¿Quién da respuestas a Catalunya?

Políticos y ciudadanos. Instituciones, asociaciones, Gobierno, oposición. Partidos y sindicatos. Catalanes que se sienten únicamente catalanes. Catalanes que se sienten españoles y que hoy apoyarán a la selección. Empresarios y trabajadores. Senyeres y esteladas. Presidentes y ex-presidentes. Cantantes, artistas, abogados, filósofos. Independentistas y federalistas –si es que queda alguno- y los que sólo quieren algo más de autonomía. Del Barça, del Madrid y del Espanyol. De los que leen el Marca y de los que leen el Sport. De los que hablan catalán en casa y los que hablan castellano. Inmigrantes de antes y de ahora. Más de un millón de catalanes que colapsaron Barcelona para mostrar su disconformidad por la sentencia del Tribunal Constitucional.

Un cuerpo tan plural como la sociedad catalana. Esa es la manifestación que viví yo. Histórica y con un marcado tono independentista. De hecho, eso es lo que la hace histórica. Pero tras ella, me asaltan algunas preguntas para las que no tengo respuesta.

Y ahora, ¿qué? Un sábado de julio, en época de playa, sol y rebajas, miles (56.000 para El País, 1.100.000 para la Guardia Urbana y 1.500.000 para los organizadores) de catalanes se han echado a las calles. Han protestado por la sentencia, han pedido la independencia o han pedido la integridad del Estatut. Bien. Pero ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

¿Está Catalunya más cerca de la independencia? A juzgar por lo vivido en la manifestación, sí. Si echamos mano de encuestas, estudios demoscópicos, las banderas españolas en balcones o las celebraciones por la Selección, no. Catalunya es un país muy complejo y, como hemos visto muy plural. Aunque esto no nos responde la pregunta…

¿Las urnas responderán a la manifestación de ayer? Tengo la sensación que tras la sentencia y la manifestación, la campaña electoral ya está más que en marcha. El episodio de la pancarta y las discusiones dialécticas van en esa dirección. También las declaraciones de los líderes durante la jornada de protesta. Pero, ¿qué reflejo tendrá todo esto en votos?

¿Fue una manifestación independentista? Formalmente no. Por la pluralidad de la gente que asistió, seguramente no. Por la visibilidad de las banderas, los gritos y los comentarios en los corrillos, sí. ¿El independentismo ha perdido sus complejos o es que los últimos años han sido decisivos para que cada vez más gente con perfil más distinto –como el vídeo que abre este post- se sumen al independentismo?

¿Es un antes y un después? ¿Realmente es un punto de inflexión? ¿Cómo puede canalizarse lo dicho y lo vivido a nivel político? ¿Una nueva reforma de l’Estatut? ¿Una reforma de la Constitución? ¿Un nuevo pacto político? ¿Una declaración de independencia unilateral?

¿Es un éxito o un fracaso? No sólo por el baile de cifras, también por las consecuencias que puedan o no derivarse.

Escolta, Espanya? Vivo en Madrid y estas dos semanas desde la comunicación del fallo a la manifestación se han vivido con absoluta indiferencia. De hecho, muchos informativos dejan a la mayor manifestación independentista de la historia de España en un lugar más que secundario. ¿Va a escuchar alguien lo que ocurrió ayer en Barcelona?

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

7 thoughts on “¿Quién da respuestas a Catalunya?”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Gran post, Albert. Inmejorable resumen de todo lo que ha sucedido en torno a la manifa del Estatut. Lo primero, creo que toda manifestación ciudadana merece un respeto. Y mucho más cuando hay sentimientos.

    Ahora, como bien dices, los estudios demoscópicos señalan que lo que a la mayoría de catalanes y españoles les preocupa son otras cosas. Por abrumadora mayoría: el paro. Mi opinión -puedo estar equivocado- es que frente a este mundo de identidades (banderas españolas por la selección y esteladas por el recorte del Estatut) lo que los políticos no deben olvidar es que la política implica un servicio a la gente, que realmente lo está pasando mal por la crisis. Y lo que señalan también las encuestas es una clara desafección hacia los políticos tanto en Cataluña (que se va a traducir según los últimos estudios en otro alto índice de abstención en las próximas elecciones) como en España. Los ciudadanos no entienden que se comparen problemas como si Cataluña o España son una nación con no poder llevar dinero a casa todos los meses. Según la última encuesta del CEO, el 3,5% de los catalanes señala al Estatut como el principal problema de Cataluña frente al 52% que señala al paro.

    En fin, veremos pero mi opinión es que la sentencia del Estatut moverá pocos votos.

  3. Estoy de acuerdo contigo Albert, desde Madrid se intentará minimizar todo lo posible la manifestación. En Cataluña en cambio, creo q los partidos van a tomar buena nota del sentimiento q existe entre una parte muy significativa de los catalanes y, probablemente, se radicalicen determinadas posiciones. Quien sabe, quizás se consiga finalmente el tan ansiado frente común en el congreso de los diputados…

  4. Madre mía… Esperpéntico lo visto en ese video de VilaWeb. Y con subtítulos incluidos. En fin, a dónde irá a parar este mundo… Prefiero no saberlo.

  5. 56.000 personas según Lynce. Muy poca gente, sinceramente.

    Son los políticos los que fomentan el odio. Es la clase política la que tiene la culpa, tanto la catalana como la de todos los españoles.

    Uno no puede ofrecer a la ciudadanía un Estatuto que se sabe que no cabe en la Constitución (como sucede con la mayoría de los nuevos Estatutos, Cataluña en ese sentido es una más).

    Una región no puede obligar a cambiar el Estado unilateralmente. Es una falta de democracia muy grave.

    Es muy triste que se utilice el nombre de Madrid, cuando lo que realmente se quiere decir es “las instituciones de todos los españoles, incluidos los representantes elegidos por los catalanes”. Madrid es una ciudad, donde tiene su sede buena parte de esas instituciones. Pero el uso de la palabra Madrid, como algo ajeno a Cataluña es parte del problema. Primero porque no es Madrid, es entre todos los españoles (por medio de los representantes elegidos por todos, como por ejemplo Durán i Lleida).

    Hay que dejar de fomentar el odio. Hay que dejar de fomentar que la población de alguna región se sienta dueña de ciertos privilegios. Hay que elegir entre todos lo que queremos ser, porque una cosa si que no se ve, y es la verdadera intención de independencia, eso solo se observa en grupos como ERC, minoritarios, no se nos olvide.

    El resto juegan al ratón y al gato, pero sin querer salirse del grupo. Ni CIU, ni PSC lo quieren, al menos eso dicen sus actos.

    Un saludo

  6. QUE BUEN ROYO ME DA ESTE VIDEO ,ESPERO QUE PRONTO CELEBREMOS TODOS JUNTOS LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA
    UN ABRAZOOOOO CATALANES A POR ELLA LA TENEMOS MUY CERCA AIIXXXXXX
    QUE ALEGRIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *