La Bastilla se tomó sin Twitter

Si en 1789 hubiese existido Twitter, quizás tras el inestable inicio de julio de ese año, uno de los primeros indicios de qué algo se estaba cociendo en París tendría la forma del twitt ficticio que abre este post.

Hoy se celebran 220 años desde la toma de la cárcel parisina que simbolizaba el poder real que poco tardaría en resquebrajarse. 14 de julio, Fiesta nacional de Francia, una jornada que se celebra con la solemnidad que sólo la grandeur francesa sabe crear.

Pero, ¿cómo hubiese sido esa revolución con los medios de comunicación de los que disponemos hoy? ¿Qué mundo habría resultado de las grandes revoluciones de la época (británica, americana, francesa) con los potentes medios de los que disponemos hoy?

Seguramente, muy diferente. Porque tal y como hemos visto en Irán en las últimas semanas, los canales de los que disponemos hoy cambian en gran manera la participación de los ciudadanos respecto a la política.

El 14 de julio de 1789 los protagonistas fueron los 600 vainqueurs de la Bastille. Hoy, el protagonismo parece estar más en la acción que han hecho en la Red los que han salido a las calles en Teherán, además de los amplificadores de lo que allí estaba sucediendo: la opinión pública mundial.

Porque lo que parece claro es que la revolución en 1789 la hacían los hombres, no los fusiles que empuñaban. Hoy la revolución no sólo la hacen los iraníes que salen a las calles, sino también el propio medio. No debemos olvidar el papel que jugó Twitter al decidir retrasar su mantenimiento por sugerencia de la Secretaría de Estado norteamericana (¿estamos ante un nuevo tipo de diplomacia?), o el de Google al decidir rebajar el criterio de vídeos violentos para permitir a los usuarios iraníes subir sus documentos gráficos de los episodios que se estaban viviendo.

La revolución hoy no se hace con bayonetas, cañones o espadas. Hoy la hacen –o la intentan- personas de carne y hueso cargadas con un teléfono, una cámara o desde la pantalla de un ordenador. Pero además, hoy esos medios, por sí solos, pueden ayudar o defenestrar una revuelta.

Pero la revolución de hoy, o mejor dicho, que hoy tengamos los medios que tenemos sí lo debemos a esa revolución de bayonetas y hombres que querían ser libres. La inspiración que cambió el mundo en esa época de las grandes revoluciones trajo consigo la libertad que cristalizaría más tarde en la libertad de opinión, la libertad de prensa… los marcos de referencia de nuestros actuales medios de comunicación.

Sí, hoy la Bastilla se hubiese tomado de un modo muy distinto…

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

7 thoughts on “La Bastilla se tomó sin Twitter”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Interesante reflexión a propósito de este día. Lo que aún me deja que pensar es la incidencia real de una una mayor capacidad de información en el “cambio” de la historia. En Irán, al final pasó lo que probablemente pasaría sin Twitter, ¿no? Y en China 184 muertos apenas se dejaron ver en estas redes. No sé, pero creo que a veces la movilización es solo ganas de movilizarse. A veces…

  3. Gracias por tu comentario JC. Tienes razón en que el resultado es diferente, sin duda, pero no el proceso y no las percepciones generadas. En el caso de Irán, sobretodo. Que la superpotencia vea en las redes un tipo de diplomacia no deja de ser algo remarcable.

  4. Interesante el What if, sobre todo si vemos el caso de España en la época… El Gobierno de Floridablanca controló entonces la frontera para evitar la entrada de cualquier “libelo subversivo”. Siguiendo esta fantasía anacrónica, de existir la tecnología de hoy en día seguramente hubiera existido una Brigada de Censores informáticos, que aun así no podrían evitar la expansión de los mensajes revolucionarios por la red. Entonces la población era muy religiosa y reacia a la influencia ilustrada, como se vió durante la invasión (a lo que contribuyó en gran medida los excesos de las tropas napoleónicas). Con la red se hubiera acelerado un cambio de mentalidad más aperturista. Y creo que eso está ocurriendo en Irán. Cualquier régimen lo teme. De ahí la censura…

  5. Muchas gracias por tu comentario Ricardo! Además, me parece muy acertada la reflexión y el símil que utilizas… what if…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *