Microentrevistas de campaña: Artur Mas

“Soy más partidario de la seducción que de la imposición”

Artur Mas es el candidato de Convergència i Unió a presidir la Generalitat. Lo es por tercera vez consecutiva. No lo consiguió en 2003 ni en 2006, pese a haber ganado en esas dos ocasiones las elecciones. Las elecciones del próximo domingo son su auténtica prueba de fuego. ¿Lo conseguirá a la tercera?

Esta parece ser la definitiva. Las encuestas auguran un buen resultado a la coalición que preside y, ya sea en solitario o con algunos apoyos puntuales, parece tener asegurada la gobernabilidad del país. No hay mejor veredicto que las urnas, como es evidente, pero la espiral del cambio parece imparable.

En el aire quedan los efectos de la abstención en las aspiraciones presidenciales de Artur Mas. El resultado final. El reparto de los escaños. La efectiva movilización de todos los que, en las horas finales de la campaña, afirman que votarán por él y por Convergència i Unió.

Los retos que le aguardan a Mas si llega a ser Molt Honorable –y a juzgar por las encuestas y por su actuación en el debate a seis parece estar muy cerca de conseguirlo- son muchos y difíciles. Por ello, el candidato responde en escrupulosos 140 caracteres al cuestionario remitido a los seis candidatos de los partidos con representación parlamentaria.

Si Artur Mas llega a presidente…

¿Cuál será la primera medida que pondrá en marcha para acabar con la crisis?

Hacer una administración más austera y aliada de nuestro tejido productivo para que se pueda crear empleo, que es la primera de las políticas sociales.

¿Qué solución propone para acabar con el paro?

Ayudar a nuestras empresas y emprendedores, no poner trabas a su crecimiento, reducir costes contratación, mercado laboral propio, reforma SOC.

Se multará a las personas que no rotulan sus negocios en catalán?

Todas las leyes tienen su régimen sancionador, pero yo soy más partidario de la seducción que de la imposición.

¿…Independencia?

Proponemos el derecho a decidir de los catalanes, sin más límite el de nuestra cohesión como pueblo. Ahora creemos que es el momento de un nuevo pacto fiscal que es el que genera más consenso social y político.

Utilizará internet para comunicarse directamente con los ciudadanos durante su mandato?

Sí, ya hace tiempo que se ha demostrado que es una herramienta muy útil, no sólo para hacer llegar nuestro mensaje, sino también para escuchar lo que nos dice la gente.

Libros para decidir el voto

¿Propuestas o características personales? ¿Ideas o capacidades? ¿Partidos o personas? Estas son algunas de las preguntas que muchos se hacen cuando el espectáculo mediático de las campañas electorales hace acto de presencia. Especialmente sobre la relevancia de unos elementos y otros para ayudarnos a decidir el voto.

Aunque el porcentaje de la parte más racional y de la parte más emocional –al fin y al cabo hablamos de eso- no es una fórmula clara, probada y cerrada; se dan tantas situaciones como personas. Para unos, el valor de las ideas y las propuestas es clave para decidir el voto. Para otros, las percepciones que tiene sobre un determinado candidato pueden ser determinantes para dar o no su voto. Un ejemplo algo casero: mi abuela suele asimilar a ciertos líderes políticos con gente a la que conoce por sus gestos. Si el político le recuerda a alguien que no es de su agrado, ese líder ya puede olvidarse de su voto.

Por ese motivo, no es baladí el esfuerzo que han hecho los líderes catalanes para transmitir algo más que sus propuestas. Me centro en el caso del president Montilla y del líder de la oposición, Artur Mas. Centran casi toda la atención mediática. Lo suyo es un cuerpo a cuerpo de propuestas. Eso sí, no pidan al ciudadano medio –bueno, al menos a ese 65% que sabe la fecha de las elecciones. Al resto mejor ni lo intentamos- que les diga más de tres propuestas electorales…

Ante la dificultad de convencer a más gente por los argumentos, las propuestas, los números, los hechos y las estadísticas, llegar al corazón del votante es una vía que no puede (ni debe) olvidarse. Para ello, las características personales del candidato son el modo de hacer ver al votante que la persona que ocupa –o quiere ocupar- el despacho de la Plaça Sant Jaume lo merece.

Los libros que han sido publicados durante los últimos meses son buena muestra de ello. No han sido autobiografías, sino biografías autorizadas, visiones externas sobre la figura de los dos hombres que se baten en duelo dialéctico estos días.

José Montilla recurrió al periodista Gabriel Pernau. “Descobrint Montilla. El somni català del president de la Generalitat” es la obra que recoge la vida del president a través de decenas de entrevistas a personas, del entorno inmediato del president y de otras personas que a lo largo de su vida han tratado con él.

La intención del libro parece clara: demostrar que tras el hombre gris, callado y tímido, se esconde una persona que siente. Pero lo más importante, poner en valor su historia de superación y sacrificio como contraposición a esa idea extendida que el president de la Generalitat no cuenta con preparación suficiente para el cargo.

El lector de la biografía presidencial descubre una cara amable y escondida de Montilla. Su historia emociona. Los atributos de trabajo, esfuerzo y determinación que destila el libro son los mejores argumentos para rebatir una imagen negativa del político catalán más conocido.

Algo parecido le pasa a Artur Mas. Su designación a dedo por parte del president Pujol en 2001 y las caricaturas que aparecieron de él en los medios –en aquel entonces le pintaban como un robot, frío, impersonal, impuesto- no le ayudaron. Tras su primer triunfo electoral y la imposibilidad de crear gobierno, su relación con Zapatero y el papel de Polònia en la formación de la imagen que muchos catalanes tienen de él –vanidoso, frívolo, pijo y preocupado en demasía por su aspecto físico-, Mas se presenta como el líder con grandes cualidades que no acaba de conectar.

Por eso, el libro de Pilar Rahola, titulado “La màscara del rei Artur” humaniza la figura de Artur Mas. De hecho, pretende desmontar diez mitos urbanos sobre el candidato de CiU, desde su condición de pijo a la relación de Mas con Pujol. Rahola se convierte en la sombra de Mas y accede a entrevistar a personas de su entorno para acabar con esas ideas preconcebidas… o demostrarlas.

Rahola no escurre el bulto de los temas relacionados con la corrupción –tampoco lo hace Pernau- y no duda en preguntar por aquello que más duele, como el hecho de ganar dos veces y no gobernar. De hecho, sorprende la franca rabia de la esposa de Mas, Helena Rakosnik, al hablar de este tema.

Si Pernau construye el relato, la historia del sueño catalán del president, Rahola consigue construir la imagen humana de un líder faltado de ello. El lector descubre que Mas separa familia y compañeros de aventura en la conquista a la Generalitat. Que no es un monigote de los Pujol o que durante el cáncer de su esposa, no falló ni a una de las sesiones. Es especialmente interesante el capítulo dedicado a la relación con el presidente Zapatero y lo pactado en Moncloa

Estos dos libros son obras para convencer. Para seducir. Para proyectar una imagen de liderazgo en quién los lee. Descubrir las virtudes de aquellos que deben decidir. Sí, las propuestas son la ruta… pero a todos nos gusta conocer quien está al volante. Lo que piensa y lo que siente. Libros que a más de uno le podrían ayudar a decidir el voto.

Arañar votos con un spot electoral

Con el inicio de la campaña electoral en Catalunya, llegan a las televisiones públicas los anuncios electorales de las distintas formaciones políticas. Atrás quedaron los largos anuncios y los bloques con cortinilla que anunciaban el sopor. Era, hace ya unos años, un momento óptimo para acercarse al baño. Ahora, camuflados entre el resto de anuncios de marcas y productos, los partidos tienen el reto de sorprender, convencer y generar confianza. ¿Cómo lo están haciendo los partidos catalanes?

CiU

En un minuto, Artur Mas busca la complicidad que nunca ha tenido de los catalanes. Ha ganado dos veces las elecciones, como él mismo comenta, es respetado, pero no amado. A ello, mucho han contribuido sus caricaturas, su imagen de pijo y de superioridad. Por eso, este anuncio es íntimo y personal. Acerca al candidato a la gente.

Mas seduce. Nos cuenta porque los años en la oposición merecían la pena. Basa su relato personal en la épica del sacrificio. Y llega al punto clave del mensaje: debe ganar porque se lo merece. Ha esperado mucho.

Tras la intimidad, Mas se rodea de gente. Mucha gente. La mayoría que él quiere para su partido. Empiezan los cánticos de “Mas president”. Eleva el tono. Le pone fuerza a su discurso y promete “Una Catalunya millor”.

Senyeres, un piano que sube la intensidad y movimientos cortos y ágiles de la cámara acompañan al candidato.

El segundo vídeo de campaña, más corto (32 segundos) recicla el vídeo de presentación de Cativistes y cambia el discurso. Pide la unidad de los nacionalistas y una gran mayoría. Busca la centralidad de CiU como fuerza vertebradora de ese espacio.

Voz en off, centenares de banderas y ausencia del candidato.

PSC

Lo presentaron hace unas semanas bajo el título de “La vida de Monti”. Ahora, substituyen la carátula y lo centran en el PSC. Adaptación de la mítica escena de la película “La vida de Bryan” donde se reivindica la acción de gobierno del PSC.

El anuncio es corto (32 segundos), divertido, ameno e informativo. Una manera de llegar a muchos ciudadanos a los que no interesa la política. Es, quizás, la apuesta más arriesgada de los grandes partidos: esa mezcla de política, humor y un cine que no es precisamente mainstream puede ser una debilidad en su eficacia. En todo caso, es diferente, innovador y arriesgado, algo que no se lleva demasiado en comunicación política.

La ausencia del candidato es notoria. Ni aparece ni pide el voto. El PSC sigue la estrategia de sorprender y centrar el discurso en logros, antes que personalizar la campaña.

ERC

Esquerra sigue probando con el poder del relato, la emoción y dar el protagonismo de su campaña a la gente. Bajo el mensaje de “Gent Valenta”, los independentistas encarnar su propuesta en la historia de Núria, una catalana a punto de votar. Antes de emitir su voto, la voz en off –femenina- nos cuenta su historia. Una historia normal, como la de tanta gente valiente que cada día trabaja, se esfuerza y asume retos.

Se repasan momentos de cualquier persona: el crecimiento personal y profesional. Se reivindica también, de forma sutil, las grandes obras colectivas de país –Juegos Olímpicos de Barcelona- y la propia democracia, al centrar el spot en una mesa electoral el día de las elecciones.

Imágenes seleccionadas que dan ritmo al anuncio. Un ritmo cambiante, no es empalagoso. Solo al final aparece Joan Puigcercós haciendo una defensa del voto por su partido.

PPC

El spot del PP de Catalunya es el ejemplo paradigmático de política de las emociones. En este caso, del miedo. Tonos oscuros, música lenta, grave. Genera tensión, nervios. La empatía con el protagonista es total: se comparte su rabia.

Los conservadores rescatan otra técnica habitual en los spots electorales: dibujar situaciones hipotéticas. El anuncio muestra el 28 de noviembre de 2011, con Mas como president apoyado en Esquerra. Anuncian la celebración de un referéndum de independencia. Las reflexiones del protagonista sueltan algunos de los argumentos típicos que pueden sentirse en tertulias y espacios de la TDT –la trinchera- como la contraposición de nación a los problemas económicos, etc.

Tras el negro panorama, llega el color y la música optimista y el alegato final de Sánchez-Camacho, de blanco y rodeada de otros candidatos de su partido.

La versión corta del anuncio prescinde de la música y acorta el relato, con menor efecto emocional.

ICV

Iniciativa juega con las imágenes, que ejemplifican de lo que habla la voz en off, y la música. Una elección musical distinta y hasta cierto punto sorprendente ya que juega con el cerebro del votante. Por un lado, recibe una carga de mensajes negativos… por el otro, una música esperanzadora, alegre.

Al final del spot aparece el candidato Joan Herrera que recuerda que “El futur no està escrit”, cerrando el anuncio y ligando toda la idea del mismo: las utopías pueden ser realidades que cambien la situación negativa del día a día.

Ciutadans-Ciudadanos

Lo presentaron hace semanas. Música pegadiza y bailable. Dibuja varias de las situaciones que el partido critica y lo contrapone con las propuestas/ideas del partido contra ello. A medida que se van presentando, los protagonistas se desnudan.

La idea central es la llamada a “rebelarse” a medida que el anuncio sube de intensidad y cada vez más personas acompañan a Rivera, desnudas, tras el candidato.

Artur Mas come con bloggers

“Nos quitamos la americana, ¿no?” Artur Mas rompe el hielo ante una audiencia de bloggers políticos y miembros del colectivo de apoyo al candidato “Absolut Mas”. “Si no os importa, claro” sigue el candidato, justo antes de pedirnos que durante esa comida debemos tutearnos. Nada de formalidades. Pese a ello, no deja de ser algo raro el hecho de estar compartiendo mesa con quién tiene todos los números de ser el próximo presidente de la Generalitat de Catalunya.

Se le ve algo agotado. Lleva con él un resfriado que parece que no le abandona desde hace algo más de dos semanas. Algunos miembros de su equipo comparten síntomas. La campaña electoral es dura. Se marca un objetivo: conservar la voz. Le esperan dos semanas frenéticas. Pero como buen político que es, no podrá estar callado mucho tiempo. Se le nota con ganas de explicar sus planes. Su proyecto.

El encuentro es una franca entrevista. Aunque la mayoría de los asistentes son personas cercanas a Convergència i Unió, los que no somos una minoría, el debate no se produce en términos excesivamente partidista. Eso no quita que las críticas a la fórmula que ha gobernado Catalunya durante los últimos siete años no sea dura. Pero antes de centrarse en el diagnóstico de la Catalunya actual, Mas se pierde en una reflexión sobre la independencia de Catalunya.

Los organizadores del evento le preguntan si han hecho bien en apoyarle. Si les llevará a un estado propio. Mas responde que él, en esto, es realista. Que no promete nada. Cita la población, los números de los que podrían apoyar la independencia… y de los que no. De las raíces españolas de muchos catalanes. No quiere prometer algo muy difícil de cumplir. Pero hará lo posible.

La conversación cambia de rumbo y nos quedamos en la economía. Mas habla de tsunami. Según el candidato, Catalunya está al borde del colapso. Y se imagina como George Clooney en la “Tormenta Perfecta”, sólo ante el peligro, debiendo decidir cómo mover el timón y hacia donde llevar el barco. Su plan pasa por poner en marcha tres acciones:

  1. Ordenar la casa. O lo que es lo mismo, austeridad en el gasto. “Ataban los perros con longanizas”, llegará a decir Mas del actual Gobierno.
  2. Hacer lo posible para que la economía crezca. “Eso lo deben hacer las empresas”, comenta.
  3. Conseguir más recursos en Madrid.

Precisamente ese punto nos lleva a un debate interesante: ¿cómo conseguir un concierto económico como el vasco? ¿Cómo gestionar las tensiones con Madrid? Y ahí, sin muchas respuestas claras, Mas nos pregunta qué debería hacer CiU si como contrapartida por el concierto, Zapatero –o Rajoy, quién sabe- les ofreciera entrar al Gobierno. “Con dos ministerios”, cita. Se hace el silencio en la sala. Pregunta incómoda la de Mas. Pero… ¿por qué lo piensa?

Le pregunto al candidato si ante tantos retos y tan pocas soluciones fáciles, ante un panorama tan negro, no debería ser él uno de los que usan el lema de “gent valenta” y qué planes más concretos tiene. El candidato responde y me quedo con la idea que si Mas llega a presidente va a tener un enorme reto ante sí: si hace los recortes de Cameron –le cita, como hizo Rajoy unas semanas-, depende de terceros para conseguir un casi imposible concierto económico y depende de la evolución de la economía; va a necesitar mucha pedagogía para explicarlo al pueblo de Catalunya.

Se acerca la hora del fin de la sesión. Nos pide que mantengamos en secreto algunas declaraciones un tanto polémicas. Plantea la supresión de la sexta hora en la educación primaria y secundaria. Bebe algo de cava para bajar la irritación de su garganta. Se despide y nos agradece la participación. Le vemos gravar en directo una de las entradas de su videoblog –y ahí me quedé con las ganas de saber si será el primer president de la Generalitat con videoblog- y algunos de los asistentes como Pau Canaleta, Francesc Canosa o Trina Milán damos nuestra opinión del acto. Siempre es un lujo tener a un candidato a la presidencia de la Generalitat dispuesto a hablar sin límites de tiempo. Experiencia interesante a tres días del inicio de la campaña electoral.

CiU: por iPad, Mas e iPhone

Llegar los primeros es importante. Llegar enteros, más. Y la verdad, parece que en CiU van a llegar los primeros y bien enteros a las elecciones del próximo otoño. Al menos, a nivel online. El camino hacia el Palau de la Generalitat puede ser aún algo –algo, sólo algo- tortuoso aunque si atendemos a las encuestas, el camino puede ser en este caso, bastante llano. Pero eso no es motivo para bajar la guardia. Y menos en el mundo de las Redes.

Aunque sigan sin gustarme sus anuncios en la radio –y en Spotify- y no me gustara el aire naif del pistoletazo de salida de su campaña, a nivel online están haciendo los deberes y cumplen con nota. Cativistes es ya una herramienta engrasada y los activistas de CiU se conocen y se organizan bajo el paraguas del partido. Ya han demostrado su eficacia en momentos puntuales y a medida que avance la campaña, seguramente se verá aún más.

Pero sus esfuerzos no se quedan ahí, que no es poco, sino que avanzan hacia nuevas herramientas y espacios. CiU ha sido el primer partido político español en contar con una aplicación en iPhone e iPad que permite al usuario seguir la actualidad de la formación, leer las noticias, tener acceso a fotos y vídeos y, si eres de Cativistes, poder actuar desde tu móvil. Un avance significativo que acerca la campaña y da instrumentos para el seguimiento. En las primeras semanas, más de 200 personas se la descargaron.

Apostar por estos soportes es estratégico. Cada vez navegamos más por dispositivos móviles y tener acceso al elector desde ahí es un elemento a tener en cuenta, más cuando sabemos que quién lo descarga es un votante convencido y motivado que puede arrastrar más votos. Es esa capacidad de acción la que resulta especialmente atractiva.

Otro de los elementos que permiten interacción y sentirse parte del proceso es la iniciativa presentada por la formación para preguntar a Artur Mas. “Artur Mas respon” se basa en Google Moderator y busca que los usuarios hagan llegar su duda al candidato de CiU. La iniciativa tuvo más de 6.000 “me gusta” en Facebook y se materializó con la respuesta de Mas a las tres preguntas más votadas en la última DOC Sessions –un formato muy novedoso del que hablaremos en otro post-.

Poder formular las dudas desde tu ordenador o tu teléfono a quién pretende gobernar Catalunya es otra manera de buscar esa participación con el ciudadano. Es evidente que se acercaran a ello los votantes ya convenidos, y que el propio sistema de votos evitará una pregunta incómoda, pero no deja de tener valor la capacidad de traspasar el umbral tradicional con sólo un clic.

Al final, la duda será saber hasta qué punto todos estos esfuerzos serán más o menos decisivos para el resultado de CiU. Pero lo que nadie podrá negar es el esfuerzo por plantear novedades con esfuerzo y tomándolo en serio. Estaremos muy atentos a su desarrollo.

YouTube: cinco años de videopolítica

Han pasado sólo cinco años. Sólo cinco. Ese es el tiempo desde el lanzamiento de YouTube hasta el día de hoy en que difícilmente podemos entender Internet sin el mayor archivo de vídeos de la historia. Sin este espacio global de vídeos que ha hecho del nuestro un mundo más pequeño. En YouTube lo han expresado de esta forma con el vídeo conmemorativo:

YouTube ha hecho más pequeño el mundo de la política. Ha aproximado a políticos y ciudadanos, para bien y para mal. En cinco años hemos visto como este espacio podía servir para introducir temas en la agenda política, como en las preguntas que llegaron a los candidatos a las elecciones presidenciales de 2008 en Estados Unidos.

Dirigentes de hoy que ayer abrieron las puertas de su casa para darse a conocer, como David Cameron, que desde hace sólo unos años, ha establecido contacto con los británicos a través de sus vídeos.

Mas y Rajoy no han dudado en subirse al carro a esa tendencia.

Las cámaras digitales y la posibilidad de acceso a todos nos han convertido en autores en potencia, aunque los creadores sean sólo una parte muy pequeña de todos los usuarios en YouTube. Así, nos llegaron las imágenes de un Aznar enfadado cuando es sorprendido en un avión.

YouTube ha sido el aliado de la viralidad y del fin del control de muchos equipos de comunicación de gafes, como “el coñazo del desfile” de Rajoy o las supuestas copas de más de Sarkozy tras una reunión con una delegación rusa en una cumbre. O el president Montilla firmando un libro de honor con una chuleta. Incluso ha servido para dar a conocer la tarea de los diputados que vienen en pack en una lista y valorar su idoneidad para el cargo, como el caso de la diputada aragonesa más famosa en la Red.

El vídeo del “Yes, we can!” de Obama batió todos los récords y pulverizó el poder de los circuitos comerciales convencionales en televisión. Y la campaña americana fue, en esencia, una campaña de vídeos.

La burla a Mayor Oreja a través de una serie en YouTube fue un éxito, aunque no consiguió batirle en las elecciones europeas del pasado año. Y el efecto del “Confidencial.cat” de CiU en las elecciones de 2006 se amplificó en la Red cuando esto casi iba en pañales.

Gracias a YouTube, los vídeos de los mítines llegan a cualquier usuario. Si el mitin muere, YouTube le da bocanadas de aire.

Cinco años que, en definitiva, han servido para dar más visibilidad a la política, hacerla más próxima y, por qué no, más transparente.

Una CiU naífe se presenta en sociedad

Durante la presentación de su libro “Democràcia a sang freda”, David Madí dio unos sugerentes titulares a la prensa. Recuerdo especialmente uno en que afirmaba que el no había “matado a Kennedy”. Aquella mente fría, calculadora y agresiva, que al dar ese titular quería desempolvarse de esa imagen negativa tras el famoso DVD de CiU en las últimas elecciones al Parlament; quería rebelarse.

Y su turno llegó ayer. En el cine. CiU convocó a sus principales figuras –a excepción del candidato de la coalición, Artur Mas-, periodistas y bloggers al acto de presentación de su nueva imagen en Cinesa Diagonal. David Madí y Joana Ortega (la responsable de comunicación de Unió y diputada en el Parlament) presentaron la imagen más soft para estas elecciones.

Cualquiera diría que David Madí, la cabeza pensante del DVD que dibujó el caos en el país hace algo más de tres años, lideraría la presentación del look más blando y amable de CiU. Pero así fue. La coalición ha entendido que lo único que debe hacer para ganar las elecciones es no meterse en líos y para ello se dispone a ser la opción amable. Aunque corren el riesgo de vaciarse de contenido si se quedan en lo naíf. En lo superficial.

En todo caso, manteniendo la tipografía, han optado por la pureza del blanco y el poder de una sonrisa para evolucionar su logotipo a un símbolo. Una CiU que sonríe a todos para acoger a todos. Incluso al diseñador del logotipo de Obama, pues el círculo con la bandera catalana recuerda sospechosamente a las barras de la bandera americana que el presidente incluía en su símbolo.

Sería necesario reflexionar sobre un punto esencial. La política de las emociones no se consigue sólo con el uso de un símblo. No se consigue con sonrisas tipográficas o corazones con la bandera catalana como ya vimos en las últimas elecciones. La política de las emociones es alguna cosa más compleja y por mucho que se repita, esta no es una opción emocional. De momento.

Para CiU, esta precampaña de la precampaña se asemeja a empezar el colegio, el curso. Porque “Començar il·lusiona”, y con ello quiere enviar un mensaje optimista a la sociedad, aunque el contenido brille por su ausencia. Pero toman posiciones muy sólidas como lo que pretenden ser: un nuevo estilo de catch-all party que no se cierra a pactos con nadie. Aunque el mensaje pueda parecerse a este:

Durante la jornada de ayer también se presentó la gran arma de la coalición en la Red. CiU se adelanta a todos en Catalunya y es el primer partido político catalán con una Red Social propia. Cativistes.cat es el punto de referencia para todos aquellos nacionalistas que quieren hacer algo por su país desde la Red. La plataforma, elaborada por Cink, supondrá un antes y un después en la política catalana y quizás por ello, en CiU no han dudado en darle a su presentación aires épicos a lo Braveheart.

La campaña está ya en marcha y CiU se apropia de los mejores puestos. Los próximos meses serán los clave, tanto para CiU como para ver si su versión amable, soft y con un cierto aire naíf triunfan. Si ayudan a vertebrar esa alternativa política o si por el contrario, la falta de mensaje puede alimentar el efecto Carlos Sainz.

El impuesto de la muerte

CiU no conseguirá suprimir el impuesto de sucesiones hasta que gobierne… o hasta que consiga cambiar el marco conceptual de muchos ciudadanos que expresen mayoritariamente su deseo de acabar con este impuesto. Y quizás dotarse de una estrategia un poco menos contradictoria.

Es evidente que hay una cuestión ideológica de fondo que no se puede atajar sólo con una estrategia de comunicación, pero la experiencia americana es muy clara al respecto. La población a favor de eliminar el impuesto de sucesiones no era el mismo que quién quería terminar con el impuesto de la muerte. Más del 70% estaban a favor de este último, muchos más que en opciones similares a la primera. ¿Por qué hay un cambio tan grande respecto al mismo concepto?

La explicación es los conceptos que evoca una palabra. El marco en el que se desenvuelve. Y eso es básico. Cuándo hablamos de muerte, pensamos en alguna experiencia personal, en el entierro, el funeral, los trámites. En el dolor, el desconsuelo. El negro del luto. ¿Quién no quiere suprimir un impuesto que se asocia a algo tan doloroso?

El término deja de ser neutral y, de golpe, desaparece la imagen de señores del tipo Millet celebrando la supresión de un impuesto para todos los patrimonios, incluido el de los súper ricos.

El debate en el Parlament de ayer –uno de los más vibrantes de los últimos acontecidos-, CiU no usó una aproximación de este tipo. El concepto empieza a aparecer en algunos comentarios en medios y blogs, pero el mensaje político sigue fijado en términos clásicos. Y las fuerzas de izquierda las rebaten de un modo más próximo y emocional, con una apelación directa: si suprimimos el impuesto, ¿de dónde sacamos los 800 millones de euros que faltaran en el presupuesto? ¿Cómo dejamos de construir hospitales y escuelas para que unos señores con millones dejen de pagar un impuesto? Es simplificado, lo sé, pero es lo que muchos ciudadanos pueden creer.

El lenguaje es fundamental, hay que elegir bien cada palabra. Sobretodo si luego se incluyen estrategias distorsionadoras. Si el impuesto es una competencia autonómica, ¿por qué CiU llevó el tema al Congreso? ¿No ha introducido ruido en un debate que, queramos o no, es básicamente emocional?

Revista de prensa (28/09)

Si ayer repasábamos las crónicas del debate entre Obama y McCain, hoy la prensa presenta otras informaciones que seguro son de vuestro interés.

Estados Unidos sigue ocupando un gran espacio en los medios, ya sea por los últimos movimientos del rescate del presidente Bush de la crisis financiera o por el repaso del cambio de la imagen en las campañas norteamericanas. Así como en su nueva aplicación de Twitter.

En Euskadi la precampaña de las elecciones de marzo se hace notar: Ibarretxe anuncia su candidatura a la reelección, aunque sea en boca de Urkullu. En Catalunya, el Avui publica una interesante entrevista al presidente de CiU, Artur Mas. Y en el País Valencià, los socialistas ya tienen nuevo líder.

Zapatero, según El Mundo, invitará a Rajoy a La Moncloa en los próximos días para hablar sobre su visión de la crisis económica.