como la de Kosovo. Lejos quedan los tiempos del teléfono rojo o los de las escuchas ilegales del CESID (siguen espiando en Madrid, o eso dicen, pero ahora son otros). Ahora el cuarto teléfono del despacho de Zapatero tendrá la utilidad por la que Aznar lo instaló. Por más que a ZP, cómo a Obama, les vaya mucho más lo del teléfono móvil. Uno es aficionado a los sms, el otro a la BlackBerry que ha plantado cara al registro de las comunicaciones presidenciales.

Washington y Madrid en línea directa, sin tener que escuchar un “Moncloa, ¿dígame?”

¿Qué hacer?

El ecuador de la legislatura parece aún lejano, pese a que el agotamiento se percibe. No sabemos si es un agotamiento real o no, pero la percepción (que es lo que cuenta en comunicación) es que el gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero llega muy tocado a la celebración del primer aniversario de su victoria electoral.

Veamos por qué.

El pecado original
El propio resultado fue una señal de alarma que no se supo interpretar. Su victoria estuvo marcada por la confianza depositada en su proyecto en dos zonas muy concretas del territorio: Euskadi y Catalunya. Una falsa euforia por los resultados marcó las negociaciones post-electorales, y por primera vez en la historia de la democracia, el presidente fue elegido por mayoría simple en la segunda vuelta.

He aquí los dos grandes escollos de este primer año tras la victoria: la dependencia de lo que ocurre en los territorios y la soledad parlamentaria de un gobierno en minoría.

Un falso optimismo
Zapatero ha sido afortunado durante los primeros 6 meses tras su victoria. Mientras las señales de alarma por la crisis económica se sentían en todo el mundo, el clima social y económico español no las percibía. Y además, el adalid de ese mensaje, la oposición popular, se sumía en un caos interno de batallas por el liderazgo.

Una reacción tardía
Los últimos 6 meses han sido menos dichosos. La crisis económica ha golpeado seriamente al país y los indicadores macroeconómicos se mezclan con los relatos personales de tantos españoles que sufren en sus carnes lo que el Gobierno atribuyó sólo a los desajustes del sistema internacional y de la corrupción en Estados Unidos.

La reacción del Gobierno, con la aprobación del Plan E ha llegado tarde y no ha sido lo suficientemente clara para muchos, tal y como se vio en el programa de TVE “Tengo una pregunta para usted”. Ha faltado un discurso convincente contra la crisis, no se ha articulado un mensaje que sume apoyos y esta debilidad la acabará pagando Zapatero.

Este discurso integrador o de frente común ante un gran problema tampoco se ha visto en las Cortes. Hoy el Gobierno está más solo que nunca y el desenlace en Euskadi prevé una mayor debilidad para sacar adelante las grandes reformas necesarias. Como la de la Justicia, que tras los momentos vividos con Fernández Bermejo, han llevado los aires de cambio al cajón bajo llave.

El problema de la lenta reacción del Gobierno es que los logros del Gobierno han pasado a un segundo plano. Hoy Francisco Polo cita el espaldarazo de Obama a la Alianza de Civilizaciones promovida por Zapatero, pero las cifras del paro son, a día de hoy, el gran foco de atención.

¿Qué hacer?
Son muchas las alarmas encendidas en los últimos meses: el suspenso de Zapatero en la valoración del CIS, la aparición en medios de un líder cada vez más crispado –como marca su lenguaje no verbal- y más alejado de los ciudadanos de a pie, la victoria del PP en Galicia, las muestras públicas de miembros de su gabinete sobre su deseo de ser ex ministros… ¿Qué hacer para contener esta deriva?

Volvemos a las percepciones. No pueden estar en un momento peor: la crisis de confianza en la economía afecta a la ya mermada confianza en la política y en el Gobierno. Pese a que Zapatero se resiste a adelantar la reforma del Ejecutivo prevista para 2010 tras la presidencia española de la UE, debe enviar un mensaje de fortaleza que hoy no puede hacer. Y debe pasar por reforzar el ejecutivo.

Con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, la presión de los populares se antoja elevada. Si mantiene esta debilidad y el PSOE pierde las europeas, las campanas a muerto podrían empezar a sonar.
Fortaleza, claridad en el mensaje y la vuelta a un forzoso talante deben ser las claves que mantengan en vida a un gobierno que a día de hoy no ofrece garantías de agotar la legislatura. Y la clave volverá a estar en los territorios, donde los partidos bisagra tradicionales han dejado de tener interés en arrimarse a quien les puede quemar.

Política y Twitter. Twitter y política

Si tirar de hemeroteca en la crónica y el análisis político es una actividad que suele reportar sorpresas, hacer lo mismo en la red aún lo es más. Hace poco más de un año y medio -una eternidad en el propio tiempo de la red- el blog Política en Red se preguntaba por el futuro de Twitter y la política. Enmarcado en el contexto argentino, pero una reflexión muy válida para cualquier democracia.

Twitter ha llegado para quedarse. No sé por cuánto tiempo, pero jugará un papel muy importante en la comunicación política en la red. Pero comencemos por el principio: ¿qué es Twitter? Twitter es un servicio de microblogging gratuito donde se llevan a cabo conversaciones de un máximo de 140 caracteres. Por eso se afirma que es microblogging, ya que con 140 caracteres se resume una idea, un enlace … Es menos intrusivo que un chat, más ágil que un blog al uso y cada usuario puede aceptar quien lee sus actualizaciones. Esta red social es, en definitiva, una poderosa herramienta de comunicación.

La pregunta de Política en Red queda hoy respuesta: sí, nuestros políticos usan Twitter. Y los que la utilizan consiguen dirigirse de una manera más directa, clara, concisa y transparente a los ciudadanos. Por lo tanto, parecería bastante claro que si existe una herramienta fácil, directa, rápida y que consigue acercar a ciudadanos y políticos y todos los políticos deben estar llenando la red de twitter. ¿No?

Nada más lejos de la realidad. En nuestro país algunos políticos se atreven con esta herramienta, y los que lo hacen, estoy convencido de que gozan de más credibilidad que los que no lo hacen. Ojalá el CIS, el CEO u otros institutos demoscópicos pudieran corroborar la idea de que tiro: a mayor uso de Twitter, más credibilidad. Les emplazo a debatir este punto.

Pero como decía, no todos lo utilizan. Es especialmente notorio el caso de las elecciones en Galicia y País Vasco, donde sólo Patxi López dispone de Twitter y actualiza con mucha frecuencia. López, de hecho, lleva un fin de semana de trabajo más que considerable, ya que está respondiendo a las preguntas que, en un acto nuevo en campaña electoral, le hicieron los usuarios de Twitter.

La situación que encontramos con López nos deja entrever una cosa: hay una masa crítica de ciudadanos que cada día usan Twitter para debatir, conversar, compartir conocimiento … y agradecen infinitamente poder obtener respuestas de primera mano sobre temas que les afectan. Cada vez que hay sesión en el Parlament de Catalunya alguien pregunta a Montserrat Capdevila, Carles Puigdemont o José Antonio Donaire. El president Benach también responde a diario, sobre temas muy diversos. Los usuarios-ciudadanos-votantes quieren respuestas y piden que alguien esté presente.

Las elecciones vascas o gallegas no se decidirán sólo por el hecho de estar presente en Twitter, pero estoy convencido de que si pudiéramos hacer encuestas a pie de urna sobre esta cuestión, nos sorprendríamos mucho.

Vía César Calderón descubro que el uso político de Twitter no acaba aquí. No sé si están al corriente de unos supuestos casos de espionaje en la comunidad donde resido, la Comunidad Autónoma de Madrid, pero si han seguido las noticias, sabrán que hay una comisión de investigación en el Parlamento autonómico y que el PP ha vetado la entrada de medios de comunicación a esta. En el mundo offline aquí acabaría nuestra posibilidad de estar informados. Pero en el mundo online la cosa es bien distinta: la diputada de IU Reyes Montiel ha abierto una cuenta en Twitter para informar a los ciudadanos de lo que pasa en esta comisión. En un día, ha conseguido 109 seguidores.

Y podríamos seguir. Podríamos hablar del contenido de la ponencia de Marc Cortés en la Maratón de Comunicación Lecciones Obama, donde mostró el uso de esta red para Obama. O de cómo el Primer Ministro holandés ha reprendido a su ministro de asuntos exteriores por haber hecho una foto al Consejo de Ministros y colgarlo en Twitter; ministro muy activo en la red … sí, podríamos seguir.

Si la política es la discusión, el diálogo, el debate y la conversación, no hay nada más cercano que Twitter.

Lecciones Obama, un éxito

Ayer sábado, el Centre Internacional de Premsa de Barcelona acogió la celebración de la primera Maratón de Comunicación – Lecciones Obama. Durante poco más de dos horas, tuvimos una visión de 360 º de los motivos que llevaron a Barack Obama a ganar las elecciones del pasado 4 de noviembre.

Como ya anunciamos a lo largo de esta semana, la celebración de este acto se organizaba con el formato de microponencias de 5 minutos, el tiempo justo para, como indicaba Antoni Gutiérrez-Rubí durante la clausura del acto, sintetizar una idea. “Si no puedes expresar una idea en cinco minutos, es que no puedes hacerlo”, afirmó.

Los ponentes respetaron este tiempo y pasaron a desgranar diversos temas, aportando riqueza de matices e ideas. La satisfacción se podía sentir entre ponentes y asistentes, que lograron una visión privilegiada de una maquinaria electoral y comunicativa sin precedentes.

Entre los asistentes, algunos venidos desde Valencia y otros lugares de Catalunya, se contaba también con la presencia de Miquel Iceta y Trina Milán, y una sala llena a rebosar de personas interesadas en este recorrido. A todas estas personas, queremos agradecer su asistencia.

A continuación podéis ver las presentaciones que pudimos escuchar ayer, en el formato que los ponentes presentó. También encontrarás los enlaces a los respectivos blogs. También podéis ver las fotos del acto en Flickr.

Reacciones a la blogosfera:

Trina Milán

Sergi Sabaté

Carles Puigdemont

Xavier Peytibí

Daniel Tercero

Carlos Guadián

Lourdes Muñoz

Ponencias:

Juan Víctor Izquierdo: Las fortalezas Obama

Las fortalezas de Obama

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Pau Canaleta: David Axelrod

Pau no trajo presentación, pero dió especial atención a la experiencia del estratega de Obama en captar voto blanco para candidatos afroamericanos. Pediremos a Pau su guión y lo subiremos a la red.
Els Valors En El Discurs

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Albert Medrán: la fuerza del We

La Força del WE

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: medrán comunicació)

Carlos Gómez: Cambio: campañas emocionales vs campañas de hechos

La subiremos en breve

Guillem López-Bonafont: Grassroots

Obama Grassroots

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Rubèn Novoa: Fundraising

Fundraising

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: marató obama)

Antoni Gutiérrez-Rubí: El logotipo

El Logotipo De Obama

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: marató de)

Silvia Majó: Los correos electrónicos de barackobama.com

La subiremos en breve

Xavier Peytibí: La campaña para teléfono móvil

Marc Cortés: Twitter e interactividad

Twitter i Barack Obama

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Montse Prats: El arquetipo femenino en las redes de poder / relación de Obama

Toni Aira: Jon Favreau y los speechwriters

Jon Favreau i els Speechwriters

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Vicent Martínez: El spot de 30 minutos

Infomercial Obama

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Carlos Guadián: monitorizar la campaña

Monitoritzant la campanya

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Marc Teixidor: Change.gov

Carles Puigdemont: La influencia Obama en nuestra casa

Efecte Obama

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

José Rodríguez: Impacto en la blogosfera española

Obama a la blogosfera espanyola

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Lourdes Muñoz: Obama, lecciones de género

Obama, Lliçons de gènere

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: dones obama)

Joan Riera: Yes we can

Yes We Can

View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: lliçons obama)

Lecciones del A8

La declaración institucional que el Presidente Benach dirigió ayer a los catalanes puso punto y final (al menos esa era la intención) en la polémica que empezó a dejarnos minutos de radio y ríos de tinta durante este fin de semana.

Se ha escrito ya mucho sobre el tema, pero para los que no estén al corriente haremos un pequeño resumen: ABC publicó la semana pasada una noticia donde se hacía constar que la renovación de la flota de coches oficiales del Parlamento de Cataluña incluía algunas mejoras en el coche del presidente de la cámara, básicamente la instalación de una mesa, un soporte para descansar los pies y una televisión. En total, un gasto adicional de casi 9.000 euros. Que si dividimos entre los contribuyentes catalanes no llegan a representar un céntimo por persona.

Pero en tiempos de crisis, la opinión publicada, y a su vez la pública, se han apresurado a indicar que este es un gasto superfluo y una falta de respeto a los ciudadanos y ciudadanas que están notando el peso de la crisis.

La importancia de este momento político que hemos vivido estos días la encontramos en las lecciones que podemos extraer aunque, permitidme que sea directo: es una polémica interesada. Y podemos establecer lecciones, pero el origen propio de la crisis está viciado.

Lección 1: no dejar nada por sabido o contado.
No todo el mundo sigue la actualidad política 24/7. No todo el mundo sabe que el Presidente del Parlamento viene cada día desde las tierras de Tarragona a Barcelona para trabajar. No todos sabemos que la renovación del parque móvil no se va aprobar en tiempos de crisis. Por tanto, hay que anticiparse a las preocupaciones básicas del ciudadano medio.

Las personas que seguimos con más interés la actualidad política sabemos cómo se trabaja en el Parlamento. Sabemos cómo trabaja un representante público. Y si encima somos politólogos, podemos llegar a entender el poder de la legitimidad democrática y el papel institucional de las personalidades políticas.

Pero el ciudadano no. Y hay que explicarlo.

Lección 2: no obviar las fuentes.
Si con un contexto mediático adverso una parte de los medios no son responsables en su ejercicio de la actividad periodística, habrá que salir antes al atril. Como ayer explicaba el Presidente, con las medidas presupuestarias emprendidas este año se han ahorrado 5 millones de euros. La pregunta es, ante 5 millones de euros ahorrados -que son los que realmente sirven para hacer escuelas, 9.000 euros no son irrisorios?

Lección 3: creer que quién ha pecado no tirará la piedra.
El coche del Presidente de la Generalitat tiene televisión. Según algunos medios, Pujol ya tenía. CiU se hizo construir un ático en la sede de un Departamento, el gobierno balear en tiempos de Jaume Matas pagó a prostitutas en un viaje oficial … que se le instale una herramienta de trabajo en un coche oficial-que no es de uso personal-quizás tendrá más beneficios para la población que pagar por sexo y alcohol en Rusia.

Y los ataques de los diferentes partidos,  ha sido bastante rotundo. Aunque Montserrat Nebrera ha dicho su acusando a miembros de su partido ser fariseus al denunciar la censura a Benach cuando, según la diputada, hay miembros del PPC que usan dinero del partido.

Lección 4: no poner más leña en el fuego de la desafección.
Por lo que hemos visto, el ciudadano normal y corriente no puede sentir nada más que desafección. Mientras él o ella tiene dificultades para llegar a final de mes, sufre unos transportes públicos deficientes o colas en la sanidad pública, aparecen noticias como esta que, con un enfoque bastante sensacionalista, no hacen más que llenar las filas de los desafectos.

Aunque la respuesta del Presidente fue más que digna y correcta, muchos ciudadanos no lo habrán visto así. De hecho, muchos ni se habrán enterado.

Habrá que ir con mucho cuidado la hora de hacer cualquier gasto público: el acceso a más información y de forma más rápida está acentuando la accountability de los servidores públicos. Esto es, ciertamente, una muy buena noticia para la salud de nuestra democracia. Pero para que así lo sea será necesario que nuestros políticos mejoren todo lo que puedan en su comunicación. Pero también que aquellos que han de señalar los excesos lo hagan con responsabilidad. Porque supongo que si 9.000 euros pueden generar esta tensión, el aumento del presupuesto de la Casa Real también debería generar el mismo estado, ¿no?

En todo caso, les recomiendo que lean las fuentes originales de cada historia. Benach ya explicaba algunas cosas que ayer hizo de forma oficial a su bloque la semana pasada. Porque si podemos extraer una lección sobre todas es el ejemplo de transparencia del Presidente en esta crisis. Supongo que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo con el gasto del coche oficial, pero no se puede negar que el Presidente ha dado la cara. Cosa que muchos representantes públicos no suelen hacer, y cuando pasa, tal vez sería hora de  hacer un reconocimiento de ello. Que de vez en cuando, va bien. Y más cuando es objeto de una violencia verbal sin precedentes, falseando su biografía y sin tener en cuenta su contribución al país en tanto que Presidente del Parlamento.