Un Waterloo socialista

Waterloo – I was defeated, you won the war
Waterloo – Promise to love you for ever more
Waterloo – Couldn’t escape if I wanted to
Waterloo – Knowing my fate is to be with you
Waterloo – Finally facing my Waterloo

David Cameron pidió a los suyos, durante la celebración de la última convención, que no celebraran su excelente momento con champagne, ostras o caviar. Que no se dejaran embaucar por el lujo y que, sobretodo, la euforia no se plasmara en fotos comprometedoras. Luego fue el mismo Cameron el que fue cazado con champagne

Las formas son muy importantes. A veces, casi más que el fondo. Especialmente en esta tiranía de la inmediatez que muchas veces es nuestro marco de atención. Especialmente cuando toda una propuesta política se encapsula en dos minutos en un informativo o cuando una imagen puede valer más que centenares de informes sobre una ley que se anuncia.

Imaginemos la situación en la casa de cualquier familia que tiene, al menos, a uno de sus miembros en el paro. No hablemos ya de las que tienen a más de uno. Paro, precariedad económica para llegar a fin de mes. Inestabilidad. Preocupación. Imaginemos que hoy, al ser domingo, quizás cuando el sol se ha escondido han decidido repasar facturas y ya han visto que no saben cómo llegaran a fin de mes en los 8 días que restan para matar noviembre. Imaginemos una situación que es cada vez más común.

E imaginemos también que esa familia, esa misma noche, cena algo viendo los informativos y se encuentra con un espectáculo de ministros entrando en una sala al ritmo de una orquesta. Saludando a todos, lanzando besos al aire. Imaginemos que esa familia que a media tarde se angustiaba con sus cuentas, observa como el Gobierno casi en pleno pasa la mañana de un domingo en un jolgorio. Lo de la ley de economía sostenible es lo último en lo que repara.

El mensaje enviado ayer por el gobierno es totalmente contradictorio. Si, hay que abrir puertas a la esperanza, desde luego. Pero no a costa de un show digno de un programa televisivo. El formato es novedoso, es arriesgado. Incluso es valiente salir con esto con la que está cayendo, pero es muy desafortunado. Y no entenderlo es un riesgo que es difícil de asumir.

A muchas personas se le habrá hecho raro ver a tanto ministro salir al ritmo del saxofón. Observar cómo en los momentos más duros de la crisis, la nueva dirección del país nace de un míting con varios presentadores y enlatado en un formato que era fácilmente asociable al Club de la Comedia.

Cameron era consciente de lo que se jugaba. Parece que en Ferraz no son conscientes de la imagen que han enviado hoy a miles de ciudadanos. La comunicación es la gestión de percepciones, y la de hoy se suma a tantas y tantas que son las auténticas causas del hundimiento del PSOE en las encuestas. Lo que alimenta ese mar de fondo que es más potente que Gürtel.

Aunque claro, para fondo y forma… ¿qué mensaje esconde que la canción elegida para la entrada de Elena Salgado sea el Waterloo de Abba? ¿El del fracaso de las medidas económicas o el hecho que hoy todos los medios, blogs y opinadores dediquen más tiempo a hablar de la big band, los presentadores, las entrevistas y el momento “Jonas Brothers” vivido en el acto a comentar la propuesta legislativa del Gobierno?

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

11 thoughts on “Un Waterloo socialista”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Fantástico post.
    Me preocupa la lejanía con la que conviven políticos y sociedad. Me preocupa el espectáculo lamentable de estos shows que constantemente organizan y que se mantienen en la frontera del buen gusto y de la sensibilidad…
    ¿En qué piensan nuestros señores políticos?

  3. Bueno, yo no voy a entrar en el juego de las canciones, que no creo que todo tenga que tener ese doble sentido siempre ;)
    Pero la verdad es que, aunque tengas razón en muchas cosas, yo esto lo veo como las luces de Navidad: gastan, pero (dicen) nos hacen consumir más.Pues esto es algo así.

    Pd: Que conste que no me gusta para nada la Navidad.

  4. Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Me asalta una pregunta Antonio. Dices lo de las luces de Navidad pero la pregunta es: a quién hace “gastar” más esto? ¿A quién se dirige el acto de ayer? Si sólo es el público propio se ha pagado un precio muy elevado. Pilla los periódicos de hoy o escucha la radio. Todos dedican más tiempo a hablar de la fiesta que del anuncio de lo que se supone es la panacea a la crisis. Si querían fijar la agenda, el tiro les ha salido por la culata. Y si el objetivo era movilizar a los próximos pero descontentos, dudo que la fiesta contribuya a ello. Por el contrario, los alejados o contrarios se reafirman al ver el espectáculo.

    Estoy de acuerdo con Xavi: es cuanto menos extraña la imagen de ligereza del acto de ayer con los retos que millones de familias tienen en este momento. La sensibilidad está a flor de piel y ver entrar a la ministra de economía a ritmo de Waterloo no ayuda a recobrar confianza.

    Por cierto Antonio, lo de las canciones tiene su qué. Obama tiró de “Rising” y “City of blinding lights” en la campaña por algo. Waterlo… nananan ananana :P

  5. A lo mejor la vice dió su primer beso con esa canción, no? ^_^

    Supongo que lo que han pretendido (que ya veremos si funciona o no) es dar un mensaje optimista, de unidad, de partido que respira ganas, “nuevas energías” para afrontar lo que queda…
    Uno puede pensar que, si además de la crisis, estos actos quedan muy solemnes, se genera un círculo vicioso de apatía.

    Ya digo, otra cosa es que lo que se ha querido transmitir y lo que ha llegado a la gente sea dos cosas diferentes.

  6. 140 caracteres, a veces, son pocos y, aunque, soy Twitter-adicta no me podía expresar con claridad.

    No te voy a negar que cuando el acto comenzó ayer me chocó, me pareció extraño pero cuando vi como se iba desarrollando entendí lo que se quería transmitir, que es diferente a que no se haya conseguido.

    El mitin estaba enmarcado en un conjunto de actos, que se han hecho por todas las ciudades y pueblos de España, explicativos sobre las acciones desarrolladas por el Gobierno para paliar la crisis – Plan E – , los PGE y la futura Ley de Economía Sostenible. El acto de ayer estaba presidido por el lema “Nuevas Energías”, por tanto, el acto debía ser dinámico, diferente y mostrar a los líderes del PSOE con ganas y fuerzas para liderar la salida de la crisis.

    Desde mi modesto punto de vista, fue un acto tradicional vestido con speakers y una banda que puso algo de calor al mitin. Es decir, estamos acostumbrados a que en los actos tradicionales hablen varios pesos pesados del Partido, para terminar, por ejemplo, con el Presidente, como en este caso y esto fue lo que ocurrió ayer en IFEMA, eso sí, con los tiempos más controlados para que nadie se saliese del guión.
    Los Presidentes Autonómicos que intervinieron, el Vicesecretario General, la Secretaria de Organización o, el propio Presidente del Partido, dieron pinceladas políticas, como se suele decir, calentaron el ambiente, para que, finalmente, Zapatero pusiera la guinda.

    En tu post te refieres a su discurso y a que la Ley de Economía Sostenible (LES) se tratara al final.
    Pues bien, para mi el discurso de Zapatero tuvo contenido político, además, de explicar las medidas que se han llevado a cabo cronológicamente, siendo las dos últimas, los PGE y la LES, los primeros, están en el Senado, y, la segunda, tal y como anunció, el viernes pasará por Consejo de Ministros, por tanto, es normal que se trate al final, además, de ser, en el caso de la LES, la medida más importante de esta Legislatura.

    En definitiva, creo que se puede estar más o menos de acuerdo con el acto de ayer por su puesta en escena pero, como tú bien dices, fue un formato novedoso, arriesgado y, la última característica en la que lo enmarcas es valiente. Pues bien, lo novedoso, arriesgado y valiente nunca pasa desapercibido y sí, se está hablando mucho de la parte se show que tuvo ayer el acto pero, también, se está esperando a la rueda de prensa de la Vicepresidenta para que nos hable de la LES.
    Mi pregunta es, ¿porqué con el discurso que hizo el Presidente nadie lo analiza y se quedan en lo superficial? ¿Es más una banda y unos speakers y la novedad que escuchar lo que dice el Presidente?
    Puede ser que me digas que las formas se comió al mensaje, pero si todos entendemos que el Gobierno debe poner medidas sobre la mesa para salir de la crisis, ¿porqué no escuchamos al Presidente?.

  7. Fátima, tiene mucho sentido lo que dices y seguramente es lo que fue. Pero por desgracia, todos competimos por la economía de la atención. La atención es un bien escaso y todos -los partidos, pero también las teles, el cine, la música, el ocio… nuestra pareja- compite por nuestra atención.

    Si quieres transmitir un nuevo empuje e ilusión, optimismo y fuerzas renovadas; si luego todos los medios lo enlatan todo con la anécdota de la música y sólo cubren un poco el tema de la LES y nada más, entonces es cuando uno debe preguntarse qué ha pasado.

    A nivel interno, éxito asegurado. No tengo duda. Pero la pregunta que cuenta es ¿y el votante medio, qué mensaje ha recibido?

    ¿qué mensaje creeis que ha recibido?

  8. Albert y… ¿eso es sólo fallo del formato que utilizamos para el acto o de algo más? ¿Es más interesante para la ciudadanía la banda o lo que se dijo de la LES?
    Todos queremos unos minutos, unos segundos en la tele, pero ¿no se reducen, en ocasiones, excesivamente lo que ha ocurrido en un lugar, lo que se ha dicho, …?
    Nosotros usamos un formato que fue transgresor pero, además, los medios es lo que han cogido. ¿Y lo demás?.

    Mi opinión es que este tipo de acto, cada día más, son para consumo interno y para lanzar un par de ideas fuerza…. aquí no descubro nada nuevo, muchos tendremos esta opinión.

    A tu pregunta “¿qué mensaje creeis que ha recibido?”. Yo lo tengo claro, el de la banda pero por dos razones: una, quizás el formato se comió al mensaje, como dije antes, y dos, es el comentario generalizado en los medios (uno es consecuencia del otro).

  9. Fátima,

    para mi, como ciudadano, me interesa más el contenido que la forma. Me interesa más saber si realmente la LES va a hacer algo o si será un bluf. Me preocupa que las medidas puedan ser nefastas para el país o la solución que esperamos. Pero por desgracia, no todo el mundo tiene el mismo interés. Hay gente que se informa de pasada o que tiene preconcepciones muy negativas de la política. Cosas como las de ayer no ayudan. O al menos, del modo en que ha salido en los medios.

    La clave es encontrar el equilibrio entre contar las cosas e interesar a la gente. Y no es nada fácil, como ya sabrás por experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *