La maldición del tercer mandato

La maldición del tercer mandato

En Estados Unidos hay una regla no escrita: tras dos mandatos de un mismo color político, los estadounidenses votan cambio. En los últimos cien años sólo tres presidentes han roto esta norma: Hoover, Harry S. Truman y George G.H. Bush. ¿Conseguirá Hillary Clinton ser la cuarta?

Si de algo están orgullosos los americanos es de su sistema de checks & balances. Un sistema diseñado para que los poderes se controlen entre sí. Y los ciudadanos ejercen ese control optando casi siempre por la alternancia. Durante los últimos cien años la norma ha sido precisamente esa. Cuando un partido ha estado dos mandatos ocupando el poder, los votantes los mandan a casa. Y como toda norma, tiene sus excepciones.

republicanos20

La primera la encontramos en la consecución de Harding, Coolidge y Hoover, tres presidentes Republicanos en la década de los 20. Harding ganó las elecciones de 1920 y murió en el cargo a los dos años de tomar posesión. Su vicepresidente, Coolidge, le sustituyó y optó a la reelección en 1924. Ganó y consiguió el segundo mandato para el GOP. Hoover se enfrentó a Al Smith en las elecciones presidenciales de 1928 y ganó. Ocupando un mandato republicano por tercera vez consecutiva.

fdrtruman

La segunda la encontramos en un periodo extraordinariamente larga de dominio de un partido. Los Demócratas gobernaron en Estados Unidos durante 20 años seguidos. En marzo de 1933 Franklin D. Roosevelt asumía el cargo tras ganar en noviembre de 1932. Con él llegaba el “New Deal”, la recuperación económica de Estados Unidos y la participación en la Segunda Guerra Mundial. Roosevelt ya es una anomalía histórica, fue el único presidente en ocupar el cargo durante cuatro mandatos. Tras él, se cambió la constitución para limitar los mandatos de los presidentes y en 1951 entró en vigor la 22ª enmienda.

Franklin D. Roosevelt ganó sus cuartas elecciones en 1944, pero no pudo completar el mandato. Murió en el cargo en abril de 1945. Su vicepresidente, Harry S. Truman, le sustituyó durante ese mandato que finalizaba en marzo de 1949. Se presentó a las elecciones de 1948 y las ganó.

reaganbush

En 1988 George W.H. Bush ganó las elecciones presidenciales al Demócrata Michael Dukakis. Y con ello, consiguió el tercer mandato republicano consecutivo tras los dos mandatos de Reagan (1981-1989).

Nixon no consiguió el tercer mandato para el GOP en 1960. Humphrey no sucedió a Johnson en 1968 y le dió la Casa Blanca a Nixon. Ford no consiguió la reelección en 1976. Al Gore perdió contra Bush. Y McCain no pudo hacer nada contra Obama. Es la maldición del tercer mandato. El fantasma de la alternancia. ¿Conseguirá Hillary Clinton desafiar esta norma en esta elección de open seat? La respuesta, el 8 de noviembre.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *