Me uno a la campaña de Hillary Clinton

Si estás leyendo estas líneas seguramente compartimos muchas cosas. Estoy convencido de que sientes el chute de adrenalina cuando sale la primera encuesta a pie de urna a las ocho de la tarde. Que haces cábalas con las proyecciones de una encuesta electoral y que te puedes pasar horas analizando el gesto de un candidato en un debate. Si estás leyendo estas líneas te apasiona la comunicación política tanto como a mi.

Esta pasión me ha llevado a tomar una decisión que va a dejar huella en mi vida: en diez días vuelo a Nueva York para unirme a la campaña de Hillary Clinton. Desde la sede central de la campaña, trabajaré para que Clinton se convierta en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos. He decidido pedir una excedencia en mi trabajo para poder hacerlo. Y tras meses de preparación, voy a unirme a la campaña en la recta final.

¿Por qué unirme a una campaña? Las campañas presidenciales en Estados Unidos son como el Mundial del fútbol. Los Juegos Olímpicos de la comunicación política. El Eurovisión de los debates. Y quiero verlo desde cerca. Vamos, desde dentro. ¿Por qué Hillary? Seguramente Hillary sea la candidata mejor preparada de la historia de Estados Unidos. El mundo puede ser muy distinto con su presidencia y puede romper el mayor techo de cristal existente. El ejemplo que puede tener para avanzar en la igualdad es una oportunidad histórica en la que quiero ayudar.

Podrás seguir mi aventura en esta web, mi canal de Telegram y mi página en Facebook. Van a ser semanas alucinantes. Historia en primera persona. Acompáñame.