Cosas a tener en cuenta cuando se copia a Obama

Años y años de publicidad nos han dejado con grandes eslóganes en nuestra memoria. Aunque en este post me quiero quedar especialmente con uno muy propio de nuestra cultura publicitaria: busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo. Me quedo con este porque parece que ha sido lo que ha imperado en la decisión de la consejería de educación del gobierno de Esperanza Aguirre al lanzar su nueva campaña de matriculación en los colegios bilingües.

Así, ni cortos ni perezosos, en la Comunidad de Madrid han apostado por buscar, comparar y comprar aquellos buenos ejemplos de marketing en el sector público. Y en ello, el referente es Obama. El presidente norteamericano hizo de su “Yes we can” su grito de guerra. Su eslogan memorable. Resumió en tres palabras el espíritu de su campaña y consiguió con él movilizar a su electorado.

Quizás esa sea la lectura de la consejería: promover las escuelas bilingües a través del espíritu Obama. Pero han olvidado algo esencial. El copy-paste no funciona siempre en política. Laporta ya lo ha intentado presentando una web que se inspira de forma notable en la del presidente, pero que, como la campaña de la Comunidad, no llegan a la altura de la original.

Pero, ¿qué lecciones podemos establecer de la copia a Obama?

  1. Ser coherente. La campaña no es coherente, especialmente por las críticas que han aparecido por el mal uso del inglés. Pero también por la constatación que recurre a la identificación con un líder que no cae especialmente bien a la derecha madrileña. O con el que poco comparte el PP madrileño y la administración que gobierna.
  2. Ser original. Las copias no gustan, y menos si no están bien hechas. Apuntar a los niños al colegio a ritmo de Obama no parece ser la mejor manera de convencer a los madrileños de las virtudes de la educación bilingüe.
  3. Vigilar el gasto. Gastarse 1,8 millones en una campaña que casi copia el eslogan –cambiar el can por el want-, con errores gramaticales, editar un vídeo que recuerda demasiado al de los artistas que apoyaron… es un exceso.
  4. Dejar de lado la frivolidad. En el fondo, desempolvar a Obama para promocionar las matriculaciones no deja de ser una gran frivolidad. Lo próximo podría ser fijarse en la campaña de los laboristas en Reino Unido…
  5. Perder credibilidad por la anécdota. La educación bilingüe, en pleno siglo XXI, es una apuesta por el aprendizaje en una lengua tan básica como el inglés. Es, seguramente, una de las grandes apuestas del gobierno de Aguirre. Dejar que los elementos positivos de ello se los lleve una campaña mal ejecutada, no parece la mejor relación coste-beneficio.

La respuesta a todo ello nos viene de otro gran eslogan de la publicidad: rechace imitaciones.

11 Comments Write a comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pienso que si algunos medios de comunicación no se hubieran hecho eco de ese error, por lo general los ciudadanos de Madrid no hubieran reparado en ello.
    Decir que dicha campaña no es coherente porque la “derecha” no se identifica con Obama también es falso, además, ¿qué pasa, que la izquierda española sí se identifica con Obama? Pues no!. No veo ninguna connotación política en la campaña de la CM como para acusarla de incoherencia política.

    Por otro lado, la mayoría de campañas de publicidad, se basan en copias de otras, entonces podríamos empezar a juzgar a casi todas, no sólo a ésta.

    Mire, lo que importa es la intención que la CM tiene para hacer que poco a poco los colegios públicos acaben siendo bilingües. Me parece una idea estupenda y lo demás sobra.

  3. Sobre que la izquerda no se identifica… no sé si identificar o no, pero no se han cortado nunca ni un pelo en alabar a Obama. En exceso. Recuerda lo de Pajín. Y durante la campaña americana muchos sectores de la derecha madrileña no escondían sus simpatías a McCain. Por lo demás, lógico.

    Respecto al tema de las copias, hay copias y copias. Sí, tienes razón. Se copia. Pero una cosa es quedarte con el concepto y otra hacer una copia burda. En este caso, eslogan, vídeos. Incluso la cortinilla final del vídeo es igual que el del “Yes we can”. 1.8 millones de euros.

    El objetivo de la campaña es más que loable. Estoy de acuerdo contigo. Pero la campaña no. Y para mi, importa.

    Gracias por tu comentario.

  4. Y dale con el error gramatical. Sí, es un pequeño error pero tampoco es tan garrafal como para mandar a la basura el nivel de inglés de todo aquél que lea el eslogan y acepte la frase. La cuestión parece querer desacreditar la campaña por meros motivos políticos. Yo tampoco estoy de acuerdo en que se gasten casi 2 millones en medio de una crisis, pero también se puede ver cómo una inversión para mejorar el nivel bilingüe de este país arruinado, y la mejor manera es por la base, la educación, la cual necesita un gran empujón. A mí me da igual si el anuncio es original o no, lo que me interesa es que llame la atención y que los niños aprendan inglés porque lo van a necesitar, vaya si lo van a necesitar…

  5. Carmen, lo que pasa es que para los que sólo valoran esta campaña por el dinero que se ha invertido en ella, son claramente de los que opinan que no hace falta saber inglés para ser presidente de un país… como nuestro presidente, como los que forman hoy el equipo de gobierno del señor José Luis. ¿Crees que a Pepe Blanco le importa que los niños sepan inglés? Si él sin ninguna clase de formación está ahí, dándolo todo…. Por eso prefieren centrarse en el dinero, en el gasto para desprestigiar todas las iniciativas que son una buena siembra para el futuro de todos. Hay otros que prefieren invertir el dinero de todos los españoles en pagar deudas de medios de comunicación para que luego les apoyen en propagar que la Comunidad de Madrid ha despilfarrado en una campaña. Pero no cuentan que la campaña es para que los niños de hoy sean hombres de mañana, no títires de la cultura efímera por la que apuestan.

  6. Bea, Carmen, Itziar; creo que os equivocáis de foro. En este post en ningún caso se ha criticado la política de los colegios bilingües de la Comunidad de Madrid. Es más, a mi me parece bien. En este post se habla de la campaña. De la copia de un eslogan de otra campaña política. Nada más.

    Lo digo para centrar el debate, más que nada.

    Gracias por vuestros comentarios.

  7. En mi opinión, me parece demencial que la CCAA más endeudada se gaste 1.8 millones de euros en una campaña de publicidad y que encima copiando a otros. Ya que hacen una, que sea original y no copien. Sólo faltaría que ahora les guste también el eslogan de “I like Ike” y nos salgan con “I like Aguirre”…

  8. Pingback: uberVU - social comments

  9. Hola Albert,

    La verdad es que el spot no me parece nada malo. El mensaje lo transmite a la prefección y creo que si la “copia” funciona, no computa como punto en contra…

    Punto negativo me parece el coste de la campaña, pero ya se sabe que en este país el dinero de los contribuyentes “es gratis”.

  10. Como orgulloso madrileño que soy, me preocupa que se utilice la educación de nuestros hijos para promover la imagen del gobierno regional de la Comunidad de Madrid, cuando lo realmente importante es ofrecer una educación de calidad.

    Realmente me preocupa que se utilice un tema tan sensible como estge para hacer una capaña de este estilo

Leave a Comment

Required fields are marked *.

*