Rajoy busca la reválida

Mariano Rajoy se sometió al escrutinio de los ciudadanos, más o menos representativos y con preguntas más o menos estructuradas. De hecho, creo que sobresalieron más preguntas que en ediciones anteriores. Cómo la que pidió a Rajoy que se posicionara respecto al nacimiento de un hijo para salvar a otro minutos después de la pregunta sobre el aborto.

Pero para los detalles pormenorizados del programa, mil crónicas en medios y vídeos les aguardan. Lo que me importa es hablar de la estrategia que siguió Rajoy y que seguramente será muy criticada. Rajoy buscó la proximidad. Y la ha conseguido. Habrá mucho ruido sobre los puntos del territorio que Rajoy conoce, pero ha puesto las bases para su campaña electoral que empieza con las europeas y terminará el día que se convoquen elecciones, ya sea en 2012 o antes.

Como en otras ocasiones, Rajoy no ha respondido a todas las preguntas y ha hecho evasivas. Como todos: son los pecados del formato. Y no ha aprovechado envites de los invitados para fijar su mensaje, el suyo particular.

Pero tengo la sensación que Rajoy no quería fijar mensajes: para eso están las campañas electorales. Rajoy ha fijado su contestado liderazgo, y seguramente lo ha conseguido. Ha preparado el programa pensando en el largo plazo, y por eso ha invertido mucho tiempo en historietas y en parecer un hombre que conoce el país que quiere gobernar.

Eso sí, su estrategia no es la de Mayor Oreja: el programa de hoy no ayuda a que el PP gane las europeas, como si él batallara en otra guerra. Por cierto, hablando de guerras, la posición respecto al Yak-42 no ha jugado a favor de nada. Pero muchos ciudadanos ya habrán aplicado amnesia selectiva.

Sorpresivamente, poca crisis. Poca economía y errores tácticos como hablar de su paso por el banquillo de los acusados. Y sobretodo, hablar de la decencia de la política cuando a los 28 años él ya era presidente de una diputación. Al padre que cobra 850€ al mes esto le parece un insulto…

Pese a sus limitaciones en telegenia, Rajoy ha estado mucho mejor que en los debates electorales. Corte de traje distinto y color adecuado. Corbata poco personal, pero efectiva. Y técnicas de anclaje que han aminorado mucho el impacto de sus tics. Eso sí, la persona no puede engañar cuando se siente incómoda, y traga ostentosamente saliva, denotando incomodidad.

El PP ha jugado a ganar confianza en el líder, a buscar una chispa en los ciudadanos y ciudadanas que digan “no estaba muerto… estaba de parranda”. Mantenerlo en liza sin aprovechar al máximo las posibilidades del formato. Conectar con los hogares para decir poco. Ese puede ser su error, pero creo que respecto a como estaba Rajoy hace un mes, puede darse con un canto en los dientes.

Rajoy busca la reválida. Conseguirla ahora depende de él.

Francisco, Pablo; gracias por la organización del cover it live. Y a las decenas de personas que habéis participado, gracias!

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

One thought on “Rajoy busca la reválida”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *