En notoriedad online, el Ibex 35 no está en crisis

En los últimos meses, muchas veces me han preguntado sobre la diferencia entre nuestro país y el extranjero en términos como la notoriedad online. ¿Están los políticos españoles mejor o peor que los extranjeros en la Red? Con las elecciones británicas, el tema volvió a surgir. Y estamos en un momento clave: a las puertas de unas elecciones en Catalunya donde todo parece apuntar que en espacios como las redes sociales se moverán no pocos votos. Y en un año, será el turno de los ayuntamientos y la mayoría de comunidades autónomas de España.

Y la respuesta siempre es complicada. Desde que empecé con estos temas en un ya lejano 2007, hemos ido viendo como lo excepcional se convertía en normal. Pero la duda sigue ahí. Por ello, poner a otro sector tan relevante en la Red como las empresas es más que oportuno para poder saber qué está ocurriendo en Internet.

De hecho, ayer el suplemento Mercados de El Mundo se hacía eco del Barómetro de Notoriedad Online Top 85 que hemos elaborado en LLORENTE & CUENCA y daba cuenta de la reducción de la brecha entre las empresas españolas y sus competidoras extranjeras durante los últimos 18 meses; en concreto, en un 18%. Y eso es una buena noticia. Pero más lo es que han llegado a incrementar su notoriedad online en un 9%. Precisamente cuando se habla de crisis, algo crece en el Ibex 35.

No obstante, las empresas españolas (en este caso, analizamos las compañías del Ibex 35 y las del Medium y Small Cap, 85 empresas en total) siguen teniendo menos notoriedad online que sus competidoras. Hay espacio para mejorar pero, tal y como ocurre en la política, las perspectivas son buenas.

Sobre todo porque otro de los resultados más significativos del Barómetro muestra como los espacios más sociales de la Red, crecen. La notoriedad de las empresas en las redes sociales, YouTube, Twitter… aumenta desde el primer Barómetro de LL&C en 2008. Por ejemplo, Twitter sube un 15%. ¿Y qué significa esto? Que parece que las empresas españolas se han puesto las pilas en espacios participativos que se desarrollan más rápido. Los retos son mayores, sin duda, pero parece que en 18 meses muchas cosas han cambiado en la Red.

Pero si hay algo remarcable en los resultados del informe es constatar que existe un gran espacio para la oportunidad. Por ejemplo, las empresas de menor capitalización tienen mayores diferencias respecto al Ibex 35. Ahí la brecha es mayor y su notoriedad se resiente, pero la posibilidad de hacer de estos espacios participativos un lugar para conversar y convencer es esencial. Y a juzgar por los resultados, estos espacios son ya relevantes para la notoriedad online de varios sectores de empresas.

En resumen, la notoriedad de las empresas españolas crece. Especialmente en el Ibex 35. La brecha con sus competidoras extranjeras se reduce y las empresas más pequeñas –y muchas del propio Ibex 35- tienen una carta de oro a jugar en esta partida: cuidar y mimar su presencia y sus relaciones en la Red.

¿Serán estos resultados todo un anticipo de lo que ocurre en nuestra política? ¿Está ahí la clave para dar respuesta a la pregunta tantas veces planteada? Creo que los tiros apuntan hacia una realidad que no se nos escapa: la clave está en la Red.

Los libros de comunicación imprescindibles

Hoy es un día revolucionario: los libros toman las calles y plantan sus barricadas en forma de paradita. La cultura toma las calles y, al menos en Catalunya, todo huele a rosas. Sant Jordi es uno de los días más bonitos del año, aunque con él también llegan esas típicas preguntas de “¿Qué libro regalo?” “¿Qué libro me compro?”…

Para dar algunas ideas, presentamos hoy una lista colaborativa de los libros imprescindibles en comunicación política y online. Políticos, asesores y consultores nos recomiendan sus particulares obras imprescindibles:

  • “Micropolítica” de Antoni Gutierrez-Rubi. “Convierte algo tan áspero como la comunicación pública en un ejercicio de defensa de la belleza. Comunicar en política tambien puede ser sencillo, breve y bello.” César Calderón, asesor de comunicación.
  • “Comunicación y poder” de Manuel Castells. “El profesor Castells, eminencia mundial y catedrático de sociología en la UOC, explora en este libro las nuevas relaciones entre el poder y la comunicación, poniendo atención a los cambios del nuevo entorno comunicativo surgido con Internet y los dispositivos móviles y analizando procesos políticos y movimientos sociales que han marcado el mundo contemporáneo. Un buen libro para entender el mundo-red en que vivimos.” Ernest Benach, president del Parlament de Catalunya.
  • “Comunicación y poder” de Manuel Castells. “Un único y sintético pero vital motivo es el que hace de este libro una lectura obligada para todos aquellos que vivan en, de o para la Red. Con las mismas palabras del autor … “si no conocemos las formas de poder en la sociedad red, no podremos neutralizar el ejercicio injusto de dicho poder; y si no sabemos exactamente quienes tienen el poder y dónde encontrarlos, no podremos desafiar su oculta pero decisiva dominación”” Guillem López-Bonafont, asesor de comunicación.
  • “El arte de la prudencia” de Baltasar Gracián. “Pese a su edad, un buen tratado por su enfoque práctico de plena vigencia sobre cómo triunfar en un mundo competitivo y hostil. Son trescientos aforismo comentados de normas, instrucciones y explicaciones de la conducta humana que todo candidato o político debiera tener presente en su acción política”. Ignacio Martín Granados, director del Gabinete de Alcaldía del Ayuntamiento de Segovia
  • “L’immagine del leader. Quanto conta per gli elettori?”, de Mauro Barisione.“¿Es necesario un candidato carismático y buen comunicador para ganar unas elecciones? ¿La imagen hace verdaderamente la diferencia? Este interesante libro recorre, a través de grandes políticos de ayer y de hoy, las cualidades personales y estrategias de comunicación que convierten una buena proyección de la imagen pública en la clave para una victoria en las urnas.” Yuri Morejón, asesor de comunicación.
  • “El sol, el genoma e internet. Las tres cosas que revolucionarán el siglo XXI: la energía solar, la ingeniería genética y la comunicación mundial.” de Freeman J. Dyson. “El libro plantea cuáles son los retos y oportunidades más importantes que tendremos como sociedad durante el actual siglo. Dyson trata el fenómeno de la comunicación global (el libro es del año 2000 y habla sólo de la World Wide Web y no de redes sociales) como fenómeno que alterará nuestra forma de relacionarnos, de trabajar y de crear, y lo hace con su estilo ameno y, alguna vez, desordenado. El libro también explica la importancia que él cree tendrán las energías renovables, el mapa del genoma humano, la exploración del espacio y la inteligencia artificial. Más que un libro es una recopilación de conferencias y artículos divulgados por Dyson a finales de los años 90 del siglo pasado, pero que siguen teniendo una vigencia propia de un hombre de su talento.” Ignasi Llorente, secretario de imagen y comunicación de ERC.
  • “El nuevo príncipe” de Dick Morris. “Campaña electoral permanente, formas de idealismo, nueva agenda política… Morris prueba de explicar cómo debe comportarse el nuevo príncipe de Maquiavelo, actualizado al siglo XXI”. Xavier Peytibí, asesor de comunicación.
  • “Señales honestas: el lenguaje que gobierna el mundo” de Alex Pentland. “La comunicación pasa por acercarse al individuo y mirarle a los ojos; en este libro el profesor Pentland vuelve a lo básico, a la persona, a las emociones y a lo que nos motiva a hacer las cosas… para acercanos a la inteligencia en red más genuina, a la ciencia de las redes.” Millán Berzosa, DirCom y Community Manager de Ideas4All.
  • “Lo real” de Belén Gopegui. “Trata de cómo la gestión de la información y de la comunicación genera poder. Y de qué peligroso puede ser éste y el camino que lleva hasta él.” Juan Pedro Molina Cañabate, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid.
  • “White House Ghosts” de Robert Schlesinger. “Ahora que aún tenemos en cartelera la interesantísima The Ghost Writer, última película de Roman Polanski, con Pierce Brosnan haciendo de ex primer ministro británico (muy Blair) y con Ewan McGregor haciendo de “negro”, recomiendo recuperar este libro publicado hace cosa de un año, que es un retrato muy atractivo del nacimiento, consolidación y explosión de la figura de los speechwriters (escritores de discursos) de la Casa Blanca. Habitantes del Ala Oeste antes incluso de que este existiera!”. Toni Aira, profesor de la UOC.
