Que los speechwriter salgan del armario

Difícilmente podemos imaginar lo que William Safire debió sentir el 9 de agosto de 1974. No fue el encargado de escribir el discurso de dimisión del presidente Nixon, pero fue uno de los speechwriters más celebres de la presidencia del republicano, que contó con varios profesionales como Ray Price –el escritor de facto del discurso-. William Safire, personaje muy conocido en Estados Unidos, que contó con una columna en el New Tork Times murió este domingo.

Al conocer esta noticia, y pese a no tener la celebridad de Sorensen –la pluma de JFK-, las reacciones de duelo en la sociedad americana no se han hecho esperar. Pero, ¿pasaría algo similar aquí? En un país donde hablar en público es una práctica denostada y que atemoriza a casi todos, los escritores de discursos no alcanzarán la gloria

La pregunta de fondo es, ¿quién escribe los discursos a nuestros políticos? Generalmente, los miembros de sus gabinetes. Zapatero no tiene, al parecer, a un escritor asignado para ello –aunque según este artículo siempre apostilla a través del móvil el sentido de sus intervenciones. La pluma de Felipe González tiene voz propia ahora en el Parlamento Europeo, aunque durante muchos años restó en la sombra mientras daba forma y palabras a las ideas del presidente.

Quizás los speechwriters nunca se ganen la gloria en España. Quizás aún no hemos conocido del paso “a la vida civil” de ninguno de ellos al estilo de Safire, con una columna en un prestigioso diario durante más de 30 años. Y seguramente ese no deba ser el motivo que impulse a una nueva generación de escritores a hacer que lo que dicen nuestros políticos sea menos tosco para ser más musical.

Sí, necesitamos speechwriters para que no escuchemos en boca de un presidenciable que lo más grave de la subida de impuestos del Gobierno es que “subirá el precio de los chuches”. Que salgan del armario. En definitiva, necesitamos escritores que puedan inspirar a una generación entera como llegan al alma las palabras que Favreau pone en boca de Obama. Me ofrezco voluntario.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

10 thoughts on “Que los speechwriter salgan del armario”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Para ver la calidad de los speechwriter de casa, sólo hemos de ver la penúltima frase de Montilla en su discurso de la festa de la Rosa

  3. Leyendo tu entrada me entero de la muerte de William Safire. Cuando yo estudiaba en Estados Unidos, a fines de la década de los ochenta, disfrutaba todos los domingos, leyendo en la Revista dominical de The New York Times, su columna “About languaje”. De vez en cuando lo veía luego en algunos programas de panel en la televisión americana. Pertenecía a una generación de escritores que hicieron aportes importantes a la política norteamericana. No hay dudas los “speech writers” son importantes, pero definitivamente, se necesita también la madera de quien haga el “delivery”, el político. Ambos tienen que estar químicamente identificados. Saludos desde República Dominicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *