La palabra en el ADN de la política

La contraposición de la palabra a la guerra es una de las máximas en nuestra cultura. Si la guerra, según Clausewitz, es la continuación de la política por otros medios; la palabra sustituye las bombas.

Por tanto, la palabra reside en el ADN de la política, pero en realidad, forma parte de casi todo. Encuentro muy curiosa esta noticia que me hace llegar Carlos: mediante el análisis de las palabras de las portadas de los principales medios de comunicación, podemos ver con nubes de tags cómo se ha cubierto la crisis financiera en el mundo.

No obstante, lo más curioso es ver como los propios medios han intentado autocensurar el lenguaje usado para describir la crisis financiera, el objetivo era evitar que con una cobertura informativa demasiado negativa se arrastran los mercados a pérdidas aún peores de las registradas.

Y es que el poder de la palabra es muy grande. Si no, lea las reflexiones de Paul Auster cuando ayer presentaba su último libro en Barcelona: los norteamericanos viven una nueva guerra civil basada en las ideas y las palabras.

Siguiendo con análisis lingüísticos, he encontrado muy interesante este artículo que La Vanguardia publica hoy. Si tiene la versión impresa, haga un vistazo porque se acompaña de una de las fotos más ilustrativas del carácter del President Montilla (imagen que ya analizó en su día Xavier). El artículo analiza las intervenciones del debate de política general y extrae que Montilla ha marcado dos palabras en su relato: trabajo y valores.

No deja de ser curioso que a día de hoy el gobierno de la Generalitat esté más basado en palabras que hechos, aunque su marca era “Fets i no paraules” (Hechos y no palabras). Y para muestra, el anuncio que las ayudas a la dependencia están paradas porque no hay fondos, o sea, tenemos la palabra política y la de la ley pero no el hecho. O la imagen histórica de los expresidentes con el President Montilla. Una foto con un valor único, pero que no deja de ser más palabra que hecho.

Pero como ya hemos comentado más de una vez, si la política se basa sólo en la palabra no comunicaremos nuestro objetivo, ya que la comunicación tiene en la palabra su base, pero no el punto más importante. Comunicar también involucra la imagen, los gestos, el lenguaje no verbal, el tono… y los sentimientos, las emociones.

La política no puede basarse sólo en palabras y por eso la fotografía de los expresidentes con Montilla comunica más por el gesto, que por la palabra. Y por eso los mercados colapsan, a pesar de la palabra censurada.

Camaleonizar

Muchos políticos tiendes a enviar mensajes directos a las clases medias, mostrando su preocupación por la mayoría de problemas de las sociedad. Eso se hace con un doble objetivo:

1. Mostrar proximidad

2. Aportar soluciones a los problemas de la mayoría

Si tenemos en cuenta que nuestra sociedad está formada mayoritariamente por personas de clase media, conquistar ese espacio resulta vital para ganar elecciones.

Pero, que pasa cuando el mensaje parece que lo ponemos con calzador? Que nuestra credibilidad se puede ver afectada. Mirad este vídeo:

¿Cómo puede ser que una persona que cobra 8.000 euros al me esté preocupado por la factura del colegio de sus hijos?

En este sentido, resulta más creíble que el presidente del gobierno no conozca el precio de un café a una que cobra más que cualquier persona de las clases medias no pueda pagar la factura del colegio de sus hijos.

Claro que esta no ha sido el único desliz de los conservadores, ¿recuerdan cuando Aguirre no llegaba a fin de mes? Claro que juzgando los resultados del PP en Madrid, parece que mucho no pesa…

Eso de camaleonizar, decir a la gente lo que espera sentir, puede tener su sentido, pero debemos tenir en cuenta los argumetnos. Porque si con 8.000 euros al meso no puede pagar el colegio de sus hijos ¿cómo lo estarán pasando las famílias normales?

¿Crees a Rajoy cuándo dice esto? ¿Se aproxima a tus preocupaciones?

Leyendo el debate Palin-Biden

Me preguntáis, ¿quién ganó? ¿Palin o Biden? Mi respuesta es, ¿tan importante es saber esto?
En el post posterior al debate entre los dos candidatos a presidente ya os comentaba que el debate en sí no es lo que realmente importa, sino la concepción que tienen los votantes. Que los debates se ganan, normalmente, cuando terminan.

Esta vez había, sin embargo, algunos aspectos a tener en cuenta. El hecho de que sea un debate vicepresidencial: no es lo mismo un debate entre los candidatos a comandante en jefe que entre las personas que completan el ticket. El poder de los vicepresidentes en campaña debe interpretarse con prudencia. Ayuda, pero no es decisivo. Y para muestra, el pinchazo de Palin y el poco efecto de los errores y la lengua floja de Biden. Y eso tiene efectos en las expectativas, los resultados y los efectos.

No pude ver el debate en directo, así que he decidido hacer un tipo de análisis diferente al enfrentamiento entre los dos políticos; he decidido leer el debate. Podéis consultar la transcripción del debate en la web de la CNN.

Porque, como sabemos, lo que importa son las percepciones. JFK fue el ganador del debate electoral para aquellos que lo vieron por televisión. Los que lo escucharon, afirmaban que lo había ganado Nixon. Entre ayer y hoy los medios nos muestran como las encuestas nos dan a Biden como ganador, mientras algunos expertos afirman que quien sacará más réditos será Palin. Pero si lo leemos, ¿quién es el vencedor?

Esta pregunta es especialmente importante, en tanto que estamos limitando mucho el poder comunicativo: nos centramos sólo en la palabra. La palabra hablada y recogida en una transcripción. Sin voz, sin entonación, sin imagen. O sea, fijándonos en la parte que tiene un peso menor en la comunicación. Por tanto, la percepción debería ser por fuerza diferente.

Tras la pesada lectura del debate, podemos afirmar que Biden ganó por goleada el debate. En cuanto a mensajes, orden de las respuestas, llevar la respuesta al campo propio, argumentos, ejemplos, vocabulario, etc. Biden fue mucho más superior que Palin. Fue especialmente interesante el cambio de opiniones en economía, hablando del famoso rescate de Wall Street (que ha sido finalmente aprobado), la Guerra de Irak (que, por cierto, Biden también ha despedido a su hijo que está destinado allí) , y la igual respuesta en referencia a los matrimonios homosexuales. También reseñable el reproche de Biden a Palin sobre la negativa de McCain de querer reunirse con Zapatero; curioso el protagonismo del presidente de gobierno en esta campaña. La lectura nos muestra como Biden fue decisivo en varios momentos del debate, pero especialmente en el inicio y el final del debate.

Es especialmente curiosa la diferencia de estilo en el alegato final. Como sabéis, Palin fue Miss, reina de la belleza, durante su juventud. La alegría de la Gobernadora mostró un alud de lugares comunes, sin conclusiones claras y casi pidiendo el voto a John McCain porque es más guapo.

No estoy de acuerdo con las afirmaciones que el lenguaje llano de Palin la acerca a muchos sectores del electorado. No, ya que el electorado percibe estas elecciones como la elección del liderazgo del país. Y este liderazgo es la elección del mejor, del más capacitado … no de un vecino de Main Street. Y quizás hablarán el mismo idioma (la alusión directa a las hockey mums en la primera intervención es casi un insulto a la inteligencia) pero en política no se busca lo mismo que en el presidente o presidenta de la comunidad de vecinos .

A nivel de palabra hablada la superioridad de Biden se manifiesta en esto, en la contraposición de una gran experiencia, de un gran recuerdo de voto, de una figura que podemos saber qué piensa y qué ha hecho, contra una visión simplista de las cosas, con argumentos débiles.

Otra cosa es el marco simbólico que los republicanos han conseguido crear alrededor de Palin. Su relato personal y la protección de su figura. Y como pueden ser contradictorios: presentar una política cercana que no quiere hablar con la prensa (y por tanto, con la gente). Porque este análisis de la letra pura y dura cambia cuando se inserta la idea de Sarah Palin, lo que la gente esperaba de ella.

Pero incluso así, la imagen se deshincha. ¿Donde estaba la Pitbull en el debate del jueves? Si la elección de Palin es crear una mujer preparada y agresiva, si sus primeras declaraciones se basan en declarar la guerra a Rusia, ¿donde estaba esta figura el jueves?

Crónicas del debate

El Mundo

New York Time

Lo dudo mucho

El poder de la oratoria

Aunque la nuestra no sea una sociedad demasiado dada a los discursos, el hecho de dirigirse al público puede tener efectos insospechados. Digo que no somos una sociedad demasiado dada a los discursos porque en nuestra vida cotidiana no tienen espacio: cuesta encontrar alguien que diga unas palabras en una cena de cumpleaños. No pensemos encontrarlo en una boda, en una inauguración y mucho menos en un funeral. Nos cuesta hacer discursos, no estamos acostumbrados.

No es extraño, pues, que hoy el país no se haya paralizado por el debate de Política General que comienza este 30 de septiembre en el Parlament de Catalunya, el segundo de José Montilla como 128º Presidente de la Generalitat. Tampoco nos debe extrañar que el comentario más escuchado en los hogares españoles cada verano, cuando el Debate sobre el estado de la Nación toma el Congreso, sea “¿y ahora ponen esto?”. No hablamos tampoco de los debates de investidura. O las sesiones semanales en las cámaras.

No nos gustan los discursos. O al menos, no nos gustan estos discursos.

Nuestra historia nos ha dado grandes oradores. Precisamente, tres de los mejores oradores de la historia reciente estaban ayer en el Bages: Jordi Pujol, Miquel Roca y Felipe González. Pero parece que hoy la oratoria no está de moda.

Estoy de acuerdo con Manuel Campo Vidal cuando en su libro afirma que los españoles no saben comunicar: desde pequeños nos han desalentado a mejorar. La escuela y la universidad no son espacios para desarrollar algo tan esencial como la oratoria, las herramientas para expresarse bien en público. Y eso a la larga el país lo nota.

Hago esta reflexión porque ayer algunos analistas atribuían al discurso de Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes norteamericana, la causa de la pérdida de 700 puntos en el Dow Jones y el del crack de 2008.

No creo en absoluto que la presidenta Pelosi haya tenido tal privilegio: el tono duro de su intervención no tiene la culpa de que ayer muchos congresistas (la mayoría republicanos) decidieran poner su escaño por delante de la crisis. Como tampoco se puede atribuir al discurso que el Presidente Bush ha hecho esta mañana el hecho de que el Dow Jones ha abierto con ligeras subidas.

Pero el hecho de que alguien les otorgue tal importancia ya es síntoma de que la oratoria y el poder de un buen discurso son algo a tener en cuenta, y sobre todo, una habilidad que el buen líder debería tener.

Y tú, ¿sabes hablar en público?

La búsqueda del relato perdido

Los sindicatos auguraron un otoño caliente, refiriéndose a movilizaciones por el aumento del paro y el clima de recesión económica, que se ve agravado por los anuncios de cierres de empresas. Los indicadores macroeconómicos dejan entrever que nada será fácil y la crisis financiera de Estados Unidos amenaza con salpicar más allá de la campaña presidencial.

Ni la bajada (en décimas) de la inflación ni el discurso optimista de Zapatero ante la Asamblea General de Naciones Unidas han podido hacer bajar la temperatura de este otoño que apenas estrenamos pero que ya nos muestra que la cosa está difícil.

Difícil y caliente también lo está, a nivel político, este otoño. Hoy Público, el diario más joven de la prensa española, pública una encuesta que ya muestra lo que veníamos anunciando: el PP ya supera al PSOE en intención de voto directo.

No hace falta ser vidente, ni tarotista … ni maoísta para imaginar que la oposición conservadora, centrada en la economía, nos acabaría llevando a este desenlace.

Pero, ¿como se ha llegado a esta situación? ¿Cómo se han dilapidado los 3% de ventaja socialista en poco más de 6 meses?

En primer lugar, las crisis económicas siempre pasan factura a quien gobierna. Es una realidad, el ciudadano tiende a responsabilizar al gobierno de la situación económica. Si partimos de esta base, las soluciones desde el punto de vista comunicativo se pueden organizar. Aceptar una situación nos permite trabajar para mejorarla y si miramos atrás, podremos captar cuáles han sido los mensajes enviados a la sociedad:

  • La crisis no existe
  • La crisis está pero no es crisis
  • Sí que es crisis, pero durará poco
  • Es la peor crisis de la historia
  • El sistema financiero español es envidiable
  • Nos tenemos que apretar el cinturón pero seguiremos haciendo políticas sociales

Ante este caos, el ciudadano que ve como la vida se le complica no recibe respuestas. Se ha perdido el liderazgo comunicativo.

En segundo lugar, el gobierno no ha transmitido la sensación de estar dirigiendo la situación. Con un presidente que ha desautorizado a ministros, ministros que han desautorizado a otros ministros … un presidente que ha amonestado a los constructores, que ha hecho frente a una huelga de transportistas que ha paralizado el país, que no ha sido invitado a reuniones internacionales importantes. En definitiva, un gobierno que no ha sabido actuar con diligencia. Y si lo ha hecho, que lo desconozco, no nos lo ha explicado.

Y como no nos lo ha explicado, ha permitido que un partido político (el PP) capitalice el rechazo a este supuesto desgobierno.

En definitiva, la crisis está generando una auténtica devaluación del capital político de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero no tanto por la crisis en sí, sino por la gestión tan desafortunada que está haciendo.

El presidente no ha encontrado el relato para explicar la crisis. Y el ciudadano que ha visto reducido su consumo y su hipoteca crecer y crecer, no tiene suficiente con la respuesta de “esto es culpa de una crisis internacional”. No tiene relato para explicarlo, porque de hecho, este gobierno no tiene relato.

La supervivencia de Zapatero pasará por buscar, (y seguramente lo encontrará) la humildad de la que hacía gala antes de llegar al poder en 2004. En tiempos de crisis, más que nunca, el liderazgo tiene que buscar la emoción, debe ponerse a la altura del ciudadano que pasa problemas. Y debe tener una respuesta clara: que mañana todo será mejor.

Y si el PP ofrece un futuro mejor antes que lo haga el PSOE, la tendencia será irreversible.

¿Por qué, creéis que a este ritmo el PSOE acabará la legislatura?

otras reacciones a la noticia: César Calderón

¿De qué se habló en el debate?

created at TagCrowd.com

El debate con empate

Las expectativas de este debate han sido su principal enemigo. La situación no era para menos: el contexto de crisis financiera es realmente importante, y el movimiento de McCain había aportado al primer acto de esta obra un tono demasiado trascendente.

De esta manera, las 9 personas que esperábamos con impaciencia el cara a cara en un piso del Eixample barcelonés vimos como las primeras respuestas fueron una jarra de agua fría directa a la tensión que las últimas horas habían acumulado.

El debate de política exterior empezó rodando en términos económicos y financieros: los dos candidatos intentaron exponer sus teorías sobre lo que necesita el país para superar la peor crisis desde la Gran Depresión, tal y como Obama mencionó. Pero desgraciadamente ninguno de los dos candidatos supo aprovechar el momento para enviar un mensaje claro, conciso, directo y creíble a los ciudadanos. Al contrario, mostraron su visión tan dispar del problema.

Obama intentó hacer el enlace a la relación existente entre el presidente Bush y el senador de Arizona, mientras que McCain intentó buscar el elemento patriótico que pide el momento para superar la crisis. En fin, la crisis financiera seguramente necesita menos patria y más hechos.

La segunda parte del debate se centró al fin en política exterior, pero el marco de interpretación ya estaba fijado. De hecho, el primer bloque es el más importante del debate, los 20 primeros minutos son los importante. Retengamos esto porque así podremos entender quién ha ganado o quién no ha perdido. Y la primera parte fue en general una rebaja de expectativas con ninguna visión concreta de solución de la crisis. Por lo tanto, ante un empate, suma cero, saca ventaja quien la traía de casa. O sea, Obama.

El bloque de política exterior, en cambio, supuso la aparición de un McCain muy superior, esencialmente porque tiene una experiencia que Obama no puede reclamar (aunque cite a Joe Biden), pudimos ver dos visiones en política exterior, algunos reproches cruzados sin demasiado fundamento y algún error, como cuando McCain se equivocó en el nombre del nuevo presidente de Pakistán llamándolo Qadari.

Obama resistió, pero no ganó esta parte. Fue hábil al poner los mensajes claves al final del debate, cosa que también hizo McCain. Los líderes hostiles con quienes se quiere reunir Obama aparecieron en el debate, y remató el bloque cuestionando al republicano porque no se reuniría con Zapatero. Podemos imaginar el gozo del presidente al saber de su aparición al debate.

La palabra del bloque fue Petraeus. McCain lo citó hasta la exhasperación para ponerle cara y ojos a su política en Irak. Muy hábil, bajarla a una imagen familiar y heroica para millones de americanos. Y esto fue un gran acierto, porque supo personificar su visión, ante una mesiánica propuesta de Obama. Aún así, el resultado hubiera podido ser peor para el senador de Illinois, que supo aguantar el tipo y articuló un discurso creíble entre el electorado, su electorado. Y los independientes/indecisos.

O sea, que no hubo novedad, continuación de la campaña que hace meses que está en marcha.

Si me preguntan por un resultado les diré: un empate, con ligera ventaja de McCain. Primera parte un Obama con ventaja y segunda parte McCain vencedor. Que es lo que imaginábamos y sabíamos, demócratas más fuertes en economía y republicanos más fuertes en política exterior.

Esperaremos al siguiente, con un break entre ellos con el debate entre Palin y Biden. Respecto a este debate, existe la percepción que Palin acabará con Biden y si este es ágil, sabrá rebajar el efecto de la governadora de Alaska. Pero esto, será la semana que viene.

Pero, para vosotros, ¿quien ganó el debate de ayer?

Crónicas del debate:

La Vanguardia

El País

New York Times

Washington Post

ABC

El Mundo

El Periódico de Catalunya

Le Monde

La Razón

Libertad Digital

Pau Canaleta

Lluís Bassets

Corbata

Gentlemen, at this very moment in time, where do you stand on $700 bilion bailout?

Así empieza el debate, con economía y las corbatas con los colores cambiados. Obama, que su color partidista es azul, luce hoy una granate bien viva. McCain, una rallada que hace juego con los colores de la bandera americana.

Empieza el debate. El gran debate.

But… is he ready to lead?

Los principales medios de comunicación del mundo queman bytes (que no tinta) con la noticia que todos esperábamos: John McCain finalmente asistirá al primero de los tres debates programados y organizados por la Comisión de Debates Presidenciales. De esta manera, el senador de Arizona se enfrentará al candidato demócrata esta noche.

Se cierra de este modo el capítulo de suspenso más largo de esta campaña, y el dolor de cabeza de muchos de nosotros, que ya veíamos como esta noche la pasaríamos viendo capítulos de West Wing.

Pero no, McCain ha hecho lo que debía hacer si se quiere mantener en vida en esta carrera a la Casa Blanca. Porque los acontecimientos de las últimas horas no pueden ser nada más que un suicidio, seguramente provocado por un error de cálculo. Aun cuando hablando de los republicanos uno ya no sabe qué creer, y menos cuando las encuestas todavía no muestran un despegue claro de Barack Obama en las encuestas (como hoy nos ha hecho notar nuestra conexión andorrana).

Pero por qué podemos creer -que no afirmar- que McCain ha hecho un error de cálculo en el momento de suspender la campaña?

Primero miremos los antecedentes.

  • La crisis financiera, con Lehman Brothers, Freddie Mac, Fannie Mae, AIG como teloneros, ha hecho mucho daño a la campaña republicana. Especialmente porque el día de colapso total del sistema (al menos anímico), el senador de Arizona nos sorprendió a todos afirmando que los fundamento de la economía norteamericana son fuertes. Al más puro estilo Zapatero.
  • Problemas económicos, confía en los demócratas. Es simple e incluso irracional, pero hoy al país hay toda una generación de clases populares y medianas que recuerda los años de prosperidad de la presidencia de Clinton y voz como están las cosas hoy. Hace muchos meses en un bar del Raval comentábamos “si es la economía, Obama tiene opciones”. Y la economía ha entrado en campaña… y de qué manera!


Pero también hace falta mirar sus efectos.

  • El fin del efecto Palin. Así, d’una plomada, el ticket demócrata repuntó en las encuestas, superando a McCain y poniendo el interés de la agenda en otro tema. Para entendernos, hemos pasado de la barra de labios a pagar la hipoteca.
  • La economía, issue principal. Sólo les recordaré un eslogan “It’s the economy, stupid!”


Ahora bien, ninguno de los dos candidatos ha brillado por tener una gran experiencia económica. Pero sólo uno de ellos ha cometido un enorme error. Y esto en campaña se paga.

La reacción de McCain es lógica: cuando la campaña se daña tanto, hace falta hacer una acción que sea un auténtico golpe de efecto. Por este motivo McCain suspendió la campaña y amagó con la suspensión del debate. El cálculo parece perfecto: si la economía es el tema, preocupa a los americanos y el sistema se hunde, hagamos algo fuerte. Suspendemos la campaña.

Pero, si la gente no confía en ti para solucionar el problema, no mejorarás para hacer una pausa. Y menos para mostrar interés en unas negociaciones en una casa (el Senado) donde hace meses que no es activo. Realmente, no ayuda a mejorar su credibilidad.

Pero en todo, planea una cuestión. Una cuestión que seguramente muchos americanos se han empezado a hacer, pero respeto a McCain: is he ready to lead?

Demuestra con esta acción que está preparado por liderar?

Llega el primer debate

Los debates presidenciales: más allá de la estrategia, los ataques, los anuncios, los mensajes que se han visto hasta ahora, darán la oportunidad a los votantes de comparar en directo a los dos candidatos. Ya saben, aquello del “busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”…

Es sabido que los debates electorales no producen un excesivo trasvase de votos, especialmente en países como España (tal y como se pudo ver a las últimas elecciones generales) pero en esto, Estados Unidos es diferente. O al menos esta vez será diferente.

La diferencia entre los dos candidatos será bien visible: será la presentación en sociedad real de Obama. Será la presentación de una opción de cambio contra una de continuidad. Y no será sólo una cuestión de edad, no. Será la personificación de un candidato que une muchas cualidades menos algunas, contra uno que tiene una gran calidad y le faltan muchas.

Para muchos ciudadanos alejados de la política, les será más fácil atender a un joven candidato que aparece como un bailarín en el medio rey, ante un veterano de guerra que no domina el espacio comunicativo.

La diferencia será abismal. Y sólo los tres debates acordados (que empiezan mañana) nos darán la oportunidad de ver si Obama tendrá su momento, como Reagan lo tuvo en el debate con Carter cuando conseguió ganarse la confianza de los norteamericanos y entró en millones de hogares a través de su dinámica personalidad y su sonrisa de actor encantador.

Retengamos este momento, porque llega mañana.

Aunque en las últimas horas el debate ha estado al aire: John McCain ha suspendido su campaña hasta que el Plan de Bush para salvar la economía nacional (y mundial) se apruebe y ha pedido a Obama atrasar el debate. Yo todavía no entiendo el movimiento, pero creo que estas animaladas sólo se hacen cuando te sacan 9 puntos a las encuestas…

El dato: mañana, hacía la 1 de la madrugada, CNN empezará un programa especial. TVE y 3/24 en Catalunya lo dará, creo, sobre las 3 de la madrugada.