La presencia online y la política

Ya no vale con estar presentes: es el momento de conversar. Llevamos meses apuntando a esta necesidad, pero parece que desde las cúspides de los partidos no se atiende a esta necesidad. Para luchar contra la desafección, la abstención y el pasotismo, los partidos deben arremangarse y participar.

Cuando hace ya dos años elaboré este estudio, los partidos y los políticos de nuestro país a penas estaban presentes. Estarlo era ya un triunfo, pero hoy además exigimos una participación de acuerdo con lo que esperamos de quien se atreve a dar los pasos en la red.

Esta campaña no ha sido una excepción: la presencia es ya una realidad pero la participación sigue teniendo limitaciones, siguen existiendo grandes diferencias entre partidos. Las motivaciones no creo que se encuentren en paradigmas del tipo “los partidos de derechas participan menos que los de izquierdas”, ya que en ella la propia personalidad del líder, del equipo o incluso del responsable interno del partido juega un papel más importante.

Los partidos deben diseñar estrategias de presencia online que no sean cortoplacistas y que sean efectivas. El objetivo, claro está, es conseguir apoyos, votos en los comicios. Pero también tiene el doble objetivo de tejer una red de apoyos que pueda incluso superar las fobias y las filias políticas.

Os propongo que analicemos juntos este binomio presencia/participación de nuestros políticos en la Red en una serie de posts que iré publicando en las próximas semanas. Y hoy vamos a empezar con la presencia online.

Empecemos por definir la presencia online. Es evidente que estar presente es existir, tener espacios en la Red. Esos espacios pueden ser propios (activos generados por un candidato o un partido) pero esa presencia también puede ser involuntaria (posts que hablan de ti, noticias, grupos de apoyo o de rechazo en redes sociales, clones en Twitter, etc.).

Es especialmente significativo ver como las estrategias de comunicación online y offline de los partidos no están coordinadas. Por ejemplo, mientras que en el mundo offline los estrategas saben que deben mover a su candidato entre los medios almenos 3 meses antes de la fecha electoral, en Internet no ocurre lo mismo: es habitual ver webs de campaña en marcha menos de un mes antes de las elecciones. O ocasiones en que un candidato está en boga de todos y en Internet no existe.

En este sentido, si uno no está presente en la Red no existe. Y no deja de ser importante este dato, ya que son los jóvenes los que más consultan información sobre política en la Red, según datos del CIS.

¿Significa eso que un partido debe estar presente en todos los soportes, servicios y redes existentes? No tiene por qué: debe estar presente allí dónde su estrategia online lo requiera, en plena concordancia con su estrategia de campaña, de acuerdo a los medios de que disponga y de acuerdo a factores tan importantes como la naturaleza del candidato.

Existe una reflexión de fondo sobre la necesidad de estar en todos los soportes posibles, al menos los más generalizados. La justificación es clara: estar allí donde puede haber algún votante, sea cual sea.

Otros, son partidarios de crear los espacios de participación, por ejemplo, a través de la puesta en marcha de una red social propia, tal y como hizo Obama o PSOE y PP en estas elecciones europeas.

Son reflexiones necesarias que nos deben llevar a diseñar una buena estrategia de presencia en la Red debe ser el primer paso. El siguiente, participar. A mi juicio, una asignatura que algunos aprueban por los pelos y que a otros les queda para septiembre…

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

3 thoughts on “La presencia online y la política”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Es interesante y además de máxima actualidad.
    Lo iremos siguiendo.
    Yo estoy especialmente sensibilizado con la dificultad para llevar a las organizaciones políticas con una dirección “analógica” a las redes sociales “digitales” y en este momento tratando de identificar cuál es el primer paso eficaz para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *