¿Cómo va a ser el primer debate entre Hillary y Trump?

Read the post

¿Quién organiza los debates presidenciales en Estados Unidos?

Read the post

Hill Force One. Trump Force One. Los aviones de los candidatos.

Read the post

La salud de la nación

Read the post

La humillación de Peña Nieto. Y la de México.

Read the post

¿Qué hacen los candidatos en una feria de granjeros?

Read the post

Un año para Iowa

Read the post

Los escenarios del poder: sala de audiencias del Palacio de la Zarzuela

La historia ha querido que el Palacio de la Zarzuela, un pabellón de caza construido por Felipe IV, acabe siendo uno de los escenarios del poder de la España contemporánea. En 1962, tras su boda, Juan Carlos y Sofía se trasladan al palacio que había sufrido grandes daños durante la Guerra Civil. Situado cerca de El Pardo, la residencia del dictador Franco, el palacio ha sido testigo de la restauración monárquica y de los cambios recientes en el país.

En 1975, una vez coronado Rey de España, Juan Carlos I y Sofía mantienen su residencia en la Zarzuela. Y con una nueva monarquía, el palacio crece y debe dar usos oficiales a una residencia. No solo crecen los edificios administrativos a lo largo de los años, también los servicios y los pabellones, como el construido para el actual rey y entonces príncipe, Felipe de Borbón.

El Palacio tiene tres plantas y en su segunda planta se encuentran dos escenarios clave en la política española: la sala de audiencias y el despacho del Rey, situadas ambas a pocos metros. Nos centramos en este artículo en la primera estancia.

La sala de audiencias ha sido el escenario de importantes momentos de la historia reciente española. Desde la renuncia de Juan de Borbón a sus derechos dinásticos a la imposición del fajín de Capitán General a Felipe VI durante su acto de proclamación, pasando por todos los actos de jura o promesa del cargo de presidentes del Gobierno, ministros y magistrados del Tribunal Constitucional desde el reinado de Juan Carlos I. También es escenario de las audiencias públicas a los Reyes de España, tal y como hemos visto en las recientes rondas de consultas de Felipe VI para proponer un candidato a someterse a la investidura.

Esta sala rectangular tiene las paredes forradas con madera clara rematadas con una serie de columnas jónicas. La alfombra que cubre el suelo, de la Fundación de Gremios, mide 10 metros de alto por 7 de ancho. En las paredes encontramos varias pinturas y tapices. Según consultas a Patrimonio Nacional, en la sala encontramos ocho pinturas y un tapiz.

El elemento principal de la sala es un tapiz flamenco, de oro, plata, lana y seda, de finales del siglo XVI, “Alejandro distribuye riquezas entre sus amigos” atribuido a Jakob Geubels II y a Jan Raes. El tapiz muestra a Alejandro antes de iniciar la guerra contra los persas, haciendo sacrificios a Júpiter Olimpo, cerca de la ciudad de Dio, en Macedonia.

Los dos cuadros más reconocibles, flanqueando el tapiz y testigos mudos de la historia de España, son del pintor madrileño del siglo XVIII Luis Paret y Alcázar. Son dos paisajes guipuzcoanos, uno de la Concha de San Sebastián y otro de Pasajes. Paret llegó a estar desterrado de la Corte por orden de Carlos III. Ahora, sus cuadros están en la Corte misma. El resto de obras son del pintor de la Corte de Felipe V Michel-Ange Houasse y el italiano Corrado Giaquinto, pintor de la Corte de Carlos III.

En la sala encontramos también cuatro cómodas, dos de manufactura inglesa del siglo XIX, que y dos de estilo francés del XVIII, así como dos consolas de madera, pan de oro y mármol del siglo XVIII que flanquean el tapiz y sobre las que suelen estar expuestos otros elementos de decoración como bronces y candelabros.

Son precisamente esos elementos decorativos los que van cambiando. Felipe VI, por ejemplo, ha puesto en la sala la réplicas de la Copa Davis que Rafa Nadal regaló a Juan Carlos I en 2012 y una estatuilla de los Goya entregado en diciembre de 2014 por la Academia del Cine a los nuevos Reyes.

Esta sala ha sido un escenario casi perenne en la actualidad informativa de las últimas semanas con las dos rondas con los líderes políticos para que el Rey propusiera un candidato a la investidura y, tanto si hay investidura como si vamos a nuevas elecciones, será pronto escenario de la toma de posesión del próximo presidente -o quien sabe, presidenta- del Gobierno y de sus ministros. Para esa ocasión, se instalará la mesa con, seguro, un ejemplar de la constitución editado por las Cortes en 1980. Y si el presidente electo lo solicita, un ejemplar de la Biblia y un crucifijo dorado. Bajo el reinado de Felipe VI, por primera vez, las personas que tomen el juramento o promesa podrán elegir la presencia o no de elementos religiosos.

¿Qué hacen los candidatos en una feria de granjeros?

Si lo tuyo es la ciudad, te gusta el cine en versión original y quieres que te cobren una millonada por un corte de pelo, no se te ha perdido nada en Iowa. Si encima eres multimillonario, tienes jet privado o te has pasado tu vida en los despachos del poder de Washington, en Iowa estás más perdido que Wally. Pero si tu intención es ser presidente de Estados Unidos en 2016 o, como mínimo, conseguir la nominación de tu partido, eres un temerario si no estás en Iowa y sí en Martha’s Vineyard.

Iowa es un estado del Medio Oeste, del bastión de voto conservador, de misa dominical, tractor y cerveza, nada de gintonic. Es un estado agrícola -para que te hagas una idea, es el mayor productor de soja y etanol de los Estados Unidos- y es muy pequeño. Apenas llega a los tres millones de habitantes. Elige a 7 votos del colegio electoral que nombra al presidente. California da 55. Como comprenderás, su peso para elegir al próximo presidente es mínimo. Pero pese a ello, todo gira alrededor de Iowa.

¿Por qué? Muy sencillo: Iowa es el primer estado en celebrar primarias. Y aunque su peso en delegados para los candidatos es mínimo, ganar en Iowa te puede dar el empujón necesario para ganar la nominación. Por ello, la mayoría de las candidaturas llevan meses trabajando en este estado y los meses de verano nos permiten verlo en su máximo apogeo.

Y ahí es donde entra en juego la feria del estado. Estos días se está celebrando este evento en la capital del estado, Des Moines. Se espera la presencia de más de un millón de visitantes -y te recuerdo que la población del estado no llega a tres- y de entre todos ellos, la presencia de todos los candidatos a la presidencia por ambos partidos.

Las campañas usan este momento para hablar con todo el mundo y conseguir apoyos de cara a las primarias de enero. Hace unos meses te hablaba de cómo funcionan esas primarias y por ello es tan importante tener gente en el terreno, que los ciudadanos de Iowa puedan ver, sentir, tocar y hasta oler a los candidatos. Porque en las primarias, un solo voto puede fastidiarlo todo.

Por ello, estos días podemos ver a los hijos de la aristocracia política, los candidatos más ricos o a los más socialistas arengando a los ciudadanos del estado en busca de su apoyo. Y de su dinero. Porque es un momento propicio para conseguir más donaciones para sostener sus campañas. Y eso convierte a una feria de granjeros en un acto político de primer nivel en Estados Unidos.

Pero más allá de la importancia estratégica para las campañas, la feria también tiene su importancia por todo lo que la política supone en la época del infotainment. Todos los medios están buscando un error, un enfrentamiento o una oportunidad única para llenar horas de emisión. Y en la feria, a veces, ocurre.

Para la periodista de ese estado, O. Kay Henderson, todos los candidatos deben llevar dinero en el bolsillo, porque no van a entrar gratis. Y una vez dentro verán como su mundo y el de los granjeros son como agua y aceite. No es un público fácil y muchas veces se han visto enfrentamientos entre la gente y los candidatos. Mitt Romney lo sufrió dos veces.

Las primarias no se ganan en enero. La gran presencia de candidatos es muestro de ello. Las máquinas electorales van a todo ritmo y esto ya no lo hay quien lo pare.

David y Goliat

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha recibido a la cancillera alemana Angela Merkel en su ciudad, Florencia, para una cumbre entre los dos países. Y la cumbre nos ha dejado esta imagen para la posteridad. Los dos mandatarios a los pies del David de Miguel Ángel. Una imagen bella y poderosa.

Al ver el escenario elegido por los italianos para la rueda de prensa entre los dos dirigentes no he podido hacer otra cosa que recordar este artículo que escribí tras la inauguración del AVE Madrid-Valencia en 2010. La importancia del fondo, del escenario, de lo que envuelve al mensaje. Porque eso también es mensaje.

El gobierno de Renzi quizás le estaba mandando un mensaje a Merkel o incluso al mundo. La idea de que los Davides a veces ganan a los Goliats. O incluso que un David como Italia puede acomplejar al Goliat de Europa en un escenario tan impresionante como ese. Recuerdo sentirme muy pequeño la primera vez que vi ese David en la Academia florentina. Los escenarios reales también están pensados para amedrentar e impresionar a las personas que dirigen países. Y para muestra de ello, la ciudad de Washington.

A Obama le quedan dos telediarios

Bueno, más que dos telediarios, a Obama le quedan dos discursos del estado de la Unión. Esta noche el presidente se dirigirá a las cámaras y a la nación en el discurso anual en el que da cuenta del estado del país y marca las líneas de actuación de su gobierno. Y al contrario de lo que ocurre en España con el debate sobre el estado de la nación, esto es todo un evento. Político y mediático. Te voy a contar algo más por si esta noche no te vas a dormir para verlo.

Este discurso ocurre porque la constitución americana lo especifica. Bueno, en realidad lo que dice el artículo segundo de la carta magna es que el presidente dará información al Congreso del estado de la Unión. Y de hecho, muchos presidentes lo que hacían era remitir un discurso escrito, pero no iban al Congreso. Desde Wilson, los presidentes han ido por lo menos una vez al Congreso a dar ese discurso. Menos Hoover. Siempre hay una excepción. De hecho, los primeros presidentes preferían enviar el discurso a hacerlo en las cámaras porque era muy monárquico. La presidencia americana en el siglo XIX es maravillosa.

He shall from time to time give to Congress information of the State of the Union and recommend to their Consideration such measures as he shall judge necessary and expedient.
—Article II, Section 3 of the U.S. Constitution

¿Y siempre es en estas fechas? No siempre. Casi siempre es en las primeras semanas del año. Obama los ha hecho todos en enero menos uno en febrero, en 2013, porque ese año fue investido presidente por segunda vez el 21 de enero. Y no lo hizo en 2009 justo al llegar al cargo, aunque sí fue al Congreso para dirigirse a él.

Suele ser un buen discurso, importantísimo para la vida y el impulso político del presidente. Los medios de comunicación dedican programas en directo y, a diferencia del pseudo-equivalente español, es en prime time televisivo. Unos 33 millones de espectadores lo verán solo en Estados Unidos. Todo cuenta, todo es importante y los comentaristas políticos se fijan hasta en el último detalle.

Si lo ves esta noche fíjate: los aplausos cuentan. De hecho, se cuentan hasta los minutos de aplausos que recibe el presidente. Cuenta las historias que relata el presidente. Las personas a las que menciona. Los invitados que están en la Cámara de Representantes, quién se siente junto a quién… todo.

Quiero hablarte un poco más del protocolo, porque me parece fascinante. El Congreso invita al presidente a dirigirse a las cámaras. La separación de poderes, aunque formal, ante todo.

Primero llegan los miembros del Congreso. Sobre las 20:30h los miembros de la cámara baja, la Cámara de Representantes, están ya en la sala. El speaker, o sea, el presidente de la cámara, anuncia entonces la llegada del vicepresidente y de los senadores. Todo el Congreso está ya reunido. El vicepresidente es el “presidente” del Senado, por ello esta noche los verás justo detrás de Obama en la tribuna.

El speaker anuncia la llegada de otros cuerpos del Estado, como los miembros del Tribunal Supremo, los Jefes del Estado Mayor o los propios miembros del gobierno, el gabinete.

Falta lo más importante: el presidente. Pasadas las 9, la Cámara se preparar para la llegada. Verás que siempre hay un señor que grita la llegada del presidente. Ese es lo que llaman el “Sergeant at Arms” de la Cámara. La verdad es que no sé encontrar una traducción para ese cargo, pero se encarga, entre otras cosas, del protocolo.

Esta figura encabeza la comitiva del presidente, formada además por miembros del Congreso encargados de recibir al presidente. Y el propio presidente, claro. Cuando todo está listo, el speaker de la Cámara llama al orden y entonces escuchamos a auténtica voz en grito: “Mister/Madam Speaker, the President of the United States!”

El presidente es recibido por aplausos y tiene que cruzar un pasillo que se hace eterno. El presidente saluda a los congresistas que están ahí y mientras se acerca a la tribuna de oradores, al resto de cargos presentes.

Justo al llegar a la tribuna de oradores y estar preparado para empezar, el speaker lo anuncia oficialmente: “Members of Congress, I have the high privilege and the distinct honor of presenting to you the President of the United States.” Más aplausos.

Entonces, el presidente entregará dos copias, una a cada cámara, del discurso que están en dos sobres. Y a partir de ahí, empieza el mensaje.

Eso sí, no todo el gobierno está en el Congreso. Si ocurriera una desgracia, podrían desaparecer de un plumazo el presidente, el vicepresidente y el speaker de la Cámara. Estas tres figuras son los tres primeros puestos de la línea de sucesión. Por ello, en otro lugar hay un miembro del gobierno que tomaría el mando del país si eso ocurriera. Seguro que recordáis esta escena de The West Wing:

Como véis, todo es espectáculo. Y desde luego, algo más interesante que nuestros debates parlamentarios. Si os animáis, esta madrugada os espera el presidente.

Un año para Iowa

No es por agobiar a nadie, pero la carrera presidencial de 2016 se pone seria. Y es que, si no se adelanta ningún estado -que todo puede pasar- y no hay cambios en las previsiones, en un año estaremos presenciando ya el pistoletazo de salida de las primarias en Estados Unidos. Primera parada, Iowa.

Según las previsiones, el lunes 18 de enero de 2016 el estado de Iowa será el primero. Aunque cabe recordar que en las primarias de 2008 y 2012 el caucus en este estado se adelantó varios días, justo al inicio del año. Ese día conoceremos qué candidato o candidata de los dos grandes partidos se lleva los delegados de ese estado.

El hecho de que hable de este estado en este artículo no es casualidad. Iowa es el primer estado en decidir sus delegados. De hecho, de 1972 se ha convertido en un acto político de primer orden en Estados Unidos. El mundo entero mira a Iowa en año electoral. Y eso que los ciudadanos de este frío estado solo deciden un 1% de todos los delegados en las convenciones de los partidos.

¿Por qué es importante Iowa, pues? Precisamente por el poder mediático y de tracción que tiene para las campañas. La apuesta estratégica de Obama, por aquel entonces un candidato prometedor pero poco probable, era ganar en Iowa para conseguir el empujón mediático que necesitaba. Pero ni todos los candidatos que ganan en Iowa consiguen la nominación ni todos los que consiguen ganar en Iowa consiguen la presidencia.

Por ejemplo, desde 1972 Carter, Mondale, Kerry, Obama, Dole y George W. Bush consiguieron ganar en Iowa y la nominación de sus partidos. Solo Carter, George W. Bush y Obama también llegaron a la presidencia. Iowa nos deja cosas curiosas, como el 2,8% de los votos conseguido por Clinton en 1992.

Iowa no es solo el primer estado en abrir el melón de la carrera por la nominación presidencial, es uno de los pocos estados en elegir a sus delegados mediante caucus (asamblea). Los caucus no es un modo de elección tradicional con papeletas y urnas. Lo que ocurre en ellos es que los partidos reúnen a la gente que apoya a los diferentes candidatos. Y, siguiendo una fórmula matemática, se asignan los delegados por la cantidad de apoyos recibidos.

¿Cómo es el caucus republicano? Los votantes de las primarias republicanas votan en una papeleta en blanco, donde ponen el nombre del candidato al que apoyan después de haber escuchado sus ideas.

¿Y los demócratas? Es algo más complicado. Los ciudadanos se sitúan en la parte de la sala donde está su candidato (o sus representantes, que los candidatos no están en todas las salas, aún no tienen el don de la ubicuidad). Tras ello, se abre un turno de 30 minutos en los que los activistas de cada campaña intentan convencer a sus vecinos para que apoyen a su candidato, esfuerzos dirigidos especialmente a los indecisos que ocupan un espacio en la sala. Tras esos 30 minutos, se cuentan los apoyos a cada candidato. Tras ello, se abre otra ventana de 30 minutos para que las personas que apoyan a los candidatos con menos apoyos puedan, si quieren, apoyar a candidatos más viables. Esa es la gran diferencia con una elección primaria tradicional.

Los equipos de los futuros candidatos ya están pensando en Iowa. Ya están vislumbrando el calendario y ya saben lo que tienen que hacer. Aunque muchos de ellos aún no hayan anunciando que se presentan a las primarias. Queda un año para Iowa. Un año para que empiece el espectáculo.

A los atletas de Sochi 2014

Querido atleta:

No puedo imaginar las sensaciones que debes estar sintiendo en este momento. Estás a punto de llegar a Sochi para participar en unos Juegos Olímpicos. Te deseo mucha suerte. Pero no veré como tu esfuerzo te lleva a lo más alto del podio. No puedo fingir que no está pasando nada.

En unas horas desfilarás en el estadio olímpico. En el pebetero, el fuego de Olimpia encenderá los Juegos. Los valores del olimpismo, que también han guiado mi vida desde que era muy joven, contagiarán de alegría e ilusión al mundo. Y querrás llegar más lejos, más alto y más fuerte.

Mientras estés compitiendo en los Juegos, cuando quizás el presidente Putin te corone con tu medalla, muchos hombres y mujeres en Rusia estarán perseguidos, denunciados, detenidos y asesinados por el simple hecho de querer a alguien del mismo sexo.

Sé que me dirás que no hay que mezclar deporte y política, que los Juegos son los Juegos. Y que lo que ocurre en Rusia, bueno… que es lo que hay. Pero puedes hacer algo. Puedes mostrar tu repulsa a un país que instaura el odio de estado. Que alienta la homofobia. Que ampara las agresiones y los asesinatos.

Me gustaría poder ponerte los nombres de los hombres y mujeres que ven como su propia familia les denuncia. De los que son apaleados por la calle. De los que son asesinados. De los que son detenidos… por amor.

Personas que quieren irse más lejos, que quieren volar alto para dejar lo que están viviendo y que ya no pueden ser más fuertes para aguantar las vejaciones que su propio estado les impone. Piensa en todos ellos cuando recojas la medalla. Cuando Putin te dé la mano, piensa que fue esa misma mano la que ha condenado a muerte (porque uno no solo muere al perder la vida) a miles de personas que lo único que quieren es amar.

Let the games begin.

 

15 series políticas imprescindibles

No están todas las que son ni son todas las que están. En este post te presento 15 series políticas que no debes perderte:

1. The West Wing

Si hablamos de series políticas, esta es LA serie. Sin duda. Ambientada en la Casa Blanca, muestra los entresijos de la administración de un presidente demócrata. Los protagonistas son el presidente -Josiah Bartlet- y sus asesores más cercanos. Fue creada por Aaron Sorkin con la ingente cantidad de material que había preparado para la película The American President (El presidente y Miss Wade). Se emitió de 1999 a 2006 por la NBC. Sus 7 temporadas recorren los dos mandatos de Bartlet en la Casa Blanca, con una gran cantidad de situaciones políticas y tramas personales. Cuando llegues a las séptima temporada recuerda esto: fue emitida en 2006.

La serie contó con un reparto de lujo: Martin Sheen encarna al presidente Bartlet y quizás es el actor que ha interpretado mejor a un presidente de Estados Unidos. Stockard Channing, la mítica Rizzo en Grease, es la primera dama. Otros pesos pesados de Hollywood como Alan Alda o John Goodman les acompañan en el reparto. Y Rob Lowe, Bradely Whitford, John Spencer, Janel Moloney, Joshua Malina, Dulé Hill, Allison Janney, Richard Schiff… son hoy los asesores presidenciales más famosos de la historia de la televisión.

2. Political Animals

Inspirada en la vida de Hillary Clinton, esta miniserie de 6 capítulos está protagonizada por una impresionante Sigourney Weaver. Fue emitida en 2012 por USA Network y fue creada por Greg Berlanti. En la serie se muestra el precio que pagan las familias que han habitado la Casa Blanca, mezclando la trama política con la personal de una Secretaria de Estado, ex Primera Dama, divorciada, con dos hijos -uno de ellos adicto al alcohol y a las drogas-, que tiene que decidir el rumbo de su vida política.

Buen guión, la serie se devora y tiene un final explosivo. Solo tiene una temporada. Y es una auténtica lástima que no exista una continuación. Muy recomendable.

3. House of Cards

El fenómeno de 2013. En este post ya hablaba de ella. En breve: la serie muestra el personal estilo de hacer política del congresista Francis Uderwood (interpretado por Kevin Spacey), un auténtico tiburón político que urde su venganza. La serie muestra el Washington más crudo, con envidias, sed de poder, sexo y corrupción.

A diferencia de otras series de esta lista, esta es una serie original de Netflix. Gracias a ella, Netflix ganó su primer Emmy. De hecho, fue una de las triunfadoras en los Emmy de este 2013. La serie es una adaptación de la serie original británica de la BBC en los noventa.

4. Homeland

Aunque muchos puedan pensar que Homeland no merece estar en esta lista, soy un firme defensor de incluir esta maravilla en ella. La serie muestra las consecuencias de la Guerra contra el Terror emprendida por la administración Bush y sitúa su trama en el rescate de un marine, prisionero de guerra de Al-Qaeda, al que todos daban por muerto. Pero el preso, el sargento Brody, es ahora un riesgo para la seguridad nacional.

Claire Danes se sale interpretando a Carrie Mathison, una agente de la CIA que protagoniza la lucha constante por salvar a Estados Unidos de un nuevo ataque terrorista. La serie tiene ya dos temporadas y en septiembre se estrena la tercera. Se emite desde 2011 por la cadena Showtime y ha conseguido robar el corazón de la crítica y de los espectadores de medio mundo.

5. Commander in Chief

A la estela del éxito de The Wes Wing, ABC lanzó esta serie en 2005. La serie muestra la presidencia de Mackenzie Allen, la primera presidenta de los Estados Unidos que llega al cargo tras la muerte del presidente Teddy Bridges. Geena Davis encarna a la presidenta, una independiente que llega a la política casi de casualidad.

La serie es pobre en decorados y los primeros capítulos son muy flojos en comparación con The West Wing. Pero es impresionante ver el ejercicio de política ficción y de teoría constitucional que muestra la serie. De hecho, la gran trama es su lucha con el presidente del Congreso, Nathan Templeton, por el poder. Ah, Mark-Paul Gosselaar, que interpreta a Zack Morris en “Salvados por la campana” es el spin doctor de la presidenta.

La serie tiene una sola temporada de 18 capítulos, que no está acabada, ya que ABC canceló la serie.

6. Borgen

Borgen es el cruce perfecto entre The West Wing y Commander in Chief… pero a la europea. O mejor, a la danesa. La serie muestra el improbable ascenso de una diputada moderada a primera ministra del reino de Dinamarca. Birgitte Nyborg se convierte en la primera mujer que ocupa el cargo. Cosa que pasó años después en la realidad.

Tras su llegada al poder, Nyborg debe hacer frente a una difícil coalición de gobierno, los problemas de la inexperiencia política y la difícil relación con los medios de comunicación en un entorno mediático hostil. De hecho, la serie podría muestra algo así como la Rosa Díez danesa.

La serie está muy bien ambientada, realizada e interpretada. La pega es tener que verla en danés y con subtítulos al inglés. Pero vale la pena. Tiene tres temporadas.

7. Boss

Tom Kane es el alcalde de Chicago. Y sus métodos para ejercer el poder no son precisamente ortodoxos. Adolecido de una enfermedad neurodegenerativa, Kane oculta su enfermedad para poder seguir en el cargo.

La serie, que cuenta con la producción ejecutiva de Gus Van Sant, tiene dos temporadas y fue estrenada por Starz en 2011.

8. Yes, Minister y Yes, Prime Minister

La serie favorita de Margaret Thatcher. Esta genial comedia muestra el funcionamiento de la administración británica. Tras ser nombrado ministro, James Hacker tendrá que hacer esfuerzos titánicos para domar al funcionario Sir Humphrey Appleby, el Secretario Permanente del ministerio que se encargara de que todo cambie para que nada cambie. La serie tuvo una secuela, Yes, Prime Minister, con la llegada de Hacker al 10 de Downing Street.

Escrita por Antony Jay y Jonathan Lynn, esta obra de referencia se emitió en la BBC entre 1980 y 1984.

9. The Kennedy’s

La historia de la familia política más trágica de América tuvo su miniserie emitida en Canadá en 2011. Durante 8 episodios, la serie muestra el ascenso y trágico final de la familia. Greg Kinnear, Katy Holmes, Barry Pepper y Tom Wilkinson la protagonizan.

10. Secret State

Ojo a esta serie británica estrenada en 2012 por Channel 4. En 4 episodios ponen toda la carne en el asador: la relación entre un gobierno elegido democráticamente, el ejército y las grandes empresas. No quiero contarte mucho, porque cuatro episodios son nada, pero piensa que de un día para el otro llegas al cargo de Primer Ministro y descubres un cacao impresionante. ¿Qué haces? A eso se enfrenta el protagonista. Muy recomendable.

11. John Adams

Te aviso: es densa. Esta serie de 7 episodios muestra la vida del segundo presidente de Estados Unidos, John Adams, desde los inicios de la Revolución Americana hasta su muerte. Tener conocimientos de la historia de Estados Unidos es importante aunque no necesario. Paul Giamatti interpreta a Adams. La serie fue producida por Tom Hanks.

12. Black Mirror

Aunque toda la serie en sí no está relacionada con la política, el primer capítulo sí. No quiero desvelarte nada… pero si quieres flipar ponte el primer capítulo de la primera temporada. Fue creada por Charlie Brooker y se emitió por primera vez en Channel 4.

13. Veep

Veep es una comedia emitida en HBO, mostrando la vida de la vicepresidenta de Estados Unidos. Se emite desde 2012 y actualmente aún está en emisión, renovada hasta 2014.

14. Spin City

Es una de las comedias políticas más míticas. Emitida entre 1996 y 2002, con Michael J. Foz como protagonista, muestra la alocada vida del gobierno de la ciudad de Nueva York.

15. Jack & Bobby

¿Te suenan de algo los nombres? Esta serie fue emitida entre 2004 y 2005. Muestra la vida de dos hermanos adolescentes y muestra el presente a través de entrevistas. Ahí descubrimos que uno de los dos llega a presidente.

¿Me he dejado alguna? No olvides comentar.

De aquellos polvos, señor presidente, estos lodos

“Luis. Lo entiendo. Se fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo”. El Mundo había destapado en enero de 2013 las cuentas suizas de Luis Bárcenas. Y en el inicio de la mayor tormenta política de la democracia, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le envió este sms al extesorero Popular, que está ya entre rejas. Supuestamente. ¿Es Mariano Rajoy tan insensato cómo para mantener la comunicación con Bárcenas hasta marzo de 2013 ocupando su banco azul?

Sinceramente, no lo sé. Desconozco si los sms son ciertos o falsos. Ni he visto los originales de la contabilidad B del Partido Popular que Pedro J. Ramírez entregó al juez ni conozco la instrucción del caso que está en las manos del juez Ruz. No tengo acceso a pruebas ni a mayor información. Como cualquier otro ciudadano, me gobiernan las percepciones.

Y aquí viene el punto interesante de todo este embrollo. ¿Es Rajoy tan insensato cómo para mandarse sms con Bárcenas después del tremendo lío montado tras la publicación de los papeles de Bárcenas que hizo El País? ¿En serio? Si los envió, ¿en una época en la que la información fluye sin cesar Rajoy creía que podía mantener en secreto esos sms? No lo sé.

No lo sé. No puedo saber si son ciertos. Lo único que sé es que lo puedo llegar a creer. Me puede llegar a cuadrar al ver cómo ha reaccionado el presidente del Gobierno a este lío. Y ahí no puedo más que echar mano del refranero popular: de aquellos polvos, estos lodos.

Los esfuerzos de Rajoy y de su entorno para defenderle han sido un estrepitoso fracaso. Desde negarse a responder a los periodistas, responder con chulería (“La segunda ya tal”), a evitar las Cámaras, usar pantallas de plasma para aparecer ante los medios o esperar con auténtico pasotismo a que la tormenta escampe.

Rajoy no ha querido defenderse. Y si no lo ha hecho será por algo. Esa es la idea con la que nos hemos quedado muchos ciudadanos, y esta ausencia de acción la ocupa la ofensiva de Bárcenas. Marca el ritmo y nos empuja a creer al extesorero antes que al presidente del Gobierno.

Nadie puede discutir la legalidad: Rajoy ni está imputado ni parece que vaya a estarlo. Rajoy es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Por cierto, de unos delitos que ya habrían prescrito (pero bueno, ese es otro tema). Pero la legitimidad (no la de las urnas, sino la de que una persona que habría cometido delitos debería ocupar la presidencia) sí está en juego. La confianza sí está en jaque. No solo por la estrategia de Bárcenas, también por el pasotismo flagrante de Rajoy.

Actuar o no actuar tiene sus costes. Y quizás la estrategia de Rajoy, más que el tiempo judicial, le cueste cara. No hay nada más fácil de perder que la confianza y a día de hoy el presidente del Gobierno va camino de perder incluso la de los propios. De aquellos polvos, señor presidente, estos lodos.

Soy finalista al Young Communicators Award de Europa

En julio de 2011 me lié la manta a la cabeza y decidí embarcarme en un reto electrizante: dirigir la comunicación de una plataforma de peticiones online. Sabía que trabajar en una plataforma así era algo único. El lugar en el que podía unir mi pasión por la comunicación con el empoderamiento ciudadano. Con la política de lo próximo. De lo cotidiano. Esta aventura no sólo me ha dado la satisfacción de crecer personal y profesionalmente, sinó que también me ha llevado a ser uno de los tres finalistas al premio Young Communicators Award que otorga la Asociación Europea de Directores de Comunicación (EACD).

El próximo 27 de junio defenderé mi candidatura en la final que se celebra en la Cumbre Europea de Comunicación. Mostraré como en menos de dos años hicimos unos esfuerzos enormes para crear una marca como Actuable. Y digo crear porque gracias al trabajo que realizamos, en España aún se conoce al hecho de iniciar una petición como “hacer un Actuable”. El sueño de cualquier profesional de la comunicación: que llamen a tu producto, las peticiones online en este caso, por el nombre de tu marca.

Pero por si fuera poco, mostraré que no construimos una marca, sinó dos. Lo hicimos dos veces. Porque en septiembre de 2011 anunciamos la unión con Change.org. Y en mayo de 2012, fusionamos las dos plataformas para crear la mayor plataforma de peticiones del mundo. Un año más tarde, más de 4 millones de usuarios en España inician y firman peticiones en la nueva plataforma: Change.org.

De todo esto -y perdonad que no me extienda, pero tampoco puedo hacer un spoiler de lo que contaré ese día- hablaré el próximo 27 de junio. Hasta entonces prepararé a conciencia la presentación y pensaré en que la clave de este reconocimiento es haber trabajado codo con codo con un grandísimo equipo para ayudar a la gente a cambiar el mundo. Y agradecer a la gente como Antoni, Carlos, Raquel, Adolfo, Juan Carlos, Iván o Francisco que me han acompañado a llegar hasta aquí desde mis primeros pasos en el mundo de la comunicación. Y a José, por animarme a presentar la candidatura. Solo puedo estar agradecido por por ser finalista, por el hecho de que haya quien me considere uno de los tres mejores comunicadores jóvenes de Europa. Crucemos los dedos.

Hijo de puta, hay que decirlo más

Lo decían en “La hora chanante”: hijo de puta, hay que decirlo más. Y es que al ver la primera temporada de la serie de Netflix “House of Cards”, no he podido evitar pensar en ellos. Porque esa es la historia de esta serie, la de un gran hijo de puta.

Con todas sus connotaciones. Con todas sus dimensiones. El personaje de Frank Underwood es uno de esos políticos que se mueven a sus anchas entre las cloacas de la política. De esos políticos que manejan como pocos los hilos del poder. Que saben maximizar los contextos y que crean oportunidades de las crisis.

“House of Cards” engancha. Y mucho. Quizás está a medio camino entre la visión interna de la política que hace “The West Wing” y la tensión dramática de “Homeland”. Eso sí, no hay buenismo alguno. Cinismo, hijoputismo y tensión por doquier.

Si te gusta la política, es la serie de la temporada. Si no te gusta la política, puede que también. Porque, política a parte, Kevin Spacey se sale interpretando a Underwood y la realización es impecable.

La serie de David Fincher, ofrecida en Netflix, acaba de terminar su primera temporada. La segunda, se empezará a rodar en primavera. Para mitigar la espera, encontrarás alternativas en la miniserie original de la BBC en la que está inspirada esta joya de la temporada.