La sombra de Sorkin en la Casa Blanca

Antes de empezar a leer, os recomiendo el visionado de este vídeo:

El Presidente Obama ha interrumpido una sesión de briefing de su secretario de prensa, Robert Gibbs, para informar directamente a los medios de la conversación que ha mantenido con el juez del Tribunal Supremo, Souter, que ha anunciado su intención de retirarse tras dos décadas de servicio. Hace algunas semanas reflexionábamos en este post sobre la posibilidad de Obama de modular un nuevo Tribunal.

Pero lo importante de esta imagen son los detalles que se intuyen. En primer lugar, el ambiente directo entre los medios y el portavoz de la Casa Blanca. Los corresponsales de los medios en el Ala Oeste se rige por unas normas muy distintas a las que tenemos aquí.

Acto seguido, ante la irrupción de Obama, todos los corresponsales se levantan y no toman asiento hasta que el presidente lo ordena. No debemos olvidar que Obama es el Jefe del Estado y ocurre lo mismo que con el Rey en España.

Tras ello, Obama distiende el ambiente generado por la interrupción al Secretario: con humor araña carcajadas y sonrisas y pasa a explicar el contenido de la llamada con Souter.

Un dominio de la escena a retener, sin duda. Ahora bien, lo que me parece más curioso es la coincidencia con el mago de la televisión Aaron Sorkin. Sorkin, creador de la mítica serie The West Wing no sólo intuyó en su producto el cambio político vivido, sino que conoce fielmente el mundo de la comunicación política.

Si recordáis la película de Sorkin que dio origen a The West Wing, “El Presidente y Miss Wade” (The American President en inglés), hay una escena en que el presidente Shepperd (Michael Douglas) aparece en la sala de prensa e interrumpe a su Secretaria de Prensa para explicar los motivos de su caída de popularidad, acción que revierte la situación.

La entrada de Obama en la Sala de Prensa (por cierto, con un estilismo renovado tras la etapa de Bush, con una nueva escenografía en el atril, una pantalla y un fondo distinto), ha sido milimetrada, casi estudiada. Y si quieren un detalle más que muestre la improvisación, fíjense que en el atril no aparece el escudo o sello presidencial, que siempre reina en las tribunas del presidente. Aunque sea en un ensayo.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

2 thoughts on “La sombra de Sorkin en la Casa Blanca”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *