Los 5 trucos para improvisar un discurso

Los políticos suelen estar muy acostumbrados a hablar en público y dirigirnos algún discurso. Es, sin duda, su herramienta de trabajo. Pero no todos nos enfrentamos a dirigir unas palabras de forma habitual. Y a veces, cuando es necesario hacerlo, uno no sabe como atajarlo.

Cuando sabemos con antelación que deberemos dirigirnos a un auditorio, la cosa es un poco más fácil: tendremos tiempo para escribir el discurso, ensayarlo, etc. Incluso hacerlo ante alguien para poder observar su reacción al mismo. Siempre es difícil enfrentarse a un público –por pequeño que sea-, pero un discurso escrito nos da mucha seguridad. Pero, ¿qué ocurre cuando estás en una fiesta y alguien pide que dediques unas palabras?

Cada año me ocurre lo mismo en mi fiesta de cumpleaños. Tras la cena y los regalos mis amigos me piden que les diga algo, que improvise un discurso. En una situación así, el pánico puede llegar a paralizarte. Por ello, nunca está de más tener en cuenta algunos consejos. Los cinco trucos para improvisar un discurso:

1. El discurso no debe durar más de cinco minutos, así que concéntrate en lo que realmente quieres decir (agradecer un regalo u homenaje, la presencia de tus invitados, etc.). Sé breve y no intentes dar demasiadas vueltas al tema. Así que tómate unos segundos para pensar con claridad y decidir el tema de tu discurso.
2. El primer minuto es esencial. El objetivo es captar la atención pero, por sobre de ello, mostrar que vale la pena que te escuchen. Debes evitar titubear y si es posible, conseguir enganchar a tu audiencia. Piensa que, en la mayoría de los casos, ya te conocen y están de tu parte. Así que olvida los formalismos y siembra la suficiente duda para que te escuchen.
3. Gana intensidad. Tras el primer minuto, debes empezar a escalar tu discurso. La anécdota la llevarás a la tesis de tu discurso y deberás hacer uso de una excelente herramienta en este tipo de discurso: la emoción.
4. El lenguaje no verbal, un aliado. Aunque estarás muy concentrado en lo que digas –no tienes nada escrito o preparado-, intenta hacer lo posible para que tu discurso verbal y no verbal vayan a la par. Cuida tu posición (sobretodo para que tu voz pueda brillar) y no fijes tu mirada sólo en una persona. Ni sobreactúes ni te pases de soso.
5. Lo mejor para el final. Seguramente sea lo que más recordará tu audiencia, así que compórtate como un buen vino: debes dejar un buen sabor de boca. La emotividad, un argumento contundente o un elegante final son perfectos en estas ocasiones. Siempre será más efectivo el final de discurso preparado, pero juegas con una ventaja esencial: sentir como nace un discurso en tu cerebro y apelar a las emociones suele crear grandes discursos para el recuerdo.

No sé si fui exitoso en mi discurso del sábado. Tras varios años dando fiestas de estas características uno ya se espera ese momento y puede pensar en algo. Pero aunque lo pensara con anterioridad, siempre se pierden cosas que un texto recoge. Si te ocurre, toma aire, detente y piensa. Poco a poco, fluirán las palabras.

Foto de Tim Morgan

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

9 thoughts on “Los 5 trucos para improvisar un discurso”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Querido Albert, como no tengas el don de la locuacidad… difil lo veo. Y yo que soy periodista cuando los veo hablar digo, este tío a la vez que taratamudea estará repasando?. Creo que hay gente que más que trucos necesita magia. Un abrazo Albert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *