Nombre propio #5: la niña de Rajoy

“Quiero que la niña que nace en España tenga una familia, y una vivienda, y unos padres con trabajo.”

Así clausuró Mariano Rajoy el primer cara a cara electoral con el presidente del Gobierno el pasado 25 de febrero. Será recordado durante años como uno de los grandes momentos de las campañas electorales, cuando el líder de la oposición recurrió a la imagen de una niña para encarnar su mensaje político.

Pero el recurso no funcionó.

El quinto personaje del año no es la niña en sí misma sino el fenómeno que Rajoy ponía de manifiesto: la copia y el traslado a nuestro sistema político, electoral y comunicativo de elementos que han funcionado en otros países, sin hacer el mínimo esfuerzo de adaptación.

Rajoy se rodeó de colaboradores que habían conseguido grandes éxitos en países latinoamericanos, que utilizaron los mismos recursos que allí los llevaron a la victoria para intentar lo mismo con Rajoy, pero sin atender a las naturalezas del país y, sobre todo, del candidato.

De esta manera, Rajoy habló de una niña en el alegato final, y el país se puso a reír. También copiaron spots electorales mexicanos, un famoso ballenato y otras canciones que rezaban “con Rajoy, cabeza y corazón”.

Tras la victoria de Obama, volveremos a vivir una oleada más de copia de todo porque sí y veremos como esto seguirá siendo un nombre propio en 2009.

Y si no, echen un vistazo a la campaña de Basagoiti para las elecciones vascas de este año, como comentaba Juan Víctor Izquierdo hace unos días en el blog de Xavier Peytibi.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *