V Jornadas de Comunicación en la Universidad de Valladolid

Las Jornadas de Comunicación Política de la Universidad de Valladolid llegan a su quinta edición. Bajo el título “¿Cómo ganar elecciones?”, hemos podido ver en Segovia varios aspectos necesarios en una campaña electoral.

Las jornadas, organizadas por Ignacio Martín Granados y Miguel Vicente, han contado con la participación de Javier del Rey Morató, Fermín Bouza, Josué González, Alfredo Arceo, Juan Luis Manfredi, Alfredo Matesanz, María Victoria Domínguez, Miguel Ángel López, Aurelio Martín y yo mismo.

Esta fue mi presentación que nos sirvió para reflexionar sobre el papel de Internet para ganar (o no) elecciones:

Twitter en las elecciones autonómicas del 22 de mayo

En dos meses, 13 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas elegirán a sus diputados. Y entre ellos, a los presidentes o presidentas de esas comunidades. Con una campaña en ciernes, es momento de observar cómo están usando Twitter los líderes autonómicos.

En el informe que podéis leer a continuación observamos como Twitter es un espacio que tienen en cuenta 6 de cada 10 candidatos. Casi el 57% tiene una cuenta personal y el 78% de ellos, la actualiza personalmente.

Para conocer más datos sobre el uso de Twitter, consulta el informe:

Twitter en las elecciones autonómicas del 22 de mayo

¿La última baza de Sarkozy?

Sarkozy se juega mucho con la operación en Libia. No solo a nivel económico. Tampoco a nivel de diplomacia e influencia internacional. Y no solo, desde luego, en el terreno militar. La operación en Libia debe entenderse también como la oportunidad del presidente francés por reflotar en las encuestas.

No lo olvidemos: Sarkozy se someterá a las urnas en 2012 y, a día de hoy, su futuro es incierto. Las elecciones regionales, con una victoria del Parti Socialiste, puso al presidente en la cuerda floja. Y las encuestas no han dejado de mostrar como los franceses están dando la espalda a su presidente. Una de las últimas, mostraba como la hija del ultraderechista y xenófobo Jean Marie Le Pen, Marine, superaba al presidente en intención de voto.

Sarkozy se jugará la reelección en algo más de un año y sabe que sus aspiraciones dependen, en gran parte, de Libia. El presidente francés aprovechó bien el primer acto de la operación. Fue un perfecto anfitrión en la cumbre celebrada este sábado en París y fue el encargado de informar al mundo de la operación, algo que el mismo Obama, desde Brasil, rehusó liderar. Se convirtió en la cabeza visible del ataque y lo será mientras las cosas sigan el guión previsto.

La primera vuelta de las elecciones municipales francesas tuvieron lugar ayer y siguieron mostrando el difícil momento político de Sarkozy. ¿Es Libia la última baza de Sarkozy para relanzar su presidencia?

Spiro Agnew y el poder de la televisión

El debate sobre el poder del medio, el que sea, en la influencia política no es nuevo. Por mucho que a medida que avanza el uso y la influencia de las redes parece que descubramos un nuevo tema de discusión. Para la política, para el poder, esa es una preocupación que se pierde en el tiempo.

Por ello, cuando nos cuestionamos el poder de las redes en las revoluciones de la primavera árabe o su influencia en los diferentes comicios electorales, es interesante recuperar un curioso discurso del que fue vicepresidente de Nixon de 1969 a 1973.

Spiro Theodore Agnew reflexionó en ese discurso de noviembre de 1969 sobre lo ocurrido tras el discurso de Nixon sobre Vietnam. El vicepresidente se cuestiona sobre el poder de los tertulianos, analistas y comentaristas que, tras la aparición presidencial, moldearon la opinión pública con sus comentarios y análisis.

“Every elected leader in the United States depends on these men of the media”

 

“I think it’s obvious from the cameras here that I didn’t come to discuss the ban on cyclamates or DDT. I have a subject which I think if of great importance to the American people. Tonight I want to discuss the importance of the television news medium to the American people. No nation depends more on the intelligent judgment of its citizens. No medium has a more profound influence over public opinion. Nowhere in our system are there fewer checks on vast power. So, nowhere should there be more conscientious responsibility exercised than by the news media. The question is, “Are we demanding enough of our television news presentations?” “And are the men of this medium demanding enough of themselves?”

Monday night a week ago, President Nixon delivered the most important address of his Administration, one of the most important of our decade. His subject was Vietnam. My hope, as his at that time, was to rally the American people to see the conflict through to a lasting and just peace in the Pacific. For 32 minutes, he reasoned with a nation that has suffered almost a third of a million casualties in the longest war in its history.

When the President completed his address — an address, incidentally, that he spent weeks in the preparation of — his words and policies were subjected to instant analysis and querulous criticism. The audience of 70 million Americans gathered to hear the President of the United States was inherited by a small band of network commentators and self-appointed analysts, the majority of whom expressed in one way or another their hostility to what he had to say.

It was obvious that their minds were made up in advance. Those who recall the fumbling and groping that followed President Johnson’s dramatic disclosure of his intention not to seek another term have seen these men in a genuine state of nonpreparedness. This was not it.

One commentator twice contradicted the President’s statement about the exchange of correspondence with Ho Chi Minh. Another challenged the President’s abilities as a politician. A third asserted that the President was following a Pentagon line. Others, by the expressions on their faces, the tone of their questions, and the sarcasm of their responses, made clear their sharp disapproval.

To guarantee in advance that the President’s plea for national unity would be challenged, one network trotted out Averell Harriman for the occasion. Throughout the President’s address, he waited in the wings. When the President concluded, Mr. Harriman recited perfectly. He attacked the Thieu Government as unrepresentative; he criticized the President’s speech for various deficiencies; he twice issued a call to the Senate Foreign Relations Committee to debate Vietnam once again; he stated his belief that the Vietcong or North Vietnamese did not really want military take-over of South Vietnam; and he told a little anecdote about a “very, very responsible” fellow he had met in the North Vietnamese delegation.

All in all, Mr. Harrison offered a broad range of gratuitous advice challenging and contradicting the policies outlined by the President of the United States. Where the President had issued a call for unity, Mr. Harriman was encouraging the country not to listen to him.

A word about Mr. Harriman. For 10 months he was America’s chief negotiator at the Paris peace talks — a period in which the United States swapped some of the greatest military concessions in the history of warfare for an enemy agreement on the shape of the bargaining table. Like Coleridge’s Ancient Mariner, Mr. Harriman seems to be under some heavy compulsion to justify his failures to anyone who will listen. And the networks have shown themselves willing to give him all the air time he desires.

Now every American has a right to disagree with the President of the United States and to express publicly that disagreement. But the President of the United States has a right to communicate directly with the people who elected him, and the people of this country have the right to make up their own minds and form their own opinions about a Presidential address without having a President’s words and thoughts characterized through the prejudices of hostile critics before they can even be digested.

When Winston Churchill rallied public opinion to stay the course against Hitler’s Germany, he didn’t have to contend with a gaggle of commentators raising doubts about whether he was reading public opinion right, or whether Britain had the stamina to see the war through. When President Kennedy rallied the nation in the Cuban missile crisis, his address to the people was not chewed over by a roundtable of critics who disparaged the course of action he’d asked America to follow.

The purpose of my remarks tonight is to focus your attention on this little group of men who not only enjoy a right of instant rebuttal to every Presidential address, but, more importantly, wield a free hand in selecting, presenting, and interpreting the great issues in our nation. First, let’s define that power.

At least 40 million Americans every night, it’s estimated, watch the network news. Seven million of them view A.B.C., the remainder being divided between N.B.C. and C.B.S. According to Harris polls and other studies, for millions of Americans the networks are the sole source of national and world news. In Will Roger’s observation, what you knew was what you read in the newspaper. Today for growing millions of Americans, it’s what they see and hear on their television sets.

Now how is this network news determined? A small group of men, numbering perhaps no more than a dozen anchormen, commentators, and executive producers, settle upon the 20 minutes or so of film and commentary that’s to reach the public. This selection is made from the 90 to 180 minutes that may be available. Their powers of choice are broad.

They decide what 40 to 50 million Americans will learn of the day’s events in the nation and in the world. We cannot measure this power and influence by the traditional democratic standards, for these men can create national issues overnight. They can make or break by their coverage and commentary a moratorium on the war. They can elevate men from obscurity to national prominence within a week. They can reward some politicians with national exposure and ignore others.

For millions of Americans the network reporter who covers a continuing issue — like the ABM or civil rights — becomes, in effect, the presiding judge in a national trial by jury.

It must be recognized that the networks have made important contributions to the national knowledge — through news, documentaries, and specials. They have often used their power constructively and creatively to awaken the public conscience to critical problems. The networks made hunger and black lung disease national issues overnight. The TV networks have done what no other medium could have done in terms of dramatizing the horrors of war. The networks have tackled our most difficult social problems with a directness and an immediacy that’s the gift of their medium. They focus the nation’s attention on its environmental abuses — on pollution in the Great Lakes and the threatened ecology of the Everglades. But it was also the networks that elevated Stokely Carmichael and George Lincoln Rockwell from obscurity to national prominence.

Nor is their power confined to the substantive. A raised eyebrow, an inflection of the voice, a caustic remark dropped in the middle of a broadcast can raise doubts in a million minds about the veracity of a public official or the wisdom of a Government policy. One Federal Communications Commissioner considers the powers of the networks equal to that of local, state, and Federal Governments all combined. Certainly it represents a concentration of power over American public opinion unknown in history.

Now what do Americans know of the men who wield this power? Of the men who produce and direct the network news, the nation knows practically nothing. Of the commentators, most Americans know little other than that they reflect an urbane and assured presence seemingly well-informed on every important matter. We do know that to a man these commentators and producers live and work in the geographical and intellectual confines of Washington, D.C., or New York City, the latter of which James Reston terms the most unrepresentative community in the entire United States.

Both communities bask in their own provincialism, their own parochialism.

We can deduce that these men read the same newspapers. They draw their political and social views from the same sources. Worse, they talk constantly to one another, thereby providing artificial reinforcement to their shared viewpoints. Do they allow their biases to influence the selection and presentation of the news? David Brinkley states objectivity is impossible to normal human behavior. Rather, he says, we should strive for fairness.

Another anchorman on a network news show contends, and I quote: “You can’t expunge all your private convictions just because you sit in a seat like this and a camera starts to stare at you. I think your program has to reflect what your basic feelings are. I’ll plead guilty to that.”

Less than a week before the 1968 election, this same commentator charged that President Nixon’s campaign commitments were no more durable than campaign balloons. He claimed that, were it not for the fear of hostile reaction, Richard Nixon would be giving into, and I quote him exactly, “his natural instinct to smash the enemy with a club or go after him with a meat axe.”

Had this slander been made by one political candidate about another, it would have been dismissed by most commentators as a partisan attack. But this attack emanated from the privileged sanctuary of a network studio and therefore had the apparent dignity of an objective statement. The American people would rightly not tolerate this concentration of power in Government. Is it not fair and relevant to question its concentration in the hands of a tiny, enclosed fraternity of privileged men elected by no one and enjoying a monopoly sanctioned and licensed by Government?

The views of the majority of this fraternity do not — and I repeat, not — represent the views of America. That is why such a great gulf existed between how the nation received the President’s address and how the networks reviewed it. Not only did the country receive the President’s speech more warmly than the networks, but so also did the Congress of the United States.

Yesterday, the President was notified that 300 individual Congressmen and 50 Senators of both parties had endorsed his efforts for peace. As with other American institutions, perhaps it is time that the networks were made more responsive to the views of the nation and more responsible to the people they serve.

Now I want to make myself perfectly clear. I’m not asking for Government censorship or any other kind of censorship. I am asking whether a form of censorship already exists when the news that 40 million Americans receive each night is determined by a handful of men responsible only to their corporate employers and is filtered through a handful of commentators who admit to their own set of biases.

The question I’m raising here tonight should have been raised by others long ago. They should have been raised by those Americans who have traditionally considered the preservation of freedom of speech and freedom of the press their special provinces of responsibility. They should have been raised by those Americans who share the view of the late Justice Learned Hand that right conclusions are more likely to be gathered out of a multitude of tongues than through any kind of authoritative selection. Advocates for the networks have claimed a First Amendment right to the same unlimited freedoms held by the great newspapers of America.

But the situations are not identical. Where The New York Times reaches 800,000 people, N.B.C. reaches 20 times that number on its evening news. [The average weekday circulation of the Times in October was 1,012,367; the average Sunday circulation was 1,523,558.] Nor can the tremendous impact of seeing television film and hearing commentary be compared with reading the printed page.

A decade ago, before the network news acquired such dominance over public opinion, Walter Lippman spoke to the issue. He said there’s an essential and radical difference between television and printing. The three or four competing television stations control virtually all that can be received over the air by ordinary television sets. But besides the mass circulation dailies, there are weeklies, monthlies, out-of-town newspapers and books. If a man doesn’t like his newspaper, he can read another from out of town or wait for a weekly news magazine. It’s not ideal, but it’s infinitely better than the situation in television.

There, if a man doesn’t like what the networks are showing, all he can do is turn them off and listen to a phonograph. “Networks,” he stated “which are few in number have a virtual monopoly of a whole media of communications.” The newspaper of mass circulation have no monopoly on the medium of print.

Now a virtual monopoly of a whole medium of communication is not something that democratic people should blindly ignore. And we are not going to cut off our television sets and listen to the phonograph just because the airways belong to the networks. They don’t. They belong to the people. As Justice Byron wrote in his landmark opinion six months ago, “It’s the right of the viewers and listeners, not the right of the broadcasters, which is paramount.”

Now it’s argued that this power presents no danger in the hands of those who have used it responsibly. But as to whether or not the networks have abused the power they enjoy, let us call as our first witness, former Vice President Humphrey and the city of Chicago. According to Theodore White, television’s intercutting of the film from the streets of Chicago with the “current proceedings on the floor of the convention created the most striking and false political picture of 1968 — the nomination of a man for the American Presidency by the brutality and violence of merciless police.”

If we are to believe a recent report of the House of Representative Commerce Committee, then television’s presentation of the violence in the streets worked an injustice on the reputation of the Chicago police. According to the committee findings, one network in particular presented, and I quote, “a one-sided picture which in large measure exonerates the demonstrators and protestors.” Film of provocations of police that was available never saw the light of day, while the film of a police response which the protestors provoked was shown to millions.

Another network showed virtually the same scene of violence from three separate angles without making clear it was the same scene. And, while the full report is reticent in drawing conclusions, it is not a document to inspire confidence in the fairness of the network news. Our knowledge of the impact of network news on the national mind is far from complete, but some early returns are available. Again, we have enough information to raise serious questions about its effect on a democratic society.

Several years ago Fred Friendly, one of the pioneers of network news, wrote that its missing ingredients were conviction, controversy, and a point of view. The networks have compensated with a vengeance.

And in the networks’ endless pursuit of controversy, we should ask: What is the end value — to enlighten or to profit? What is the end result — to inform or to confuse? How does the ongoing exploration for more action, more excitement, more drama serve our national search for internal peace and stability?

Gresham’s Law seems to be operating in the network news. Bad news drives out good news. The irrational is more controversial than the rational. Concurrence can no longer compete with dissent. One minute of Eldrige Cleaver is worth 10 minutes of Roy Wilkins. The labor crisis settled at the negotiating table is nothing compared to the confrontation that results in a strike — or better yet, violence along the picket lines. Normality has become the nemesis of the network news.

Now the upshot of all this controversy is that a narrow and distorted picture of America often emerges from the televised news. A single, dramatic piece of the mosaic becomes in the minds of millions the entire picture. The American who relies upon television for his news might conclude that the majority of American students are embittered radicals; that the majority of black Americans feel no regard for their country; that violence and lawlessness are the rule rather than the exception on the American campus.

We know that none of these conclusions is true.

Perhaps the place to start looking for a credibility gap is not in the offices of the Government in Washington but in the studios of the networks in New York! Television may have destroyed the old stereotypes, but has it not created new ones in their places? What has this “passionate” pursuit of controversy done to the politics of progress through logical compromise essential to the functioning of a democratic society?

The members of Congress or the Senate who follow their principles and philosophy quietly in a spirit of compromise are unknown to many Americans, while the loudest and most extreme dissenters on every issue are known to every man in the street. How many marches and demonstrations would we have if the marchers did not know that the ever-faithful TV cameras would be there to record their antics for the next news show?

We’ve heard demands that Senators and Congressmen and judges make known all their financial connections so that the public will know who and what influences their decisions and their votes. Strong arguments can be made for that view. But when a single commentator or producer, night after night, determines for millions of people how much of each side of a great issue they are going to see and hear, should he not first disclose his personal views on the issue as well?

In this search for excitement and controversy, has more than equal time gone to the minority of Americans who specialize in attacking the United States — its institutions and its citizens?

Tonight I’ve raised questions. I’ve made no attempt to suggest the answers. The answers must come from the media men. They are challenged to turn their critical powers on themselves, to direct their energy, their talent, and their conviction toward improving the quality and objectivity of news presentation. They are challenged to structure their own civic ethics to relate to the great responsibilities they hold.

And the people of America are challenged, too — challenged to press for responsible news presentation. The people can let the networks know that they want their news straight and objective. The people can register their complaints on bias through mail to the networks and phone calls to local stations. This is one case where the people must defend themselves, where the citizen, not the Government, must be the reformer; where the consumer can be the most effective crusader.

By way of conclusion, let me say that every elected leader in the United States depends on these men of the media. Whether what I’ve said to you tonight will be heard and seen at all by the nation is not my decision, it’s not your decision, it’s their decision. In tomorrow’s edition of the Des Moines Register, you’ll be able to read a news story detailing what I’ve said tonight. Editorial comment will be reserved for the editorial page, where it belongs. Should not the same wall of separation exist between news and comment on the nation’s networks?

Now, my friends, we’d never trust such power, as I’ve described, over public opinion in the hands of an elected Government. It’s time we questioned it in the hands of a small unelected elite. The great networks have dominated America’s airwaves for decades. The people are entitled a full accounting their stewardship.”

 

Fuente: American Rethoric

Candidatos que sortean entradas para Rihanna

En otras épocas, no tan lejanas, el incentivo era el viaje en autobús. Llegar a la capital, dotarse de banderas y escuchar al líder desde el ruedo. Los tiempos cambian y el incentivo, parece ser, sigo siendo el mismo: llenar los estadios. Pero no para escuchar al candidato, sino para ver a estrellas de la canción o a los gladiadores del balón. Así lo cree, al menos, el candidato del PP en Getafe.

Juan Soler, candidato del partido en Getafe y el diputado de la Asamblea de Madrid que se mofó del acento de Trinidad Jiménez, está usando anuncios de Facebook para promocionar su página. Pero no son anuncios al uso: guardan un premio. El candidato sortea entradas para el concierto de Rihanna y para el partido de la Liga BBVA entre el Getafe y el Atlético de Madrid. Si los usuarios no vienen a ti, llámales con un filete.

Soler pone de manifiesto el momento que vive la política 2.0. Para muchos, muchísimos, se queda en herramienta. Incluso para hacer del reclamo para captar atención hacia la política, algo tan banal como unas entradas. Para pocos, muy pocos, el modo de hacer de la política algo más transparente, abierto y participativo.

Por mucho que nos empeñemos, la política no puede basarse solo en la notoriedad. Ayuda y es relevante. Claro. Mejor que hablen de uno aunque sea mal. Pero no alcanzo a entender como el cambio que necesita una ciudad pase por un candidato que sortea entradas. En nada, sorteo de jamón en los mítines. Siempre toca, si no un pito, una pelota.

“Our Nixon”, la película de sus colaboradores

El proceso del caso Watergate no solo se llevó las grabaciones de la Casa Blanca por delante. También supuso la confiscación de horas y horas de grabaciones en vídeo doméstico de los hombres del presidente. Casi 37 años después de la dimisión de Nixon, salen a la luz en forma de película.

Es el proyecto de dos creadores de cine experimental, Penny Lane y Brian Frye, que están a punto de lanzar la película “Our Nixon”, hecha a partir de esas grabaciones de los miembros del equipo presidencial. Una película que, además, busca financiación.

A través de Kickstarter, cualquier usuario con 1.000 dólares en el bolsillo puede convertirse en productor de la película. Aunque los donativos van desde un dólar, con una postal de la película enviada a tu correo, a ese máximo, pasando por donativos de 25, 50 o 500 dólares con varios productos por donativo; desde chapas a copias de la película.

Es, sin duda, una curiosa iniciativa que nos acercará a otra visión más de las bambalinas del poder y de uno de los hombres menos amados de la historia de Estados Unidos. Tenéis más información en The New Yorker y en los Apuntes de Jorge Orlando Mera.

Un fotógrafo para Zapatero

Urgentemente. La presidencia del Gobierno necesita los servicios de un fotógrafo que vaya más allá de las típicas fotografías que encontramos en el sitio web de La Moncloa. Lo necesita, porque del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, quedará en el recuerdo su foto de la cumbre de Bucarest. Aquella en la que estaba absolutamente solo mientras sus colegas charlaban al fondo. Lo necesita porque una imagen vale más que mil palabras y una foto puede ser el legado de una presidencia.

De hecho, tras preguntar a casi cien personas qué foto les viene a la mente cuando piensan en Zapatero, el 45% piensa en la foto de Bucarest. El 55% restante se fragmenta, siendo esa la fotografía recordada por más gente en una pregunta abierta. De hecho, las personas que piensan en la foto de sus hijas, o la de Mr. Bean, representan un 10% en ambos casos.

Para el 35%, la foto que asocian con Aznar es la de las Azores, seguido por un 24% que lo hace con la foto del presidente con los pies en la mesa en presencia de George Bush. En el caso de Rajoy, la respuesta más repetida, con más de un 40% de respuestas es que no tienen una imagen clara, seguida de su foto con un puro o la del helicóptero, ambas con un 14% de respuestas. Rajoy también lo necesita.

Esta pequeña investigación nos permite observar la importancia de facilitar las imágenes de nuestros líderes a los medios y al público en general. Las fotografías resultantes de Zapatero, Aznar o Rajoy no son las que desearían sus equipos. Son las que consiguieron colocar los medios. Dejamos en manos de terceros la difusión y los resultados no siempre son los esperados.

¿Fotos? ¿Para qué?

Elegir las fotos que llegarán al público es de suma importancia. Incluir el cuidado por este aspecto en la comunicación de un candidato o un líder es importante porque nos aseguramos que controlaremos lo que comunique esa foto. De hecho, tal y como comenta Xavier Peytibí, si lo hacemos, las fotografías serán “escogidas por el propio gabinete del político. Por supuesto el político siempre sale perfecto”. O lo que es lo mismo, podemos dar coherencia al mensaje con la imagen elegida.

La Moncloa, como tantos centros de poder, tiene fotógrafos entre su personal. Reflejan la actividad del presidente a nivel institucional e inmortalizan los momentos de ciudadanos y ciudadanas con el presidente. Fotografías que después llenan despachos y salas de estar. Pero La Moncloa, como tantos gobiernos autonómicos o centros de poder de otros países, olvida el poder de la fotografía en vistas al gran público.

Zapatero no puede estar constantemente ante una cámara de televisión. De hecho, hay gestiones de un presidente que no pueden ser grabadas por una cámara. Pero sí inmortalizadas por una foto. La Casa Blanca lo sabe bien. Cuando Obama llama por teléfono a cualquier líder extranjero durante una crisis o gestiona un desastre, tenemos la foto de Souza que muestra el modo de trabajar del presidente. ¿Tenemos alguna foto de Zapatero gestionando la crisis de los controladores?

Belleza, poder y vida cotidiana. Los frutos del full-access

Los casos paradigmáticos del uso de la fotografía para reforzar el mensaje y contribuir a la imagen de liderazgo de los líderes políticos, los encontramos en Estados Unidos y Reino Unido. Peter Souza y Andrew Parsons son, respectivamente, los fotógrafos que cubren el día a día de Barack Obama y David Cameron. Consiguen, mediante el acceso total a sus mandatarios, reflejar la importancia de las tareas que lleva a cabo un líder en esa posición.

Souza y Parsons consiguen reflejar con gran belleza y con un talento por captar los detalles, lo que supone el trabajo de un líder. Consiguen que miles de personas entren en la intimidad del poder, al mismo tiempo que reflejan la dignidad del cargo. Tarea nada fácil.

Internet es, en esto, un gran aliado. Tanto la Casa Blanca como el 10 de Downing Street suben a sus perfiles en Flickr esas fotos, permitiendo que sean esas y no otras las que puedan elegir, propagar y consumir los usuarios. Hacen de Internet una poderosa herramienta para ganar la batalla de la imagen en un mundo saturado de información.

Los detalles cuentan. Las imágenes cuentan. Las fotografías hablan sin necesidad de palabras. Entender eso es de vital importancia para los que velan por el mensaje, por los atributos y por lo que comunicamos cuando no decimos nada. ¿Seguirá la imagen del presidente en manos de terceros?

Señores políticos: no los maten

Artículo publicado en “Política y Redes”:

La cuenta atrás ya está en marcha. Cada día más, es un día menos para la cita electoral del 22 de mayo. Ese día, todas las localidades de España elegirán a sus alcaldes y concejales y la mayoría de comunidades autónomas a sus diputados. Dicen que Internet jugará un papel clave. Dicen. Yo diría que tendrá un papel creciente.

Pero vayamos más allá de la campaña. Superemos el día 22 de mayo. Porque ese es el auténtico reto en esto de la aplicación de Internet a la política: saber si tras la cita con las urnas, el compromiso que han adquirido o adquirirán en las próximas semanas muchos políticos con los ciudadanos a través de sus espacios en la Red, se mantiene. Ver si son capaces de hacer de blogs, perfiles en redes sociales y el uso de agregadores sociales, una vía para comunicar su acción política a los ciudadanos… e incluirlos en la propia acción política.

Es el reto porque nos pone en la tesitura de aceptar que Internet es una herramienta poderosa, no solo para comunicar, sino también para gobernar. De un modo distinto, superando la unidireccionalidad y haciendo posible la inclusión del ciudadano. Sí, esa espesa nebulosa sobre lo qué es y lo que no es la política 2.0. Ese es el reto. Y lo es porque muchos no han entendido lo que supone apostar por estas herramientas… y lo es porque muchos no lo necesitan.

La política municipal es la más próxima al ciudadano. No copa las portadas de los periódicos. Sus resultados serán leídos desde el prisma de lo grande, la victoria o la derrota de los grandes partidos por el resultado global en estos comicios. Pero tras ello, quedará la realidad de complejas dinámicas municipales. Una política de proximidad que debe buscar el modo de combinar pisar la calle con la búsqueda de la colaboración y la implicación a través de la Red.

Ese es el reto y la oportunidad. Hacer que experiencias como las de Jun o Copons sean realidades en más localidades de España. El reto de ver como la política municipal en grandes ciudades puede abrirse a la ciudadanía a través de la Red. La posibilidad de crear ciudades y pueblos que vivan la política de forma distinta.

El debate, pues, ya no se sitúa en la necesidad de estar o no presentes. Lo veremos. Se multiplicarán los perfiles y las solicitudes de amistad. La pasión y la euforia por lo online subirá como la espuma hasta el 22 de mayo. ¿Serán capaces de mantenerlos? Ese debería ser el primer compromiso, el primer paso hacia la consecución de ese reto: evitar la masacre de espacios online que, presuntamente, morirán tras las elecciones. Reducir esa tasa de mortalidad que tanto afecta a la credibilidad de los políticos.

Señores políticos: no los maten. No los cierren. No los abandonen. Son su pasaporte hacia un modo diferente –y quizás mejor- de hacer muchas cosas. No pierdan una oportunidad de oro y vean más allá de la fecha de las elecciones. Quizás no ganen votos hoy. Pero mejorarán su trabajo, día a día, durante los próximos cuatro años. ¿Aceptan el reto?

11M: el discurso de José María Aznar

Esta semana hemos recordado, un año más, los trágicos atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Un año más, actos marcados por el dolor y la división. En la sección semanal de discursos de este blog, recordamos hoy la primera comparecencia del presidente Aznar ese día:

“Han matado a muchas personas por el mero hecho de ser españoles”

“Buenas tardes a todos.

El 11 de marzo de 2004 ocupa ya su lugar en la historia de la infamia. Esta mañana, en Madrid, los terroristas han hecho explotar varias bombas colocadas en trenes de cercanías que circulaban llenos de ciudadanos.

En este momento de tristeza tan honda mis primeras palabras son para las víctimas de estos incalificables atentados. Son ya más de un centenar de personas muertas y muchas más heridas, cientos de familias a las que el luto les ha llegado hoy sin avisar, miles que están viviendo horas de inquietud y de incertidumbre. Quiero decirles que siento como propia su terrible angustia. Quiero que sepan que, en estas horas de dolor y de firmeza democrática, el Gobierno de la Nación está con todas ellas, como lo está la inmensa mayoría de los españoles. Sé bien que hoy las palabras no bastan para consolar su dolor. Estamos y vamos a estar con todas ellas para todo lo que necesiten, hoy y siempre, y no olvidaremos lo que ha pasado.

Estamos viviendo horas difíciles, pero también hemos tenido ocasión de apreciar cómo muchas personas anónimas han ofrecido lo mejor de sí mismas. La respuesta ciudadana está siendo excepcional. La colaboración espontánea para auxiliar a las víctimas, para trasladar a heridos o para donar sangre ha sido digna del máximo reconocimiento.

En nombre del Gobierno quiero expresar mi más profunda gratitud a todas esas personas. Igualmente, quiero agradecer su trabajo abnegado a los miembros de los servicios de emergencia sanitaria, del Cuerpo de Bomberos, de la Policía Municipal y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como a las autoridades judiciales, locales, autonómicas y del Gobierno, por su eficacia y por su sentido de la responsabilidad y del deber.

El Gobierno de la Nación ha tomado todas las medidas a su alcance para garantizar la seguridad de los ciudadanos y para restablecer los servicios públicos afectados. En colaboración con las instituciones de Madrid se ha puesto en marcha el mecanismo de evacuación de heridos y de atención a las víctimas y a sus familiares. Por supuesto, las investigaciones policiales para perseguir a los asesinos han comenzado de inmediato.

He informado a Su Majestad el Rey. He hablado con los líderes de los principales partidos políticos, así como con representantes de diferentes instituciones. Se han decretado tres días de luto oficial, como expresión pública del dolor que hoy compartimos todos los españoles de bien. He recibido muestras de solidaridad y de dolor de numerosos gobernantes de países aliados y amigos. En nombre del pueblo español he agradecido esos testimonios y he recalcado la importancia de una lucha internacional firmemente determinada a derrotar al terrorismo.

Los terroristas han querido provocar todo el daño posible. Se trata de un asesinato masivo que, como todo ataque terrorista, carece de cualquier justificación. Pero el terrorismo no es ciego. Han matado a muchas personas por el mero hecho de ser españoles. Todos sabemos que este asesinato masivo no es la primera vez que se intenta. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han impedido varias veces que viviéramos esta tragedia. Hoy quiero expresar el más sólido respaldo del Gobierno a todos sus componentes y a los mandos de la lucha antiterrorista. Gracias a su espléndida tarea los terroristas tienen su capacidad operativa más debilitada que nunca.

Su instinto asesino y su voluntad de someter a España a sus dictados permanecen, sin embargo, trágicamente activos. Les derrotaremos. Que no tenga nadie ninguna duda. Lograremos acabar con la banda terrorista con la fuerza del Estado de Derecho y con la unidad de todos los españoles. Acabaremos con ellos con leyes fuertes, con unas fuerzas de seguridad y con unos Tribunales de Justicia firmemente respaldados y decididamente resueltos a aplicar la Ley. Los criminales que hoy han causado tantos muertos serán detenidos. Serán juzgados y condenados por tribunales que sólo están sometidos al imperio de la Ley. Cumplirán íntegramente sus condenas y no tendrán otro horizonte que el de ver amanecer todos los días entre los muros de prisión. Estamos del lado de las víctimas. Es a ellas a quienes hay que respaldar y a quienes debemos dar voz. Las familias de quienes hoy han sido asesinados contarán siempre con el apoyo y la ayuda del Gobierno y de las instituciones. Tendrán también el cariño de la inmensa mayoría de los españoles. Ninguna institución ni grupo social puede regatearles el reconocimiento y el respeto que merecerán siempre.

Estamos del lado de la Constitución. Es el pacto de la inmensa mayoría de los españoles que garantiza las libertades y los derechos de todos. Es también el gran acuerdo sobre nuestro régimen político, y es la expresión de nuestra España unida y plural. No vamos a cambiar de régimen ni porque los terroristas maten ni para que dejen de matar. Por eso les digo a todos los españoles que no debemos aspirar a nada que no sea la completa derrota del terrorismo, la derrota completa y total, su rendición sin condiciones de ninguna clase. No hay negociación posible ni deseable con estos asesinos que tantas veces han sembrado la muerte por toda la geografía de España. Que nadie se llame a engaño: sólo con firmeza podremos lograr que acaben los atentados, una firmeza que debe estar presente, tanto en la propia lucha antiterrorista, como en la rotunda oposición a los objetivos finales que los terroristas pretenden alcanzar.

Para defender estas causas el Gobierno pide a los españoles que se manifiesten mañana en las calles de toda España. Bajo el lema “Con las víctimas, con la Constitución y por la derrota del terrorismo” han sido convocadas manifestaciones en todas las ciudades españolas, mañana viernes, a las siete de la tarde. Deseo que esas manifestaciones sean tan abrumadoras como el dolor que sentimos hoy, tan cívicas como el patriotismo que nos hace sentirnos solidarios con todos aquellos que sufren las consecuencias de la acción del terrorismo. Somos una gran nación, somos una gran nación cuya soberanía reside en todos los españoles. Quien decide es el pueblo español. Nunca permitiremos, no vamos a permitir nunca, que una minoría de fanáticos nos imponga nuestras decisiones sobre nuestro futuro nacional.

Muchas gracias a todos por su atención y muy buenas tardes.”

Fuente: Discursos. La historia a través de los discursos de sus líderes.

Los políticos psicópatas

Artículo publicado en la edición en español de la revista Campaigns & Elections:

Son incapaces de ponerse en la piel de otros. No pueden llegar a sentir lo mismo que otras personas. Incapaces de ponerse, por un momento, en la piel del otro. Sin remordimientos, manipuladores, astutos. Capaces de engañar a otros en búsqueda de su propio interés. Vanidosos, megalómanos… Podría ser una definición de algunos de nuestros líderes. Pero no lo es. Así son los psicópatas, y algunos políticos, del modo en que actúan, parecen hacerlo como ellos.

Los tiempos de crisis que nos han tocado vivir son el escenario perfecto para mostrar la incapacidad de muchos líderes para ponerse en la piel de los que más sufren. Recortes, situaciones duras, decisiones inaplazables. Este ha sido y es el terreno de juego para muchos de los líderes que gobiernan países a lo largo y ancho del planeta. ¿Habían olvidado que gobernar era tomar decisiones que no siempre son las más agradecidas?

Líderes nacidos bajo el influjo de los años de vacas gordas. Políticos herederos de una era en expansión. Trabajo y resultados en medio de una de las peores crisis económicas de las últimas décadas. Es en ese momento en el que un líder debe serlo también en el mensaje.

¿Y todos han estado a la altura? Hemos visto como se han exigido esfuerzos y sacrificios, incluso apelando, sin pudor alguno, al célebre “Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” de Winston Churchill. Ni recurrir a los que nos precedieron ha servido para salvar el obstáculo. Les han olvidado en el mensaje, han obviado lo más importante: las personas esperan de sus políticos algo más que frases para la historia.

“¿Puede pedir apoyos alguien que no comprende lo que suponen sus palabras para la mujer que no encuentra trabajo, el joven que dejó los estudios en la cresta de la ola y ahora no tiene futuro o para el funcionario al que le recortan sueldo y beneficios?”

Un trastorno… de comunicación

Franklin D. Roosevelt, Winston Churchill o incluso Kennedy han sido referentes para presidentes, primeros ministros y, por ende, sus escritores de discursos. El problema es cuando las llamadas al esfuerzo y al sacrificio, los anuncios de drásticas decisiones y la explicación de la política se han hecho de espaldas a los ciudadanos.

Así, muchos líderes políticos han caído en un trastorno… de comunicación. Como si sufrieran una psicopatía que les llevara a actuar como las personas que sufren un grave trastorno de la personalidad. Como si se volvieran antisociales, incapaces de sentir lo que siente un ciudadano de a pie. ¿Puede pedir apoyos alguien que no comprende lo que suponen sus palabras para la mujer que no encuentra trabajo, el joven que dejó los estudios en la cresta de la ola y ahora no tiene futuro o para el funcionario al que le recortan sueldo y beneficios?

En España, las encuestas y sondeos no han dejado de mostrar un desencanto creciente de la ciudadanía hacia la política. La confianza de la ciudadanía hacia los líderes políticos, tanto en el Gobierno como en la oposición, es escasa. Son varias las causas que nos han llevado hasta esa situación, desde el resultado de las políticas públicas emprendidas hasta la percepción de la gestión realizada por parte de la ciudadanía. En la base, sin embargo, está la que quizás es la piedra angular de toda relación: la constatación de que algo falla en el proceso de explicar las cosas.

Los sofistas nos dirían, seguramente, que la existencia de los políticos psicópatas no es posible. Si la verdad tiene su fundamento en la experiencia, ni el mejor de los discursos podría hacer cambiar esa verdad. Pero la realidad es que no hablamos solo de un trastorno de comunicación puntual. No es una piedra en el camino. El político psicópata lo es porque ha perdido ya la noción de a quién se debe: a los ciudadanos a los que representa.

El lema original de los Estados Unidos rezaba “E Pluribus Unum”, de muchos, uno. Refiriéndose a la formación del país, no ha dejado de ser un lema usado en infinidad de contextos y alocuciones presidenciales. Permítanme que me aventure a apuntar que ese trastorno de comunicación –y político a la vez- precisa de comprender que un líder es uno de muchos… que debe sentir y pensar como muchos y menos como uno. Entender el liderazgo político como un camino en una sola dirección hacia un destino, aleja a los políticos de la auténtica base de la comunicación y de la política: la empatía.

Empatía en la base de la comunicación

Según Drew Westen, el psicólogo norteamericano que ha reflexionado sobre la importancia de las emociones y el cerebro en la toma de decisiones políticas, la mayor parte del peso en las decisiones que tomamos, la tienen precisamente las emociones. De hecho, la capacidad de empatía hacia un líder, un partido o el caso particular que reine en la agenda política del momento, puede ser más determinante para justificar nuestra posición que elementos más racionales.

En el interior de lo que sufre. Del sufrimiento. El origen griego de la palabra nos pone en la pista de la base de lo que más necesita la comunicación política en estos difíciles momentos. Necesitamos más que nunca comprender los sentimientos de quiénes interpretarán nuestro mensaje. Ponernos en los zapatos de los que caminan, aunque nos queden pequeños.

La política contemporánea, tan acostumbrada al valor de la demoscopia centrada en la intención de voto, pierde el foco del valor de las personas. De las emociones que son las que, en muchas ocasiones, acaban afectando al apoyo a un líder. Emociones que se manifiestan en esa necesidad de entender que la empatía debe estar en la base del discurso, del mensaje y de la propia política.

Algo que pasa desapercibido en los tediosos cuestionarios telefónicos. “¿Cómo se siente…?” Nunca aparecerá en el mismo nivel de los índices de popularidad. Pero nos dice tanto la respuesta a esa pregunta. Quizás porque en esto las neuronas espejo sean más potentes que una proyección. Al fin y al cabo precisamos ponernos en la piel del otro antes de dirigirnos a él.

No es que los políticos se vuelvan, de golpe, unos psicópatas en el mensaje. Berlusconi no incurrió en un error de forma fortuito cuando, tras los terribles temblores en L’Aquila, afirmó que los ciudadanos que habían perdido sus casas y estaban siendo atendidos en tiendas de campaña, debían tomarse la experiencia como si fuera “Un día en el camping”. Una expresión que dio la vuelta al mundo y puede pasar por fortuita. Pero cuando no hemos considerado nunca lo que provoca en los corazones de los ciudadanos nuestro mensaje, no podemos esperar comprender lo que sienten en situaciones extremas. Los políticos que nunca tuvieron a los ciudadanos en el centro de su acción, no pueden comprenderlos.

¿Líderes empáticos?

Beethoven recomendaba no romper el silencio si no era para mejorarlo. Muchas veces lo rompemos para anunciar medias, políticas o acciones que pueden mejorar, no el silencio, sino la vida de los ciudadanos. Pese a ello, al romper el silencio con un discurso anclado en el yo, nos enfrentamos no ya a un riesgo, sino a la constatación de esa brecha entre quién habla y quién siente.

“Los líderes políticos, por su exposición en los medios y por la importancia de la política en la gestión de los temas públicos, son incitadores sociales.”

Por ello, es más importante que nunca preguntarnos si estas épocas difíciles precisan de líderes empáticos. Líderes que comprendan lo que sienten la mayoría de los ciudadanos. Sentir, emocionarse… sin prejuicio de las capacidades para gobernar, dirigir y crear.

Los líderes políticos, por su exposición en los medios y por la importancia de la política en la gestión de los temas públicos, son incitadores sociales. Modelos a seguir para muchos ciudadanos, quizás no para imitar sus vidas, pero sí para seguir lo que dicen, lo que piensan. Esta condición de incitar emociones en muchos ciudadanos nos describe también la importancia de contar con alguien que pueda encender esa chispa en grandes sectores de la sociedad.

El candidato o candidata debe tener, además de esa capacidad de gestionar emociones, la empatía suficiente para comprender, no sólo a los miembros de su equipo –un presidente de gobierno que comprenda a sus ministros siempre pondrá más de su parte para la coordinación de la acción política que uno que no lo haga- sino para con los ciudadanos. Sólo con una gran capacidad de empatía puede aparecer cercana una persona que vivirá recluida durante años en un cubículo de trabajo y seguridad y que hará campaña movido de un lado a otro con una apretada agenda.

La empatía debe ser la base del nuevo carisma del liderazgo emocional. Un carisma basado no en la dureza, la resolución o la fortaleza de quién aspira a gobernar un país, sino en aquella persona que comprende a los ciudadanos de ese país. El carisma de personas próximas y sinceras, que no tienen miedo a conversar con la gente –en persona o a través de la Red-, que no tienen miedo a preguntar la opinión y que dejan en sus manos también la creatividad de sus apoyos.

Para el líder emocional la mentira no existe, ya que la verdad es su salvaguarda política. Sólo puede establecerse una relación de confianza con el electorado si se acepta esta premisa, con todos los efectos que tienen en varios aspectos comunicativos, como en la comunicación ante una crisis y en la propia asunción de responsabilidades.

Precisamos, en definitiva, una concepción emocional y empática de la política. Necesarios para recobrar la confianza en la política y la participación de la ciudadanía en los asuntos que le incumben. Necesitamos entender que nuestros líderes sienten tanto como nosotros. Y nuestros políticos deben entender qué sentimos para dirigirse mejor, de forma más eficiente, a la ciudadanía.

Estos liderazgos deberán ser la norma en el siglo XXI. Sólo así podrá superarse la desafección creciente que pone en riesgo al propio sistema democrático. Sólo así podrá devolverse a la política su auténtico significado de gestión de los temas públicos, en beneficio de todos y para asegurar la convivencia.

La comunicación política emocional está llamada a suplir las limitaciones de la concepción clásica de las campañas. Alimentar los vínculos emocionales que la propia política crea es la base para la fidelización pero también la base para entablar una relación más responsable. A suplir la relación poco sostenible con políticos psicópatas que ni sienten ni dejan sentir.

Ser un político psicópata sale caro a largo plazo. No tener a la ciudadanía en el centro de la acción y del mensaje acaba saliendo muy caro. No ponerse en la piel del otro acaba siendo una temeridad. Lo saben bien todos aquellos líderes que acabaron viendo como lo que antes fue apoyo, se tornó el más rotundo de los rechazos. Los que no saben sentir, los que no quieren sentir… los que no quieren sentir lo que otros sienten; lo pagan en las urnas.

Los políticos psicópatas