La Gaceta mete un gol a Laporta

Hace unos días tenía una interesante conversación sobre Joan Laporta con un amigo. Sin duda, se ha convertido en un tema recurrente, una gran incógnita de la política catalana. No ya por su gestión al frente del Club, sino por lo que representa y lo que podría representar el presidente del Barça en el presente, pero sobretodo en el futuro, de la política catalana.

Laporta nunca ha escondido sus aspiraciones políticas, puesto que ha hecho de su propia gestión al frente del Club una herramienta de reivindicación política. Legítima, justa o no, es algo que compete única y exclusivamente a los socios del FCB. A ellos debe rendir cuentas y parece que si ha conseguido el respaldo mayoritario en varias ocasiones, será por algo.

El presidente del Barça encarna hoy el demonio que hace unos años era Josep Lluís Carod Rovira. Sólo así puede entenderse que personas como el propio presidente de una comunidad autónoma revele a la prensa el contenido de conversaciones privadas en un palco. O que hoy la Gaceta –el diario del grupo Intereconomía- publique un profuso reportaje fotográfico de Laporta celebrando la victoria del Barça en el derbi del domingo en una conocida discoteca de Barcelona.

Lo más sorprendente es la propia reacción de Laporta: no se achanta. Al contrario, alimenta aún más el mito y lo seguirá haciendo, pues sabe que sólo con ello puede alimentar una corriente de fondo –peligrosa- que vive la política catalana; el populismo.

De Laporta sólo conocemos que es marcadamente independentista. Que quiere un estado propio para Catalunya. Se le sitúa próximo a CiU, con tendencias liberales (recordemos que tiene a Sala i Martín en su junta), aunque en los últimos meses juega al gato y al ratón con otra incógnita de la política catalana, Reagrupament. Ante esa indefinición y que sólo un issue sea su bandera política, es comprensible su estrategia de posicionamiento.

Pero el problema lo tendrá el día que dé definitivamente el salto. Dejará tras de sí un reguero de situaciones que, si bien sirven para convencer, animar y motivar a los suyos; dudo que tengan un efecto beneficioso en la mayoría de un electorado que debería apoyarlo. Desde los pantalones bajados en un control aeroportuario a las fotos que hoy vemos en ese periódico. Si bien es una intromisión en la intimidad de una persona y carece de interés informativo; si Laporta piensa seriamente en dedicarse a la política no debería regalar este tipo de imágenes y anécdotas a los que algún día serán sus enemigos políticos.

Parece que la brunete mediática tiene un nuevo objetivo. Como ocurría con Carod, ya que no es reprobable que alguien defienda la independencia, el ataque debe ser personal. Si con Carod se urdió una mentira sobre su origen, incluso sus apellidos; con Laporta se busca asociar su imagen a la del independentismo catalán en su conjunto. Como si la dignidad de Catalunya se perdiera porque Laporta baile en una discoteca celebrando una victoria. O como si lo quisieran intuir.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

8 thoughts on “La Gaceta mete un gol a Laporta”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Yo de lo que me alegro como culé es de lo poco que le queda a Laporta como presidente del Barça. No me gusta que se mezcle el deporte con la política, es un error. Si después quiere ser político independentista o trapecista me da igual, pero cuando deje la presidencia del club.

  3. Solo dos cositas:
    – A Laporta lo veo dando el salto “a caballo ganador”. No descartaría ni CiU ni ERC ni cualquier otro que se inventase mientras él tenga un puesto relevante y esa formación tenga posibilidades de gobernar.
    – “Legítima, justa o no, [su aspiración política] es algo que compete única y exclusivamente a los socios del FC” Pues yo creo que no. Como dice Merce, mezclar deporte con política (y más tan frecuentemente y con tanto descaro y tanto tanto tanto) es un error. Y aunque los socios de otros clubes (o simplemente aficionados) no podamos votar, también somos “víctimas” (noténse las comillas) de ese uso perverso del cargo en un club deportivo.

  4. Yo también creo que deporte y política deben estar separadas. Te lo he comentado en más de una ocasión Antonio. Ahora bien, cuando afirmo lo que me señalas lo digo con convicción: aunque como aficionado no me guste que lo mezcle, la realidad última es que se trata de una S.A y a quién tiene que rendir cuentas es a sus socios.

  5. JUAN LAPORTA Y LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA.

    Rafael del Barco Carreras

    Me alegró que alguien ajeno a la tradición barcelonesa de la CORRUPCIÓN alcanzara la Presidencia del Barsa… o eso creí. En realidad no me ha interesado nunca ni el Barsa ni el fútbol más allá de mi adolescencia jugando por el campo “dels Penitens” con el “Nuestra Señora del Coll”, y de eso hace 50 años. Pero me llamó la atención un personaje de su entorno y equipo, su cuñado Echevarría (ferviente franquista), y no por él mismo sino por su padre, Juan Echevarría Puig y el caso de la MUTUA UNIVERSAL, por tratarse de un ex del Consorcio de la Zona Franca por los 70. Ver http://www.lagrancorrupcion.com en MUTUA UNIVERSAL, Juan Echevarría Puig.

    Que la palabra INDEPENDENCIA nos suene a GUERRA a todos los VIEJOS, ni es nuevo, ni gratuito. Mi madre, mi padre, mi abuela, no se cansaban de repetir las penurias con el hambre y la muerte rondando, de antes, en, y el después, que recuerdo demasiado bien.

    No es mi intención declararme ni anti ni independentista, tengo preocupaciones más allá de sentirme de una u otra nacionalidad. Me sucede al igual con el Barsa, me importa un pito, pero me alegra que gane, y me sucede lo mismo con el Español, y hasta con el Madrid por Europa, pero que Juan Laporta, promocione la independencia, no solo me predispone en contra, sino que arrugo la nariz. Todos los políticos barceloneses me han parecido más adictos a LA PELA que a sus ideas, y tras sus luchas, más que luchas discursos, solo he descubierto el dinero, e irrefrenable ambición de PODER, y en el caso de obtenerlo, multiplicar sus sueldos, cargos y negocios… y lo que es peor, librarse de monumentales estafas.

    Mi primera impresión sobre la CORRUPCIÓN Y LAPORTA surge de mis batallitas, y por aquello de que uno no se ha de fiar del dictado de sus sentimientos, me olvidé. Pero él traspasó su mundo familiar, y hasta lo anuló, para lanzarse de lleno al juego propio de los triunfadores y patricios barceloneses, que obviando las amantes, es o era hace un par de años, EL LADRILLO, fórmula segura de enriquecerse, aunque de hecho ya no se vendiera un piso. Pero sin consolidar, o al contrario, sus pelotazos de Bellvitje o el Miniestadi, ya se le sabe tan rico que compra un ático en la alta Diagonal por 3 millones de euros, y LA CAIXA, o sea, el todopoderoso núcleo duro barcelonés, reconociendo sus éxitos, más que sus activos, le concede una hipoteca de DOS MILLONES, en plena crisis.

    La Fiscalía parece que también tiene la mosca tras la oreja (aunque en definitiva decida LA POLÍTICA), y de nuevo el Barsa y su presidente, y con Cruiff que ya visitó los juzgados hace 30 años, librándose más por corrupción que inocencia… y actualmente muy presente y citado el Club en el juicio por la CORRUPCIÓN EN HACIENDA, con acusados su ex presidente Núñez y asesor fiscal (personal y del Club) el ex abogado del Estado, Juan José Folchi, consellé en la primera Generalitat, con petición fiscal de 12 años, y que para no desentonar obtiene el tercer grado a solo un mes de entrar en prisión condenado a 3 años y medio, un record de concesión imposible si nos atenemos al Reglamento Penitenciario y su aplicación práctica.

    Ver imágenes de su mitin en la Junquera publicadas por GIRONA NOTICIES en http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com y los artículos del AS y EL CONFIDENCIAL sobre la Fiscalía, Cruiff y Mediapro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *