Los sucesores de Zapatero y el reparto de la herencia

Ya son demasiados meses atrás en las encuestas. Mes tras otro, encuesta tras encuesta del medio que venga, de la empresa que la haga, barómetro tras barómetro, una realidad se asienta entre el electorado: el gobierno de Zapatero está muy tocado. No sólo por la barrera psicológica de verse superado en las encuestas, sino por ver como la desconfianza del electorado en el presidente es cada vez mayor y que pocos son los ministros que sacan la cabeza por encima del agua del naufragio.

El último barómetro de clima social que publicó ayer El País es muy significativo: el PP aventaja a los socialistas en un 3,5% en la estimación de resultado electoral. Quizás este dato por sí sola no implica nada, deberíamos ver como se traduce eso en escaños, en participación, etc. Pero sí es importante observar el resto de preguntas del cuestionario. El 52% de los encuestados desaprueba la gestión del presidente, el 73% cree que su Gobierno improvisa (con un 59% de electorado socialista que así lo opina) y con un 68% de los encuestados a quienes Zapatero les inspira poca o ninguna confianza.

El escenario es gris oscuro casi negro. Así, no es extraño que el 66% de los encuestados crean que esos cantos de sirena que apuntaban a un relevo en el candidato o candidata socialista a las próximas elecciones generales deba escucharse. Sorpresivamente, casi la mitad del electorado socialista encuestado -49%- cree que debe ser así. Y ahí vienen las alternativas planteadas por El País: ¿Chacón o Rubalcaba?

Ninguno de ellos, pese a ser dos de los cuatro ministros que aprueban en el barómetro, conseguiría batir virtualmente a Rajoy. Líder que, a su vez, cuenta con un 68% de desaprobación de su gestión y genera en un 82% de los casos poca o ninguna confianza. O sea, que pese a tener todos los datos en negativo, pese a Gürtel, a su falta aparente de carisma, a su poco dominio interno del partido, Rajoy encarna hoy una alternativa real y plausible al PSOE.

La lucha por la sucesión en el PSOE dependerá única y exclusivamente de Zapatero. De las presiones que reciba, de las encuestas y de la realidad política también, pero sobretodo de lo que él decida. Algunas voces apuntan a las primarias. Otras a la substitución de Maria Teresa Fernández de la Vega tras la presidencia española del Consejo de la Unión. Su substitución y el posicionamiento del que pueda ser el delfín del presidente.

La lista de candidatos ha sido, en cierto modo, inaugurada por este tipo de encuestas. Rubalcaba cuenta con una imagen fuerte gracias a su personalidad, su carisma y el hecho de ser uno de los grandes comunicadores en la política española. Pero juegan en su contra su edad, su dilatada carrera y un cierto halo de cansancio que parece transmitir… aunque a día de hoy tiene una gran hoja de servicios. Y los resultados de la política antiterrorista.

Chacón representa el cambio, la mujer moderna del siglo XXI. Cuenta con un gran activo: ser la primera mujer ministra de Defensa y la imagen que quema en las retinas de todos; una embarazada pasando revista a las tropas o viajando a Afganistán. Y cuenta, a su vez, con un marido que es un mago de la comunicación política. No tendría demasiados problemas para formar a un equipo solvente. Pero en su contra juegan su inexperiencia, su imagen controvertida y una cierta sensación de ser una generadora de humo. Así como su criticada actuación en casos como el del Alakrana.

Sin embargo, quizás nos olvidemos de un tercer nombre que a día de hoy pisa con fuerza. La cuarta ministra aprobada ha demostrado estar a la altura de las circunstancias en la crisis de la Gripe A y encarna la defensa de los derechos de los no fumadores. Ha enarbolado la bandera de una España libre de humos y eso gusta. Los políticos con determinación gustan. Y si tienen la virtud de tener una sonrisa siempre en el rostro, más. La pregunta es si conseguirá hacerse un lugar… como ha conseguido hacérselo al frente de un ministerio casi sin competencias.

Parece que va siendo hora de apostar a un caballo. Aunque yo apuesto al caballo del partido, que es el que siempre gana. Y ese, de momento, está silenciado en las corrientes internas de los que se deciden a dar el paso: finiquitar a Zapatero y empezarlo a cuestionar o creer en él a pies juntillas. Tiempo al tiempo.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

14 thoughts on “Los sucesores de Zapatero y el reparto de la herencia”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Bueno Jorge, eso sería su pudiese pasar una investidura -dudo que tuvieran apoyos para investir a alguien-…

    Por cierto, veo que os encanta Trinidad!

  3. Hola, Medri!
    Perdón por el comentario tan retrasado pero me estoy poniendo al día con la lectura de posts!!

    Interesante tema el que planteas, si soy sincero no había pensado ya en la re-elección hasta que los medios decidieron introducir el tema (factor clave para las elecciones). Quién es mi candidato favorito? Ni idea, pero si te das cuenta por los comentarios no hay líderes clave (en ninguno de los dos partidos). El problema de las próximas elecciones no está en escoger al sucesor… está en que estamos pensando en quién será el mejor de los peores… no?
    un arbazo!

  4. Al sucesor/a lo elegirá el PSOE tras un Congreso, previa derrota electoral (que confío en que sea lejana), como tiene que ser. Lo contrario diría muy poco de Zapatero, y aunque le gusta ser un pionero no creo que este sea buen marco para serlo: si no se presentase sería como reconocer su fracaso, lo cual dañaría al partido.

    Lo que sí puede intentar es señalar sucesor en el partido, aunque eso dependerá de la contundencia de la derrota. Sólo podrá hacerlo si es “dulce” como la de 1996.

  5. Volver a contar con Bono es la única oportunidad del PSOE de ganar la próximas, sino hasta un poco apreciado Rajoy le ganará por simple abstención de sus votantes o migración del voto “practico” de nuevo hacia IU por un lado y hacia Rosa Diez por otro. La nueva alternativa Blanco sería el desastre total. Es un estupendo populista pero un político sin escrupulos que a la larga costará muchos votos al PSOE. La última medida del RDL sobre Control Aéreo ademas de incostitucional y de saltarse el Estatuto de los Trabajadores solo dará redito a corto plazo utilizando el instinto populista mas rastrero: la envidia en un momento de profunda crisis. A la larga y todo político de peso la “cortina de humo” se levantará y dejará al descubierto las verguenzas de una acción profundamente antidemocrática y desesperada. Es pero que entre tanto esto no nos cueste algún accidente o un deterioro aun mayor de nuestra imagén internacional.
    Bono es la clave que se despreció en su día y un seguro candidato en tiempos grises.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *