Nombre propio #4: Francisco Camps y la corrupción

La corrupción se ha personificado este año en seis letras que evocan a una salchicha alemana: Gürtel. Pero no debemos olvidar a Faisán, a Félix Millet, al caso Pretoria, al Palma Arena, a las imputaciones de la presidenta del Parlamento balear, los dudosos pagos del palacete del ex-ministro Matas… Pero ha sido la trama que ha salpicado al PP, y especialmente a Francisco Camps, la que más opiniones ha desatado en las Redes y en los medios.

Todos los casos de corrupción son un ataque al corazón de la democracia. Algo irreparable que se paga con el descontento y el descrédito de los ciudadanos. Pero también pone de manifiesto las extrañas reacciones del cerebro humano: el apoyo a quienes tienen una enorme tela de juicio en su gestión. Así, tanto por ello como por la necesidad política, Rajoy no pudo separarse de Camps cuando la tormenta caía a cuenta de los trajes. Y sobretodo por la debilidad del presidente popular, Rajoy tuvo que presenciar atónito el espectáculo del secretario general del PPCV, Ricardo Costa, cuando dimitió pero no dimitió. Reacciones que los ciudadanos no entienden. Como el hecho que el exalcalde de Santa Coloma de Gramenet consiga que los vecinos paguen en pocas horas su fianza (de medio millón de euros). O que los señores Millet y Montull no hayan pasado ni un día en la cárcel pese haber confesado su crimen. Y seguramente no lo hagan. Mientras, esperan el juicio jugando a tenis. Y en Valencia, los ciudadanos esperan saber algo del futuro de Camps y Gürtel mientras todo sigue igual…

Esta es hoy una de las grandes preocupaciones de la sociedad en su conjunto y uno de los grandes motivos por los que los ciudadanos están cada vez más descontentos con la política. Cada vez nos cuesta más indignarnos y sorprendernos porque nos estamos instalando en una extraña situación en la que parece que todo está podrido.

Esa es la gran asignatura pendiente de la política. Superarlo, evitarlo y luchar contra ello.

Te interesará:

¿Quién manda en el PP?
Y en Catalunya –presuntamente- también había chorizos
Turismo político: la Valencia de Gürtel

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

2 thoughts on “Nombre propio #4: Francisco Camps y la corrupción”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *