Microentrevistas de campaña: Artur Mas

“Soy más partidario de la seducción que de la imposición”

Artur Mas es el candidato de Convergència i Unió a presidir la Generalitat. Lo es por tercera vez consecutiva. No lo consiguió en 2003 ni en 2006, pese a haber ganado en esas dos ocasiones las elecciones. Las elecciones del próximo domingo son su auténtica prueba de fuego. ¿Lo conseguirá a la tercera?

Esta parece ser la definitiva. Las encuestas auguran un buen resultado a la coalición que preside y, ya sea en solitario o con algunos apoyos puntuales, parece tener asegurada la gobernabilidad del país. No hay mejor veredicto que las urnas, como es evidente, pero la espiral del cambio parece imparable.

En el aire quedan los efectos de la abstención en las aspiraciones presidenciales de Artur Mas. El resultado final. El reparto de los escaños. La efectiva movilización de todos los que, en las horas finales de la campaña, afirman que votarán por él y por Convergència i Unió.

Los retos que le aguardan a Mas si llega a ser Molt Honorable –y a juzgar por las encuestas y por su actuación en el debate a seis parece estar muy cerca de conseguirlo- son muchos y difíciles. Por ello, el candidato responde en escrupulosos 140 caracteres al cuestionario remitido a los seis candidatos de los partidos con representación parlamentaria.

Si Artur Mas llega a presidente…

¿Cuál será la primera medida que pondrá en marcha para acabar con la crisis?

Hacer una administración más austera y aliada de nuestro tejido productivo para que se pueda crear empleo, que es la primera de las políticas sociales.

¿Qué solución propone para acabar con el paro?

Ayudar a nuestras empresas y emprendedores, no poner trabas a su crecimiento, reducir costes contratación, mercado laboral propio, reforma SOC.

Se multará a las personas que no rotulan sus negocios en catalán?

Todas las leyes tienen su régimen sancionador, pero yo soy más partidario de la seducción que de la imposición.

¿…Independencia?

Proponemos el derecho a decidir de los catalanes, sin más límite el de nuestra cohesión como pueblo. Ahora creemos que es el momento de un nuevo pacto fiscal que es el que genera más consenso social y político.

Utilizará internet para comunicarse directamente con los ciudadanos durante su mandato?

Sí, ya hace tiempo que se ha demostrado que es una herramienta muy útil, no sólo para hacer llegar nuestro mensaje, sino también para escuchar lo que nos dice la gente.

El penalti más largo del mundo

Esto del cara a cara me ha recordado a la película “El penalti más largo del mundo”. Esa en la que Fernando Tejero acaba siendo el portero que debe parar un penalti de un partido determinante que acaba suspendiéndose. Al cabo de unos días el partido se celebra y entre un partido y otro se arma la de Dios es Cristo. Lo del cara a cara entre Mas y Montilla, algo parecido.

No hubo debate. Dicen los otros partidos del arco parlamentario que dicho debate atentaba contra la pluralidad. Dice la Junta que esos debates deben solicitarse con cinco días de antelación. Dice Montilla que él lleva pidiéndolos toda la campaña. Y dice el Grupo Godó que ellos ofrecían sus cadenas. Incluso la consellera Geli proponía hacerlo en Andorra. Sí, ese oasis electoral que es algo así como las aguas internacionales de la política catalana. Solo falta que los directores de pistas de esquí casen pactos post-electorales.

Esperpéntica espera. Terrible show. Dos días de campaña perdidos, dicen algunos. ¿Perdidos? ¿Sí? ¿Seguro? Dos días muy bien aprovechados por el PSC y CiU. Dos días de protagonismo absoluto de los grandes. Al final va a resultar que haber dicho sí al debate y organizarlo como Dios manda hubiese sido lo mejor para los pequeños. Se han quedado con menos aire que si se hubiese celebrado. Porque a estas alturas… ¿quién recuerda las buenas actuaciones de los terceros en discordia?

Estas horas pasaran a la historia como el ejemplo paradigmático que los debates son, sobretodo, el antes y el después. La teoría y la práctica del después, de los spin doctors “contaminando” la opinión pública, del poder del que ganó… la conocemos de sobra. La del antes es más rara. Y este caso, un rara avis. Un debate que no se celebró que tendrá tanto protagonismo (o incluso más) que los matamoros del siglo XXI y las voces contra los olvidadizos en eso de pagar impuestos.

De este penalti más largo del mundo, en versión catalana y con votos de por medio, me quedo con la llamada que tuve hace un rato con mi madre. Debate en el aire, menos de una hora y media para su virtual celebración. “¿De qué debate me hablas?”. Ahí tienen la clave. Mucho ruido y pocas nueces. Atentos a la abstención del domingo.

¿Cómo ganar el cara a cara?

Si la Junta Electoral Central no dice lo contrario, esta noche Catalunya presenciará el primer cara a cara entre los líderes de los dos partidos mayoritarios. Nunca se ha celebrado un debate similar desde que en 1980 se celebraran las primeras elecciones autonómicas. Si el debate tiene lugar, estaremos ante un hecho histórico.

¿Por qué hemos llegado a este punto? Como en 1993, cuando se dio el primer cara a cara entre Felipe González y José María Aznar, se dan las circunstancias para que los dos líderes se enfrenten en un debate a dos:

  • Llegamos al cara a cara porque Montilla lo quiere. No es habitual que quien ostenta el cargo ceda a debatir con quién lo quiere, pero la situación del PSC en las encuestas hace que Montilla solo pueda ganar en este debate.
  • Artur Mas es un buen orador. Aunque tiene más a perder que Montilla, tiene la seguridad que puede salir airosa de un cuerpo a cuerpo.
  • La más elemental: los dos quieren. Las negociaciones se rompieron ante la formula que proponía el PSC, pero Montilla puso a Mas en la tesitura de aceptar el cara a cara… pero si debaten es porque quieren hacerlo.

Ante el debate, son múltiples los aspectos que deben cuidar. Sin duda, el hecho de repetir ante las cámaras en 48 horas permitirá que ambos líderes tengan aún en la memoria los consejos de sus asesores para hacer un buen cara a cara. Pero por si les falla en el último momento, proponemos tres consejos para cada uno de los candidatos.

Tres consejos para Artur Mas:

  1. Cuidar el lenguaje no verbal: en el debate a seis fue más fácil ceder protagonismo a otros, pero en un cara a cara las cámaras captarán todos los detalles. Mas debe procurar no aparecer altivo, ni sobrado ni confiado.
  2. Ser más directo en las respuestas: Mas es un buen orador pero cuando le hacen una pregunta complicada da vueltas para argumentarlo. Lo vimos en la comida con bloggers. Pero en televisión las frases cortas y memorables valen su precio en oro. Debería ir por ese camino.
  3. Mostrar interés en todo momento: Mas no debe dejar que un detalle sea usado para mostrar una imagen de él como una persona despreocupada o irrespetuosa con el president. Debe luchar por ser cazado distraído.

El president Montilla, en cambio, debería atender a estos tres consejos:

  1. Más sonrisas: Montilla debería hacer un esfuerzo por comunicar con su cuerpo. Debe poner todo su ahínco en acompañar su mensaje con un lenguaje no verbal adecuado.
  2. Sorprender: las expectativas sobre su capacidad para ganar el cara a cara son bajas. Por ello, tiene campo para poder crecer y sorprender al votante. Mucho tiene que ver la gestión de las expectativas en estas horas previas.
  3. Dejar de lado las notas y ser más natural: Montilla gana mucho al natural. Cuando no tiene una cámara enfrente, se suelta y dice las cosas como las piensa. Si esta noche dejará las notas a un lado y se comunicara directamente con el espectador, tendría mucho ganado. Tras semanas de campaña, los mensajes están más que interiorizados. No le sería demasiado difícil.

Estos son los consejos para los candidatos. Aunque, si me lo permiten, añadiría uno para los dos: ir al debate con corbatas mejores a las que llevaron en el anterior debate. Puede parecer una frivolidad, pero el modo de vestir comunica mucho de nosotros. Ni la corbata de un rojo extraño del president ni el mantel de picnic de Mas estuvieron a la altura de lo que querían expresar. Y si este consejo no lo toman los candidatos, que algún miembro del equipo se plantee hacer lo que hizo la Abigail Bartlet…

Foto de Andreu Dalmau (EFE)

El zoom, Iniesta y un cara a cara. Crónica de un debate

Fue en el último minuto, como Iniesta en Stanford Bridge. En los últimos suspiros del debate. Ahí se jugó todo y se decidió el resultado. Un último minuto –por favor, no me lo tomen al pie de la letra- de infarto que empezó con la tensión por ver si Montilla era capaz de despertar de una vez por todas tras un debate gris. El president se puso el sombrero sureño y retó a su contrincante. Ni blancas ni al alba, dejó la elección de los detalles del duelo en manos de Artur Mas.

Siguió ese minuto final de infarto. Ese minuto de más de sesenta segundos. Mas habló a los catalanes y el realizador de TV3 empezó un lento zoom que nos acercaba a su mirada. Parecía hablar directo a todos. No necesitaba el zoom durante su última intervención en el debate electoral para ganar. Pero no le vino mal. ¿Trato de favor? Quizás, pero el dramatismo del momento será recordado durante años. Y justo ahí, Mas eligió armas, lugar y hora. Aceptó el reto y se sacó otro as de la manga. Debatir ahí, en ese momento. El presentador estaba atónito. Como lo estaban los espectadores en sus casas.

Esa es la escena clave del debate. Ganar el post-debate desde él. La pobre presencia de Montilla se ve eclipsada por su reto. La gran actuación de Mas, la antesala de un cara a cara que se producirá mañana. Dicen hoy algunos que los debates ni se ganan ni se pierden. Mas lo ganó ayer no hay duda de ello. Pero Montilla marcó un gol valioso para el partido de vuelta. De esos en campo contrario.

Más adelante volveremos al cara a cara. Sigamos con el debate coral a seis en que todos hicieron muchas cosas que quizás no deberían haber estado en su actuación, pero ahí quedarán. Albert Rivera empezó bien, sabiendo que podía ser el Nick Clegg de la política catalana. Pero no entendió la etiqueta de la fiesta. Agresivo y desmesurado, interrumpió por doquier. En un debate así, perder las formas no es lo más adecuado. Tendrá suerte de una sociedad tan hastiada de políticos que incluso verán con gracia que uno falte al respeto a otro.

Sánchez-Camacho hizo bien en traerse un objeto al debate. Nunca olvidaremos como un carnet del PSC pudo servir para hilvanar una respuesta –torpe, por otro lado- a la cuestión lingüística. Ni el mismo Pedro J. podría haber imaginado una historia mejor que la del militante socialista que se da de baja del partido porque su hija le dice que deben hablar en catalán porque el castellano está prohibido. Un objeto que no ha logrado eclipsar debilidades en su discurso. En el terreno económico le ganó Mas. En el lingüístico, Rivera. Joan Herrera lo resumió gráficamente en su respuesta a Sánchez-Camacho: “¿Por qué me hablas en castellano si siempre lo haces en catalán?”.

Herrera dirigió el mensaje a una bolsa de votos muy determinada. Se notó en las argumentaciones y en los ataques que dirigió. Tuvo sus debates paralelos con Mas y Sánchez-Camacho y fue a alternando el ataque y el apoyo a un Montilla desaparecido. Joan Puigcercós dio la primera estocada a Artur Mas a cuenta del ofrecimiento de un pacto para ir juntos a por el concierto… y el compromiso que si eso fallaba, Mas apoyaría un referéndum de independencia. Mas titubeó. No fue el único pacto ofrecido a Mas.

Mas dio un paso más para poder ser el nuevo Molt Honorable. El partido de ida fue rotundo. Montilla marcó ese tanto importante y mañana en la vuelta veremos si todo forma parte de una estrategia o si el resultado puede ser aún peor para el president. Cuestión de expectativas que alejaran o acercaran a uno u otro a Palau como ese zoom al candidato de CiU, en el último minuto.

50 enlaces para 1 semana de campaña

Lo más relevante de la primera semana de campaña en 50 enlaces:

Situaciones atípicas

  • Un Montilla en tejanos toma una caña tras un mitin relámpago en Cerdanyola (ABC)
  • ‘Espe’ tiene miedo, pero habla catalán (El País)

Merchandising y elementos de campaña

Los candidatos por dentro

Lo más freak

  • Carmen de Mairena: “Montilla, te vamos a hacer papilla” (La Vanguardia)

Mitines

Promesas, actos… campaña al fin y al cabo

  • El PP promet desgravar 600 euros anuals als que portin els fills a l’escola concertada (El Periódico de Catalunya)
  • Mas quiere seducir al votante del PSC con el concierto económico (El País)
  • El PP monta una Galeusca en la cuna del tripartito (El Periódico de Catalunya)
  • Los programas electorales del 28-N (Sandra Bravo)
  • ERC apoyará a Mas si no recula en políticas sociales y en la normalización del catalán (La Vanguardia)

Vídeos en campaña

  • Votar és un plaer (Youtube)
  • El vídeo porno de Montse Nebrera (Youtube)
  • Un dia amb Artur Mas (CiU)
  • Montilla y el mensajero (YouTube)
  • Spot electoral de la CORI (Youtube)

Hablemos de pactos

  • Jordi Pujol: “La señora Camacho se autoexcluye con algunas de las cosas que dice” (La Vanguardia)
  • El PP advierte a Mas de que su apoyo no será “gratis total” (El País)
  • Mas pide un apoyo ‘masivo’ para no tener que gobernar con ‘muletas’ (El Mundo)

Encuestas y predicciones

  • CiU mantiene su amplia ventaja aunque algo más lejos de la mayoría absoluta (La Vanguardia)
  • El CIS prevé la victoria clara de Mas, pero lejos de la mayoría absoluta (La Voz de Galicia)
  • CiU guanya per la caiguda d’ERC (El Periódico de Catalunya)
  • Convergència i Unió manté les distàncies a menys de dues per les eleccions segons l’últim Racòmetre (RAC 1)

Las polémicas

  • El PP sigue ‘cazando’ a independentistas (El País)
  • Puigcercós: ‘Madrid es una fiesta fiscal y en Andalucía no paga ni Dios’ (El Mundo)
  • Todos contra la “deriva xenófoba” del PP (Público)
  • El vídeo del orgasmo no gusta ni en el PSOE (El Mundo)

Seguimiento de la campaña

Apoyos

  • Sala i Martín cambia de opinión (E-Noticies)
  • Rajoy vuelve mañana a Cataluña para volcarse en la segunda parte de campaña (ABC)
  • Mas: “El PSOE es el primo de Zumosol del PSC, ‘tot i que’ el zumo está caducado”(La Vanguardia)

Arañar votos con un spot electoral

Con el inicio de la campaña electoral en Catalunya, llegan a las televisiones públicas los anuncios electorales de las distintas formaciones políticas. Atrás quedaron los largos anuncios y los bloques con cortinilla que anunciaban el sopor. Era, hace ya unos años, un momento óptimo para acercarse al baño. Ahora, camuflados entre el resto de anuncios de marcas y productos, los partidos tienen el reto de sorprender, convencer y generar confianza. ¿Cómo lo están haciendo los partidos catalanes?

CiU

En un minuto, Artur Mas busca la complicidad que nunca ha tenido de los catalanes. Ha ganado dos veces las elecciones, como él mismo comenta, es respetado, pero no amado. A ello, mucho han contribuido sus caricaturas, su imagen de pijo y de superioridad. Por eso, este anuncio es íntimo y personal. Acerca al candidato a la gente.

Mas seduce. Nos cuenta porque los años en la oposición merecían la pena. Basa su relato personal en la épica del sacrificio. Y llega al punto clave del mensaje: debe ganar porque se lo merece. Ha esperado mucho.

Tras la intimidad, Mas se rodea de gente. Mucha gente. La mayoría que él quiere para su partido. Empiezan los cánticos de “Mas president”. Eleva el tono. Le pone fuerza a su discurso y promete “Una Catalunya millor”.

Senyeres, un piano que sube la intensidad y movimientos cortos y ágiles de la cámara acompañan al candidato.

El segundo vídeo de campaña, más corto (32 segundos) recicla el vídeo de presentación de Cativistes y cambia el discurso. Pide la unidad de los nacionalistas y una gran mayoría. Busca la centralidad de CiU como fuerza vertebradora de ese espacio.

Voz en off, centenares de banderas y ausencia del candidato.

PSC

Lo presentaron hace unas semanas bajo el título de “La vida de Monti”. Ahora, substituyen la carátula y lo centran en el PSC. Adaptación de la mítica escena de la película “La vida de Bryan” donde se reivindica la acción de gobierno del PSC.

El anuncio es corto (32 segundos), divertido, ameno e informativo. Una manera de llegar a muchos ciudadanos a los que no interesa la política. Es, quizás, la apuesta más arriesgada de los grandes partidos: esa mezcla de política, humor y un cine que no es precisamente mainstream puede ser una debilidad en su eficacia. En todo caso, es diferente, innovador y arriesgado, algo que no se lleva demasiado en comunicación política.

La ausencia del candidato es notoria. Ni aparece ni pide el voto. El PSC sigue la estrategia de sorprender y centrar el discurso en logros, antes que personalizar la campaña.

ERC

Esquerra sigue probando con el poder del relato, la emoción y dar el protagonismo de su campaña a la gente. Bajo el mensaje de “Gent Valenta”, los independentistas encarnar su propuesta en la historia de Núria, una catalana a punto de votar. Antes de emitir su voto, la voz en off –femenina- nos cuenta su historia. Una historia normal, como la de tanta gente valiente que cada día trabaja, se esfuerza y asume retos.

Se repasan momentos de cualquier persona: el crecimiento personal y profesional. Se reivindica también, de forma sutil, las grandes obras colectivas de país –Juegos Olímpicos de Barcelona- y la propia democracia, al centrar el spot en una mesa electoral el día de las elecciones.

Imágenes seleccionadas que dan ritmo al anuncio. Un ritmo cambiante, no es empalagoso. Solo al final aparece Joan Puigcercós haciendo una defensa del voto por su partido.

PPC

El spot del PP de Catalunya es el ejemplo paradigmático de política de las emociones. En este caso, del miedo. Tonos oscuros, música lenta, grave. Genera tensión, nervios. La empatía con el protagonista es total: se comparte su rabia.

Los conservadores rescatan otra técnica habitual en los spots electorales: dibujar situaciones hipotéticas. El anuncio muestra el 28 de noviembre de 2011, con Mas como president apoyado en Esquerra. Anuncian la celebración de un referéndum de independencia. Las reflexiones del protagonista sueltan algunos de los argumentos típicos que pueden sentirse en tertulias y espacios de la TDT –la trinchera- como la contraposición de nación a los problemas económicos, etc.

Tras el negro panorama, llega el color y la música optimista y el alegato final de Sánchez-Camacho, de blanco y rodeada de otros candidatos de su partido.

La versión corta del anuncio prescinde de la música y acorta el relato, con menor efecto emocional.

ICV

Iniciativa juega con las imágenes, que ejemplifican de lo que habla la voz en off, y la música. Una elección musical distinta y hasta cierto punto sorprendente ya que juega con el cerebro del votante. Por un lado, recibe una carga de mensajes negativos… por el otro, una música esperanzadora, alegre.

Al final del spot aparece el candidato Joan Herrera que recuerda que “El futur no està escrit”, cerrando el anuncio y ligando toda la idea del mismo: las utopías pueden ser realidades que cambien la situación negativa del día a día.

Ciutadans-Ciudadanos

Lo presentaron hace semanas. Música pegadiza y bailable. Dibuja varias de las situaciones que el partido critica y lo contrapone con las propuestas/ideas del partido contra ello. A medida que se van presentando, los protagonistas se desnudan.

La idea central es la llamada a “rebelarse” a medida que el anuncio sube de intensidad y cada vez más personas acompañan a Rivera, desnudas, tras el candidato.

Artur Mas come con bloggers

“Nos quitamos la americana, ¿no?” Artur Mas rompe el hielo ante una audiencia de bloggers políticos y miembros del colectivo de apoyo al candidato “Absolut Mas”. “Si no os importa, claro” sigue el candidato, justo antes de pedirnos que durante esa comida debemos tutearnos. Nada de formalidades. Pese a ello, no deja de ser algo raro el hecho de estar compartiendo mesa con quién tiene todos los números de ser el próximo presidente de la Generalitat de Catalunya.

Se le ve algo agotado. Lleva con él un resfriado que parece que no le abandona desde hace algo más de dos semanas. Algunos miembros de su equipo comparten síntomas. La campaña electoral es dura. Se marca un objetivo: conservar la voz. Le esperan dos semanas frenéticas. Pero como buen político que es, no podrá estar callado mucho tiempo. Se le nota con ganas de explicar sus planes. Su proyecto.

El encuentro es una franca entrevista. Aunque la mayoría de los asistentes son personas cercanas a Convergència i Unió, los que no somos una minoría, el debate no se produce en términos excesivamente partidista. Eso no quita que las críticas a la fórmula que ha gobernado Catalunya durante los últimos siete años no sea dura. Pero antes de centrarse en el diagnóstico de la Catalunya actual, Mas se pierde en una reflexión sobre la independencia de Catalunya.

Los organizadores del evento le preguntan si han hecho bien en apoyarle. Si les llevará a un estado propio. Mas responde que él, en esto, es realista. Que no promete nada. Cita la población, los números de los que podrían apoyar la independencia… y de los que no. De las raíces españolas de muchos catalanes. No quiere prometer algo muy difícil de cumplir. Pero hará lo posible.

La conversación cambia de rumbo y nos quedamos en la economía. Mas habla de tsunami. Según el candidato, Catalunya está al borde del colapso. Y se imagina como George Clooney en la “Tormenta Perfecta”, sólo ante el peligro, debiendo decidir cómo mover el timón y hacia donde llevar el barco. Su plan pasa por poner en marcha tres acciones:

  1. Ordenar la casa. O lo que es lo mismo, austeridad en el gasto. “Ataban los perros con longanizas”, llegará a decir Mas del actual Gobierno.
  2. Hacer lo posible para que la economía crezca. “Eso lo deben hacer las empresas”, comenta.
  3. Conseguir más recursos en Madrid.

Precisamente ese punto nos lleva a un debate interesante: ¿cómo conseguir un concierto económico como el vasco? ¿Cómo gestionar las tensiones con Madrid? Y ahí, sin muchas respuestas claras, Mas nos pregunta qué debería hacer CiU si como contrapartida por el concierto, Zapatero –o Rajoy, quién sabe- les ofreciera entrar al Gobierno. “Con dos ministerios”, cita. Se hace el silencio en la sala. Pregunta incómoda la de Mas. Pero… ¿por qué lo piensa?

Le pregunto al candidato si ante tantos retos y tan pocas soluciones fáciles, ante un panorama tan negro, no debería ser él uno de los que usan el lema de “gent valenta” y qué planes más concretos tiene. El candidato responde y me quedo con la idea que si Mas llega a presidente va a tener un enorme reto ante sí: si hace los recortes de Cameron –le cita, como hizo Rajoy unas semanas-, depende de terceros para conseguir un casi imposible concierto económico y depende de la evolución de la economía; va a necesitar mucha pedagogía para explicarlo al pueblo de Catalunya.

Se acerca la hora del fin de la sesión. Nos pide que mantengamos en secreto algunas declaraciones un tanto polémicas. Plantea la supresión de la sexta hora en la educación primaria y secundaria. Bebe algo de cava para bajar la irritación de su garganta. Se despide y nos agradece la participación. Le vemos gravar en directo una de las entradas de su videoblog –y ahí me quedé con las ganas de saber si será el primer president de la Generalitat con videoblog- y algunos de los asistentes como Pau Canaleta, Francesc Canosa o Trina Milán damos nuestra opinión del acto. Siempre es un lujo tener a un candidato a la presidencia de la Generalitat dispuesto a hablar sin límites de tiempo. Experiencia interesante a tres días del inicio de la campaña electoral.

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (7 de noviembre)

A falta de la visita de Artur Mas a Polònia, este jueves fue el turno del president Montilla. El gag del president tuvo el morbo necesario para salvar el share del programa, que con la invitación de los personajes reales a participar en el programa están caldeando la campaña. Por cierto, el equipo de Montilla ya cuenta con un Twitter oficial.

Artur Mas se juega el cuello. De hecho, ha pedido que se lo corten si bajo su mando se produce corrupción en la Generalitat. La frase fue efectiva, clara y meridiana. Pese a ello, el president Montilla sigue esperando una declaración solemne del jefe de la oposición sobre los supuestos lazos de CiU con el caso Palau. La corrupción entra más que nunca en campaña.

El Barça-Madrid que se disputará el fin de semana de las elecciones sigue sin fijar su fecha. Y eso despierta opiniones encontradas entre los líderes políticos… y es que esta campaña tendrá mucho que ver con lo que pase o deje de pasar en ese partido. O eso creen algunos…

“Verd esperança, solucions d’esquerres” es el lema de campaña elegido por Iniciativa. Lo presentaron esta semana y en el cartel abandonan el color negro dominante en las pasadas elecciones.

Las principales fuerzas políticas catalanas ya tienen su programa electoral disponible en la Red: PSC, CiU, ERC, PPC, ICV, Ciutadans.

Los spots electorales de las elecciones catalanas de 2006

Hace cuatro años, Catalunya votaba en las primeras elecciones tras la aprobación del Estatut. El primer gobierno tripartito había terminado con la expulsión de Esquerra del ejecutivo por su voto negativo al texto estatutario llevado a referéndum. La culminación de una serie de tensiones internas.

CiU empezó esa campaña atípica –cayó en un miércoles festivo, que removió en cierto modo la liturgia de campaña- con un sorprendente dvd: Confidencial.cat. El PSC no presentó al presidente en el cargo a la reelección y optó por el ministro José Montilla. Esquerra repitió candidato, Carod-Rovira, al igual que ICV, Joan Saura y el PPC, Josep Piqué. La sorpresa de esos comicios fue Ciutadans, que consiguió entrar en el Parlament con tres escaños.

Con cuatro años a nuestras espaldas y a las puertas de una nueva cita electoral, ¿os apetece recordar los spots electorales de esa campaña?

CiU

PSC

Esquerra

PPC

No disponibles

ICV

Ciutadans-Ciudadanos

Las elecciones catalanas en 5 enlaces (31 de octubre)

Hay una campaña paralela en términos de audiencia… en La Noria. El president Montilla fue entrevistado por Jordi González el pasado sábado y, al parecer, superó en audiencia a la visita del líder de la oposición, Artur Mas.

Si la batalla por audiencias parece que la ganó Montilla, Mas es el candidato que más espacios está abarcando en las revistas que no son espacios tradicionalmente políticos. Tras su aparición en Vanity Fair, el candidato de CiU concede una entrevista con un marcado tono personal en Lecturas.

En una campaña es difícil sorprender. Especialmente cuando nos encontramos con formatos encorsetados o demasiado clásicos. Por eso, la medicina que propone Reagrupament.cat con su líder al frente, Carretero, ha conseguido su hueco en los medios. Y es que al president Montilla le regalaron una caja de “Carreterina” en Sant Just d’Esvern.

Sin muchos aspavientos pero de forma eficaz, Esquerra va haciendo pasos en su campaña. El acto del pasado domingo en el Teatre Grec de Barcelona tuvo un formato diferente a lo habitual y su web de campaña parece ser una solvente herramienta online.

Si alguien tenía duda de la influencia de la coincidencia de las elecciones con el partido más esperado del año, el Barça-Madrid, las fotos de campaña de los populares catalanes son la muestra de que en estos comicios va a haber mucho partido… y muchos goles.