Palabras que funcionan: improvisación

Acusar a tu adversario político de improvisar, y que la gente tenga la misma percepción que tu, es uno de los mejores escenarios que puedas desear. La improvisación es a la política lo que las nubes son a un día de playa.

Improvisar en política supone poner de relieve la falta de estrategia, de reflexión en las decisiones que se toman y, por tanto, de todos los datos que deben recopilarse antes de tomar una decisión. O sea, fallar en el principal cometido de un gobierno, gestionar los problemas y aportar soluciones.

Por ello, cuando la oposición usa de forma intensiva esa idea, si la realidad acompaña, los resultados pueden ser muy claros. Porque a veces las políticas pueden salir mejor o peor, pero si los ciudadanos creen que se ha hecho lo que se ha podido no caerán en la idea que los resultados negativos son por culpa del trabajo, si no del contexto.

El poder de la palabra es su capacidad de evocarnos experiencias propias. ¿Quién no se ha presentado a un examen sin casi haber estudiado y ha confiado en su capacidad de improvisar ante un folio en blanco? ¿Y esa presentación en una clase, tu jefe o ante un cliente a la espera de que algún recurso funcione? Y sí, todos sabemos qué resultados suele tener una improvisación.

Por ello, no es extraño que el PSOE lo tenga tan crudo ante la gestión de la crisis económica. Para muchos ciudadanos, esta está siendo la legislatura de la improvisación, desde el anuncio de la retirada de Kosovo al propio Plan E. No digo que sea cierto, pero esa es la concepción para muchos. Y el último caballo de Troya para los socialistas ha sido la ayuda de los 420€ a parados, una acción que no puede recibir las críticas frontales de la oposición (en este contexto, es difícil defender que no se ayude a quien lo necesita), pero que está siendo percibida como un gran parche.

Cuando no se pueden rentabilizar las acciones de una decisión política, el problema es grande. Y si esta victoria de tus adversarios se hace a través de una palabra que funciona, el efecto puede ser demoledor.

Con esta palabra, inauguro una nueva categoría de este blog, con las palabras que funcionan, inspirado en el libro de Frank Lutz “Words that Work. It’s not what you say it’s what people hear”. Próximamente, más palabras que funcionan.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

One thought on “Palabras que funcionan: improvisación”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *