La vigésima enmienda

La vigésima enmienda

El 21 de enero, a mediodía, Obama jurará su cargo como presidente de Estados Unidos. Será su segunda y última vez. Y yo estaré ahí para verlo. ¿Por qué en enero? ¿Por qué dos meses y medio después de ganar las elecciones? La respuesta está en la vigésima enmienda de la constitución de Estados Unidos. La vigésima enmienda me lleva a Washington D.C.

Roosevelt (el segundo, FDR) fue el último presidente en tomar posesión de su cargo un 4 de marzo. Fue en 1933. La última toma de posesión que no se vió afectada por la vigésima enmienda. Esta planteaba reducir el tiempo entre la toma de posesión del presidente y los congresistas y las elecciones que les habían elegido. El 23 de enero de 1933 se ratificaba esta enmienda… y así hemos llegado hasta hoy.

La enmienda marca el inicio y el final de los mandatos. De hecho, su sección primera establece que el mandato del presidente expira a mediodía del 20 de enero. Justo en ese momento, el nuevo presidente -o el presidente elegido para un segundo mandato- inician el mandato tras tomar juramento.

Desde 1937 todas las tomas de posesión han sido así. Todas menos las que han caído en domingo. Como en esta ocasión, que será el lunes 21. Será la tercera vez que esto pase desde la aprobación de la vigésima enmienda. Los presidentes Eisenhower y Reagan, en 1957 y 1985 respectivamente, también tomaron posesión de sus segundos mandatos en lunes.

Así que por virtud de esta enmienda, durante las próximas semanas hablaremos mucho de la ceremonia más simbólica de la política estadounidense. La coronación republicana del hombre más poderoso del mundo. O lo que es lo mismo, por la enmienda, pasaremos frío. Mucho frío.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *