El 20% de los candidatos no participa en Twitter tras las elecciones

 

Era la gran duda. ¿Seguirían participando en las redes sociales los políticos tras las elecciones? En Twitter parece que sí. De hecho, 8 de cada 10 candidatos autonómicos sigue conversando en Twitter. El resto, se plantó incluso antes del veredicto de las urnas.

Tal y como observábamos en el informe “Twitter en las elecciones autonómicas del 22 de mayo”, publicado semanas antes del inicio de la campaña, en estos comicios el 57% de los candidatos a la presidencia de las diferentes comunidades, participaba en Twitter. Tras las elecciones, la gran mayoría siguen en el canal.

 

Los derrotados, en silencio

Todos los candidatos que han dejado de conversar en Twitter han perdido sus elecciones. Gregorio Gordo, candidato de IU a la Comunidad de Madrid, no actualiza desde el 11 de mayo. José María Barreda (Castilla-La Mancha), Francisco Martínez-Aldama (La Rioja), Óscar López Águeda (Castilla y León) y Eva Almunia (Aragón) son los cuatro candidatos del PSOE que han abandonado el canal.

A excepción de Óscar López Águeda, que abrió su cuenta el 26 de febrero de 2011, el resto de candidatos participa en Twitter desde hace tiempo. Dos candidatos (Gordo y Barreda) lo hacen desde 2009. Martínez-Aldama y Almunia desde 2010. ¿Significa este recorrido en Twitter que el parón es solo temporal?

 

La jornada de reflexión, el momento clave

De entre los candidatos que ya han abandonado Twitter, la mayoría participaron por última vez horas antes del inicio de la jornada de reflexión. Óscar López Águeda y Eva Almunia actualizaron por última vez la noche de las elecciones y el día posterior a los comicios, respectivamente, agradeciendo el apoyo en ambos casos.

 

La participación sigue

El punto positivo es observar como la mayoría de los candidatos que ha usado Twitter durante esta campaña, sigue participando. De hecho, nueve candidatos actualizaron durante el día de ayer su perfil de Twitter.

El reto ahora está en manos de Mª Dolores de Cospedal, José Antonio Monago –o Guillermo Fernández Vara si consigue mantenerse en el cargo-, Ignacio Diego, Soria o Rivero, Luisa Fernanda Rudi, Esperanza Aguirre, Francisco Álvarez Cascos y José Ramón Bauzà. Los ganadores de las elecciones. Las personas que, aunque no lo recogieran sus programas electorales, pueden traspasar el umbral de la participación en las redes para hacer de la Red un espacio para abrir las instituciones.

¿De verdad ha ganado Rubalcaba?

 

El pasado sábado Borja Ventura publicaba este artículo en Lainformación.com centrándose en Alfredo Pérez-Rubalcaba, quién seguramente sea el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno. En el artículo, Ventura me entrevistó junto a Xavier Peytibí, Rafa Rubio y Jordi Rodríguez Virgili. Este es el artículo:

 

¿De verdad ha ganado Rubalcaba?

Rubalcaba es Rasputín, la mano que mece la cuna, el hombre que urde todas las estrategias del socialismo español, el estratega, el cerebro. El que más poder concentra en el Gobierno después del propio presidente. Quizá incluso por encima del presidente. Es vicepresidente primero y, como ministro del Interior, la voz al frente de los servicios de inteligencia. Es, despejada la incógnita Chacón, el candidato in pectore del PSOE para batirse con Rajoy. Es el ‘top dog’, el candidato mejor colocado en el idioma de los politólogos ¿Seguro?

La renuncia de Chacón elimina a la que se postulaba como su principal rival en unas eventuales primarias, pero no parece haber calmado las aguas del socialismo. Las redes sociales eran este jueves un hervidero de comentarios criticando la supuesta ‘mano negra’ que habría obligado a la ministra de Defensa a renunciar a una candidatura para evitar la división interna del partido, como antes se especulaba con la ‘mano negra’ de Rubalcaba tras la petición de Patxi López de celebrar un Congreso Extraordinario.

En el PSOE el debate ya no era entre partidarios de Chacón y partidarios de Rubalcaba, sino directamente entre quienes pedían primarias para intentar cerrar la crisis rápidamente y quienes pedían un Congreso Extraordinario, es decir, la cabeza de Zapatero.

El vicepresidente “sale reforzado, más que beneficiado”, cree Albert Medrán, consultor de comunicación política. “Llega al comité sin la adversaria que podía hacerle más sombra y con una necesidad imperiosa de cerrar este capítulo cuanto antes”. Por su parte Xavier Peytibi, consultor político, considera que sale beneficiado sólo en parte porque “termina la guera interna en el PSOE” y “probablemente será el candidato”, pero advierte que el beneficio será “a corto plazo, pero no sé si lo será a medio plazo”.

También Jordi Rodríguez-Virgili, subdirector del máster en Comunicación Política de la Universidad de Navarra, incide en la cuestión de los plazos: “A corto plazo le beneficia”, dice, porque “le despeja el camino como candidato sin el desgaste de una primarias competidas, desgaste de tiempo, de esfuerzos, de divisiones… pero se siembran dudas, sospechas y desconfianzas sobre Rubalcaba, lo que podrá afectarle más a largo plazo”.

Ataque al vicepresidente

El discurso de Chacón fue, en su opinión, “un ataque muy duro” porque, aunque no lo citase, “cuando habló de movimientos internos que han amenazado la estabilidad del Gobierno y la autoridad de su presidente, la mayoría ha pensado en él”. En opinión de Rodríguez-Virgili, el movimiento de la ministra de Defensa “no solo refuerza la imagen de Rubalcaba como un político maquivélico, que maneja los hilos entre bambalinas, sino que proyecta la idea de un candidato capaz de amenazar la estabilidad del Gobierno y el partido en beneficio propio”.

Rafa Rubio, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, es más pesimista con las consecuencias de la retirada de Chacón en la imagen de Rubalcaba: “Le ha posicionado al lado de la estructura, le ha cerrado cualquier posibilidad de presentarse como renovador, como un agente del cambio”.

Y ahí es donde entra Chacón. Pocos hablaban ayer de él, porque la ministra de Defensa centró los flashes. Los barones y cargos del partido hablan de su “generosidad”, de una renuncia que ayuda al PSOE en un momento difícil. Las redes sociales vivieron lo que los analistas llaman ‘efecto underdog’, es decir, un arrebato de simpatía por el candidato perdedor. Rubalcaba es ahora el ‘top dog’, el mejor situado, pero tiene un reto según Medrán: “Debe tener la capacidad de superar las brechas que esta situación haya causado” en el partido. Si no, Chacón aguarda agazapada en el futuro.

Un discurso cargado de intenciones

“Chacón gana enteros como futura líder, vista como una persona de partido después de su movimiento estratégico de un paso atrás y por su edad. Además, no se verá salpicada por lo que suceda el año próximo”, comenta Peytibi. “A partir de marzo de 2012, en caso de que el PSOE pierda las elecciones, estará en primera línea como la potencial salvadora y nueva líder”.

El “paso atrás” de Chacón deja solo al frente a Rubalcaba, pero si no tiene oponente no tendrá el refrendo de unas primarias para aglutinar a las federaciones a su alrededor. Hasta este jueves era un candidato sólido que aportaba experiencia y peso político, y ahora es un candidato impuesto, el nombre que el aparato del partido ha escrito en las papeletas de las primarias buscando una aclamación poco creíble.

¿Es posible que alguien dé el paso y quiera competir con el vicepresidente en las primarias? “Siempre hay la opción de que aparezca alguien, pero sería una verdadera sorpresa. Sería ir contra Rubalcaba y arriesgarse a terminar su carrera política como candidato de futuro”, advierte Peytibi. Pero sacrificar a un ‘hombre de paja’ podría devolver el lustre a la hipotética candidatura de Rubalcaba, tocada por el discurso de Chacón, lleno de cosas que “quería” hacer y que dio la imagen de que no le dejaban llevar a cabo.

Algún barón socialista hablaba de posibles “sorpresas” en el Comité Federal. Toda conspiración es poca para quienes ven en Rubalcaba a un Maquiavelo moviendo los hilos.

 

Chacón, la Esperanza del PSOE

Ha dicho muchas cosas. Su rostro, muchas más. La decisión “autónoma, individual y personal” de Carme Chacón dibuja un nuevo escenario en la crisis del PSOE que no tiene atisbos de ser corta: decide no optar a ser la candidata del partido en las difíciles elecciones de 2012. Decide hacerlo por preservar la unidad del partido y la estabilidad del Gobierno. Pero su voz, su postura y, sobretodo, su mirada, dicen lo contrario.

Mujer. Catalana. Española. Fiel a Zapatero y orgullosa socialista. Son las banderas con las que ha roto moldes en la política española de la primera década del siglo XXI. Con el paso que ha tomado hoy, prepara la segunda. El gesto es inequívoco. Se inmola. O así lo ha comunicado. Su discurso es lo que dice: España y el partido están por encima y ella está a su servicio. Su mirada, en cambio, habla de lo que no se ha visto ni se verá. Habla del enfrentamiento entre las familias del PSOE que están en pie de guerra.

Esa guerra es la clave. La contundente derrota electoral del domingo cambia la música pero no los músicos. Las tensiones internas han llevado a Chacón a leer sus posibilidades a medio y largo plazo. En un entorno con tan elevado voltaje, sus opciones se veían reducidas. Si el Comité Federal del sábado llega a un acuerdo y no fuerza un Congreso extraordinario, Chacón se resguarda para luchar su guerra. La de verdad. La sucesión de Zapatero en la secretaría general.

Se abre un periodo incierto. Un camino que, si lleva al 38º Congreso Federal de 2012, dejará a Chacón siendo la Esperanza del PSOE. Lo más parecido a esa figura antagónica que es Esperanza Aguirre en el Partido Popular. Con todo lo que ello conlleva. Con la posibilidad de ser la secretaria general que suceda a Zapatero o quedando como la figura aglutinadora de una corriente distinta que llegue a tener poder en el partido pero no el suficiente para imponerse en él.

La Esperanza del PSOE, con un perfil propio, diferenciado y diferente. Con un relato personal –que ha apuntalado hoy con un defining moment en su carrera-, unos objetivos claros y una mentalidad distinta. La alternativa, desde los que hoy tienen el poder, a los que quieren ser alternativa siendo de la vieja guardia.

No fueron bien las cosas. De hecho, tras perder casi millón y medio de votos en las elecciones del pasado domingo y ver como el mapa del poder autonómico se teñía de azul, la tensión se ha precipitado. La cita de 2012 –si finalmente es entonces- será dura. Complicada. El Congreso se prevé complicado y Chacón es ya la candidata a la secretaría general. Dar un paso atrás para… dar un paso al frente cuando toque.

No todos ganan en la noche electoral


Gabino de Lorenzo en la TPA por Gonzaka

Gabino de Lorenzo, histórico alcalde de Oviedo que ocupa el cargo desde 1991, vio este domingo como la irrupción del FAC de Álvarez Cascos le alejaba de la mayoría absoluta. Sacaba, de hecho, sus peores resultados desde que fue elegido alcalde de la capital asturiana. Con un panorama incierto, la posibilidad real de ser desalojado de la alcaldía y la necesidad de pactar con alguna formación política para evitarlo, de Lorenzo fue claro en la entrevista que la televisión asturiana le hico la noche electoral.

No siempre se gana. Y aunque muchos políticos intentan ver el lado positivo del peor de los resultados, la franqueza del alcalde ovetense roza lo histriónico. O quizás sea que no estamos acostumbrados a la sinceridad manifiesta en un momento duro como lo son unos malos resultados electorales.

La soledad socialista

Mientras en Génova miles de militantes y simpatizantes convertían la noche electoral en una fiesta sin paliativos, la sede federal del PSOE estaba desierta. El PSOE sufrió ayer una derrota rotunda. En una posición más que débil a menos de un año de las elecciones generales. Los socialistas retrocedieron y regalaron, en un error de comunicación de bulto, la imagen de la debacle socialista.

La victoria tiene muchos padres. La derrota es huérfana. Dicen que JFK usó esta frase tras el fiasco de Bahía de Cochinos y la foto que ayer permitió el PSOE de su sede federal es la viva imagen de ese concepto. Se equivocó el partido al pedir a sus militantes y simpatizantes que no acudieran a la sede. Y al hacerlo, dejaron que, con crudeza, las dos caras de la moneda pudieran verse de forma clara.

Esa imagen es la metáfora de lo que estas elecciones municipales y autonómicas han supuesto para el PSOE. 9,75 puntos separan a los dos grandes partidos. El PP obtuvo 2.197.646 votos más que los socialistas. El mapa del poder en España es azul. Una marea azul que jaleaba y bailaba en Génova.

No nos gusta estar solos. Tenemos miedo a la soledad. Por ello, esa imagen es desoladora. La imagen humana de un partido es, hoy más que nunca, importante. Nos quedaremos con la sensación que el PSOE no es solo un partido derrotado, sino aislado. Algo que no puede permitirse a las puertas de unas elecciones que van a ser cruciales para su futuro.

El PP ha barrido al PSOE del mapa municipal y autonómico. Castilla-La Mancha, Sevilla y otras capitales de provincia andaluzas, Extremadura, Barcelona y su diputación… y ha aumentado su brecha en Madrid, la Comunidad Valenciana y sus capitales. La imagen de soledad socialista es lo último que necesitaba. El error es mayúsculo. Pero no perdamos el foco: más errores se han producido a lo largo de los últimos años. La derrota no es huérfana. La derrota es hija de esos errores.

La gran pregunta es saber qué rumbo tomará el PSOE en los próximos meses. Con un secretario general que ha hecho un gesto honroso al dar la cara tras la derrota, pero que es, más que nunca, un pato cojo. Un líder solitario –como la imagen del partido- al frente de un gobierno con muchas incógnitas.

La coherencia es básica en comunicación. La imagen de Ferraz no puede ser más coherente con el tiempo que le toca vivir al PSOE: están más solos que hace cuatro años. Tienen mucho trabajo por delante si quieren salvar los muebles. Por lo pronto, administrar una derrota que, a diferencia de otras, poco tiene de dulce y mucho de humillación.

Guía para seguir la noche electoral

Quédense con esta hora: las ocho de la tarde. En ese momento, toda la maquinaria de la noche electoral empieza a trabajar como un engranaje perfecto. En este post marcamos algunas de las claves imprescindibles para seguirla.

Las encuestas

A las ocho de la tarde, los principales medios de comunicación darán a conocer el resultado de las encuestas a pie de urna que se han venido realizando a lo largo de la jornada. Estas encuestas son importantes porque fijan el marco de la jornada, ya que las comparecencias de los líderes de los partidos se ven influenciadas por el resultado que muestran.

Las entrevistas

Entre la publicación de las encuestas y los primeros discursos de los líderes, el despliegue de los medios de comunicación suele darnos la oportunidad de ver a cargos de los diferentes partidos contestando a preguntas sobre la jornada. El modo en que responden, los mensajes que eligen, etc. son buena muestra de los datos internos que puedan tener y anticipa lo que vendrá.

Los discursos

Cuando el resultado esté avanzado, los líderes de los partidos políticos saldrán a valorar la jornada electoral. Ese discurso es clave para entender el análisis de los resultados que harán los medios y opinadores a partir de ese momento. En unas elecciones con tantos puntos de interés repartidos, los discursos que se hagan a nivel nacional desde los dos grandes partidos tendrán una especial razón: la lectura en clave nacional de las elecciones locales y autonómicas. A estas horas, el PSOE aún no tiene claro quién será el responsable de hacer esa lectura.

La participación

Es otra de las claves de la noche. Especialmente tras los datos obtenidos a lo largo de la jornada y el clima electoral que el movimiento 15M ha conseguido generar. Y con el dato, las múltiples interpretaciones: ¿dónde aumenta más la participación? ¿A qué partidos ayuda? ¿A qué partidos penaliza?

La incógnita UPyD

Las primeras elecciones autonómicas y municipales con UPyD pueden saldarse con unos buenos resultados para la formación de Rosa Díez. Deberemos estar atentos a la materialización de ello.

Los puntos de interés

8.116 alcaldías en juego. La presidencia de 13 comunidades autónomas pendientes de los resultados de esta noche. Y entre todos ellos, algunas plazas que cobran especial relevancia. ¿Qué puntos de interés tiene esta jornada electoral?

  • Esperanza Aguirre, pese a la Gürtel, a punto de revalidar su mayoría absoluta.
  • Alberto Ruiz-Gallardón opta a barrer electoralmente en Madrid.
  • CiU a punto de hacer historia y conseguir la alcaldía de Barcelona. Los dos grandes centros de poder catalanes volverían a tener el mismo color.
  • El PP opta a desalojar del poder, por primera vez en la historia, al PSOE en Extremadura y Castilla-La Mancha.
  • ¿Conseguirá Álvarez-Cascos la presidencia de Asturias?
  • ¿Empieza en Sevilla la victoria popular en las elecciones autonómicas de 2012?
  • ¿Qué apoyo tendrá Bildu?

El seguimiento online

Twitter será un canal clave para conocer tanto los resultados globales como para ir conociendo los resultados de varias mesas. Cada vez son más los presidentes y vocales de mesa, apoderados e interventores que narran las jornadas electorales. Iremos conociendo resultados, así como anécdotas e incidentes en directo.

Veremos también si el abandono de los canales online abiertos por los líderes empieza desde esta noche. ¿Darán su valoración de resultados también desde Twitter y otros canales online?

Pues sí, claro, queremos demasiado, más, todo, ávidamente…

En una sociedad tan dada a la amnesia, recordar ciertos datos es una necesidad. Algunos llevan días preguntándose qué está pasando en más de 160 plazas españolas. El segundo/tercer problema para la sociedad española, los políticos, es el tema. Quizás esa amnesia, el tacticismo de los medios o el verbo fácil de tantos tertulianos les hagan creer que esto no viene de ningún sitio. Pero viene. Y sus raíces son fuertes.

Las raíces de las concentraciones, el movimiento 15-M, de Democracia Real Ya… llámenle como quieran, están en ese problema. Solo cuando la percepción sobre un problema es tan clara, tiene protagonistas tan definidos y se da en un marco tan concreto, puede llevar a lo que estamos viviendo. Solo cuando el descontento se ha filtrado hacia abajo podemos ver lo que se ve en las plazas: rojos, amarillos, verdes y azules. Padres, madres, abuelos, hijos y nietos. Trabajadores de cuello blanco… y de cuello azul. Estudiantes, parados, alborotadores, soñadores, pesimistas, provocadores y conformistas.

Es fácil desacreditar un movimiento. Más cuando ni se tienen claros los orígenes ni las reivindicaciones. Es fácil caer en la trampa de mirar hacia otro lado. Es demasiado fácil creer que en 160 plazas españolas y otras tantas por el mundo lo que ocurre es algo naif. Es fácil caer en ese error. Tan fácil como la posibilidad que el movimiento se deshinche. Pero si caemos en esa trampa, perderemos de vista lo esencial.

Sacar a la gente a la calle no es fácil. Lo saben las miles de personas que dedican grandes esfuerzos a defender posiciones cívicas y políticas. Lo saben los partidos que han tenido que ver como no llenaban los polideportivos y plazas de toros en esta campaña. Lo saben las personas que defienden causas y lo tienen difícil para conseguir apoyos. Por ello, la fuerza de las acampadas es una realidad.

Entrar en Sol tiene un magnetismo especial estos días. Algo extraordinariamente complejo. La mezcla respetuosa de reivindicaciones. La convivencia de ideas, visiones y deseos. Una extraña ágora moderna donde las decisiones se toman en asambleas, donde la organización da muestras de una profesionalidad increíble y donde los cánticos se deciden a base de sumar gargantas.

Ese magnetismo, más allá de las necesarias preguntas sobre el quién y el hacia dónde, viene marcado por el por qué. Las razones que han estado latentes en incontables barómetros del CIS. En repetidas conversaciones de café y en miles de tweets. Las razones han estado en ahí todo el tiempo. Pero sus protagonistas no las han querido tener en cuenta. Las razones están en listas electorales plagadas de imputados. Las razones están en casos gravísimos de corrupción que no han tenido una respuesta tajante desde sus partidos. ¿Y aún se preguntan de donde viene esto?

Pueden seguir mirando para otro lado. Los políticos que vierten todas sus fuerzas en desacreditar algo que está pasando y esos tertulianos de argumentario, verbo fácil y amnesia perenne. Pueden hacerlo las trincheras de la TDT que añoran tiempos de orden y bien. Pueden hacerlo. Pero el problema seguirá estando ahí.

Seguramente, las soluciones, heterogéneas, contradictorias y, en muchos casos, incompletas, que vienen de los movimientos y asambleas no sean el único modo de solventarlo. Pero tienen el valor inmenso de haber puesto sobre la mesa el problema con toda su crudeza y aportar atisbos de solución.

Parece que despertamos. Que poco a poco, desentelamos los ojos y nos acercamos a las plazas. Nos mezclamos con iguales y diferentes. Nos aferramos sin complejos a la utopia… para acercarnos mañana a las urnas. Contestamos los tics anticuados de un sistema que nos ha dado la mayor libertad y el mayor crecimiento de nuestra historia. Pero, como cantaba Llach, pues sí, claro, queremos demasiado, más, todo, ávidamente. Despertamos.

 

Foto de Jacobo Méndez Díez en El País

El pasodoble de Esperanza Aguirre

Que San Isidro caiga siempre en campaña electoral es un accidente de esos que dan situaciones de foso de la orquesta, como diría Daniel Ureña. Para muestra, las noticias que ha llenado la jornada. La pradera de la ermita del santo es el lugar clave en el que los líderes políticos deben estar un día como ayer. Dejarse ver, dejarse tocar. Tomás Gómez y Esperanza Aguirre y los candidatos de IU lo hicieron, y pude acompañar a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Con salida prevista en Chamberí, la comitiva de cuatro autobuses esperaba a la presidenta. Casi una quincena de chulapas –concejalas y futuras concejalas- ensayan una versión del pasodoble “Los nardos”. Será la banda sonora de la jornada. La letra ensalza a Aguirre y arremete contra Gómez y Zapatero.

“Váyase, de aquí señor Gómez, nadie le quiere ni ver, dijo que en Madrid haría lo que por España hizo ZP. Vote a Esperanza Aguirre si es que quiere mejorar. Si le da su confianza salir de la crisis no va costar na”. Al hilo de la canción, llega la presidenta cargada con dos bandejas de las tradicionales rosquillas. Las ofrece a la prensa antes del canutazo en el que es preguntada por los carteles que el PP de Madrid está usando, centrados en publicidad negativa hacia el PSM y que no firmaba el partido. En línea con el pasodoble. No cuenta nada nuevo: tras la resolución de la Junta Electoral, el partido los firmará.

Saluda a las chulapas y no puede escucharlas cantar. Llegamos tarde a la pradera. Hay tiempo para que la presidenta salude a su madre y suban juntas al autobús. La comitiva sale. Con retraso, pero sale. Madrid Río está a rebosar. Algún comentario de la gente de comunicación del partido hacia la obra se siente en el autobús, que apenas avanza.

La pradera está a rebosar. Son más de la una de la tarde y la comitiva aparca como puede. En nada, decenas de curiosos y medios de comunicación rodean la puerta del autobús. La presidenta sale entre vítores de “¡guapa!”, “¡presidenta!” y cánticos a favor del partido que Aguirre intenta acallar para poder atender a los medios. Una madre con sus dos hijos a cuesta le exige que pague el turno de oficio. No será la primera ni la última voz discordante durante la jornada.

El avance hacia la ermita es lento y pesado. Es un auténtico baño de masas. Aguirre se deja fotografiar, tocar, besar… La rodean voluntarios que reparten chapas, piruletas azules y fotografías. Todo funciona como un calculado engranaje, solo demorado por los seguidores que se acercan. La jefa de prensa sufre para poder ordenar el trabajo de los medios ante las protestas de señoras ataviadas de chulapa que exigen su momento con la presidenta.

En la ermita la comitiva recobra algo de fuerzas, sin la presión de la marea de curiosos. Aguirre rehúsa la invitación a ir a visitar al santo sin hacer la pertinente cola y solo toma agua de la fuente en la sacristía. Las chulapas la esperan en el patio y saluda a los medios desde la estancia. Vuelven, por enésima vez, a entonar el pasodoble.

“¿Y Esperanza Aguirre no ha venido este año?” pregunta una señora que avanza a duras penas con su bastón. No se ha dado cuenta está en frente de la melé en la que se encuentra la presidenta. Me despido del equipo de comunicación del PP de Madrid y sale la señora, orgullosa, a nuestro encuentro. “Ya la he saludado. Y le he hecho una foto con el móvil”. Sigue el pasodoble. Marcando el ritmo hacia las urnas.

Muere el inventor del teleprompter

“Tonight, I can report to the American people and to the world, the United States has conducted an operation that killed Osama bin Laden”. El presidente Obama dirigió estas palabras mirando a los ojos de los telespectadores. Y lo hizo gracias a un invento que revolucionó el modo en que las personas que se ponían ante una cámara contaban las cosas a la audiencia. Presentadores, actores, cómicos y políticos dejaron de bajar la mirada cada vez que hablaban. El teleprompter llegó para quedarse.

Hubert Schlafly, el inventor de este aparato, murió hace unas semanas. El periódico El País le dedica un obituario muy interesante que muestra su evolución y su propagación a lo largo de las últimas décadas. El también llamado promter o autocue, lleva más de 60 años luchando por ganarse un lugar como aparato indispensable en la vida de aquellos que deben dirigirse al gran público desde la televisión.

¿Aliado o enemigo?

En Internet pueden encontrarse teleprompters por apenas 400 dólares. En todo caso, es una inversión asumible para aquellos políticos que quieran mejorar el modo en que se dirigen a grandes audiencias. Aunque su uso no está muy generalizado en España, políticos como Esperanza Aguirre, Iñigo Urkullu o José Montilla han usado el espejo mágico para mejorar su comunicación.

En este post reflexionábamos hace unos meses sobre las mejoras que supone el uso de prompters. Especialmente hablábamos de:

  1. Mejorar la naturalidad del orador y evitar distracciones o gestos bruscos al bajar la mirada; mejorando la atención del receptor.
  2. Tener opción a controlar y mejorar el mensaje verbal, ya que la concentración con el texto mejora al no tener que desviar la mirada.
  3. Invertir tiempo y esfuerzos en mejorar aspectos de la comunicación no verbal, ya que no debemos estar tan pendientes de no perder el hilo del texto apuntado en las notas.

Aunque estas ventajas las han puesto sistemáticamente en el Despacho Oval y en los mítines de miles de candidatos en todo el mundo, no siempre es todo de color de rosa. Problemas técnicos, un abuso del prometer o la incapacidad de adaptación de quién lo usa pueden dejar el prompter en un segundo plano.

Nada es igual

Para bien o para mal, nada es igual a los tiempos sin teleprompter. El obituario describe situaciones curiosas durante su expansión, desde los problemas con el aparato durante un discurso del presidente Eisenhower al uso (o abuso, según algunos). Situaciones que muestran el cambio en la forma de comunicar de los políticos y de dirigirse a los ciudadanos.

Sadam Husein y Bin Laden: dos modos de comunicar su captura

Osama bin Laden y Sadam Husein. Sadam y Bin Laden. Dos figuras clave para entender la primera década del siglo XXI. Dos enemigos de los Estados Unidos sobre los que cayó toda la fuerza del país más poderoso del mundo.

La guerra contra el terrorismo tiene en ellos dos momentos clave. La detención de Sadam en diciembre de 2003 y el asesinato de Osama bin Laden esta misma semana. Con estos dos momentos clave, surge la necesidad de comunicar a los norteamericanos y al mundo lo sucedido.

George W. Bush se dirigió al mundo desde el Cabinet Room (la sala donde se reúne el Gabinete o gobierno de los Estados Unidos), en un discurso corto de casi cuatro minutos. En él, anuncia la detención de Sadam Husein, vivo, y enmarca su detención como un paso más en la lucha contra el terror y en las operaciones en la guerra de Irak. Centra el discurso en la contribución de este hecho para el futuro de la guerra y la seguridad de los Estados Unidos.

Obama, en cambio, lo hace desde el East Room, la sala más grande de la Casa Blanca, reservada a grandes eventos comunicativos. Con un discurso mucho más largo –casi diez minutos- el presidente eleva el tono. No solo anuncia la muerte de Bin Laden, utiliza el discurso para hablar de valores, justificar la ejecución del líder terrorista e intentar cerrar el ciclo de guerra contra el terror iniciado diez años antes. El tono es distinto y la intencionalidad, en cierto modo, también.

No deja de ser necesario constatar los momentos en los que llegan los discursos: ambos durante el año anterior a la reelección presidencial. Diciembre de 2003 en el caso de Bush y mayo de 2011 en caso de Obama. Dos maneras muy parecidas de marcar el tempo de la campaña con un, a ojos de los ciudadanos, gran éxito.