Hill Force One. Trump Force One. Los aviones de los candidatos.

Hill Force One. Trump Force One. Los aviones de los candidatos.

4.500 kilómetros separan la ciudad de Nueva York de Los Ángeles. 31 votos electorales en el estado de la primera ciudad. 55 en el segundo. 5.300 separan Seattle de Miami. 11 votos electorales en Washington. En Florida, 27. Estados Unidos es un país enorme, el día tiene 24 horas y solo hay un candidato por partido. Así viajan los candidatos.

Las campañas electorales han cambiado al galope de los nuevos medios de comunicación y transporte. De la radio a la televisión. De la televisión a internet. Del caballo al tren. Del tren al autobús. Del autobús al avión. Desde la década de los 70, es imposible entender la campaña sin el avión de los candidatos.

Forman parte del imaginario colectivo de las campañas electorales. Son rápidos y permiten recorrer grandes distancias. Permiten viajar con la prensa y asegurar la cobertura en todas las paradas de la campaña, trabajar durante los vuelos y dormir entre acto y acto. Los candidatos tienen reuniones con donantes a bordo de sus aviones y consiguen más fondos para sus campañas.

En esta campaña electoral, Hillary Clinton y Donald Trump también tienen sus aviones de campaña. Pero esta campaña también tiene sus particularidades en estos pájaros de acero. Veamos cómo vuela cada candidato.

Hill Force One

Hillary Clinton no presentó su avión de campaña hasta el 5 de septiembre, solo 64 días antes de las elecciones. Trump vuela con su propio avión desde el primer día de la campaña de las primarias. Hasta ese momento, Clinton viajaba en un Falcon y la prensa, en otro. El Falcon le costaba unos 6.000$ la hora.

Clinton viaja en un Boeing 737 -el competidor del A320, que es el avión que sueles ver en vuelos nacionales y europeos-. Made in America. 14 años de antigüedad. Fue propiedad de Air Berlin. Está personalizado para la campaña, con el logo de la campaña en la cola del avión y el lema “Stronger Together” en la parte delantera. Todo el fuselaje está pintado en tonos azules, el color del partido Demócrata.

La cabina está dividida en cuatro partes: una para Clinton y su equipo, otra para el equipo, otra para el Servicio Secreto y la última para los periodistas, que tienen 42 asientos a bordo. El avión tiene wifi y el primer vuelo oficial en campaña fue a un swing state: Ohio.

En el vuelo inaugural, días antes de la baja por neumonía, Clinton dio su primera rueda de prensa en varias semanas. Sus pocas intervenciones en medios durante el verano eran ya un tema de campaña.

Trump Force One

donald-trump-boeing-757

Donald Trump viaja en su propio avión desde el principio de la campaña. Ya lo tenía en propiedad. Lo compró en 2011 al fundador de Microsoft Paul Allen. El avión personal de Trump es un Boeing 757-200, el sexto avión más caro del mundo. También made in America. Los motores son Rolls Royce. Cada hora de vuelo le cuesta 7.000$.

Un 757 comercial tiene capacidad para 239 pasajeros, pero en el modelo personalizado de Trump solo caben 43 personas. Los periodistas no viajan con Trump. Y a veces no llegan a los actos del candidato. Los periodistas no pueden disfrutar de los lujos del avión, que incluyen una habitación, un comedor y una habitación de invitados. Ni de los baños con grifería en oro de 24 quilates. Ni del sistema de cine y audio. Ni pueden abrocharse los cinturones… de oro. Este vídeo no tiene pérdida:

En el fuselaje encontramos el nombre de Trump en la parte delantera y una T en la cola. Pintado en azul oscuro y las letras en blanco, con una franja roja. Los colores de la bandera.

Trump Force Two

El Trump Force Two, o TF2, también es un Boeing 737, como el de Hillary Clinton, es el avión del candidato a la vicepresidencia, Mike Pence. El modelo tiene capacidad para 137 asientos, pero este modelo solo tiene 64. Todos de primera clase. Este avión sí que lleva a bordo al candidato y a su equipo, además del Servicio Secreto y a periodistas.

The charter plane of Republican presidential candidate Donald Trump and vice presidential candidate Mike Pence is pictured though a bus window on the tarmac in Roanoke, Virginia, U.S., July 25, 2016. REUTERS/Carlo Allegri - RTSJLB3
The charter plane of Republican presidential candidate Donald Trump and vice presidential candidate Mike Pence is pictured though a bus window on the tarmac in Roanoke, Virginia, U.S., July 25, 2016. REUTERS/Carlo Allegri – RTSJLB3

Los whistle-stop tour modernos

Los aviones de campaña permiten hacer los whistle-stop tours modernos. Se trata del estilo de campaña que se hacía en el siglo XIX, a bordo de un tren, cuando este era el principal medio de transporte. El candidato hacía varias paradas pequeñas y se dirigía a los ciudadanos a bordo del tren. Una imagen icónica que ha llegado hasta nuestros días.

Los aviones permiten hacer algo similar. El ahorro en tiempo que supone hacer un acto en la pista de un aeropuerto permite que un candidato pueda estar en varios estados en un mismo día. Y la visita a un estado concreto puede arañar un buen puñado de votos. De la imagen icónica del tren a la del avión. Algo que Trump cree haber inventado.

Tras el inicio de los vuelos del Hill Force One, Trump la acusó de copiarle los actos a pie de pista con el avión de fondo. Algo que decenas de candidatos han hecho a lo largo de los últimos 40 años. El Air Force One será solo para uno de los dos. Y si Trump lo consigue, seguro que echará de menos los grifos de oro.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

2 thoughts on “Hill Force One. Trump Force One. Los aviones de los candidatos.”

  1. Gran post Albert, completísimo :D. Me ha molado mucho el concepto whistle-stop tours, molaría una entrada dedicada a ello. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *