El penalti más largo del mundo

Esto del cara a cara me ha recordado a la película “El penalti más largo del mundo”. Esa en la que Fernando Tejero acaba siendo el portero que debe parar un penalti de un partido determinante que acaba suspendiéndose. Al cabo de unos días el partido se celebra y entre un partido y otro se arma la de Dios es Cristo. Lo del cara a cara entre Mas y Montilla, algo parecido.

No hubo debate. Dicen los otros partidos del arco parlamentario que dicho debate atentaba contra la pluralidad. Dice la Junta que esos debates deben solicitarse con cinco días de antelación. Dice Montilla que él lleva pidiéndolos toda la campaña. Y dice el Grupo Godó que ellos ofrecían sus cadenas. Incluso la consellera Geli proponía hacerlo en Andorra. Sí, ese oasis electoral que es algo así como las aguas internacionales de la política catalana. Solo falta que los directores de pistas de esquí casen pactos post-electorales.

Esperpéntica espera. Terrible show. Dos días de campaña perdidos, dicen algunos. ¿Perdidos? ¿Sí? ¿Seguro? Dos días muy bien aprovechados por el PSC y CiU. Dos días de protagonismo absoluto de los grandes. Al final va a resultar que haber dicho sí al debate y organizarlo como Dios manda hubiese sido lo mejor para los pequeños. Se han quedado con menos aire que si se hubiese celebrado. Porque a estas alturas… ¿quién recuerda las buenas actuaciones de los terceros en discordia?

Estas horas pasaran a la historia como el ejemplo paradigmático que los debates son, sobretodo, el antes y el después. La teoría y la práctica del después, de los spin doctors “contaminando” la opinión pública, del poder del que ganó… la conocemos de sobra. La del antes es más rara. Y este caso, un rara avis. Un debate que no se celebró que tendrá tanto protagonismo (o incluso más) que los matamoros del siglo XXI y las voces contra los olvidadizos en eso de pagar impuestos.

De este penalti más largo del mundo, en versión catalana y con votos de por medio, me quedo con la llamada que tuve hace un rato con mi madre. Debate en el aire, menos de una hora y media para su virtual celebración. “¿De qué debate me hablas?”. Ahí tienen la clave. Mucho ruido y pocas nueces. Atentos a la abstención del domingo.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

One thought on “El penalti más largo del mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *