¿Qué hacen los ministros?

Un ministro es, en esencia, un relaciones públicas. Una figura que debe mantener un equilibrio en varias esferas, cosa que no es siempre fácil. Pero básicamente, un responsable ministerial tiene tres funciones:

1. Ser el relaciones públicas del ministerio, dar credibilidad y plausabilidad a lo que hacen los funcionarios.
2. Es el hombre en el parlamento, el que sabe lo que se dice y lo que se va a hacer en la cámara.
3. El encargado de luchar por el presupuesto de su ministerio en el consejo de ministros.

No lo digo yo, es una de las lecciones de Sir Humphrey, el eficaz secretario permanente del ministerio de Administraciones Públicas del Gobierno de Su Majestad en la popular serie de televisión de los ochenta “Yes, Minister!”. Una fina comedia –la favorita de la Dama de Hierro-, exponente del puro humor británico que hace gala de una ironía deliciosa, donde se narra el día a día del ministro y sus asesores que, de hecho, son funcionarios.

Aunque esta imagen sea simplificada y llevada al extremo, la serie da en el clavo: la necesidad de responder a varias audiencias desde un cargo político. Desde la gestión de los equipos a rendir cuentas directamente con los ciudadanos. Varias audiencias que, siempre, buscan el propio interés. Sir Humphrey muestra en la definición de lo que es un ministro aquello que más desea: tener libertad para poder fijar él mismo los temas del día a día y su ejecución. Pero eso no es lo mismo que espera un ciudadano. Ni mucho menos lo que quiere un periodista.

E Internet, ¿qué papel puede jugar en conciliar esas necesidades? Un papel muy importante. Desde la contribución que puede hacerse a la comunicación interna en ministerios y departamentos con herramientas útiles como wikis, blogs internos o la aplicación de cualquier instrumento que ataque las debilidades. Pero también es evidente que puede hacerse más visible la acción que se realice. Blogs, Twitter o Facebook pueden mostrarlo. Actualmente, tres ministros del Gobierno –Bibiana Aído, Moratinos y José Blanco– tienen y actualizan con cierta regularidad sus blogs.

Pero incluso tomando la descripción del secretario permanente, podríamos entender que desde una óptica ciudadana Internet permitiría a los ciudadanos considerar al ministro su propio relaciones públicas. La persona que encarna sus intereses porque el mismo ministro los conoce –gracias a la participación-, ser el hombre o la mujer en el parlamento –porque cuenta lo que pasa, lo que se hace o lo que se va a hacer- y, ya que es el encargado de luchar por el presupuesto; explicar a qué se va a destinar. También con su participación.

Quizás sólo de este modo podríamos empezar a ver como más gente conoce a ministros y ministras que parecen invisibles y ser testigos de una mayor puntuación en los ránking que las mismas encuestas muestran.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

5 thoughts on “¿Qué hacen los ministros?”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Que grande Sir Humphrey, me preguntó que hubiese pensado de Internet. Supongo que se pondría nervioso de que el ministro pudiese transmitir mensajes políticos contrarios a la política del ministerio (algo que hemos visto con frecuencia últimamente).
    Excelente consideración la de los ránking en la encuestas, estoy convencido que una buena actuación en la red mejoraría la puntuación, al menos yo estaría dispuesto a valorar más positivamente un ministro cercano en la red que uno lejano en el despacho.

  3. Una función que puede que se te haya pasado por alto es que los ministros también son los máximos responsables de todo lo que ataña a su ámbito de actuación. De este modo, tienen que responder ante los ciudadanos de manera transparente (siempre que sea posible) tanto en la realidad como en Internet.

    Yo todavía no he visto esa serie, pero tal y como la pintas, no voy a tener más remedio que verla.

    Saludos,

  4. Muy buen ejemplo el de la serie Yes Minister.
    Con lo que apuntas de que es un rrpp, yo no diría tanto un relaciones públicas sino un comunicador. ¿Por qué digo comunicador? Porque un relaciones públicas interactúa con los medios un comunicador interactúa con una gama mucho más amplía de públicos y stakeholders.

    La diferencia parece muy fina, pero creo que es importante. ¿no crees?
    Un arbazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *