¿Por qué Obama necesita 22 bolis para firmar una ley?

¿Te imaginas cómo debe ser firmar el contrato de alquiler de tu piso con 22 bolígrafos? No ya el engorro de ir con 22 bolis en el bolsillo –si es que hay bolsillo que lo resista-, sino la dificultad de hacer de tu firma una composición de trazos de tantos bolis. Eso no es algo que el presidente de Estados Unidos tenga que imaginar: lo hace cada vez que firma una Ley. No siempre con el mismo número de bolis o plumas, pero siempre con muchos.

El pasado martes, Obama firmó la Reforma Sanitaria que la Cámara de Representantes había votado el domingo. Fue un acto preparado a consciencia. Todo estaba calculado al milímetro. Desde las personas que acompañarían en la foto al presidente al número de bolígrafos con los que debía firmar. Un detalle que en alguna ocasión hemos tratado en este blog, pero que por la trascendencia de la Ley refrendada, ha despertado mucha curiosidad a esta orilla del Atlántico.

¿Por qué usó tantos bolis? No está muy clara de dónde viene la tradición, pero parece que ya Franklin D. Roosevelt solía utilizar varias estilográficas para firmar las leyes y así poder regalar esas plumas a personas que hubiesen hecho algo relevante por la consecución de esas políticas. Así, el presidente entregaba un detalle de gran valor histórico, político y sentimental a personas clave.

A veces, el número de bolis coincide con las letras del nombre del presidente. Otras no. Por ejemplo, Obama tuvo que hacer dos trazos por letra para poder completar su firma con todos los bolígrafos. En esta ocasión, 20 personas –los otros dos bolis fueron a los archivos- fueron las elegidas para conservar los bolígrafos con los que se firmó la ley más importante de la Administración Obama, entre ellas, la speaker Nancy Pelosi, el vicepresidente Biden, Dick Durbin o la hermana Carol Keehan, presidenta de la Catholic Healt Association que evitó que los obispos americanos boicotearan la ley por el issue del aborto. Entre esas 20 personalidades, que pueden consultarse en Politico, una fue para el propio presidente.

Aunque Obama parece haber conseguido todo un récord y una victoria política al aprobar la reforma de la sanidad en Estados Unidos, no batió el récord de bolígrafos usados en la firma de una ley. Aunque tal y como muestra la Casa Blanca en un reciente vídeo se desconozca el número máximo de bolígrafos usados, Bill Clinton llegó a usar 41 en una firma durante su presidencia.

El acto de rúbrica de una ley es todo un acontecimiento político y mediático en Estados Unidos. Trascendencia en los medios y en conseguir ese preciado tesoro; muy alejada de la firma de las leyes, como acto debido, del rey Juan Carlos.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

5 thoughts on “¿Por qué Obama necesita 22 bolis para firmar una ley?”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Es bastante curioso y divertido, no sabía que esto fuera una práctica común. Se nos debió ocurrir antes… Podemos hacer que Pamela Anderson utilice 20 sostenes diarios… al subastarlos todos serán “El sostén de Pamela”… Realmente es una locura esto. No me imagino hacer una firma con 41 boligrafos como Clinton sólo para poder entregarlos después de haber firmado. En fin, nada es extraño en el mundo de la política…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *