Si abuchean, al vestidor

¿Está pasado de moda el patriotismo? ¿Están pasadas de moda las banderas y las naciones? A juzgar por los acontecimientos de esta semana nada nos hace pensar lo contrario. El asunto del “coñazo” del desfile del 12 de octubre inició la semana que ha tenido un punto culminante en Francia: la selección nacional no jugará más partidos dónde la Marsellesa sea pitada.

Pero, ¿qué vigencia tienen los símbolos nacionales en un mundo cada vez más conectado, en un mundo en red, dónde quizás compartimos más con una persona que vive en Melbourne que con la mayoría de nacionales? Pues tiene. Y mucha. Hay proyectos políticos que se basan estrictamente en la visión de un país, de una nación, de un territorio. Hay otros proyectos que nos construyen alrededor de la negación de otros proyectos. El estado del patriotismo y la nación están todavía en el orden del día. De hecho, es consecuencia de la propia globalización: en un contexto tan grande, hace falta reclamar de dónde somos.

¿Y como se manifiesta este nacionalismo? En los símbolos, que parecen haber cobrado más protagonismo que nunca en la vida pública. Los himnos tienen por objetivo emocionar sentimientos lo suficiente importantes y solemnes como la propia idea de nación. Si vas a YouTube y escuchas unos cuántos himnos seguidos, aunque no entendáis la letra o no sea vuestro, podréis sentir la emoción. Los sueños, los proyectos futuros, los episodios épicos de la historia a los que hacen referencia, era precisamente lo que le faltaba al himno español. Y de este modo, tuvimos un episodio lo suficientemente curioso en casa, tal y como ya preveía Antoni antes de que estallara.

Pero este no ha sido el único episodio con el himno español como protagonista. El uso de este al finalizar las manifestaciones que el PP apoyaba durante la última legislatura, fue una fuente de polémica. Los Segadors tampoco se han librado de polémica a lo largo de los años, y en 30 años de democracia hemos visto como las comunidades autónomas se han ido haciendo acopio de sus cantos. Y banderas.

Banderas que, algunas más que otras, han disfrutado de protección legal para evitar los ultrajes a la misma. Aunque en otros países algunos crean que quemar una bandera es un derecho, en España hemos visto como en los últimos años ha habido sentencias por la quema de banderas y ultrajes  a estos símbolos. Claro que también asistimos al resurgimiento del orgullo por enseñar la enseña nacional tras el triunfo en la Eurocopa. E incluso, los partidos políticos se han buscado las cosquillas alrededor de si la bandera española ondea o no a los ayuntamientos. Y también hemos visto como la campaña para hacer lucir las estladas a las casas consistoriales el pasado 11 de septiembre, tuvo su tensión política.

Y podríamos seguir. Porque la reacción del gobierno de Sarkozy a los acontecimientos del último partido en Túnez nos demuestran que no andamos hacia una gran identidad nacional europea, aunque a nivel financiero se busquen respuestas conjuntas, sino que la reclamación de los ejes básicos de identidad está más vigente que nunca.

¿Qué ha querido comunicar Sarkozy con esta reacción?

La idea de Francia no está pasada de moda.
Francia, pese a la modernidad y la evolución, no reniega de sus símbolos.
Volver a poner la idea de la nación al centro del debate político.
Y no lo olvidemos, que los episodios anteriores hayan pasado con otros países del Magreb es un toque de atención a todos aquellos franceses que tienen su origen allá: sois franceses y la Marsellesa es vuestro himno.

Porque en el fondo, la vigencia de estos debates esta íntimamente relacionada con la pervivencia de la nación, o el qué es más importante, la defensa de un statu quo cada vez más amenazado por la integración del mundo.

Albert Medrán

administrator

El blog de comunicación de Albert Medrán

One thought on “Si abuchean, al vestidor”

  1. Hola,

    Yo creo que el nacionalismo (o patriotismo) es consustancial con la sociedad humana, y que la tecnología digamos que lo “aumenta”, en dos sentidos:

    1.- Aquellos nacionales de un país que viven en tro, crean lazos muy fuertes con sus países a traves de blogs, etcéteras de (Alemanes, o Colombianos en España; o Españoles en USA), y digamos que “retroalimentan” su nacionalismo hacia su país de origen.

    2.- Creo que se está dando un nuevo nacionalismo, desde el 11 de Septiembre, y muy aumentado gracias a Internet..de “Civilización”. Quiero decir que si miras las redes, los facebooks, etcétera, efectivamente, la gente tiene enlaces de varios países, pero todos de su “civilización” (entendida como civilización occidental, etc)

    Y por otro lado, el tema del idioma sigue haciendo mucho y siempre lo hará. Por mucho que sepas una segunda lengua o la lengua franca, siempre le es más facil a la gente leer y mantener contactos fluídos con gente de su idioma.

    Resumiendo; que creo que el nacionalismo,patriotismo, o llamémosle X, sigue vivito y coleando, y que Internet lo que hace es que aquellos cons entimientos nacionales fuertes, lo consigan alimentar.

    Saludos,

    Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *