Así se vota en América: el voto anticipado

Así se vota en América: el voto anticipado

No todo el mundo puede ir a las urnas el día de las elecciones. En España pasa lo mismo. Puede que ese día estés de viaje, te vayan a operar, trabajes o no puedas moverte de la cama. En Estados Unidos también se prevén casos como estos y tienen dos modos de votar si no se puede hacer de forma presencial el día de las elecciones: el voto por correo y el voto anticipado. La primera opción no tiene mucho misterio, es común verla en nuestro país. La segunda, es algo más curiosa.

A día de hoy, ya hay miles de estadounidenses que han ejercido su derecho al voto. Y uno de ellos ha sido el presidente Obama. El voto anticipado, o early voting en inglés, te permite votar durante los días previos a la elección presidencial. De hecho, en 33 estados se puede votar desde un colegio electoral antes de la jornada electoral.

Cada estado tiene sus propias normas, requisitos y plazos pero la idea es muy sencilla: tras registrarte, si quieres, puedes ejercer tu derecho antes de las elecciones y acercarte al colegio electoral para depositar ya tu voto.

Las estrategias de los partidos puede ser especialmente intensa en aquellos estados clave y promueven el uso de esta forma de voto para asegurar que movilizar al mayor número de electores posible. Es algo importante porque permite a los partidos, a nivel local, reasignar mejor los recursos. Por ejemplo, los primeros datos del voto anticipado en estados clave muestran que Clinton está consiguiendo movilizar más este voto que Obama en 2012. Y mucho más que Trump en estas elecciones.

Quiero que veas este vídeo. Es la apertura de un colegio electoral habilitado para el voto anticipado en un estado clave como Ohio. Este colegio electoral de Cleveland se convirtió en una fiesta el primer día del período de voto:

El hecho de que en varios estados se esté votando ya es uno de los motivos por los que una virtual renuncia de Donald Trump es complicada: su nombre ya está en la papeleta. Y en algunos estados, los representantes en el Colegio Electoral -el órgano que elige al presidente con los votos emitidos por los ciudadanos- deben votar por el candidato -que no partido- que aparece en la papeleta.

Votar por correo es como el cibersexo: frío pero placentero. Con el early voting, votar sigue siendo igual de sexy que hacerlo el día electoral. Y, seguramente, sea más cómodo. Aunque se pierda ese momento de pertenencia colectiva a un día único e histórico. Pero es una buena medida que, quién sabe, quizás debamos importar.

 

Lee más artículos como este:

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *