¿Interesa a alguién este debate?

El sector de los frutos secos (con las palomitas a la cabeza) y refrescos, cervezas y derivados se está frotando las manos y en su retina aparece el símbolo del euro, cual Tío Gilito. Esta semana se prevé apasionante, de salón, sofá y televisión. Por la Champions, evidentemente, porque por la cita de esta noche en TVE1 no creo que sea…

Si llegados a este punto aún no sabes de qué hablo, tranquilo, es normal. Formas parte de la inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas de este país que, ya sea por su fatiga europea, por su descontento político o porque no entienden de qué va la cosa, pasan olímpicamente de las elecciones europeas.

Esta noche presenciaremos el primer debate electoral de esta campaña electoral entre los candidatos de los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP. Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja se verán las caras a partir de las 10 de la noche. En unos días se las volverán a ver con los otros candidatos y, seguramente, lo harán una tercera vez en Antena 3.

¿De qué debatirán? Esperemos que de sus proyectos para Europa. De su visión sobre la Unión, de cómo sus voces y sus votos pueden influir en el proceso de toma de decisión que más nos afecta. Pero a vistas de la estrategia electoral de unos y otros, dudo mucho que veamos eso.

La realidad de los debates, de hecho, aconsejaría hablar de todo menos de Europa. Si pocos son ya los interesados por esta carrera electoral, debatir sobre conceptos demasiado alejados parecería ser la peor manera posible de arañar votos. Aunque ese sea precisamente uno de los males que más acucia la idea de Europa. Pero es más: si poco se convence en un debate, si poco voto se mueve en un debate, ¿para qué aventurarse a perderlo en debates inteligibles?

Al sector de los frutos secos, los refrescos y las cervezas más les vale esperar que el miércoles sean muchos los hogares que pongan la televisión para seguir un evento que dejará las calles desiertas, porque hoy quizás lo que quede desierto sean los comedores de medio país.

Aunque me da a mí que si el debate fuera con personajes como este, otro gallo cantaría, cual audiencia de Rodolfo Chiquilicuatre…