Tomar posesión de un cargo, ¿con Dios o sin Dios?

La polémica sobre la toma de posesión de Patxi López como lehendakari no ha traspasado el ámbito vasco. Los argumentos esgrimidos por los medios de comunicación y opinadores españoles ha sido clara: López no podía jurar ante Dios ni lo podía hacer humillado.

Vayamos por partes. Desde que el lehendakari Aguirre tomara posesión de su cargo en 1936, todos los presidentes vascos (hasta ahora del PNV) han usado su misma fórmula, hasta la toma de Patxi López que ha cambiado la mención a Dios y ha introducido referencias a la Constitución y al Estatuto:

“Ante Dios humillado; de pie sobre la tierra vasca; con el recuerdo de los antepasados; bajo el árbol de Gernika, juro cumplir fielmente mi mandato.”

Unido a una ceremonia simbólica enraizada en lo vasco, bajo el árbol de Gernika; este ha sido uno de los primeros mensajes de cambio en Euskadi. Sin embargo, del debate echo de menos una cuestión esencial: ¿debe haber presencia o mención alguna a elementos religiosos en la toma de posesión de cargos públicos?

En el Palacio de la Zarzuela y en muchos actos de toma de posesión de cargos en comunidades autónomas y ayuntamientos, el crucifijo es un invitado más a la escena. Los cargos juran o prometen su cargo (según consciencia), ante la Constitución, Estatuto o texto legal al uso… y la presencia de un símbolo religioso, de un modo completamente normalizado. Así lo hemos visto en la Comunidad de Madrid o en Galicia, por ejemplo.

Muchos podrán pensar que el debate sobre la presencia de elementos religiosos responde a una naturaleza coyuntural, pero no es cierto. España no tiene confesión oficial desde 1978, pero sus gentes no siempre han sido católicos practicantes. Ceuta y Melilla, ciudades autónomas, tienen un buen grueso de población musulmana que hoy engrosan los inmigrantes y sus hijos que ya son ciudadanos de pleno derecho. La nuestra es una sociedad plural y la aconfesionalidad del Estado debe primar sobre todas las cosas.

La cuestión, en el fondo, no ha sido religiosa sino nacionalista. El cambio, teñido bajo argumentos como “un laico no puede jurar ante Dios”, tenía más por objetivo desterrar la simbología nacionalista que la divina. Porque ese argumento de laicidad o agnosticismo del tomador del cargo no se ha visto a escala nacional. No hemos visto nunca a ningún jefe del ejecutivo socialista o ministro prometiendo su cargo sin la presencia de la cruz, o al menos manifestando públicamente su deseo de hacerlo.

Más información

Geógrafo Subjetivo

El Mundo

ABC

La Vanguardia

Deia

Gara

Correo

AVUI

Público

César Calderón

El Periódico

Saül Gordillo

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

5 thoughts on “Tomar posesión de un cargo, ¿con Dios o sin Dios?”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Cuando asumí la nacionalidad española se me ofreció la opción de jurar o protestar.

    ¿Sería admisible la fórmula de “protesto ante dios”?

    Por cierto, en el Registro Civil no había crucifijos, y junto conmigo se hicieron españoles muchos no cristinanos.

  3. Carlos, gracias por tu comentario. ¿Cómo es eso de protestar? :P

    Yo me refería a la toma de posesión de los cargos más altos del Estado: Presidente del Gobierno y Ministros, que aún lo hacen con el crucifijo sobre la mesa, sin posibilidad de que el individuo pueda decidir sobre ello. Teniendo en cuenta que representan a la totalidad del Estado, consideraría oportuno que la Casa de SM procediera a retirarlos.

  4. El problema no es qutiar la biblia. el problema es prometer sobre una ley que él mismo y su aprtido han dicho mil veces no van a cumplir. es como jurar sorbe un mortadelo y filemón. ha prometido cumplir una ley que llevan 25 años sin querer cumplir. para eso era mejor humillarse ante dios o ante quien sea.

  5. Muchas gracias por tu comentario. La cuestión que señalas es de un gran fondo político, que no es objeto del post, aunque enriquece la visión.

    saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *