Más que unas elecciones

El Barça es más que un Club. Algunos lectores merengues lo pondrán quizás en duda, pero es más que un Club. Quizás por ello, las elecciones a la presidencia del Club que se celebraran este domingo son algo más que unas elecciones a un club deportivo.

Algo más que unas elecciones. Más parecidas a la política pero con menos buenas formas que en la política. Debe ser el efecto del cuerpo a cuerpo de los deportistas que defienden la camiseta en el terreno de juego.

Pero ¿qué han dado de sí estas semanas de campaña? ¿Qué quedará de estos cuatro candidatos?

Sandro Rosell, el cambio tranquilo

Sandro Rosell lleva años preparando esta campaña. Y se nota. Quizás por ello, la campaña no se presenta como uno sino como un equipo. El lema “Tots som el Barça” es el ejemplo del objetivo: unir al Barcelonismo tras unos años deportivamente excelentes e institucionalmente turbulentos. Por ello, en la cartelería el centro es el Club y no el candidato.

Otro de los detalles importantes: su número de socio. El modo de decir a los socios y socias que él es uno más y que su presidencia quiere ser un primus inter pares. Coherente con el discurso realizado y las propuestas presentadas, como el Barça 2.0 que quiere democratizar el Club.

Con un tono positivo y propositivo ha hecho frente a los ataques de sus contrincantes. Se han sembrado dudas, pero su serenidad y su coherencia en el mensaje han sido sus grandes aliados. Además de un gran equipo engrasado.

Jaume Ferrer, la obsesión por el crédito

Jaume Ferrer es el único candidato que ha estado con Laporta a lo largo de su mandato, y aunque recientemente fue objeto del espionaje por parte de su propia junta, ha sido un firme defensor de la gestión de la junta saliente. En ese sentido, ha hecho de la continuidad su obsesión.

Es casi el único mensaje de campaña –acertado, sin duda, es el principal valor- pero en eso ha quedado: el único. Y en un marco de elevada competición en las proposiciones, no deja de ser paradigmático.

Su lema, “Per seguir guanyant” es la materialización de esa obsesión. Y el punto simpático, sus vídeos. Aunque otros que parecían proceder de su entorno, con cortes descontextualizados, dejaban la simpatía de lado.

Marc Ingla, un lobo con piel de cordero

Marc Ingla ha intentado poner en valor su equipo. No el equipo, su equipo. Un tándem atractivo formado por otros miembros de la junta de Laporta como Godall o Soriano, pero centrado en Ingla. Menos conocido que otros candidatos, pero que su imagen afable le hizo ganar enteros.

El problema llegó en la campaña. Y especialmente en los debates. La supuesta candidez se tornó en una pose violenta, especialmente contra Rosell, que restó apoyos –al menos de la opinión pública y publicada… el resultado, el domingo-.

Ha corrido el riesgo de dejar esa impresión en el electorado blaugrana. Por ello la intentó solucionar a lo largo de los debates, pero la pregunta es ¿le habrá costado eso desconectar del culé?

Agustí Benedito, le llaman Obama pero se parece a Clegg

Fue la sorpresa de las elecciones al conseguir las firmas y entrar en la lucha final. Y eso le ha conferido todo lo bueno de ser el outsider. Y lo ha sabido aprovechar.

En los últimos días se ha extendido la idea de que Benedito es diferente. Hasta el punto que hay quien no ha dudado en llamarlo el Obama culé. Pero según las encuestas, también parece que puede terminar emulando a Clegg y no al presidente americano.

A Clegg porque como el viceprimer ministro británico, sorprendió en los debates. Y lo aprovechó. Pero los resultados reales le devolvieron a la realidad. La respuesta el domingo.

La respuesta, el domingo.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

One thought on “Más que unas elecciones”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *