Trump va al Congreso esta noche. Y así la puede liar parda.

Read the post

Busqué en Madrid el bolígrafo de Trump y esto es lo que pasó

Read the post

Todo lo que debes saber de la inauguration de Donald Trump

Read the post

El Colegio Electoral vota a Trump en un país en estado de shock

Read the post

¿Por qué en Estados Unidos se vota en martes?

Read the post

El índice electoral 7-Eleven

Read the post

5 rituales de la campaña electoral que no pasan en Estados Unidos

Read the post

Swing states: aquí nace una presidencia

Read the post

Las peores máscaras de Trump y Hillary en Aliexpress

Read the post

Cinco claves sobre Florida

Read the post

Clinton gana. Trump sigue vivo.

Los líderes republicanos que han intentando distanciarse de Trump en las últimas horas, han apuntalado la campaña de Trump. En un debate presidencial las expectativas lo son son todo. Esa imagen de campaña a la deriva, de soledad de Trump y de vacío a su alrededor era una oportunidad que Trump ha aprovechado. Si se esperaba ver a un hombre muerto, en el debate hemos visto a un hombre herido, pero vivo.

El debate ha sido un auténtico horror. Sin paliativos. Ha empezado sin saludo de los dos candidatos. Algo extremadamente inusual en la política americana. Y Trump ha marcado el paso de este debate con ataques muy duros contra Clinton. Trump ha llegado a amenazar a Clinton con llevarla a la cárcel. Algo inaudito en una campaña presidencial.

Trump ha usado el debate como una plataforma tremenda para defenderse del vídeo que dio en exclusiva el Washington Post que ha dejado la campaña patas arriba. Su línea de defensa es que su lenguaje es “charla de vestuario”. Y el concepto va a calar. Además, Trump ha dado una rueda de prensa justo antes del debate con mujeres que denuncian haber sido abusadas por Bill Clinton. Su defensa, un ataque masivo.

Clinton, por su parte, ha preferido dejar que Trump hable y se retrate. Seguramente le vaya bien para convencer a parte de los indecisos. Especialmente cuando el propio Trump ha incurrido en graves incoherencias y ha llegado a aceptar que no ha pagado impuestos federales tal y como publicó el New York Times. Pero a Clinton se le ha escapado vivo. Hay campaña. Hay partido. Pero Clinton ha conseguido no entrar al barro con la cuestión sobre su marido. Batalla que es impredecible. Lo sabe y se entiende su contención.

El debate ha sido muy duro y Trump se ha encargado de llenarlo de argumentos populistas. Ni a la pregunta de una mujer musulmana ha sido capaz de dar argumentos o defender con sentido su posición. Trump se ha saltado de forma sistemática las normas del debate. Desde interrumpir constantemente a Clinton a acusar a los moderadores de estar perjudicándole. Se hablará de esto en las próximas horas.

Clinton ha ganado en las policies. Ha ganado en las respuestas sobre lo que va a hacer y sobre conocimiento de cuestiones como la política exterior. Las respuestas de Trump han sido dantescas. Pero Trump ha sido más fuerte en el temperamento. Sus modos vulgares le han dado fortaleza. Y eso habla mucho del momento político global que vivimos. El populismo ha ganado el debate.

El formato ha ayudado a una victoria del populismo. Un formato que le ha permitido a Trump lanzar ataques y mantener mentiras probadas por decenas de fact-checks. Un formato que no permite la re-pregunta de la persona del público o el debate cara a cara de los candidatos. Era el mejor formato para Trump y lo ha aprovechado. De forma incomprensible, Trump ha perseguido a Clinton por el escenario. Clinton se ha mostrado mucho más empática y eso, sin duda, hace que se vaya de este debate seguramente sin rasguños.

Seguramente este debate no llegó de la manera que Trump esperaba. Seguramente Trump quería ganar el primero. Y quería llegar a este liderando. La realidad ha sido otra. Creo que Trump no ha ganado este debate. Pero deja el contador de los debates con una sensación de empate por no haberse hundido aún más. Clinton se va habiendo dejado que Trump se retrate y el impulso de este debate dudo que sea tan grande como el conseguido por Clinton. Queda una carta y, volviendo a las expectativas, a día de hoy esta victoria de Trump puede beneficiar más a Clinton que al magnate. Pero, como digo… hay partido.

Nota editorial: hablar de una victoria de Trump, como se está viendo en algunos lugares, en este debate es un fracaso del modelo político. Un fracaso del modelo que envuelve la política. Un fracaso de la comunicación política. Prima el espectáculo y líneas de Trump como las de “porque estarías en la cárcel”. Y eso es grave. Un candidato a la presidencia ha hecho lo que hacen los dictadores. Y eso es grave. Si hablamos de argumentos puros y duros, Clinton ha ganado por goleada. Pero las decisiones de los debates no se hacen en base a ello. En situaciones normales, esta nota a pie de página sería innecesaria. Es más, sería molesta. Pero cuando el candidato de un partido al cargo más importante del planeta hace lo que ha hecho hoy, los que sentimos pasión por esta profesión tenemos que hacer algo más que describir lo que ocurre.

¿Cómo será el segundo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump?

Aprende una nueva palabra del léxico electoral americano: el debate town-hall. Y como no tenemos traducción para este concepto, lo más aproximado es el formato que tanto triunfó en España en los años de Zapatero. El debate es lo más parecido al “Tengo una pregunta para usted”. Y con esto, entramos en materia. Te cuento cómo será el debate presidencial.

¿A qué hora empieza?

El debate empezará a las 21h (ET). O sea, la hora de la costa este en Estados Unidos. En España serán las 3 de la madrugada. Terminará a las 4:30 hora peninsular española. 90 minutos sin anuncios.

¿Dónde se puede ver?

La mayoría de las cadenas de televisión de Estados Unidos conectarán en directo con el debate. Si tienes televisión por satélite o plataformas como Movistar TV o Vodafone TV podrás verlo en canales como CNN, Fox News o CNBC.

Además, habrá streaming en directo en Youtube.

¿Dónde se celebra?

El debate se celebra en la universidad de St. Luis, en el estado de Misuri. Es la universidad que más debates ha celebrado en la historia de los Estados Unidos.

¿Cómo será el debate?

Como decía al inicio, el formato de este debate es el llamado town-hall. En él, los que hacen las preguntas son los espectadores en la sala. No hay atril, los candidatos estarán sentados en sillas y se levantarán cada vez que alguien pregunte algo y responderán a la pregunta por turnos.

Es un formato incómodo para los candidatos porque son muy vulnerables a todo lo que se suele comentar de un debate. No tienen el anclaje de una mesa, no pueden tener apenas notas o papeles y se muestran totalmente ante el espectador. Solo van armados de un micrófono.

De hecho, este formato ha puesto a más de un candidato en apuros. Como cuando el presidente Bush se fijó en su reloj tres veces durante un town-hall presidencial para consultar la hora mientras los ciudadanos hacían preguntas sobre la situación económica y sus vidas.

Esta noche en la sala encontraremos a 40 ciudadanos que aún no han decidido su voto. Han sido seleccionados por Gallup y cada uno de ellos puede hacer una pregunta. Sin embargo, son los moderadores los que eligen las preguntas de los ciudadanos y también hacen sus propias preguntas. Con lo que se calcula que solo ocho de los cuarenta ciudadanos presentes podrá hacer una pregunta.

El formato será el siguiente: un ciudadano o ciudadana o los moderadores hará una pregunta y los candidatos tendrán dos minutos para responder, tras lo que habrá un minuto adicional para debatir.

¿Quién modera el debate?

Este debate tiene dos moderadores, Martha Raddatz, de la ABC y Anderson Cooper, de la CNN. No solo eligen las preguntas de los espectadores, también podrán hacer sus preguntas a los candidatos.

¿Cómo será el escenario?

Los candidatos estarán sentados en sillas altas o taburetes. Y a su alrededor estarán los 40 ciudadanos seleccionados. En frente, los moderadores.

Los 8 días de oro de Hillary Clinton

En realidad no son ocho días. Son doce. Pero si El Corte Inglés se permite el lujo de alargar sus ocho días a semanas, yo también puedo hacerlo para hablarte del momentum que le dio a Hillary Clinton el primer debate presidencial.

Los debate electorales, en esencia, mueven pocos votos. Pero uno de los efectos que tienen es cambiar estados de ánimo y percepciones sobre los candidatos. Y aunque el debate en sí no tiene porqué arrastrar muchos votos, el clima posterior sí. Por eso, escribí esto cuando el primer debate había acabado. Hoy quiero analizar lo que ha ocurrido en estos últimos doce días para entender la ventaja con la que llega Clinton al debate de mañana domingo.

Si no sigues a Nate Silver, debes hacerlo ya. Silver es un estadístico americano que en 2012 predijo el resultado electoral en los 50 estados y en la capital federal. Lo clavó. Desde su web, está analizando también esta campaña y te ofrece en tiempo real su predicción por estado y a nivel nacional. Y es un buen indicativo para ver el estado de la campaña.

El 26 de septiembre, Clinton y Trump debatían por primera vez. Y las cosas no pintaban demasiado bien para Clinton. Según Silver, sus opciones de ganar estaban en un 52% contra un 47% para Trump. Pensarás “ah bueno, pero seguía pudiendo ganar”. Y eso en realidad no es así. Si Clinton no paraba esa sangría en ese momento, podía contagiar a otros estados clave y hundirse. Un Trump vencedor de ese debate cambiaba las tornas.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-20-05-22

¿Por qué Hillary llegaba tan mal a ese debate? El 11 de septiembre, Clinton no solo sufre un desmayo, provoca su desplome en las encuestas. Especialmente por la gestión de la comunicación de la neumonía, los debates sobre su estado de salud y las teorías de la conspiración. Pasa del 74% de probabilidades al 52%.

Pero el debate lo cambia todo. Hillary gana por goleada. Encuentra su espacio y su tono. Rebate a Trump. Y Trump va a un debate sin preparación. La derrota es sin paliativos. En ese debate Hillary consigue insertar algo en el marco mental de la opinión pública: habla del por qué Trump no presenta su declaración de impuestos e insinúa que no los paga. Trump saca pecho y lo reconoce implícitamente. En ese momento, en varios focus groups, muchos electores muestran una gran desaprobación.

30 de septiembre. Tras una semana hablando de la declaración fiscal de Trump, se hunde en las encuestas y empieza a mostrar debilidad en varios estados clave. 2 de octubre. El New York Times publica en exclusiva una declaración fiscal de Trump del año 95 por la que podría haber estado hasta hoy sin pagar impuestos. Lidera todas las conversaciones.

4 de octubre. Hillary supera el 81% en probabilidades de ganar y el efecto se empieza a notar en estados como Ohio. Y se muestra más fuerte en swing states que estaban siendo más proclives a los demócratas.
Así llegamos a hoy, 8 de octubre, con una ventaja clara de Hillary y la imposibilidad de Trump de liderar la agenda mediática. Ni el debate entre candidatos a vicepresidente, que ganó su compañero de ticket electoral, le sirvió para recuperar algo de aliento. De hecho, ha llegado a tal punto que la discusión ahora mismo está en que Pence es el favorito republicano para la nominación en… ¡2020!

Pero si algo nos enseña Silver en su página es que un gran apoyo también se puede perder rápido. Por eso, Clinton debe elegir bien su estrategia de debate mañana. Las expectativas hacia su victoria son más grandes que el 26 de septiembre… y deberá mantenerse fiel a ellas si quiere mantener esta ventaja. Queda partido.

Me uno a la campaña de Hillary Clinton

Si estás leyendo estas líneas seguramente compartimos muchas cosas. Estoy convencido de que sientes el chute de adrenalina cuando sale la primera encuesta a pie de urna a las ocho de la tarde. Que haces cábalas con las proyecciones de una encuesta electoral y que te puedes pasar horas analizando el gesto de un candidato en un debate. Si estás leyendo estas líneas te apasiona la comunicación política tanto como a mi.

Esta pasión me ha llevado a tomar una decisión que va a dejar huella en mi vida: en diez días vuelo a Nueva York para unirme a la campaña de Hillary Clinton. Desde la sede central de la campaña, trabajaré para que Clinton se convierta en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos. He decidido pedir una excedencia en mi trabajo para poder hacerlo. Y tras meses de preparación, voy a unirme a la campaña en la recta final.

¿Por qué unirme a una campaña? Las campañas presidenciales en Estados Unidos son como el Mundial del fútbol. Los Juegos Olímpicos de la comunicación política. El Eurovisión de los debates. Y quiero verlo desde cerca. Vamos, desde dentro. ¿Por qué Hillary? Seguramente Hillary sea la candidata mejor preparada de la historia de Estados Unidos. El mundo puede ser muy distinto con su presidencia y puede romper el mayor techo de cristal existente. El ejemplo que puede tener para avanzar en la igualdad es una oportunidad histórica en la que quiero ayudar.

Podrás seguir mi aventura en esta web, mi canal de Telegram y mi página en Facebook. Van a ser semanas alucinantes. Historia en primera persona. Acompáñame.

¿Cómo será el único debate entre los candidatos a la vicepresidencia?

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para seguir el primer y único debate entre candidatos a la vicepresidencia de esta campaña. Te cuento cómo será el debate entre Tim Kaine y Mike Pence.

¿A qué hora empieza?

El debate empezará a las 21h (ET). O sea, la hora de la costa este en Estados Unidos. En la España peninsular serán las 3 de la madrugada. Terminará a las 4:30 hora peninsular española. 90 minutos sin anuncios.

¿Dónde se puede ver?

La mayoría de las cadenas de televisión de Estados Unidos conectarán en directo con el debate. Si tienes televisión por satélite o plataformas como Movistar TV o Vodafone TV podrás verlo en canales como CNN, Fox News o CNBC.

Además, habrá streaming en directo en Youtube.

¿Dónde se celebra?

El debate se celebra en la universidad de Longwood, en el estado de Virginia.

¿Cómo será el debate?

El debate se dividirá en nueve segmentos de aproximadamente 10 minutos cada uno. Los candidatos deberán responder a la pregunta que lance el candidato en dos minutos. Según el tiempo que quede, la moderadora dejará que los candidatos debatan más o menos en cada bloque.

¿Quién modera el debate?

La moderadora será Elaine Quijano, de la CBS News. Ya ha moderado debates durante las primarias de los dos partidos. Es la primera mujer de ascendencia asiática (Filipinas) en moderar un debate en una campaña presidencial.

¿Cómo será el escenario?

Los candidatos estarán sentados en la misma mesa, con la moderadora.

Te dejo este vídeo en el que te cuento cosas del debate:

¿Por qué funcionan los anuncios electorales en Estados Unidos?

En 2004, un spot electoral directo a la yugular de John Kerry le costó las elecciones. En 2008, un vídeo musical de Barack Obama le ayudó a conectar con millones de personas. En 1964, un spot electoral hizo que todo un país votara por miedo. En Estados Unidos los spots electorales son algo más que un soporte publicitario. Son auténticas armas en una guerra sin cuartel. ¿Por qué funcionan los spots en Estados Unidos y en España no dejan de ser un compromiso?

Los anuncios electorales son básicos en una campaña electoral en Estados Unidos. Son algo más que un ritual. Son armas. Armas para doblegar al enemigo y llevarse el mayor botín de guerra: sus votos. Y eso es así porque en Estados Unidos se dan tres cuestiones que no se dan en nuestro país. En primer lugar, son parte central de la estrategia de campaña. En segundo lugar, por la liberalización de los espacios comerciales. Y en tercer lugar, porque en una campaña presidencial se mueve mucho, mucho dinero.

Los anuncios son parte de la estrategia. No del ritual de campaña. Los anuncios se entienden como munición de ataque y de construcción de liderazgo. Se administran. Tanto en tiempo como en forma y lugar. Las campañas identifican en qué estados se lo están jugando todo y aplican una estrategia casi quirúrgica. Emitir anuncios en los estados clave, en las horas clave y segmentándolos para las audiencias clave. Y se emiten en el momento adecuado. Por ejemplo, en las últimas semanas Donald Trump ha expresado en más de una ocasión que su campaña está en mejor forma que la de Clinton porque aún no ha tenido que gastar dinero en anuncios y que lo hará cuando la campaña esté más avanzada.

Este primer factor no sería posible sin la liberalización existente en los espacios comerciales. En España, los spots electorales solo se pueden emitir en los bloques de publicidad electoral de las televisiones públicas. Y esos bloques están reglados y se reparten en base al resultado electoral en las elecciones anteriores. Un partido no puede comprar un espacio de publicidad en Telecinco durante la emisión de un Sálvame Deluxe para tener un spot de 30 segundos contando por qué deben votarle.

En Estados Unidos, las campañas pueden anunciarse en las cadenas que quieran y cuando quieran. No hay límite de tiempo. Un spot puede emitirse durante las primarias. E incluso el día de las elecciones. Eso sí, los spots deben ir firmados. Se debe informar de quién paga el anuncio. Así, los anuncios oficiales pagados por la campaña incluyen un rótulo en el que dice que ha sido pagado por la campaña: “Paid for by Hillary for America”. Y el candidato graba un pequeño mensaje “I’m Mitt Romney and I approve this message”.

En España, solo en las televisiones públicas, en bloques electorales y durante los días de campaña se pueden emitir los spots. Durante el día de reflexión y la jornada electoral están prohibidos. Los spots sólo pueden ser oficiales y de la campaña.

Y eso vale dinero. Muchísimo dinero. Las campañas son máquinas perfectamente engrasadas para conseguir fondos que se destinan en una gran proporción para pagar anuncios en televisión. No hay nada más caro como la publicidad en televisión. Pero, a día de hoy, es efectivo.

Estos factores llevan a las campañas electorales en Estados Unidos a una explosión de creatividad y de efectividad. Si un spot debe servir a un objetivo concreto, puede emitirse en el momento en el que la campaña lo decide y cuesta dinero, esos anuncios son buenos. Muy buenos.

Pero llevan a algo más: los spots alimentan el ciclo de información política. Antes de Youtube, la viralidad se conseguía hablando de ellos en las noticias. Un spot hace que los periodistas hablen de él, de lo que quería y del mensaje que lleva. Y eso amplifica su efecto. Por ejemplo, durante la campaña presidencial de 2004 en la que el actual secretario de Estado John Kerry se enfrentó a Bush, el spot pagado por una asociación de veteranos de guerra favorable a Bush puso en duda su lealtad a sus compañeros soldados y eso nubló su campaña. Llevó a que el electorado se preguntara si podía ser comandante en jefe.

Este tipo de modelo también lleva a una gran cantidad de estilos en los anuncios electorales. Desde anuncios negativos, a otros en tono de humor o de construcción del candidato. Pero no da pie a monólogos sin sentido del candidato, a bellas construcciones poéticas o alardes musicales. Los spots deben ser efectivos. Porque son caros. Y porque están pensados para quién los consume.

Por eso los anuncios electorales funcionan en Estados Unidos. Por eso son tan importantes. Por eso, los amantes de la publicidad y la comunicación los observamos con detenimiento. Y por eso algunos seguimos pensando que en España tenemos mucho por hacer.

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

La mujer del reverendo Lovejoy es la voz de la conciencia ciudadana en los momentos más tensos en Springfield. Esa ciudad única y a la vez tan común en Los Simpsons. “¿Es que nadie va a pensar en los niños?” repite una y otra vez la mujer.

El PSOE está intentando no morir. Tiene un fallo multiorgánico. Intenta sobrevivir. Lo urgente es enemigo de lo importante y esa voz que apele a pensar en los que viven fuera del partido no existe.

Esos niños son los casi siete millones de ciudadanos y ciudadanas que les apoyaban en 2008 y que ya no lo hacen. Los motivos son las causa de ese fallo multiorgánico. Pero a la vez son la sangre que empieza a faltarle a ese cuerpo cada vez más inerte.

No hay nadie pensando en los niños. Y sin niños no hay futuro. Esto debería planear en la cabeza de la masa que se concentra en las puertas de Ferraz. Una masa que blandirá antorchas como lo hacen los personajes amarillos. Bajo el busto del fundador del pueblo. Como el del fundador del partido que guarda la puerta de la sede federal.

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

 

giphy

Clinton puede haber ganado las elecciones hoy

Clinton tenía más que perder que Trump en este debate. Una derrota de Clinton podía llevar a Trump al tan ansiado momentum. Al sorpasso, tan conocido en la política española. Si Hillary perdía este debate, la espiral negativa tras la neumonía se lo hubiese puesto muy difícil. Pero Hillary no ha perdido esta noche. Hillary gana este primer asalto.

Clinton ha dominado en dos de los tres bloques temáticos, tanto en la visión de país como en seguridad. Su experiencia como Secretaria de Estado ha sido importantísima. En economía, Trump ha dominado en los primeros minutos, cuando ha desplegado su discurso anti-inmigración. Pero Clinton ha sido contundente al hablar de fiscalidad y poner a Trump en un brete al hablar de su declaración fiscal.

Ha habido ataques por los dos lados. Incluso ataques al moderador, Lester Holt, por parte de Trump. Pero Clinton ha atacado mejor y, más importante aún, se ha defendido mejor. Ha repelido bien el ataque por los correos y sobre su salud. Y se ha descalificado a él solo al hablar de su hijo de diez años y los ordenadores al hablar del ISIS.

Trump ha conseguido, a su vez, no aparecer como el verso suelto que fue en los debates durante las primarias. Trump ha sido Trump, pero menos. Eso es algo positivo para él en cuanto al voto indeciso. Y puede no dañar a su electorado.

Muy interesantes las apelaciones a la web. Para muchas personas que seguían el debate, algo vintage. Pero la realidad es que Clinton ha ligado parte de sus intervenciones y ataques al fact-check que su equipo hacía en directo. Y la web de Trump se ha llegado a caer.

Los dos salen con vida de este debate. Pero solo Clinton no podía permitirse el lujo de salir mal herida de él. No ha sido el caso. Sale fortalecida y liderará la conversación posterior. Y eso es buena para ella. ¿La siguiente meta? Las expectativas para el segundo debate.

Clinton puede haber ganado las elecciones hoy. El capital que le ha dado este debate es importantísimo. Si no lo malgasta, estará en el buen camino.

Y ahora, a dormir. Pero antes, esto:

via GIPHY

¿Cómo va a ser el primer debate entre Hillary y Trump?

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para seguir el primer debate presidencial de esta campaña. Te cuento cómo va a ser el primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump.

¿A qué hora empieza?

El debate empezará a las 21h (ET). O sea, la hora de la costa este en Estados Unidos. En España serán las 3 de la madrugada. Terminará a las 4:30 hora peninsular española.

¿Dónde se puede ver?

La mayoría de las cadenas de televisión de Estados Unidos conectarán en directo con el debate. Si tienes televisión por satélite o plataformas como Movistar TV o Vodafone TV podrás verlo en canales como CNN, Fox News o CNBC.

Además, habrá streaming en directo en Youtube.

¿Dónde se celebra?

El primer debate se celebra en la universidad de Hofstra, en el estado de Nueva York.

¿Cómo será el debate?

El primer debate tendrá seis partes, de 15 minutos cada una. Los temas han sido elegidos por el moderador y se han anunciado ya.

No tienen por qué ser en este orden, pero serán estos temas:

  • ¿Hacia dónde van los Estados Unidos?
  • El camino hacia la prosperidad
  • La seguridad de los Estados Unidos

 

Cada bloque consumirá dos partes de 15 minutos.

El moderador abre cada parte con una pregunta, tras la que cada candidato tendrá dos minutos para responder. Los candidatos luego debatirán entre ellos.

¿Quién modera el debate?

El moderador del primer debate es Lester Holt, de la NBC.

¿Cómo será el escenario?

Los candidatos estarán situados en dos atriles. De pie.

¿Quién organiza los debates presidenciales en Estados Unidos?

Empieza lo bueno. Mañana tendrá lugar en la Universidad de Hofstra, en el estado de Nueva York, el primer debate presidencial entre Clinton y Trump. En estas elecciones, los candidatos de los dos grandes partidos se enfrentarán tres veces. Pero… ¿Quién organiza estos debates?

Desde 1988, los debates presidenciales son organizados por la Comisión de Debates Presidenciales (Commission on Presidential Debates, o CPD). Esta comisión promueve y produce los debates entre los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia.

La CPD es una organización sin ánimo de lucro, controlada por los dos grandes partidos y financiada a través de donaciones de empresas y de particulares. Su misión es precisamente esa, la de organizar los debates en tanto que son “a permanent part of every general election” y que con los debates lo que quieren es “provide the best possible information to viewers and listeners”.

Según la propia CPD, la comisión surge para asegurar que los electores tienen la oportunidad de escuchar a los principales candidates debatir durante la campaña. Para ello, debemos remontarnos un poco a la historia de los debates en Estados Unidos. Tras los famosos debates entre Nixon y Kennedy en 1960, hubo un parón hasta 1976, cuando los candidatos volvieron a debatir.

Entre 1976 y 1984 la incertidumbre reina en cada elección. Algo parecido a lo que pasa en España. Todo estaba sujeto a las estrategia de los partidos y la celebración de los debates estaba en el aire hasta el último momento. Por ello, en 1987 se crea la CPD para asegurar que los debates podrán ser organizados en cada elección más allá de las estrategias de los partidos.

Todos los debates -menos tres- se han celebrado en universidades. En la universidad que más debates se han celebrado es la Washington University en St. Louis. Las sedes se deciden un año antes de la celebración de los debates y la CPD las elige respecto a las sedes candidatas que se presentan al proceso. Así, durante un año, se pueden preparar todos los detalles logísticos y de seguridad. Imprescindible leer este artículo de María Ramírez sobre los costes del debate, que paga la Universidad.

Hay mucha controversia sobre por qué sólo suelen participar los candidatos de los dos grandes partidos en los debates. Solo en 1992 los debates contaron con un tercer candidato, fue Ross Perot, candidato independiente. La razón que esgrime la CPD es que se invitan a los candidatos de los partidos que tengan más del 15% del voto en cinco encuestas electorales nacionales. Esta regla se aplica desde el año 2000.

Los debates en estas elecciones se celebrarán de la siguiente manera:

  • 26 de septiembre, debate presidencial en Hofstra University (Hempstead, New York)
  • 4 de octubre, debate de candidatos a la vicepresidencia en Longwood University (Farmville, Virginia)
  • 9 de octubre, debate presidencial en la Washington University en St. Louis (St. Louis, Missouri)
  • 19 de octubre, debate presidencial en la University of Las Vegas (Las Vegas, Nevada)

 

La CPD asegura la continuidad de los debates y tiene la fuerza suficiente como para asegurar que los debates se den y en abundancia. Una fórmula exportable para asegurar que los ciudadanos y las ciudadanas puedan ver, con toda seguridad, a los candidatos debatir en unas elecciones.