Turismo político: el Panteón de los Hombres Ilustres

Si Twitter vuelve a ser atacado y no sabes qué hacer durante tres horas, acércate al Panteón de los Hombres Ilustres de Madrid. Si estás de turismo por la capital y no quieres mezclarte con las hordas de japoneses, franceses e italianos bajo el sol infernal de agosto, acércate a uno de los lugares más tranquilos de la ciudad.

Es uno de los lugares más tranquilos porque poca gente conoce de su existencia. No está en las grandes rutas monumentales. De hecho, no muchos madrileños saben que muy cerca de Atocha se esconde un pedazo interesante de nuestra historia.

Empecemos por el principio: los panteones ya no son lo que eran. Al menos, no lo que eran en la época clásica. Del templo a todos los Dioses a una construcción funeraria, ese es el cambio. Pues bien, a finales del siglo XIX culminaba la construcción de este monumento destinado al reposo de los cuerpos de aquellos hombres ilustres de la historia de España.

Te recomiendo esta entrada de Wikipedia para ver el desarrollo de su construcción, pero sobretodo la historia asociada a la memoria de los próceres de la patria. Verás que ni para ello fue fácil en este país.

En todo caso, volvamos a lo que encontrarás si te acercas al Paseo Reina Cristina. En primer lugar, te sorprenderá encontrarte con un edificio neobizantino en medio de Madrid, con una forma no demasiado habitual y con su mármol gastado por el tiempo.

Cuando te acerques a la entrada verás que este monumento no está entre las prioridades de Patrimonio Nacional –a quien pertenece-, pues el pequeño jardín de la entrada está bastante descuidado.

Pasarás por una pequeña cámara en la puerta de entrada con mosaicos dedicados a la heroicidad y el compromiso con la patria. Tras ella, nadie te impedirá la entrada, ya que no hay nadie. En cuanto pases la puerta, el silencio y la paz que se respiran te conducirá a otra época, a aquella en que los presidentes de gobierno eran asesinados por los contrarios en las calles.

Así, de sopetón, te encontrarás con monumentos funerarios de extrema belleza. Esculturas realizadas por, básicamente, escultores catalanes. Tiene su qué ver como los monumentos dedicados a presidentes de gobierno y políticos españoles los hayan realizado catalanes. Mateo Sagasta, Dato, Cánovas del Castillo, Canalejas… tienen sus monumentos (aunque sólo este último repose ahí).

En el claustro del Panteón hay un monumento funerario conjunto a la memoria de, entre otros, De la Rosa y Mendizábal, el de la desamortización. Coronado por una estatua de la libertad, no sólo las tienen en Nueva York o Madrid. Aunque le falta una punta de la corona y el jardín está muy seco, no deja de ser un espacio de paz en el corazón de la bulliciosa Madrid.

Creo que si la trama Gürtel hubiera ido al Panteón de los Hombres Ilustres a intercambiar trajes por maletines de billetes nadie los hubiera pillado. Ni las supuestas escuchas ilegales hubiesen llegado. Parece ser el último rincón perdido de Madrid y ahí está la gracia. ¿Recordáis ese capítulo de los Simpson en qué Lisa descubre un caso de corrupción en un Memorial al que nadie va nunca? Pues la sensación es parecida.

El Panteón de los Hombres Ilustres os espera. Tenéis algunas fotos en mi Flickr y dejo una reflexión sobre la memoria que ocupan los grandes hombres de la patria en nuestro imaginario para otro día, así te doy tiempo a que lo visites…

¡Ah! La visita es gratuita.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

6 thoughts on “Turismo político: el Panteón de los Hombres Ilustres”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Gran post, historia y actualidad. Y ahora que lo dices, es un poco como ese capítulo de los Simpsons.

    Muy buenas fotos en flickr!

    Saludos!

  3. Hola Carles, me refería a Agustí Querol y a Pedro Estany. No cito a Benlliure, que es valenciano, como entiendo vienes a decir en el comentario. Gracias por pasarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *