Busqué en Madrid el bolígrafo de Trump y esto es lo que pasó

Me quedé fascinado con el chorro de Trump. Con el chorro de tinta del bolígrafo con el que firma las órdenes ejecutivas que han desordenado el mundo. Las órdenes del odio. ¿Era una pluma? ¿Un bolígrafo? ¿Un rotulador? Quería saber con qué firmaba Trump. Cómo se conseguía ese grueso trazo. Y lo más importante, si podía conseguir uno para mi. Me puse a buscar el bolígrafo de Trump por Madrid y esto es lo que pasó.

Google tiene la respuesta. Una búsqueda rápida nos da los datos clave. Trump, como en administraciones anteriores, usa bolígrafos de la marca Cross. A.T. Cross es una empresa estadounidense fundada en Rhode Island. Una compañía clásica que fabrica bolígrafos clásicos para gente clásica. De hecho, cuando yo era un adolescente de lo más repelente, usaba estos bolígrafos para tomar mis apuntes de bachillerato. Si queréis saber más, hacemos un Deluxe.

http://zorrasbasicas.tumblr.com/post/155589291623

Al lío. Tenía ya la marca y el modelo. El Century II. Pero ese cartucho… ¿Cómo consigue Trump ese chorro? Con estos detalles lo tenía todo para mi aventura. Conseguir encontrar el bolígrafo de Trump en la capital de España. Ese va a ser mi plan de domingo.

Montado en un Cabify de camino a un acto empiezo por lo obvio: Wallapop. Varias búsquedas me llevan a Sara, una chica que vende un bolígrafo azul bastante similar pero no especifica el modelo. Otro usuario, en las afueras de Madrid, vende uno en metálico. Sara acepta ofertas, no pide un precio fijo. El otro usuario, lo vende muy por debajo de su precio de venta. Nuevo, cuesta unos 110€. Ese usuario lo vende por 40.

La Casa Blanca ha hecho ya un pedido de 150. Echad cuentas. El modelo que ha pedido es negro con apliques bañados en oro de 23 quilates. Ninguno de los dos que encuentro en Wallapop se ajustan a lo que busco.

Por la tarde me acerco a El Corte Inglés de Callao. En la primera planta está la sección de papelería y Cross tiene un stand. Presto mucha atención a las vitrinas con ademanes de “por favor que venga alguien que quiero comprar algo”. Nadie se acerca. Pasan los minutos y ya me sé de memoria toda la oferta. Tienen unos de Star Wars la mar de monos. Y la verdad es que a Trump, como Darth Vader oficial del planeta, le pegaría más firmar con uno de ellos. Pasan los minutos y finalmente me acerco a la caja a preguntar a una de las dependientas. Una mujer de unos cuarenta años que no espera que le saquen una pantalla de un iPhone con la firma de Trump y le pregunten “¿Tienen el recambio de Cross con el que se ha firmado esto?”.

La dependienta empieza a hurgar en los cajones y encuentra un cartucho rojo. De punta roller. Se da cuenta de que eso no es lo que busco y decide pedir ayuda. Se acerca una mujer de unos sesenta años y su compañera le comunica los antecedentes. Me dice que cree que ese cartucho ya está descatalogado. Según ella, es de fieltro. Se seca muy rápidamente y por eso dejaron de producirlos. No los tienen en El Corte Inglés.

Y justo antes de despedirme me suelta que no soy el primero que va preguntando por el bolígrafo de Trump. No estoy solo. Cuando ya casi estoy en la escalera mecánica me recomienda que, si quiero firmar como Trump, lo haga con un Carioca. Tiene un paquete en la mano.

Suspendo la misión. En domingo sólo los grandes almacenes abren en el centro de la ciudad. La tienda de estilográficas de la Calle Mayor está cerrada. Acudo otro día de la semana y vuelvo a desenfundar el teléfono. Muestro el chorro de tinta del magnate y pido por ese recambio. El señor que me atiende se pierde en el almacén y aparece con un recambio. Es azul, no negro. Pero es ese. Me lo voy a llevar. Ya tengo una parte de la ecuación resuelta.

Ahora falta el bolígrafo. En Wallapop siguen sin responder y le pregunto si tiene el Century II. Yo no tengo un máster en bolígrafos. Siempre uso una estilográfica Lamy como la que usa la líder del PDeCAT, Marta Pascal. Mientras, el señor de la tienda vuelve del almacén con un bolígrafo fino. Cuando ve mi ademán de querer introducir el cartucho me dice que yo estoy buscando otra cosa, no eso. Vuelve a desaparecer y le oigo refunfuñar a lo lejos “la gente, comprando el bolígrafo del gilipollas ese”. Me trae uno dorado. No me lo voy a quedar. Y le cuento que estoy en una misión. No llega a disculpa.

Me voy a casa con mi cartucho. Pero sigue sin ser el cartucho negro. Ahí empieza la última parte de la misión. Como no había caído antes en Amazon. Amazon lo tiene todo. Pero sin referencias. Hago una primera compra de lo que se supone que son rotuladores. Llegan al día siguiente. Pero no son todos rotuladores. Solo uno lo es… pero fino. Vuelvo a Amazon y sigo la búsqueda. Mientras, vuelvo a El Corte Inglés y finalmente me hago con un Century II lacado negro con apliques en oro. Ya tengo el bolígrafo. Ya tengo el cartucho localizado. Ahora solo falta esperar.

Casi una semana más tarde por fin llega el repartidor a la oficina con el cartucho del chorro del odio. Al llegar a casa lo monto. Ya tengo el bolígrafo del gilipollas ese. Como diría el sabio tendero. Y ya puedo firmar como Trump:

Buy American, hire American

En su discurso inaugural, Trump dijo iniciar una nueva era para su país guiado por esta regla: compra americano, contrata americano. Cross es una empresa estadounidense… pero no todo lo fabrica en Estados Unidos. De hecho, los Century II se hacen con partes fabricadas en China.

Los bolígrafos se compraron a un distribuidor local y están personalizados con la firma del presidente en el capuchón.

¿Qué lío se llevan en Estados Unidos con los bolígrafos presidenciales?El bolígrafo presidencial es uno de los souvenirs políticos más preciados de Estados Unidos. Más que los M&M’s del Air Force One. La Casa Blanca de Trump pidió 150 bolígrafos porque estos bolígrafos se regalan una vez los ha usado el presidente para firmar órdenes ejecutivas o leyes.

Es costumbre que en los actos de firma de órdenes ejecutivas o leyes varias personalidades acompañen al presidente. Pueden ser miembros de su equipo, personas que han inspirado una ley o los congresistas que la han hecho posible. Cuando el presidente los firma, regala esos bolígrafos.

Las órdenes ejecutivas suelen ser firmadas una sola vez, pero en las leyes, el presidente firma letra por letra para poder regalar esos bolígrafos. No está muy clara de dónde viene la tradición, pero parece que ya Franklin D. Roosevelt solía utilizar varias estilográficas para firmar las leyes y así poder regalar esas plumas a personas que hubiesen hecho algo relevante por la consecución de esas políticas. Así, el presidente entregaba un detalle de gran valor histórico, político y sentimental a personas clave.

A veces, el número de bolis coincide con las letras del nombre del presidente. Otras no. Por ejemplo, Obama tuvo que hacer dos trazos por letra para poder completar su firma con todos los bolígrafos cuando firmó la reforma sanitaria con 22 bolígrafos. En esa ocasión, 20 personas –los otros dos bolis fueron a los archivos- fueron las elegidas para conservar los bolígrafos con los que se firmó una de las leyes más importantes de la Administración Obama. Que ahora se está desmantelando.

Se desconoce el número máximo de bolígrafos usados en una ley, pero Bill Clinton parece ostentar el récord: llegó a usar 41 en una firma durante su presidencia. En cuanto lo sepa Trump, que se prepare.

El acto de rúbrica de una ley es todo un acontecimiento político y mediático en Estados Unidos. Trascendencia en los medios y en conseguir ese preciado tesoro; muy alejada de la firma de las leyes, como acto debido, del rey Felipe VI.

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

La mujer del reverendo Lovejoy es la voz de la conciencia ciudadana en los momentos más tensos en Springfield. Esa ciudad única y a la vez tan común en Los Simpsons. “¿Es que nadie va a pensar en los niños?” repite una y otra vez la mujer.

El PSOE está intentando no morir. Tiene un fallo multiorgánico. Intenta sobrevivir. Lo urgente es enemigo de lo importante y esa voz que apele a pensar en los que viven fuera del partido no existe.

Esos niños son los casi siete millones de ciudadanos y ciudadanas que les apoyaban en 2008 y que ya no lo hacen. Los motivos son las causa de ese fallo multiorgánico. Pero a la vez son la sangre que empieza a faltarle a ese cuerpo cada vez más inerte.

No hay nadie pensando en los niños. Y sin niños no hay futuro. Esto debería planear en la cabeza de la masa que se concentra en las puertas de Ferraz. Una masa que blandirá antorchas como lo hacen los personajes amarillos. Bajo el busto del fundador del pueblo. Como el del fundador del partido que guarda la puerta de la sede federal.

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

 

giphy

A los atletas de Sochi 2014

Querido atleta:

No puedo imaginar las sensaciones que debes estar sintiendo en este momento. Estás a punto de llegar a Sochi para participar en unos Juegos Olímpicos. Te deseo mucha suerte. Pero no veré como tu esfuerzo te lleva a lo más alto del podio. No puedo fingir que no está pasando nada.

En unas horas desfilarás en el estadio olímpico. En el pebetero, el fuego de Olimpia encenderá los Juegos. Los valores del olimpismo, que también han guiado mi vida desde que era muy joven, contagiarán de alegría e ilusión al mundo. Y querrás llegar más lejos, más alto y más fuerte.

Mientras estés compitiendo en los Juegos, cuando quizás el presidente Putin te corone con tu medalla, muchos hombres y mujeres en Rusia estarán perseguidos, denunciados, detenidos y asesinados por el simple hecho de querer a alguien del mismo sexo.

Sé que me dirás que no hay que mezclar deporte y política, que los Juegos son los Juegos. Y que lo que ocurre en Rusia, bueno… que es lo que hay. Pero puedes hacer algo. Puedes mostrar tu repulsa a un país que instaura el odio de estado. Que alienta la homofobia. Que ampara las agresiones y los asesinatos.

Me gustaría poder ponerte los nombres de los hombres y mujeres que ven como su propia familia les denuncia. De los que son apaleados por la calle. De los que son asesinados. De los que son detenidos… por amor.

Personas que quieren irse más lejos, que quieren volar alto para dejar lo que están viviendo y que ya no pueden ser más fuertes para aguantar las vejaciones que su propio estado les impone. Piensa en todos ellos cuando recojas la medalla. Cuando Putin te dé la mano, piensa que fue esa misma mano la que ha condenado a muerte (porque uno no solo muere al perder la vida) a miles de personas que lo único que quieren es amar.

Let the games begin.

 

15 series políticas imprescindibles

No están todas las que son ni son todas las que están. En este post te presento 15 series políticas que no debes perderte:

1. The West Wing

Si hablamos de series políticas, esta es LA serie. Sin duda. Ambientada en la Casa Blanca, muestra los entresijos de la administración de un presidente demócrata. Los protagonistas son el presidente -Josiah Bartlet- y sus asesores más cercanos. Fue creada por Aaron Sorkin con la ingente cantidad de material que había preparado para la película The American President (El presidente y Miss Wade). Se emitió de 1999 a 2006 por la NBC. Sus 7 temporadas recorren los dos mandatos de Bartlet en la Casa Blanca, con una gran cantidad de situaciones políticas y tramas personales. Cuando llegues a las séptima temporada recuerda esto: fue emitida en 2006.

La serie contó con un reparto de lujo: Martin Sheen encarna al presidente Bartlet y quizás es el actor que ha interpretado mejor a un presidente de Estados Unidos. Stockard Channing, la mítica Rizzo en Grease, es la primera dama. Otros pesos pesados de Hollywood como Alan Alda o John Goodman les acompañan en el reparto. Y Rob Lowe, Bradely Whitford, John Spencer, Janel Moloney, Joshua Malina, Dulé Hill, Allison Janney, Richard Schiff… son hoy los asesores presidenciales más famosos de la historia de la televisión.

2. Political Animals

Inspirada en la vida de Hillary Clinton, esta miniserie de 6 capítulos está protagonizada por una impresionante Sigourney Weaver. Fue emitida en 2012 por USA Network y fue creada por Greg Berlanti. En la serie se muestra el precio que pagan las familias que han habitado la Casa Blanca, mezclando la trama política con la personal de una Secretaria de Estado, ex Primera Dama, divorciada, con dos hijos -uno de ellos adicto al alcohol y a las drogas-, que tiene que decidir el rumbo de su vida política.

Buen guión, la serie se devora y tiene un final explosivo. Solo tiene una temporada. Y es una auténtica lástima que no exista una continuación. Muy recomendable.

3. House of Cards

El fenómeno de 2013. En este post ya hablaba de ella. En breve: la serie muestra el personal estilo de hacer política del congresista Francis Uderwood (interpretado por Kevin Spacey), un auténtico tiburón político que urde su venganza. La serie muestra el Washington más crudo, con envidias, sed de poder, sexo y corrupción.

A diferencia de otras series de esta lista, esta es una serie original de Netflix. Gracias a ella, Netflix ganó su primer Emmy. De hecho, fue una de las triunfadoras en los Emmy de este 2013. La serie es una adaptación de la serie original británica de la BBC en los noventa.

4. Homeland

Aunque muchos puedan pensar que Homeland no merece estar en esta lista, soy un firme defensor de incluir esta maravilla en ella. La serie muestra las consecuencias de la Guerra contra el Terror emprendida por la administración Bush y sitúa su trama en el rescate de un marine, prisionero de guerra de Al-Qaeda, al que todos daban por muerto. Pero el preso, el sargento Brody, es ahora un riesgo para la seguridad nacional.

Claire Danes se sale interpretando a Carrie Mathison, una agente de la CIA que protagoniza la lucha constante por salvar a Estados Unidos de un nuevo ataque terrorista. La serie tiene ya dos temporadas y en septiembre se estrena la tercera. Se emite desde 2011 por la cadena Showtime y ha conseguido robar el corazón de la crítica y de los espectadores de medio mundo.

5. Commander in Chief

A la estela del éxito de The Wes Wing, ABC lanzó esta serie en 2005. La serie muestra la presidencia de Mackenzie Allen, la primera presidenta de los Estados Unidos que llega al cargo tras la muerte del presidente Teddy Bridges. Geena Davis encarna a la presidenta, una independiente que llega a la política casi de casualidad.

La serie es pobre en decorados y los primeros capítulos son muy flojos en comparación con The West Wing. Pero es impresionante ver el ejercicio de política ficción y de teoría constitucional que muestra la serie. De hecho, la gran trama es su lucha con el presidente del Congreso, Nathan Templeton, por el poder. Ah, Mark-Paul Gosselaar, que interpreta a Zack Morris en “Salvados por la campana” es el spin doctor de la presidenta.

La serie tiene una sola temporada de 18 capítulos, que no está acabada, ya que ABC canceló la serie.

6. Borgen

Borgen es el cruce perfecto entre The West Wing y Commander in Chief… pero a la europea. O mejor, a la danesa. La serie muestra el improbable ascenso de una diputada moderada a primera ministra del reino de Dinamarca. Birgitte Nyborg se convierte en la primera mujer que ocupa el cargo. Cosa que pasó años después en la realidad.

Tras su llegada al poder, Nyborg debe hacer frente a una difícil coalición de gobierno, los problemas de la inexperiencia política y la difícil relación con los medios de comunicación en un entorno mediático hostil. De hecho, la serie podría muestra algo así como la Rosa Díez danesa.

La serie está muy bien ambientada, realizada e interpretada. La pega es tener que verla en danés y con subtítulos al inglés. Pero vale la pena. Tiene tres temporadas.

7. Boss

Tom Kane es el alcalde de Chicago. Y sus métodos para ejercer el poder no son precisamente ortodoxos. Adolecido de una enfermedad neurodegenerativa, Kane oculta su enfermedad para poder seguir en el cargo.

La serie, que cuenta con la producción ejecutiva de Gus Van Sant, tiene dos temporadas y fue estrenada por Starz en 2011.

8. Yes, Minister y Yes, Prime Minister

La serie favorita de Margaret Thatcher. Esta genial comedia muestra el funcionamiento de la administración británica. Tras ser nombrado ministro, James Hacker tendrá que hacer esfuerzos titánicos para domar al funcionario Sir Humphrey Appleby, el Secretario Permanente del ministerio que se encargara de que todo cambie para que nada cambie. La serie tuvo una secuela, Yes, Prime Minister, con la llegada de Hacker al 10 de Downing Street.

Escrita por Antony Jay y Jonathan Lynn, esta obra de referencia se emitió en la BBC entre 1980 y 1984.

9. The Kennedy’s

La historia de la familia política más trágica de América tuvo su miniserie emitida en Canadá en 2011. Durante 8 episodios, la serie muestra el ascenso y trágico final de la familia. Greg Kinnear, Katy Holmes, Barry Pepper y Tom Wilkinson la protagonizan.

10. Secret State

Ojo a esta serie británica estrenada en 2012 por Channel 4. En 4 episodios ponen toda la carne en el asador: la relación entre un gobierno elegido democráticamente, el ejército y las grandes empresas. No quiero contarte mucho, porque cuatro episodios son nada, pero piensa que de un día para el otro llegas al cargo de Primer Ministro y descubres un cacao impresionante. ¿Qué haces? A eso se enfrenta el protagonista. Muy recomendable.

11. John Adams

Te aviso: es densa. Esta serie de 7 episodios muestra la vida del segundo presidente de Estados Unidos, John Adams, desde los inicios de la Revolución Americana hasta su muerte. Tener conocimientos de la historia de Estados Unidos es importante aunque no necesario. Paul Giamatti interpreta a Adams. La serie fue producida por Tom Hanks.

12. Black Mirror

Aunque toda la serie en sí no está relacionada con la política, el primer capítulo sí. No quiero desvelarte nada… pero si quieres flipar ponte el primer capítulo de la primera temporada. Fue creada por Charlie Brooker y se emitió por primera vez en Channel 4.

13. Veep

Veep es una comedia emitida en HBO, mostrando la vida de la vicepresidenta de Estados Unidos. Se emite desde 2012 y actualmente aún está en emisión, renovada hasta 2014.

14. Spin City

Es una de las comedias políticas más míticas. Emitida entre 1996 y 2002, con Michael J. Foz como protagonista, muestra la alocada vida del gobierno de la ciudad de Nueva York.

15. Jack & Bobby

¿Te suenan de algo los nombres? Esta serie fue emitida entre 2004 y 2005. Muestra la vida de dos hermanos adolescentes y muestra el presente a través de entrevistas. Ahí descubrimos que uno de los dos llega a presidente.

¿Me he dejado alguna? No olvides comentar.

Soy finalista al Young Communicators Award de Europa

En julio de 2011 me lié la manta a la cabeza y decidí embarcarme en un reto electrizante: dirigir la comunicación de una plataforma de peticiones online. Sabía que trabajar en una plataforma así era algo único. El lugar en el que podía unir mi pasión por la comunicación con el empoderamiento ciudadano. Con la política de lo próximo. De lo cotidiano. Esta aventura no sólo me ha dado la satisfacción de crecer personal y profesionalmente, sinó que también me ha llevado a ser uno de los tres finalistas al premio Young Communicators Award que otorga la Asociación Europea de Directores de Comunicación (EACD).

El próximo 27 de junio defenderé mi candidatura en la final que se celebra en la Cumbre Europea de Comunicación. Mostraré como en menos de dos años hicimos unos esfuerzos enormes para crear una marca como Actuable. Y digo crear porque gracias al trabajo que realizamos, en España aún se conoce al hecho de iniciar una petición como “hacer un Actuable”. El sueño de cualquier profesional de la comunicación: que llamen a tu producto, las peticiones online en este caso, por el nombre de tu marca.

Pero por si fuera poco, mostraré que no construimos una marca, sinó dos. Lo hicimos dos veces. Porque en septiembre de 2011 anunciamos la unión con Change.org. Y en mayo de 2012, fusionamos las dos plataformas para crear la mayor plataforma de peticiones del mundo. Un año más tarde, más de 4 millones de usuarios en España inician y firman peticiones en la nueva plataforma: Change.org.

De todo esto -y perdonad que no me extienda, pero tampoco puedo hacer un spoiler de lo que contaré ese día- hablaré el próximo 27 de junio. Hasta entonces prepararé a conciencia la presentación y pensaré en que la clave de este reconocimiento es haber trabajado codo con codo con un grandísimo equipo para ayudar a la gente a cambiar el mundo. Y agradecer a la gente como Antoni, Carlos, Raquel, Adolfo, Juan Carlos, Iván o Francisco que me han acompañado a llegar hasta aquí desde mis primeros pasos en el mundo de la comunicación. Y a José, por animarme a presentar la candidatura. Solo puedo estar agradecido por por ser finalista, por el hecho de que haya quien me considere uno de los tres mejores comunicadores jóvenes de Europa. Crucemos los dedos.

Hijo de puta, hay que decirlo más

Lo decían en “La hora chanante”: hijo de puta, hay que decirlo más. Y es que al ver la primera temporada de la serie de Netflix “House of Cards”, no he podido evitar pensar en ellos. Porque esa es la historia de esta serie, la de un gran hijo de puta.

Con todas sus connotaciones. Con todas sus dimensiones. El personaje de Frank Underwood es uno de esos políticos que se mueven a sus anchas entre las cloacas de la política. De esos políticos que manejan como pocos los hilos del poder. Que saben maximizar los contextos y que crean oportunidades de las crisis.

“House of Cards” engancha. Y mucho. Quizás está a medio camino entre la visión interna de la política que hace “The West Wing” y la tensión dramática de “Homeland”. Eso sí, no hay buenismo alguno. Cinismo, hijoputismo y tensión por doquier.

Si te gusta la política, es la serie de la temporada. Si no te gusta la política, puede que también. Porque, política a parte, Kevin Spacey se sale interpretando a Underwood y la realización es impecable.

La serie de David Fincher, ofrecida en Netflix, acaba de terminar su primera temporada. La segunda, se empezará a rodar en primavera. Para mitigar la espera, encontrarás alternativas en la miniserie original de la BBC en la que está inspirada esta joya de la temporada.

President, y ahora ¿qué?

Como una profecía. Como si estuviera ya escrito en un guión que se ha ido cumpliendo. No hace ni dos años, Artur Mas comió con bloggers en Barcelona a las puertas de las elecciones que le llevaron a la Generalitat. Lo que se comentó en esa comida, se ha cumplido a rajatabla. Como si en realidad, lo único que hubiera hecho Mas desde su llegada a la presidencia hubiese sido crear el marco.

No hay duda: Mas ha sido un maestro para crear el marco en el que se ha desarrollado y se desarrollará el debate político de los próximos meses en Catalunya y en España. La crónica de la muerte anunciada de un pacto fiscal que era imposible ha dejado a punto de nieve al país. Tiene la excusa que necesitaba para abrir los armarios de, al menos, Convergència. Porque en el fondo, de eso se trataba, de construir el marco que le permitiera exhibir sin complejos su apuesta por la independencia.

Ahí viene lo interesante, volviendo la vista atrás, a esa comida de noviembre de 2010. En realidad, Mas ha fracasado en lo que prometió. Ni ha conseguido sanear la Generalitat, ni ha conseguido estimular el crecimiento económico de Catalunya. Ni ha conseguido el pacto fiscal. Y creo que sabía perfectamente que fracasaría.

Pero parece que no lo ha hecho. Y ahí volvemos a la importancia del marco. A como la dialéctica de enfrentamiento por un proyecto que no iba a pasar le fortalece y puede ponerle en bandeja una mayoría absoluta -si decide adelantar las elecciones- porque el marco es el suyo.

No lo tiene fácil. Porque desconocemos si tras haber puesto hasta la última pieza de atrezzo, Mas seguirá representando la obra que los espectadores esperan -que CiU, o almenos CDC, den el paso definitivo hacia la independencia- o, por el contrario, cambiará el texto de la obra y volverá al tradicional tacticismo de CiU.

Pero Mas, amante de lo marinero, sabe que la corriente de fondo no es la de 2010. Aunque parezca mentira, el marco consigue superar a la cruel realidad de los indicadores macroeconómicos. Si bien esos mismos datos le auparon en 2010, ahora la corriente es otra. La que pide independencia. La que pide un nuevo estado en Europa. Nos quedamos expectantes, todos, con la misma pregunta en los labios: y ahora, ¿qué?

 

Fotografía de La Vanguardia

Carme Chacón: un sacrificio sin recompensa

Dos modos de entender el sacrificio. Dos resultados distintos. Alfredo Pérez Rubalcaba es el nuevo secretario general del PSOE. Carme Chacón perdió su última oportunidad para liderar su partido. Dos formas de sacrificarse por el partido. Solo una tuvo recompensa.

Si algo se le puede reprochar a Carme Chacón es que no luchara. Dio, el pasado mes de mayo, un paso atrás -en palabras suyas- “para que el Partido Socialista dé un paso adelante”. Un sacrificio personal que no ha tenido la recompensa esperada. El Congreso debía ser su momento, quizás esperando que el candidato que se inmolara en las elecciones generales no fuera a ser el rival a batir. Porque esa es una de las claves para entender la elección de Rubalcaba: él se mojó.

La dimensión del sacrificio siempre es compleja. ¿Por qué se produce? ¿Qué se espera a cambio? ¿Por qué Chacón aceptó no luchar por liderar el PSOE? ¿Por qué Rubalcaba aceptó ser el candidato que llevara al PSOE a los infiernos? ¿Qué esperaban ambos al hacerlo? Esperaban lo mismo. Y en ese cálculo, Chacón olvidó que el sacrificio de Rubalcaba fue mayor. O, al menos, fue un sacrificio en el que luchó.

Cuando un líder o una organización se enfrentan a un contexto complejo como el actual, ciertas decisiones no llegan a entenderse. Ciertas cábalas sobre el futuro pueden depender de un factor. Algunos apuntan -y hacen bien- en valorar el tono del discurso de Carme Chacón durante el 38º Congreso. O lo que es lo mismo, en valorar el de Rubalcaba. Pero en esos cálculos de Chacón a la hora de no aceptar bajar al fango y luchar en mayo no estaba la valoración del sacrificio de Rubalcaba.

El nuevo secretario general se hizo el harakiri político en noviembre. Una derrota sin paliativos. Dolorosa y profunda. El peor resultado político del PSOE. Pero luchó. Hasta el último minuto. Se enfrentó a Rajoy sabiendo que en el mejor de los casos, la mayoría absoluta del Partido Popular no sería holgada. Y eso tiene su recompensa. Tiene su valor. Los delegados socialistas así lo han expresado.

Se abre ahora un periodo incierto. ¿Puede ser candidato a la presidencia del Gobierno alguien que estará ya en edad de jubilarse? ¿Será el candidato o candidata a las elecciones generales de 2015 alguien que ocupe ahora un escaño en el Congreso de los Diputados? La épica del sacrificio se esfuma para la candidata que afirmó no presentarse “para gestionar una travesía en el desierto”, sino que quería liderar el PSOE para llevarlo de nuevo al gobierno. Seguramente, no lo hará ella. Un sacrificio sin recompensa.

Es joven. Es mujer. Todo vale contra Leire Pajín

No lo hubieran hecho con Bernat Soria. Ni con Elena Salgado. Tampoco hubiera pasado con Celia Villalobos. Con Leire Pajín se han traspasado demasiadas fronteras por su doble condición de ser mujer y ser joven. Los que las traspasan, se hacen un flaco favor a ellos mismos.

Leire Pajín es joven y mujer. Algo difícil de digerir en un mundo machista. De pasillos enmoquetados y consejos de administración en salas de juntas de madera barnizada. La ministra es un desafío a los valores que ellos encarnan. Desde el primer día la voz opositora que bebe de esa España rancia ha sonado a jauría. Y al hacerlo la encumbran.

Mi deber como ciudadano es juzgar la valía de Leire Pajín. Me corresponde a mi, como a cualquier ciudadano, juzgar su valía y la del gobierno del que forma en las urnas. Y le corresponde al presidente del Gobierno, que es quién decidió apostar por ella y ante quién debe rendir cuentas. Pero nunca nos corresponde hacerlo en la playa.

Por ello, me parecen irrelevantes las fotos de la ministra en Menorca. Su peso no entra en mi juicio hacia su gestión –sí lo hace, por ejemplo, el usufructo de una residencia para funcionarios-, y que esas fotos sean centro del debate político son la muestra de lo enfermo que está nuestro sistema.

El Mundo publica hoy un artículo en el que simula a la ministra con algunos kilos menos. No es la primera vez que los medios juegan a usar el Photoshop para mejorar la imagen de la ministra. Tampoco lo hicieron con otros ministros o políticos, en masculino.

El artículo del suplemento “La otra crónica” es la muestra de cómo se puede traspasar la última frontera. De cómo se puede poner en duda la acción política de un ministerio por el peso de su titular. De cómo se puede tutear con ánimo de sorna a una ministra. De cómo el peso de una ministra da pie al análisis casi comercial de dietas en el mercado.

El artículo pone en duda la capacidad de la ministra de Sanidad en la lucha contra la obesidad por su peso. Y lo hacen porque la ministra es Leire Pajín. No se le aplican las mismas reglas. Es joven. Es mujer. Hay que cambiarlo. Tú puedes ser la siguiente.

Muy orgullosos

A Matthew Shepard le mataron con 20 años. Por ser gay. Fue en 1998, en un pequeño pueblo de Wyoming. Un asesinato brutal: dos jóvenes de Laramie le golpearon hasta dejarlo inconciente. Dejaron su cuerpo moribundo abandonado en un prado desértico. Lo mataron por ser gay. Tuve la suerte de vivir una experiencia teatral maravillosa un domingo de invierno en el Teatro Español. El texto de Moisés Kaufman recogía la historia. La de Matthew y la de sus vecinos. La de aquellos que veían en su muerte el terrible crimen por odio y de los que lo justificaban. Una obra que te vapulea el corazón, te seca de lágrimas y te estruja el cerebro.

¿Orgullosos? Sí. Claro que sí. Por mucho que en no pocos comedores se escuche estos días eso de “Ya están otra vez los maricones subidos en las carrozas”. Por mucho que algunos, con la boca chica o a viva voz se pregunten como se puede estar orgulloso de ser un desviado. Aunque se obstinen en reclamar el orgullo de la “gente normal”.

Matthew Shepard no es una excepción. Es uno de muchos. Una de las miles de personas que han sufrido la intolerancia más absurda por querer diferente. Hay miles, millones de Matthew Shepard. Los hay en institutos de Chamberí, en bufetes de abogados en Barcelona, en cooperativas de Extremadura. Los hay en el piso con el que compartes pared.

Hay Shepards cada vez que alguien debe luchar lo que no está escrito por ser quién es. Hay Shepards cada vez que alguien no es libre para amar a quien quiere amar. Los hay cada vez que alguien debe esconderse. Matthew Shepard que morirán en vida. Y otros tantos que vivirán matando la homofobia que les rodea.

Hay motivos. Miles de motivos para salir a las calles. Millones de motivos para estar orgullosos. Cada vez que a alguien le impiden hacer lo que hacen tantas parejas. Cada vez que alguien hace gala de la homofobia con bravuconería. O cuando alguien receta remedios para curar a los desviados. Cada vez que alguien cuestiona la felicidad. Cada caso es un motivo. Y cada motivo, un orgullo.

Han cambiado muchas cosas desde Stonewall. Y deben seguir cambiando. Orgullosos de vivir en una sociedad cada vez más tolerante. Pero no todo está hecho. Aún hay quién cree que no debemos tener los mismos derechos, que los ciudadanos no deben ser iguales. La meta es una sociedad más libre, más justa y más igualitaria. Lo conseguiremos.