  • “The Art of Community. Building the New Age of Participation” de Jono Bacon. “El Community Manager de Ubuntu, la mayor distribución del sistema operativo Linux, nos ofrece las claves sobre como construir una comunidad éxitosa usando los ejemplos de una de las comunidades más grandes de la red: la de los desarrolladores, traductores, testeadores y demás participantes del proyecto Ubuntu. La verdad es que este libro nos ha encantado no sólo porque su enfoque es eminentemente práctico (y, por cierto, está muy bien escrito) sino porque los casos usados son bastante divertidos y realmente se aprende mucho sobre comunidades online gracias a él. Por cierto, para complementar la parte teórica de este tema nos ha gustado mucho Conectados de Nicholas A. Christakis, sociólogo y médico, y James H. Fowler, profesor de Ciencias Políticas, publicado por Taurus.” Alberto Vicente y Silvano Gozzer, editores de Anatomía de la Edición, uno de los blogs más influyentes en la edición española.
  • “Moon Shoots for Management” de Gary Hamel. “Mi propuesta viene en forma de artículo extenso. Lo escribió en 2008 uno de los profesores que ayudó a orientar el management del siglo XX, y que en éste habla de la Gestión 2.0 y sus implicaciones. No tiene desperdicio”. Adolfo Corujo, director senior de comunicación online en LLORENTE & CUENCA.
  • “Ser Digital” de Nicholas Negroponte. “A pesar de tener mas de 10 años (1995), continúa estando de plena actualidad. La evolución de la digitalización a través de los tiempos, la predicción del futuro y la transición de un mundo de átomos (material) hacia un mundo de bits (información), hacen de “Ser Digital” un libro esencial para cualquier persona interesada en la Web 2.0”. Cristina Cifuentes, vicepresidenta de la Asamblea de Madrid.
  • “Divertirse hasta morir ” de Neil Postman. “Un análisis imprescindible para entender la sociedad del entretenimiento y el lenguaje que debe utilizar la política en esta sociedad mediática.” Pau Canaleta, asesor de comunicación y director del CCAII.
  • “La herencia del olvido” de Reyes Mate. “No es un libro de comunicación … habla de la razón compasiva, de la razón comprensiva del sufrimiento … pero lo encuentro pertinente, mucho, para abordar los retos de la comunicación actual. Me hace pensar -y trabajo- en la idea de una comunicación que no sólo busque la relación o la seducción (el convencimiento), sino la comprensión del otro. Una comunicación basada no sólo en el diálogo, sino en la escucha comprensiva, en la escucha que nos hace poner en la piel de los demás, en la comunicación que comprende.” Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación.
  • “Los discursos del poder, palabras que cambiaron el curso der la historia” con introducción de Sabino Fernandez Campo. “No es un libro de o sobre comunicación política, es comunicación política en estado puro… y contrastada. Los mejores asesores son los clásicos.” Marc Rius, director general de Participación Ciudadana de la Generalitat de Catalunya.
  • “La política y el arte de actuar” de Arthur Miller. “¡Porque sigo creyendo en la política!” Jaume Collboni, jefe de campaña del PSC.
  • “Palabras que cambiaron el mundo. 50 discursos que han hecho historia”, de varios autores. “El prólogo del libro que recomiendo comienza con la siguiente frase: “Un gran discurso no sólo refleja la verdad de una época; también puede reflejar una gran mentira”. Y esa es la grandeza de este libro. En él no solamente se recogen los grandes discursos de la historia por todos conocidos sino también las palabras de líderes miserables, mentirosos y perversos. Un libro para comprobar que la retórica nada tiene que ver con los valores y por lo tanto conocer de la retórica su valor.” Francisco Polo, emprendedor social.
  • “1984” de George Orwell. “Un clásico. Pero de un extraordinario valor. La ciencia ficción se mezcla con la política. Con la teoría política y con la práctica también. Con el lenguaje, con la comunicación. El mundo que dibuja Orwell nos lleva a la reflexión sobre el valor de la libertad y la amenaza del miedo. Nos alerta de la importancia del lenguaje y del control del relato. Una pieza imprescindible en la mesa de toda persona preocupada por la comunicación.” Albert Medrán.

Foto

Los nombres propios de 2009

Turrones, décimos de Navidad y felicitaciones. Electrónicas o por correo postal, a gusto del consumidor. Colas en casi todas las tiendas, centros urbanos a rebosar. Frío y algo así como buen rollo generalizado aunque tu horizonte más cercano sean interminables comidas familiares. Una tras otra. Y los resúmenes del año. Sí, estamos en Navidad. Y a punto de cerrar este 2009.

Para seguir con las tradiciones, ahí van los 10 nombres propios del mundo de la comunicación online, comunicación política y… la política en sí misma. Cada día, uno nuevo

Comunicación y marketing 2.0 en el EBE09

¿Hacia dónde va el mundo de la comunicación online? ¿Cuán desarrollado está? ¿Cómo lo perciben los clientes? ¿Y los profesionales? ¿Cómo lo ataja el mundo de la Universidad? ¿Qué supone el concepto de la conversación para empresas, clientes y medios de comunicación?

Estas preguntas son ambiciosas y, queramos o no, no tienen una respuesta clara e unívoca. Son el centro del debate entre los que nos dedicamos a la comunicación y al marketing online y así se percibió a la perfección en la sesión paralela dedicada a estos menesteres durante el EBE09 celebrado este fin de semana en Sevilla.

Muestra del momento apasionante que vivimos fue el lleno absoluto de la sala que la organización reservó a esta actividad. La muestra más palpable que estos temas no sólo interesan, sino que generan un intenso debate. Y así fue.

Adolfo Corujo, director sénior de comunicación online en LLORENTE & CUENCA moderó la sesión que fue planteada como la conversación a la que tantas veces nos referimos. Sin powerpoints, con intervenciones ágiles de representantes de varias dimensiones, con reflexiones a responder entre todo el auditorio, no sólo por los ponentes. Una gran experiencia fruto del momento energizante que nos ha tocado vivir.

Os recomiendo que echéis un vistazo al resumen cronológico de conceptos tratados en la sesión que la propia organización realizó en su blog, dónde también encontraréis el resumen de ponentes de la misma: Joaquín Mouriz, Juan Pedro Molina, Ignacio Bruyel, Pablo Herreros e Iván Pino.

Es difícil resumir o intentar explicar la multitud de temas que se trataron, pero me gustaría rescatar algunas ideas a trasladar también al objeto de este blog, la comunicación política.

Sin miedo, disipar las dudas.

¿Es comprable la web 2.0? Es decir, ¿es el mundo de la comunicación online algo tan simple como “lo quiero, lo compro” o esconde un cambio profundo en las empresas o los partidos? Debe existir un gran esfuerzo de los profesionales por explicar, hacer comprensible, esta concepción. Hacerlo para evitar que alguien crea que esto es la “compra del software 2.0” y, sobretodo, hacerlo para evitar a los vendedores de humo. A este respecto, se dirigió la reflexión de Juan Luís Polo durante el debate y la de este post de Pablo Herreros. Debemos ser los garantes de que esto se comprende y que somos capaces de disipar las dudas que aún hoy se tienen en empresas y partidos. Saber, en definitiva, ofrecer una visión sólida que pueda ayudar a aquellos que entienden la necesidad estratégica de apostar por ello; ser también esa guía para los que lo contratan aún teniendo miedo sobre los efectos que podrá tener en su organización

El valor de la conversación

La conversación no es un concepto nuevo, pero hoy quizás toma un calibre muy distinto. Los medios de masas han dado paso a unas nuevas herramientas que nos permiten realizar un conjunto de acciones que le dan al mundo de la comunicación un nuevo color. Hablar con los usuarios no es nada nuevo. Mis padres, tíos y abuelos lo llevan haciendo 50 años en el mostrador de su negocio. Pero lo nuevo, lo relevante, es que hoy pueden hacerlo también compañías y partidos políticos acostumbrados a estar en lo alto de la cúspide. Eso es un cambio profundo. Y su aplicación debe traer –lo está haciendo ya- una nueva manera de actuar.

El difícil reto de aprender

El mundo de la comunicación online está demandando perfiles nuevos, y lo hace a una velocidad pasmosa. Por ejemplo, entre los asistentes se encontraba la community manager de Acciona, Isabel Ramis. Pero también en los últimos días una de las grandes entidades financieras del país, CAM, hacía lo propio con Gerardo Prieto. Las agencias y consultorías, las empresas, partidos y gobiernos demandan ya nuevos perfiles profesionales para hacer frente a los retos que plantea el momento. Perfiles que varían en su contenido, en sus funciones y en sus requisitos de empresa a empresa, de partido a partido. Seguramente por la ausencia de una acción más decidida en el mundo de la Universidad. El mundo académico, aunque no esté liderando este momento, lo ve con sumo interés y seguramente en los próximos años mostrará un compromiso mayor. Pero ya en este punto, me muevo un poco de sesión y cito la clausura del EBE09. Gumersindo Lafuente fue muy claro con los jóvenes, especialmente los estudiantes de periodismo: hoy tienen miles de herramientas para hacerse notar, para crear, para desarrollarse para crecer. Debemos aprovecharlas aunque no estén en el plan de estudios.

No sé que opináis vosotros, pero a mi me pareció una sesión vibrante. Un buen colofón a otras sesiones interesantes del EBE09, como la mesa redonda sobre la web en tiempo real, con Karma Peiró y Marc Cortés, el brillante David Karp y Tumbrl o el insultantemente joven talento de Pau García-Milá y la maravillosa entrevista que le realizó Berto Pena. Un gran EBE, enhorabuena a la organización ;)

¿Para cuándo el slideshare de Moncloa?

Cuando decimos que estar bien posicionados en la Red es esencial, no es una afirmación sin fundamento. Vivimos rodeados de información –algunos hablan del síndrome TMI, Too Much Information- y acceder de manera rápida a aquello que buscamos se vuelve un must.

Por eso, cuando una empresa, un partido, un candidato o una ley ni aparecen al ser buscadas, tenemos un problema. Pero también lo tenemos si los ciudadanos buscan algo en nuestras parcelas en la Red y no lo encuentran o tardan en encontrarlo.

Hace unas semanas, a raíz del anuncio del nuevo modelo de financiación, el Ministerio creó una presentación explicativa. Intenten entrar y buscarla, la encontrarán, pero les costará.

Para ello, existen herramientas que nos pueden facilitar este tipo de tareas. Si el Ministerio hace una presentación de naturaleza pública, ¿por qué no la cuelga en, por ejemplo, SlideShare?

Si lo hiciera, no sería el primero. La Casa Blanca ya se ha avanzado y pone a disposición de los ciudadanos y ciudadanas algunas presentaciones que pueden ser útiles para varios cometidos; desde los que investigan por temas académicos, a la prensa y, cómo no, para la ciudadanía.

No es un lujo más, innecesario, sino transmitir la misma vocación de servicio en la Red y facilitar la transmisión de información. ¿Para cuando uno aquí?

Convencer participando más de 15 días cada 4 años

La estrategia online debe estar por escrito, con unos objetivos claros: si no, no la cumpliremos. Debemos tener en cuenta qué comunicaremos, cómo y dónde. Con qué medios contamos y de cuanto tiempo disponemos para participar en las conversaciones de la Red.

Podemos participar en numerosos espacios: blogs, microblogging, redes sociales… Vamos a ver cómo han participado los partidos y sus candidatos en estas elecciones europeas. Eso sí, sin ánimo de ser exhaustivo: con más de 2.066 candidatos seguro que me dejo a alguien fuera del radar.

Participar en Redes Sociales

Tanto PSOE como PP disponen ya de páginas públicas en Facebook que funcionan, en cierto modo, como un mashup de los perfiles de varios miembros del partido y además como centro emisor de comunicaciones y mensajes. Las valoraciones desde los partidos son buenas: se ha traspasado la participación por perfiles a aumentarla en estas páginas.

El PP estrenó antes que el PSOE su página, pero la de los socialistas rápidamente superó a los conservadores en número de seguidores. En todo caso, es quizás una de las formas más usadas y más actualizadas para ambos partidos.

Otros partidos como IU, ERC, ICV o CiU no disponen de páginas propias en Facebook. Algunos de sus candidatos, como Junqueras, Badia, Tremosa o Romeva disponen de perfiles. Y otros como Vidal-Quadras o Mayor Oreja, grupos de apoyo.

Podríamos decir que la participación en redes sociales es la niña bonita de los partidos. Tanto es así, que PP y PSOE han creado sus propias redes sociales. La de los populares, desarrollada expresamente para ellos y abierta a la participación de todos, pese a algunos problemas iniciales de seguridad. El PSOE, en cambio, optó por servicios gratuitos de la Red, como Ning, para desarrollar su plataforma de movilización. La de los socialistas limitada a militantes y simpatizantes.

Participar en Microblogging

Durante la campaña electoral (o algunas semanas antes, para ser exactos) asistimos a uno de los crecimientos más importantes registrados del uso de Twitter en nuestro país. A la sombra de ello, muchos políticos y partidos se subieron al carro.

De esta manera, PSOE, PP, Izquierda Unida o CiU han usado sus perfiles de partido para relatar sus actos, enviar mensajes, etc. No obstante, se han podido observar conductas poco respectuosas con la propia participación. La más común ha sido la de no responder a las preguntas que otros usuarios hacían al partido.

Algunos candidatos como Junqueras, Tremosa o Salvador Sedó han abierto cuentas propias en Twitter. En ellos también se da el mismo caso: no responden a los usuarios. Respetar esta regla de conducta es esencial ya que estas herramientas permiten acercarse al ciudadano como otro medio de comunicación no es capaz de hacer.

Caso a parte es la cuenta creada para seguir a Jaime Mayor Oreja, que ha sido ya borrada. Si su uso ya fue controvertido, con twitts en tercera persona y sin interacción con nadie, la decisión de cerrarlo es aún más irrespectuosa: los usuarios deberían poder seguirlo en lo más importante, el ejercicio del cargo por el que ha sido elegido.

Aunque a juzgar por el silencio generalizado de los candidatos con Twitter, observamos como la concepción tacticista del medio es más común de lo esperado. Si ya hay un cementerio de blogs políticos, ya podemos inaugurar el cementerio de las cuentas caídas en desuso.

Podéis repasar algunos errores de los políticos en Twitter en esta entrada de hace unos meses.

Participar en blogs

El fenómeno de participación en blogs experimenta tendencias curiosas. Algunos candidatos han optado por no alimentar un blog, como Tremosa (pero sí algunos de los candidatos de CiU, como muestra esta página, con un ritmo muy desigual de actualizaciones), Mayor Oreja, López Aguilar, Meyer o Badia.

Izaskun Bilbao o Carmen Romero han creado blogs para esta campaña, deberemos ver si los siguen alimentando o pasan al citado cementerio.

El caso de Junqueras y Romeva son especialmente relevantes. Mientras que el republicano escribe regularmente en su blog del diario digital Directe.cat, Romeva mantiene actualizado con asiduidad su blog. En este sentido, el eurodiputado español más trabajador también lo es en la Red, ya que nos explica regularmente qué hace y por qué hace lo que hace en el Parlamento Europeo.

Tomarse en serio la participación es algo esencial para conseguir los objetivos. Hacerlo bien y durante algo más que 15 días cada 4 años.

La presencia online y la política

Ya no vale con estar presentes: es el momento de conversar. Llevamos meses apuntando a esta necesidad, pero parece que desde las cúspides de los partidos no se atiende a esta necesidad. Para luchar contra la desafección, la abstención y el pasotismo, los partidos deben arremangarse y participar.

Cuando hace ya dos años elaboré este estudio, los partidos y los políticos de nuestro país a penas estaban presentes. Estarlo era ya un triunfo, pero hoy además exigimos una participación de acuerdo con lo que esperamos de quien se atreve a dar los pasos en la red.

Esta campaña no ha sido una excepción: la presencia es ya una realidad pero la participación sigue teniendo limitaciones, siguen existiendo grandes diferencias entre partidos. Las motivaciones no creo que se encuentren en paradigmas del tipo “los partidos de derechas participan menos que los de izquierdas”, ya que en ella la propia personalidad del líder, del equipo o incluso del responsable interno del partido juega un papel más importante.

Los partidos deben diseñar estrategias de presencia online que no sean cortoplacistas y que sean efectivas. El objetivo, claro está, es conseguir apoyos, votos en los comicios. Pero también tiene el doble objetivo de tejer una red de apoyos que pueda incluso superar las fobias y las filias políticas.

Os propongo que analicemos juntos este binomio presencia/participación de nuestros políticos en la Red en una serie de posts que iré publicando en las próximas semanas. Y hoy vamos a empezar con la presencia online.

Empecemos por definir la presencia online. Es evidente que estar presente es existir, tener espacios en la Red. Esos espacios pueden ser propios (activos generados por un candidato o un partido) pero esa presencia también puede ser involuntaria (posts que hablan de ti, noticias, grupos de apoyo o de rechazo en redes sociales, clones en Twitter, etc.).

Es especialmente significativo ver como las estrategias de comunicación online y offline de los partidos no están coordinadas. Por ejemplo, mientras que en el mundo offline los estrategas saben que deben mover a su candidato entre los medios almenos 3 meses antes de la fecha electoral, en Internet no ocurre lo mismo: es habitual ver webs de campaña en marcha menos de un mes antes de las elecciones. O ocasiones en que un candidato está en boga de todos y en Internet no existe.

En este sentido, si uno no está presente en la Red no existe. Y no deja de ser importante este dato, ya que son los jóvenes los que más consultan información sobre política en la Red, según datos del CIS.

¿Significa eso que un partido debe estar presente en todos los soportes, servicios y redes existentes? No tiene por qué: debe estar presente allí dónde su estrategia online lo requiera, en plena concordancia con su estrategia de campaña, de acuerdo a los medios de que disponga y de acuerdo a factores tan importantes como la naturaleza del candidato.

Existe una reflexión de fondo sobre la necesidad de estar en todos los soportes posibles, al menos los más generalizados. La justificación es clara: estar allí donde puede haber algún votante, sea cual sea.

Otros, son partidarios de crear los espacios de participación, por ejemplo, a través de la puesta en marcha de una red social propia, tal y como hizo Obama o PSOE y PP en estas elecciones europeas.

Son reflexiones necesarias que nos deben llevar a diseñar una buena estrategia de presencia en la Red debe ser el primer paso. El siguiente, participar. A mi juicio, una asignatura que algunos aprueban por los pelos y que a otros les queda para septiembre…

Los cinco errores del político en Twitter

Desde el aterrizaje de Oprah a Twitter, este servicio de microblogging no ha hecho nada más que estar en boga de propios y extraños. En las últimas semanas hemos vivido una auténtica explosión en el número de usuarios en Twitter, algo que ha llegado también a la política.

Aunque podrían ser más, a día de hoy empezamos a contar con un nutrido grupo de representantes del pueblo que usan Twitter para comunicarse. Iba a decir para comunicarse con los ciudadanos, pero creo que no todos lo usan con ese fin en mente…

Diputados y diputadas, presidentes de cámaras legislativas, alcaldes y concejales. También instituciones. Todos ellos se van abriendo camino en este servicio. Pero, ¿están usando bien Twitter? ¿Saben por qué y para qué están presentes?

Estos son los cinco errores más cometidos por los políticos que se atreven a entrar en Twitter:

No conversar: el mundo online es muy distinto del offline, es bidireccional. No está bien que si alguien te pregunta algo no respondas. O que todas tus actualizaciones sean mensajes que no tienen el más mínimo interés en conversar.

No seguir a nadie: no pensaba en que siguieras a todos los que te siguen, aunque como figura pública quizás sería conveniente pensarlo. Pero no seguir a nadie es un error que puede afectar gravemente a tu reputación, sobretodo porque muestra que no te interesa lo más mínimo lo que piensen los usuarios. Twitter tiene ventajas, pero hay que mostrar un mínimo compromiso.

Abusar de Twitter: quizás alguien de tu staff actualiza tu Twitter durante una hora determinada del día. Encontrarnos con 6 o 7 actualizaciones seguidas nos muestra que no estás al otro lado… y al final creemos que eres algo así como spam legal.

No ser natural: si pones tu nombre a un perfil, no te maltrates a ti mismo. Nos gusta saber de tu actividad diaria (siempre que sea relevante), pero sobretodo qué piensas y a qué dedicas tu tiempo. Y sobre todo, a no ser que tengas el don de la ubicuidad, no le pidas a un colaborador que twitee por ti si estas en un acto público, medio, etc.

Tratarnos como a un medio: la agenda de los miembros de tu partido es muy interesante, pero generalmente no visito 15 provincias el mismo día. Las notas de prensa tampoco son lo mío, si quieres decirme que tienes un plan contra la crisis, enlázame a ese plan.

Seguramente hay más, así que no dudes a comentarlos.

Presidente de pluma y BlackBerry

Hoy en La Vanguardia, un repaso a la comunicación de Obama con el ciudadano.

Presidente de pluma y BlackBerry

A medida que los europeos nos acercamos a nuestra particular cita electoral, observamos con más distancia nuestras diferencias con otros procesos electorales. Es bien cierto que las características únicas de la Unión Europea evitan que podamos establecer una comparación entre iguales, pero no deja de sorprenderme el papel que ha jugado internet en una campaña y el que de momento no está jugando en otra.

Barack Obama no sería presidente de Estados Unidos sin internet. Así lo han expresado numerosos expertos en comunicación política, conscientes del impulso movilizador que tuvo la red a favor del inquilino de la Casa Blanca. En Europa, sin embargo, no se está haciendo uso de la red para combatir el fantasma de la abstención que, si no ocurre un milagro, será la vencedora de las elecciones del próximo 7 de junio.

Mientras que en Estados Unidos, los candidatos recaudaron centenares de millones de dólares en la red, Europa se dispone a gastar dos millones y medio de euros en una campaña online que no dará resultados. La campaña llega tarde y parece estar faltada de un carácter estratégico. Sólo araña la superficie, con una presencia meramente testimonial en algunas redes sociales como Facebook o MySpace. Mientras, los partidos europeos afinan a estas alturas sus lanzas en la red en una lucha que no capta demasiado interés.

La red ha dejado de ser un espacio reducido a ser el espacio donde se libran batallas. El ejemplo de Obama es el paradigmático y, de hecho, estoy convencido que ha sido el revulsivo a ciertos cambios que estamos viviendo en Europa; aún insuficientes, pero semillas de un cambio más rápido del que hubiéramos esperado en otras épocas. Sin Obama no estaríamos viendo los avances que estamos viendo en la presencia online de nuestros partidos: el PSOE tiene a estas alturas una red social trabajando para minimizar los efectos de la crisis en las urnas y el PP acaba de presentar su web.

El uso de internet mostrado por Obama durante sus primeros 100 días en la Casa Blanca también ha sido observado en detenimiento por propios y extraños. Para muchos, integrar las nuevas tecnologías en la gestión pública sigue siendo su asignatura pendiente (y la de tantos líderes), pero no puede negarse su liderazgo en la red, abriendo nuevos espacios a la participación del ciudadano y asegurando una toma de contacto más efectiva.

Esta concepción abierta al ciudadano, poniéndolo en el centro no es exclusivo del mundo online: Obama entiende que en los pequeños detalles existe un enorme poder comunicativo. El presidente de la red lee diariamente diez cartas enviadas por los ciudadanos y responde algunas a mano. El Presidente lo es para todos, para los que usan la pluma y la BlackBerry.

El blog político

Tras mi participación, junto a Trina Milan y Montse Cebrián en el debate sobre blogs en el programa “Al Dia” de Com Ràdio, aprovecho para traducir el post más leído de E-Campanya, cuando este blog estaba escrito únicamente en catalán. De forma periódica, rescataré los posts más leídos de esa etapa y los traduciré al castellano.

Entrada original en catalán del 1 de junio de 2008:

Maite Gutiérrez publica hoy en La Vanguardia un interesante artículo sobre el fenómeno blog. Hace un repaso a la vida de este medio y enumera las principales fortalezas del medio, augura un futuro esperanzador y pone énfasis en el elevado contenido de cambio, casi revolucionario, que estas bitácoras han generado.

Y es cierto: los blogs han supuesto una auténtica revolución en la manera de comunicarse. Han pluralizado las voces, han hecho grande la conversación, en definitiva, han permitido que entre todos podamos enriquecer nuestro conocimiento colectivo. Hay grandes bloques que permiten un aprendizaje casi privilegiado en ciertas áreas. Otros, son puntos de encuentros para colectivos. Hay blogs que nos permiten conocer el interior de las organizaciones. Incluso algunos nos dejan conocer la vertiente más personal y profesional de nuestros representantes electos. Y eso en un sistema parlamentario que nunca se ha caracterizado por un elevado contacto con los representados es más que reseñable.

Pero como ya reflexionábamos hace unas semanas, los blogs necesitan una estrategia que sirva a nuestros objetivos comunicativos. Todos tenemos alguno, incluso el fan de un grupo de música que quiere demostrar que nadie sabe más que él en la temática o quiere saber que no está solo en el mundo.

El artículo de La Vanguardia incide en los blogs políticos, y señala los grandes males -vicios, podríamos decir- de los blogs políticos. Creados sólo para buscar votos antes de las elecciones, falta de compromiso de sus autores, abandono tras ser elegidos … Males que conocemos de sobras y que no profundizaremos en ellos ahora. Os vuelvo a recomendar un artículo de Gutiérrez-Rubí que encuentro esencial para entender las reflexiones de futuro que tenemos que hacer sobre los blogs políticos, así como otro muy interesante de José-Luis Prieto.

Anna Lara, como el resto de compañeros y compañeras del máster en marketing político del año pasado, ha entregado su memoria donde ha reflexionado en torno al lustro de las webs políticas 2.0. Espero que nos dé su opinión a los comentarios sobre este fenómeno.

Que los blogs están cambiando la manera que tenemos de comunicarnos, es cierto. Que incluso ya tenemos herramientas de micro-blogging, también es cierto. Pero que tenemos muchos blogs sin un objetivo concreto también es cierto. Que necesitamos repensar para qué los queremos, como trabajamos, como conseguiremos comunicar… que hay que hacer algo para evitar que esto, al fin y al cabo, sea una conversación entre convencidos. Que nos hace falta dar un paso mayor para llegar, no a más personas sino a las personas adecuadas.

Por eso nos quedamos siempre con la tarea de los pioneros, que han abierto camino, ya vengan del mundo de la política o de la empresa.