Fetos y pulseras contra Zapatero: el nuevo merchandising político

Nadie se libra de haber tenido alguna vez entre sus manos un objeto de merchandising político. Desde unos dulces caramelos con el logotipo del partido de turno en el envoltorio a globos o bolígrafos. Las chapas volvieron con fuerza desde mediados de esta década y con el reciclaje de carteles de vinilo, llegaron las bolsas con la cara de Chacón. No, nadie se libra de haber tenido algo de esto entre sus manos.

Pero una cosa es tener algo que te regalan cuando los partidos se echan a conquistar la calle en campaña y otra cosa es rascarse el bolsillo para conseguir un producto relacionado con la política. Si los partidos nos regalan algo, estamos dispuestos hasta ir a la playa con una gorra de “Felipe 82” o una bufanda de “Aznar 96”… pero si tenemos que pagar, la cosa cambia.

Quizás por ello, cuando visitamos ciudades como Washington DC nos sorprendemos al ver la cantidad de productos de merchandising en tiendas de souvenirs, hoteles, aeropuertos, etc. Cualquier producto relacionado con la política está a la venta. Su precio puede incluso variar según la condición de favorito de uno u otro candidato. La política se vive de otra manera, sin duda, y el hecho que los candidatos lo usen como forma de financiación alimenta a una extensa industria.

Por ello, que en España se haga oposición a Zapatero con este tipo de productos de pago no deja de tener un punto de sorpresa. Primero fueron los Bebé-Aído, unas reproducciones en plástico de un feto de 12 semanas que podía comprarse por Internet. Por 20€, los usuarios pueden comprar cuatro fetos para protestar por los cambios legislativos introducidos respecto a la interrupción voluntaria del embarazo.

Gracias a estos muñecos, el grupo de profesionales de la medicina, la enfermería, la psicología, la economía y el derecho que está en contra de las medidas tomadas con Beatriz Molina a la cabeza, ha conseguido su espacio en los medios para hacer llegar su mensaje. Del mismo modo, han hecho llegar el muñeco a la ministra de Igualdad, al Ministerio de Justicia, a Moncloa, al Palacio de Miravent…

Pero la oposición no se queda ahí. En la Red se comercializa una pulsera que emula el boom que tuvo la Lifestrong, aquel brazalete amarillo que Nike y Lance Armstrong pusieron a la venta para conseguir fondos para la lucha contra el cáncer. En esta ocasión, el trozo de plástico es de color rojo y es un símbolo para eximir de responsabilidades a los que no votaron a Zapatero. “Yo no voté a ZP” puede comprarse por 2 euros a la empresa de eventos Impak Comunicación.

En ambos casos no queda claro quién está realmente detrás de las dos propuestas ni dónde terminan los fondos recaudados. De hecho, al no ser de titularidad política se escapa del control fiscal -en la óptica de si se está financiando a algún partido-. Pero no queda duda que son dos acciones visibles para mostrar la oposición al Gobierno y, por tanto, hacer política de un modo distinto. Parece que llegamos a ese punto en que nos empezamos a atrever, no ya con la compra, sino en idear productos vendibles con un carácter intrínsecamente político.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

2 thoughts on “Fetos y pulseras contra Zapatero: el nuevo merchandising político”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *