¿Cómo detectar si un político miente?

Si en alguna ocasión tu pareja te suelta un “Cariño, te juro que entre nosotros no ha pasado nada”, quizás sea el momento de pedirle a nuestros sentidos que presten más atención de la habitual a escudriñar toda la información no verbal que podamos para detectar si debemos empezar a desconfiar de la palabra dada. Quizás en eso, las relaciones de pareja y la política se parezcan más de lo que podamos creer.

En ambos casos se establece una relación de un enorme vínculo emocional que puede llevarnos a cambios muy importantes en nuestra percepción. Como ya comentábamos en este post, cuando una persona es simpatizante de un partido político, tiende a buscar el modo de justificar cualquier cosa, incluida la mentira. Algo muy parecido al síndrome de Estocolmo que podemos sentir cuando imaginamos que nos han sido infieles pero no queremos creerlo.

Estamos, como decía Sebastià Serrano, sin lugar a dudas, en uno de los grandes momentos de la comunicación: el arte de la mentira, el engaño, el disimulo… para algunos la política es el arte de estas malas prácticas. Quizás porque es tan antiguo como el ser humano, mentir sea pecado en varias religiones y la honestidad una virtud en tantas otras culturas. Y quizás por ello también, tal y como señala Eduard Punset, estamos más preparados para descubrir a un mentiroso que para encontrar la verdad.

De hecho, esa virtud que, según Punset, tenemos los humanos, no es una especie de radar o sexto sentido, sino la capacidad de detectar cambios en los estados emotivos en el discurso verbal de la persona que miente. Algo así como lo que hacen los detectores de mentiras tan explotados en televisión: observar los cambios fisiológicos que nuestras emociones generan.

Aunque la distancia física con nuestros políticos suela ser insalvable y solo la televisión o internet nos abran una ventana a estos líderes, muchas veces sus reacciones nos dan una información muy valiosa. Aunque por si alguna vez –especialmente en campaña electoral- algún político te da la mano y conversa contigo, te sugiero que prestes atención a estos cambios fisiológicos:

  • Cuando una persona miente, su tono de voz cambia. Algunos expertos señalan que la subimos una octava, más o menos.
  • El ritmo de respiración se acelera.
  • En algunas ocasiones, el color de la cara puede cambiar. Es muestra de embarazo por la posibilidad de ser descubierto, así como reacción al mayor ritmo de respiración.
  • La mirada suele delatarnos, ya que se suele dar un cambio en ella, en el movimiento de los ojos.
  • Disminuyen los gestos, ya que nuestro cerebro está más ocupado en dar consistencia al mensaje verbal y dedica menos atención a nuestra gesticulación.

Además de estas señales de alerta, la cara suele ser un reflejo muy claro de lo que estamos haciendo. Quizás por miedo, vergüenza o culpa, nuestro rostro suele cambiar y estas emociones pueden generar una contradicción aparente entre lo que decimos y lo que creemos.

Hablando del poder de esos gestos, para muchos el que hizo Richard Nixon durante las entrevistas con el periodista británico Frost en 1977 fue tan revelador como un proceso de impeachment. En el minuto 1:27 del siguiente vídeo se muestra el poder de un gesto:

Quizás, la próxima vez que escuchemos a un político afirmar que “yo sólo dije la verdad” debamos atender a estas pistas. O a las hemerotecas, que nunca fallan –quizás por ello, el régimen del Gran Hermano de Orwell tenía tanto interés en corregir las noticias para que nunca se mostraran los errores. Y así finalmente, no saber qué era cierto y que no. Por si las moscas, estos consejos.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

15 thoughts on “¿Cómo detectar si un político miente?”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Albert un gran post!
    Creo que en muchas ocasiones los votantes, como las parejas, son conscientes de las mentiras pero las obvian, se hacen participes de ellas e incluso en muchos casos, las convierten en algo tan cotidiano que se termina volviendo cierto. Al fin y el cabo, “Amor” y “Política” son las dos grandes mentiras del marketing.

  3. Albert… Los políticos mienten tanto, y tan a menudo, que sería complicado observar cuándo lo hacen sólo por sus gestos.
    Sería quizá más sencillo, cuándo, en su discurso, dicen algo cierto.

  4. La temperatura de las manos cambia, gestos contradictorios con la cabeza, mirada al suelo, subir las cejas… y horas y horas de entreanmiento necesarias para descubrir estas “cosillas”.

    Genial como siempre Albert ;)

  5. Interesantísimo artículo.

    La pena es que estamos tan acostumbrados a verles mentir que ya no advertimos los cambios a los que te refieres por estar más familiariados con ellos que con sus rasgos auténticos.

    Más bien deberíamos preguntarnos ¿Cómo detectar si un político dice la verdad para comenzar a prestarle atención?

    Un saludo.

  6. Bien ineresante el artículo; sobre todo ahora cuando se acercan las elecciones presidenciales y de Senado en mi país.

  7. ¿saber si un político miente?

    fácil…cuando abre la boca!

    mentir es fácil, y mentir sobre la mentira, y si te pillan luego se desdice uno, se matiza, se hace el ofendido o se deja pasar el tiempo…

  8. Pingback: chuenga.net
  9. Ahora los políticos están muy entrenados. Me encanta cuando proclaman su inocencia cuando están pringados de corrupción e imputados por los tribunales, al final todos son inocentes victimas de una persecución despiadada de los jueces que actúan influenciados por el partido en el poder. Pobrecitos, pero al final de dinero que se han llevado lo pagamos todos o bien con nuestros impuestos o en los precios de los pisos.

  10. Pingback: www.enchilame.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *