Chacón, la Esperanza del PSOE

Ha dicho muchas cosas. Su rostro, muchas más. La decisión “autónoma, individual y personal” de Carme Chacón dibuja un nuevo escenario en la crisis del PSOE que no tiene atisbos de ser corta: decide no optar a ser la candidata del partido en las difíciles elecciones de 2012. Decide hacerlo por preservar la unidad del partido y la estabilidad del Gobierno. Pero su voz, su postura y, sobretodo, su mirada, dicen lo contrario.

Mujer. Catalana. Española. Fiel a Zapatero y orgullosa socialista. Son las banderas con las que ha roto moldes en la política española de la primera década del siglo XXI. Con el paso que ha tomado hoy, prepara la segunda. El gesto es inequívoco. Se inmola. O así lo ha comunicado. Su discurso es lo que dice: España y el partido están por encima y ella está a su servicio. Su mirada, en cambio, habla de lo que no se ha visto ni se verá. Habla del enfrentamiento entre las familias del PSOE que están en pie de guerra.

Esa guerra es la clave. La contundente derrota electoral del domingo cambia la música pero no los músicos. Las tensiones internas han llevado a Chacón a leer sus posibilidades a medio y largo plazo. En un entorno con tan elevado voltaje, sus opciones se veían reducidas. Si el Comité Federal del sábado llega a un acuerdo y no fuerza un Congreso extraordinario, Chacón se resguarda para luchar su guerra. La de verdad. La sucesión de Zapatero en la secretaría general.

Se abre un periodo incierto. Un camino que, si lleva al 38º Congreso Federal de 2012, dejará a Chacón siendo la Esperanza del PSOE. Lo más parecido a esa figura antagónica que es Esperanza Aguirre en el Partido Popular. Con todo lo que ello conlleva. Con la posibilidad de ser la secretaria general que suceda a Zapatero o quedando como la figura aglutinadora de una corriente distinta que llegue a tener poder en el partido pero no el suficiente para imponerse en él.

La Esperanza del PSOE, con un perfil propio, diferenciado y diferente. Con un relato personal –que ha apuntalado hoy con un defining moment en su carrera-, unos objetivos claros y una mentalidad distinta. La alternativa, desde los que hoy tienen el poder, a los que quieren ser alternativa siendo de la vieja guardia.

No fueron bien las cosas. De hecho, tras perder casi millón y medio de votos en las elecciones del pasado domingo y ver como el mapa del poder autonómico se teñía de azul, la tensión se ha precipitado. La cita de 2012 –si finalmente es entonces- será dura. Complicada. El Congreso se prevé complicado y Chacón es ya la candidata a la secretaría general. Dar un paso atrás para… dar un paso al frente cuando toque.

Un asesor para Cospedal, ¡por favor!

Una mala tarde la puede tener cualquiera. Podríamos pensar eso de la primera pregunta que la senadora y secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, dirigió a la ministra de Defensa. Sí, una mala tarde la puede tener cualquiera. El problema es cuando las malas tardes son la tónica y no la excepción.

Quizás de Cospedal ha tenido un gran problema al no saber medir las expectativas generadas y cumplir con ellas. Apareció en un momento de crisis máxima en el seno del PP –la misma que a día de hoy no les permite despegar y sacar buena tajada de la crisis económica- y su nombramiento fue algo parecido a la nominación de John McCain: el PP se dotaba en un cargo tan importante como la secretaría general de una representante atípica del partido. Un mensaje de cambio y de aproximación al centro. Sin embargo, como McCain, no convenció a los del medio y tiene que buscar refugio en los extremos.

Por ello, las expectativas no se han cumplido y episodios recientes han terminado por minar su credibilidad. Si hace unos meses se inventó una teoria de la conspiración de jueces y policias contra su partido, ahora es el turno a las preguntas vacías de contenido en el Senado.

Ayer, de Cospedal preguntó a Carme Chacón sobre el uso militar por parte de Estados Unidos del aeropuerto de Ciudad Real. Lo había leído en la prensa. La respuesta de la ministra fue clara y dejó en evidencia la falta de preparación de la senadora, que basaba en la prensa su postura. Ante ello, Chacón desgranó argumentos y un afilado ataque que provocó la estupefacción de su compañero de escaño, Pío García Escudero.

De Cospedal necesita urgentemente un asesor. Que le diga que no puede lanzar acusaciones desde la playa. Que le diga que no puede presentarse en su primera pregunta en el Senado tras 22 meses de legislatura con un sólo recorte de prensa. Que le aconseje que la coherencia y la sinceridad son los mejores atributos que debe tener un político. Y que debe comunicar. Quién sabe, quizás ese asesor pueda ayudarla y conseguir que tras unas expectativas tan dañadas, su imagen y su trabajo puedan salir a flote.

Una mala tarde la puede tener cualquiera, pero el espectáculo en el Senado merece una reflexión profunda en el equipo de Cospedal.

El vídeo completo de la intervención, en el blog de Francisco Polo.

Los sucesores de Zapatero y el reparto de la herencia

Ya son demasiados meses atrás en las encuestas. Mes tras otro, encuesta tras encuesta del medio que venga, de la empresa que la haga, barómetro tras barómetro, una realidad se asienta entre el electorado: el gobierno de Zapatero está muy tocado. No sólo por la barrera psicológica de verse superado en las encuestas, sino por ver como la desconfianza del electorado en el presidente es cada vez mayor y que pocos son los ministros que sacan la cabeza por encima del agua del naufragio.

El último barómetro de clima social que publicó ayer El País es muy significativo: el PP aventaja a los socialistas en un 3,5% en la estimación de resultado electoral. Quizás este dato por sí sola no implica nada, deberíamos ver como se traduce eso en escaños, en participación, etc. Pero sí es importante observar el resto de preguntas del cuestionario. El 52% de los encuestados desaprueba la gestión del presidente, el 73% cree que su Gobierno improvisa (con un 59% de electorado socialista que así lo opina) y con un 68% de los encuestados a quienes Zapatero les inspira poca o ninguna confianza.

El escenario es gris oscuro casi negro. Así, no es extraño que el 66% de los encuestados crean que esos cantos de sirena que apuntaban a un relevo en el candidato o candidata socialista a las próximas elecciones generales deba escucharse. Sorpresivamente, casi la mitad del electorado socialista encuestado -49%- cree que debe ser así. Y ahí vienen las alternativas planteadas por El País: ¿Chacón o Rubalcaba?

Ninguno de ellos, pese a ser dos de los cuatro ministros que aprueban en el barómetro, conseguiría batir virtualmente a Rajoy. Líder que, a su vez, cuenta con un 68% de desaprobación de su gestión y genera en un 82% de los casos poca o ninguna confianza. O sea, que pese a tener todos los datos en negativo, pese a Gürtel, a su falta aparente de carisma, a su poco dominio interno del partido, Rajoy encarna hoy una alternativa real y plausible al PSOE.

La lucha por la sucesión en el PSOE dependerá única y exclusivamente de Zapatero. De las presiones que reciba, de las encuestas y de la realidad política también, pero sobretodo de lo que él decida. Algunas voces apuntan a las primarias. Otras a la substitución de Maria Teresa Fernández de la Vega tras la presidencia española del Consejo de la Unión. Su substitución y el posicionamiento del que pueda ser el delfín del presidente.

La lista de candidatos ha sido, en cierto modo, inaugurada por este tipo de encuestas. Rubalcaba cuenta con una imagen fuerte gracias a su personalidad, su carisma y el hecho de ser uno de los grandes comunicadores en la política española. Pero juegan en su contra su edad, su dilatada carrera y un cierto halo de cansancio que parece transmitir… aunque a día de hoy tiene una gran hoja de servicios. Y los resultados de la política antiterrorista.

Chacón representa el cambio, la mujer moderna del siglo XXI. Cuenta con un gran activo: ser la primera mujer ministra de Defensa y la imagen que quema en las retinas de todos; una embarazada pasando revista a las tropas o viajando a Afganistán. Y cuenta, a su vez, con un marido que es un mago de la comunicación política. No tendría demasiados problemas para formar a un equipo solvente. Pero en su contra juegan su inexperiencia, su imagen controvertida y una cierta sensación de ser una generadora de humo. Así como su criticada actuación en casos como el del Alakrana.

Sin embargo, quizás nos olvidemos de un tercer nombre que a día de hoy pisa con fuerza. La cuarta ministra aprobada ha demostrado estar a la altura de las circunstancias en la crisis de la Gripe A y encarna la defensa de los derechos de los no fumadores. Ha enarbolado la bandera de una España libre de humos y eso gusta. Los políticos con determinación gustan. Y si tienen la virtud de tener una sonrisa siempre en el rostro, más. La pregunta es si conseguirá hacerse un lugar… como ha conseguido hacérselo al frente de un ministerio casi sin competencias.

Parece que va siendo hora de apostar a un caballo. Aunque yo apuesto al caballo del partido, que es el que siempre gana. Y ese, de momento, está silenciado en las corrientes internas de los que se deciden a dar el paso: finiquitar a Zapatero y empezarlo a cuestionar o creer en él a pies juntillas. Tiempo al tiempo.

Fijar el mensaje

A río Revuelto, ganancia de pescadores. O lo que es mismo como conseguir desviar la atención de la opinión pública sobre los temas que debilitan a tu adversario protagonizando absurdas polémicas. Así se podría definir la última semana del PP si atendemos a los dos hitos comunicativas que han protagonizado en sólo 7 días: la fotografía y entrevista de la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría en El Mundo  y el escándalo de la red de espionaje ilegal que, presuntamente, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha.

El gobierno está contra las cuerdas (o poco le queda para resistir con el chaparrón que cae): cada día aparecen nuevos datos que señalan lo que todos sabemos respecto a la delicada -por usar un lenguaje soft- situación de la economía. Es una lluvia constante de malas noticias, con previsiones de crecimiento contestadas por la propia Comisión Europea, con una amenaza de sanción a España por su endeudamiento excesivo y con la intención de S & P de rebajar la valoración del país en su escala. Los inputs negativos al debate son de suficiente entidad como para entender que, por sí sola, la crisis podría hacer caer el gobierno.

Esta premisa aún toma más fuerza si atendemos al mal funcionamiento de la comunicación del gobierno: cada portavoz dice una cosa diferente. El optimismo del presidente Zapatero choca con Solbes, que afirma no tener más instrumentos para acabar con la crisis. Mientras, Leire Pajín le da otro ángulo al asunto, Miguel Sebastián se atreve a parafrasear a Kennedy y pedir a los españoles consumir productos del país. Rocambolesco todo ello: cuando más unión necesita en el mensaje, más se disgrega.

Pero no. El gobierno no cae ni siente, de momento, el aliento del segundo clasificado en su nuca más allá de las periódicas encuestas que anuncian una posible victoria del PP pero que también señalan la debilidad de la ex vicepresidente de Aznar. Para evitar que el aliento les ponga nerviosos, el propio PP sabe jugar sus cartas … erróneamente.

Empezamos con la famosa foto de Soraya Sáenz de Santamaría (SSS). Algunos afirman que es el retorno de SSS a la primera línea de la política, tras ver como no podía hacerse un hueco informativo. Pero esta premisa se olvida de un aspecto: aunque la resurrección en política es una máxima, no se puede hacer de cualquier manera. Sobre todo si esta acción se interpreta como desesperada e inadecuada. Desesperada porque manifiesta muy poco análisis del contexto y de las consecuencias e inadecuada porque atenta de lleno contra el mensaje del PP. Para entendernos, la foto hace el mismo favor a la estrategia y al mensaje de los populares que si apareciera el tendero de confianza de Rajoy manifestando que cada día de la semana el cabeza de cartel popular se come dos latas de caviar iraní para cenar. Qué contradicción se generaría con el mensaje de austeridad, ¿no creen?

¿Por qué la foto de SSS es una contradicción? Porque la imagen sofisticada y pseudo erótica que transmite se aleja de la que ella misma ha querido generar siempre: la de la mujer JASP (Joven, aunque sobradamente preparada) que trabaja sin descanso por los españoles. ¿Significa que ya no lo es? No, pero resulta frívola. Más cuando desde las bancadas populares se hace todo lo posible para afirmar que se trabaja sin descanso mientras el gobierno no lo hace. ¿Significa que SSS no tiene un lado erótico, que no tiene intimidad para hacerse fotos así? En absoluto, puede hacer y posar cuando quiera. Pero debe entender que cuando aparecen en la portada del segundo diario más leído de España, tienen un efecto directo en muchos ciudadanos que se preguntan muchas cosas.

Hay, también, una cuestión de discriminación de género en todo este asunto y que sólo el tiempo sabrá valorar. Por una mujer política se espera, tradicionalmente, que responda a un patrón masculino de autoridad. Antoni Gutiérrez-Rubí nos mostraba en “Políticas” que no ha sido así en muchas de ellas, líderes que han sabido imprimir su propia estela de liderazgo. Quizás SSS cree que esta es la vía, pero sin duda no tiene nada que ver con otras mujeres que han sido el centro de la crítica de los sectores más conservadores como Carme Chacón.

En definitiva, estas interferencias en el mensaje se pueden ahorrar. Sobre todo si se ponen en el mismo campo que tanto criticó el PP en pleno. ¿Recuerdan unas fotos de las ministras socialistas del primer gobierno de Zapatero para la revista Vogue?

El espionaje en la Comunidad de Madrid es otro tema. Nos muestra como una filtración sobre un tema tan delicado como éste se pone en primera página sí o sí. Es un caso de corrupción política grave y aunque el liderazgo de Aguirre no está en peligro, supondrá algún que otro problema a la Presidenta. Más que nada porque las personas que han sido objeto de las investigaciones de ex-policías y ex-guardias civiles son cargos de otras facciones populares contrarias a la de Esperanza Aguirre.

Este issue tendrá dos efectos: uno interno, en las relaciones de poder entre las facciones y otro externo, cuando se depuren responsabilidades a medida que las investigaciones vayan adelante. Siempre y cuando los jueces y las huelgas lo permitan.

En todo caso SSS y la red de espionaje de Esperanza hacen un favor de los grandes al gobierno de Zapatero. Las maniobras de distracción las lleva el PP de casa, como si invitas a alguien a cenar y no sólo trae el vino, sino toda la comida. Si el gobierno usara esta ventaja competitiva ya sería de escándalo, pero son conscientes de que para enriquecer el debate hay que poner una nota disonante de vez en cuando.

Quizás la marca Loctite debería pensar en una nueva campaña de marketing para este 2009. Loctite: lo fijamos todo. Incluso el mensaje del gobierno. Y el mensaje del PP.

Revista de prensa (16/11)

La Cumbre del G20 que albergó ayer la ciudad de Washington es el tema del día en todos los diarios, pueden leer aquí las crónicas de La Vanguardia, El País, ABC y El Mundo. También se hacen eco  la prensa americana, aunque está más  enfocada a seguir hablando de la transición y del nuevo gobierno. Precisamente, en referencia en la transición y en la economía, en El País leemos esta crónica sobre los hombres del Presidente-Electo Obama.

Otro de los temas que llenará espacio será el desenlace de la Asamblea de IU. Según La Vanguardia, Eberhard Grosske se perfila como nuevo líder de la formación, como también indica El Mundo.

Seguimos en clave española. La Vanguardia reflexiona sobre les claves que hacen de Carme Chacón la ministra más bien valorada del ejecutivo español.

El coñazo del desfile

No me cansaré de repetir esto nunca: en comunicación hay que ser creíble. Siempre. Y todo lo que hacemos y decimos debe ir en la misma dirección, ya que si dejamos espacio para la controversia, no tendremos éxito, no podremos ganarnos la confianza de las personas que nos deben votar.

Si a la necesidad de ser creíbles le añadimos el contacto con una de las esencias de la vida política como es la nación/patria, impera más que nunca la necesidad de tener el currículum completamente limpio. Básicamente porque la patria es el intangible más grande jamás fabricado y si un líder apela a ella, la confianza es la base, la esencia.

Ayer Rajoy manchó su currículum. Que conste: es comprensible que una persona crea que assisitir a un acto largo, pesado y monótono en un día de fiesta sea un “coñazo”, pero cuando una persona ostenta un cargo público y pretende ser el jefe del ejecutivo, esta opinión es mejor que no la haga pública.

Rajoy fue víctima del gran mal de los políticos: los micrófonos abiertos, las declaraciones sotto voce dichas para no ser escuchadas y un mundo conectado, con multiplicidad de medios y completamente en tiempo real gracias a internet. Dejaremos para otro día la reflexión en torno a los micrófonos abiertos…

Esta resbalón ha aportado otro color a un día gris y una fiesta nacional española deslucida, tanto por tiempo como por la ausencia del presidente Zapatero a la recepción del Rey al final del desfile y la negativa de la Casa Real a acreditar a los periodistas al acto. Y la ausencia de la mayoría de presidentes de las comunidades autónomas en Madrid.

Porque la fiesta, en general, ha seguido la tónica del resto de años: desfile de los cuerpos militares, homenajes a los caídos en acto de servicio, manifestaciones fascistas en Barcelona y Tarragona, contramanifestaciones independentistas, abucheos a Zapatero

No obstante, el resbalón de Rajoy y el primer 12 de octubre de la Ministra Chacón han sido las notas de novedad de este año. Pero dejadme que vuelva a la credibilidad. Rajoy lleva dos graves en poco más de dos semanas. Primero fue con la factura de la escuela de sus hijos y ahora con esto.

Es grave, porque destroza la imagen basada en los valores que el líder conservador había forjado. Es grave porque rompe un vínculo de confianza con sus electores y posibles electores, al menos en lo referente a la patria.

¿Qué ha pasado entre los dos videos?:
2007

2008

Por mucho que el PP reaccionara con comunicados ayer por la tarde, y que González Pons afirme que bastante ha tenido Rajoy yendo hoy en el desfile, muchos españoles no podrán dejar de creer que alguien miente. Y Blanco, ha apuntado lo que debía decir.

Hagamos apuestas. ¿Qué dirá mañana Jiménez Losantos?