Wii, la consola de los políticos

Aunque la japonesa Nintendo ha hecho incursiones en el mundo del deporte, el yoga, la medicina e incluso la música, no parece estar en sus planes desarrollar un nuevo videojuego que permita a los usuarios sentirse presidente por un día. Quién sabe, sentirse al mando de la “Situation Room” de la Casa Blanca o poder dirigirse a la Asamblea General de Naciones Unidas. No sé si llegarían a vender mucho con ello, aunque yo sería el primero en comprarlo.

No, la parte política de la popular consola de Nintendo no viene por el contenido de sus juegos sino por sus usuarios. Este pequeño aparato que ha conquistado a medio mundo está presente en la mansión presidencial más importante del mundo. Obama, además de un huerto, ha traído la Wii a la residencia presidencial.

Desde hace meses luce en el salón de la residencia del presidente, en la segunda planta. Fue el regalo de las navidades de hace dos años a las hijas del presidente y, aunque Obama afirme que no es un jugador habitual e incluso llegó a decir que este tipo de aparatos son una distracción para los niños y niñas americanos, finalmente sucumbió. De hecho, la relación de Obama con los videojuegos esta plagada de encuentros y desencuentros: pese a creer que los padres deben controlar y limitar su uso, su campaña se gastó 50.000 dólares en publicidad dentro de videojuegos, como el Burnout Paradise de la Xbox 360.

Aunque algunas investigaciones muestran que la Wii puede ser beneficiosa en la lucha de la obesidad infantil y que es una fuente más para el ejercicio, estos no serían el beneficio principal para el presidente si decidiera ponerse a los mandos del videojuego. Obama ya es un deportista habitual, pero no un usuario habitual de estos juego. Aunque para el presidente de uno de los gigantes del sector, EA Sports, el presidente debería tener en cuenta la consola como herramienta para luchar contra la obesidad infantil en Estados Unidos, una de las prioridades del presidente.

Pero si Obama decidiera atarse el mando a su muñeca, quizás descubriría una fuente para liberar las tensiones de su trabajo. Con un poco de esfuerzo podríamos imaginar a su avatar –su Mii- luchando al boxeo con los líderes republicanos del Congreso que no han apoyado su reforma sanitaria.

La residencia del presidente americano no es el único palacio del mundo en la que los de Nintendo han conseguido entrar. La reina de Inglaterra, Isabel II, también posee la consola, aunque parece difícil imaginar qué juegos son su favoritos. Aunque algunos tabloides británicos afirman que la soberana es una auténtica profesional con el juego de bolos. Siempre existieron formas de ocio y asueto en la corte, la Wii parece ser una nueva forma de entretenerse en Buckingham.

La Wii está en los centros de poder. ¿En qué otros palacios estará? ¿Echarán una partidita al tenis los jefes de estado y de gobierno tras las cumbres europeas? ¿Los rusos preferirán la Play Station? ¿Será Berlusconi un experto al Sing Star? ¿Quién ganaría en una partida al Guitar Hero?

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

2 thoughts on “Wii, la consola de los políticos”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *